Categoría: GLADIO-Falsas banderas

Terrorismo manufacturado por Occidente: creando falsas banderas para el Nuevo Desorden Mundial (2)

11 de septiembre de 2001: Nueva York, Pentágono y Shanksville

Joachim Hagopian nos recuerda, a propósito del 11-s, el autoatentado de falsa bandera más emblemático en lo que va de siglo XXI, que Ya se ha escrito mucho sobre el 11 de septiembre exponiendo las docenas de fallas en la falsa narrativa del Estado profundo. Los Estados Unidos crearon a Osama y a Al Qaeda y los hicieron efectivamente aliados mediante dos guerrillas de poder separadas (Afganistán y los Balcanes), en dos décadas consecutivas. La planificación del 11 de septiembre se hizo con mucho tiempo de antelación, en particular en el asunto de los “terroristas”, cuando la CIA proporcionó pasaportes gratuitos en Jeddah, Arabia Saudita, para que 15 saudíes pudieran viajar libremente de su país natal a América. El ex Cónsul General Michael Springmann en aquélla ciudad sostiene que fue “repetidamente conminado a emitir más de 100 visas a solicitantes que fueron considerados no cualificados”.

El control de terroristas como viejos conocidos de los aparatos de inteligencia de Occidente es una constante que se ha ido repitiendo a lo largo del tiempo en todos los ataques de falsa bandera. Respecto del 11-s, Hagopian es certero como pocos: Como en todos los actos terroristas importantes de este siglo, la CIA y la comunidad de inteligencia internacional tienen una larga historia de conocimiento del paradero de terroristas que han estado estrechamente vigilados. El principal secuestrador del 11-s, el que dijeron que había volado desde el aeropuerto Logan, en Boston, hasta la Torre Norte, Mohamed Atta, de 33 años de edad, resulta además que no era un fundamentalista islámico en absoluto, sino un bebedor y cocainómano. La evidencia demuestra que era un protegido que conocía a la CIA y los aparatos de la seguridad alemana. Además, dos años antes del 11 de septiembre, se informó que a un empleado del Pentágono se le ordenó retirar todos los documentos que indicaban que Atta era un terrorista.

El periplo del terrorista Atta a sueldo de la CIA es bien conocido: Atta se trasladó desde Napolés, donde residía, a EEUU, concretamente a Florida donde fue a “tomar lecciones de vuelo” en un aeropuerto local famoso por ser uno de los que utilizaba la CIA en sus viajes frecuentes a Suramérica para llevar cocaína a EEUU. Mientras que del resto de chivos expiatorios saudies se sabe que Tres de los cuatro presuntos pilotos secuestradores del 11 de septiembre fueron graduados (sic) en la misma escuela de aviación del aeropuerto de Venice. La CIA facilitó clases de vuelo para los árabes que ingresaron en los Estados Unidos, en 1999, en varios estados incluyendo California, Arizona, Oklahoma y Florida. Eso sí, lo que se dice aprender a volar…no pasaron ni la prueba de los avioncitos de papel.

Chapuzas, anomalías, criminalidad y desvergüenza oficial se dieron la mano en la historia oficial del 11-s.. Así, Hagopian señala que Las listas de las aerolíneas que proporcionaban los nombres completos de los pasajeros y número de asientos a bordo de los cuatro aviones el 11 de septiembre fueron obtenidas en el juicio del supuesto secuestrador Zacarias Moussaoui detenido pocas semanas antes del 11 de septiembre. Estas listas indicaban que ninguno de los terroristas identificados el 11 de Septiembre estaban incluso a bordo de esos vuelos. La pregunta que surge entonces es cómo llegaron a bordo de los aviones o es que nunca existieron esos vuelos.

La historia del pasaporte “mágico” de las Torres Gemelas es digna de entrar en los anales de la astracanada de las false-flag. Como es conocido, un par de días después del ataque, repentinamente, un pasaporte intacto y sin mancha alguna, perteneciente a un presunto terrorista del 11-s, milagrosamente se encontró en un bloque lejos de la zona cero. El hallazgo de una tarjeta de identificación casi de forma instantánea está previsto en estos “operativos” para que la publicidad de los medios de comunicación dominante pueda culpar de inmediato a los violentos terroristas musulmanes, algo que se ha hecho muy común en casi todas las operaciones de falsa bandera de los últimos tiempos. Pero, como he reiterado varias veces, dicho modus-operandi de los “olvidadizos terroristas” se está convirtiendo, al igual que el de los “terroristas” fichados previamente por la policía o las agencias de espionaje occidentales, en una burla tan demencial como no digna de ser cuestionable por los mass-media.

La desaparición de las pruebas del crimen de Nueva York se hicieron con suma celeridad, como un guión ajustado a toda falsa bandera que tenga cierta envergadura terrorista. Aquí ya tuvimos constancia, en el 11-m, del latrocinio de convertir en chatarra, a las 48 horas, los trenes que fueron objeto de las explosiones gracias, al parecer, a la orden recibida por un alto mando policial encubridor del crimen que nunca fue investigado judicialmente por el nefasto juez del Olmo, instructor del atentado de Madrid.  En el 11-s, se sustrajeron de la escena del crimen rápidamente todos los escombros no pulverizados de fragmentos de viga de acero de las Torres Gemelas, los cuáles fueron enviados a China antes de cualquier análisis forense. La destrucción intencional de la evidencia donde miles de personas murieron es, en sí mismo, un crimen de la más alta magnitud.

Otra culpabilidad criminal que cita Hagopian se refiere al gran perpetrador genocida, Dick Cheney, vicepresidente de EEUU, quien se aseguró de que se ordenara la paralización de todos los sistemas de defensa aérea de la costa este de los Estados Unidos y de que los militares estadounidenses que defendían nuestras costas estuvieran participando activamente en simulacros al sur de Carolina del Norte para no estar disponibles hasta después de las 10:45. Mientras tanto, un importante ejercicio militar, el Global Guardian, que se programaba normalmente cada año en octubre, se canceló misteriosa y anticipadamente, sin duda para no interferir con la agenda de los neoconservadores. El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Henry Shelton, que no estaba entre los miembros del equipo conspirador, fue trasladado a una reunión de la OTAN en Hungría, sustituyéndole en su lugar el general Richard Myers.

Otro arquitecto clave del 11-s, prosigue Hagopian, fue Paul Bremer, quien dos años después conduciría desastrosamente al saqueo de Irak durante la primera fase de ocupación de Estados Unidos. En la mañana del 11-s, Bremer, en lugar de asistir a una reunión programada en su lugar de trabajo en la Torre Sur del World Trade Center, fue de los primeros cabezas parlantes que, en las televisiones, apuntó con el dedo a Osama Bin Laden, mientras 200 colegas de su compañía estaban siendo asesinados en las WTC. ¿Y cómo podemos olvidarnos de ese anuncio prematuro de la infame reportera de la BBC mientras el Edificio 7 todavía estaba en pie con sus 47 pisos de altura detrás de ella, mientras estaba contando su caída…20 minutos antes de que se desplomara?. Este edificio, cuya caída libre en menos de siete segundos no pudo ser explicada tan sólo por un pequeño incendio en una de sus plantas. Larry Silverstein, el propietario del World Trade Center acababa de comprar recientemente una póliza de seguro contra aviones que volasen cerca de sus edificios por un importe de 4.600 millones de dólares. Silverstein dio la orden de demolición.

Los testigos del crimen del 11-s fueron otra de las bazas desfalsificadoras del gran bulo oficial, como relata Hagopian cientos de testigos oyeron claramente innumerables explosiones previamente a la demolición controlada. A pesar de que el debate gira acerca de los explosivos de demolición convencionales como la causa del derrumbe de las WTC, lo más probable es que dicho desplome de las WTC se pareció más a un ataque con un arma de energía dirigida. Desafortunadamente, el movimiento Truther se ha fracturado en dos campos: los defensores de la energía libre de la ingeniera Judy Wood y los arquitectos e ingenieros por el 11-s. La Dra. Wood sostiene que el volumen de un millón de toneladas de acero de ambos edificios de 110 pisos debería haber producido muchos más escombros en volumen que lo que finalmente produjo el derrumbe. Lo que todos no dudan es de la interpretación falsa de la Comisión 11-s, afirmando que los incendios en los niveles más altos de la torre no podrían nunca haber producido suficiente calor para derretir el acero de las Torres y fundirlo, tanto como para derribar a los edificios más altos del mundo en 11 y 9 segundos. Y no es necesario que cientos de arquitectos y científicos nos digan que es imposible.

En la serie sobre el 11-s, en este mismo blog, prácticamente no hice ninguna alusión a la participación en el complot terrorista americano de la organización criminal de inteligencia israelí, Mossad. Y lo cierto es que su papel fue determinante a la hora de llevar a buen término la trama, máxime cuando sus agresivas huellas dactilares aparecen y han aparecido en todas las operaciones de falsa bandera del mundo. Dice Hagopian que No es casualidad que el Washington Times publicara un artículo el 10 de septiembre de 2001 informando de que un grupo de 60 oficiales del Ejército de los Estados Unidos, en Fort Leavenworth, acabase de publicar un estudio llamando a la agencia de inteligencia de Israel (el Mossad) “Un “comodín” despiadado y astuto que tiene la capacidad de señalar como objetivo a las fuerzas armadas estadounidenses y hacer que parezca un acto terrorista palestino / árabe”. Menos de 24 horas más tarde, el Mossad hizo suya esa advertencia profética jugando un papel clave en el asesinato de 3.000 estadounidenses.

La evidencia de la participación sionista del Mossad en Nueva York el 11-s contiene varios puntos de singular importancia. Algunos de ellos incluyen la famosa furgoneta repleta de agentes del Mossad israelíes que fueron capturados después de que intentaran hacer estallar el puente George Washington. Fueron detenidos pero luego misteriosamente fueron liberados incluso después de que perros de la policía de Nueva York detectaran rastros de explosivos en su furgoneta. Unas semanas después del 11 de septiembre, otra camioneta con agentes israelíes fue detenida en Pennsylvania teniendo en su posesión un video de la ciudad de Chicago con fotos ampliadas de la Torre Sears. La policía local de la ciudad se puso en contacto con el FBI y pronto los espías del Mossad fueron puestos en libertad. Luego tenemos a los “estudiantes de arte del Mossad ” un grupo de israelíes que había alquilado un piso cercano a una de las torres gemelas meses antes del ataque, donde aparecieron explosivos preenvasados. Y, por supuesto, no podemos olvidar a los israelíes que bailaron en un parque de Nueva Jersey celebrando cómo los frutos de su trabajo se hacían efectivos en la zona cero.

La comedia de Shanksville, los “héroes de hojalata” del vuelo 93 “estrellado” en las afueras de aquella localidad, es otra falla desvergonzada que quedó rápidamente al descubierto. Y lo señala Hagopian, desde otro punto de vista (respecto de la entrada/s que hice sobre aquel “suceso”): El hecho de que ninguna parte de los cuerpos de los pasajeros, así como que el lugar de impacto fuera auténtico, en el vuelo 93 de Pennsylvania, indica aún más el encubrimiento. Era una zona pequeña que aparecía como una puesta en escena con muy pocos restos de avión, nada que se pareciese a cualquier otro accidente aéreo similar de los que se han registrado en el mundo. La evidencia sugiere de que al menos uno de los cuatro aviones “secuestrados” voló a la Base Aérea de Westover en Chicopee, Massachusetts, y existe una fuerte probabilidad de que las conversaciones de teléfonos móviles que se produjeron dentro de los aviones en realidad fueron grabadas desde el suelo dentro de la base de Westover y no desde el avión.

Hagopian hace un paréntesis en el nudo gordiano del 11-s, para….no irse de él, hablando de que El precedente de culpar falsamente a los terroristas musulmanes por un trabajo interno ya se había establecido ocho años antes usando exactamente la misma escena del crimen, después de que se implementase una “actualización de seguridad” de medio billón de dólares. El trabajo interno del 11-S, entonces, fue completado. A continuación vino la aprobación de la inconstitucional Ley Patriota y otro trabajo interno se generó con el envío de ántrax a políticos de alto perfil que potencialmente se oponían a esa ley draconiana. Huelga decir que una vez más las tácticas subversivas de los federales (el FBI) funcionaron y, sin debate, el proyecto de Ley Patriota fue definitivamente aprobado. El único senador de los Estados Unidos de perfil altamente democrático que votó en contra de la guerra de Irak fue Paul Wellstone. Apenas dos semanas antes de las elecciones, el senador, su esposa, su hija y otros cinco ocupantes fallecieron mientras viajaban a bordo de un pequeño avión, supuestamente a causa de un accidente. Tres días antes de su muerte, Wellstone había denunciado públicamente unas palabras que le había dicho el vicepresidente Dick Cheney semanas antes: Si usted vota en contra de la guerra en Irak, la administración Bush hará todo lo que sea necesario para evitarlo. Habrá graves consecuencias para usted y el Estado de Minnesota (por el que era senador).

Una amenaza tan grave de este tipo se correlacionaría con lo que el destacado periodista Seymour Hersh descubrió en 2009: que en 2002 Cheney lideraba un escuadrón secreto de asesinatos de la CIA. Al igual que el ántrax fue utilizado criminalmente para dar el visto bueno a la Ley Patriota, la muerte de Paul Wellstone suponía una amenaza directa para cualquier líder político que se opusiera con determinación a la agenda de guerra neocon para invadir Irak, al trabajo interno del 11-s, a su guerra contra el terror y al desmantelamiento de la Constitución de los EEUU.

La narrativa de un “avión” de pasajeros impactando, el 11-s, en el Pentágono (haciendo una pirueta imposible a ras de suelo en vez de lanzarse en picado) fue otra de las obras criminales del eje sionista-americano-saudí, donde se desplegó toda una pantomima oficial verdaderamente ridícula, sólo apta para los menos preparados. Apunta Hagopian que un agujero del tamaño de un misil quedó como rastro en la fachada central del Pentágono, donde un avión hubiera sido imposible que lo hubiera atravesado. Curiosamente, a finales de octubre de 2000, menos de un año antes del 11 de septiembre, hubo un ejercicio de simulación de un avión de pasajeros que se estrelló contra el Pentágono.Mientras tanto, en la mañana del 11 de septiembre, justo cuando Estados Unidos disparó uno de sus propios misiles contra el edificio del Pentágono, a pocos kilómetros de distancia se reunió George Bush en el Hotel Ritz Carlton con la familia saudita de Bin Laden. Más tarde, mientras no se veía un solo avión en el cielo de América, los Bin Laden eran libres para volar con seguridad en el espacio aéreo estadounidense. Bush incluso autorizó un avión especial para recoger dos docenas de parientes de Bin Laden en diez ciudades diferentes de Estados Unidos, mientras que el país seguía siendo una zona de exclusión aérea para el resto de nosotros. Aparte de los estrechos lazos con la familia saudita, este trato preferencial para los familiares de un supuesto acusado asesino de 3.000 estadounidenses sugiere fuertemente que Osama Bin Laden realmente no tuvo nada que ver con los ataques. Era demasiado obvio que hubo un arreglo pre-planeado convenientemente culpando a él y a Al Qaeda con el objeto de comenzar la falsa guerra contra el terror.

Sería interminable reseñar, como bien refiere Hagopian, la lista de anomalías del 11-s, por lo que, para cerrar este capítulo del gran crimen estadounidense, nuestro articulista reflexiona sobre las motivaciones del mismo: con cualquier acto de terrorismo, la primera pregunta que se debe hacer es ¿quién puede ganar con la ejecución de una operación de falsa bandera a una escala tan grande? Definitivamente no iba a ser un amigo de Bush que parasitaba en una cueva afgana y que acabó muriendo de una enfermedad renal. Efectivamente, el barbas saudí, terrorista y agente de la CIA, no murió en la celebrada operación teatral de los “seals” en Pakistán, en mayo de 2011, una farsa antológica que el primo de Osama, Obama, endilgó a todo el mundo que estuviese dispuesto a agotar su credulidad hasta el límite de lo practicable.

Bin Laden, el 11 de septiembre, día de los atentados en Nueva York-Pentágono-Pennsylvania, estuvo ingresado en un hospital militar de Rawalpindi (Pakistán) aquejado de una grave enfermedad renal y su muerte natural tuvo lugar en diciembre de 2001 en algún lugar de las montañas de Tora Bora (Afganistán). La opereta de su falsa muerte en 2011, no datada independientemente, no confirmada por ningún medio gráfico, fue un timazo mundial de los que hacen época por burdo y grotesco. Dicen que los militares estadounidenses, después de asesinar a Laden, enviaron su cuerpo al mar como manda la tradición islámica. En serio, tanta deferencia con todo un enemigo público es para mear y no echar gota, la verdad. ¿Una hazaña de esa envergadura y no nos mostraron el tan codiciado trofeo?. Pero es que así funcionan las falsas banderas, sin ningún decoro al sentido común. La escenificada muerte de Bin Laden en mayo de 2011 fue una tramoya idéntica a la que en años anteriores había puesto en práctica la CIA con multitud de videos y audios falsos del terrorista (utilizando a dobles de Laden) para seguir alimentando al “monstruo” y la guerra sin fín contra el “terror”.

El conocido analista de inteligencia George Friedman escribiendo para un conocido sitio web de la CIA, stratfor.com, el mismo día en que se produjeron los atentados del 11 de septiembre, dejó claro explícitamente: El gran ganador hoy, guste o no, es el estado de Israel. No hay duda de que hoy Israel ha sentido una gran satisfacción.

Terrorismo manufacturado por Occidente: creando falsas banderas para el Nuevo Desorden Mundial (1)

Aunque el terrorismo de falsa bandera ha sido tratado ampliamente, al menos en este blog, en particular, “clásicos” del terror de Estado como el 11-s o el 11-m y otros eventos asimilados como los acontecidos en fundamentalmente en territorio europeo (París), conviene volver a las andadas sobre los mismos para seguir manteniendo viva la memoria acerca de qué clase de delincuentes psicópatas están ejecutando el Nuevo (des) Orden globalista contra la ciudadanía y, por extensión, contra la Humanidad. Lo haremos de la mano del norteamericano Joachim Hagopian, Graduado en la reconocida Academia Militar de West Point, por tanto, ex oficial del Ejército de Estados Unidos, quién da un soberano y ciclópeo repaso a la chusma globalista analizando ese terrorismo, que nos ha sido tan familiar en los últimos veinte años, con el sello de denominación de origen “yihadista” o Gladio B.

Antes de empezar con el denso, certero y concluyente análisis de Hagopian hay que señalar una atribución falsa que hace Hagopian de unas supuestas palabras pronunciadas por el dirigente soviético Jose Stalin, a modo introductorio de su artículo. En concreto, la frase que pone en boca de Stalin es: “La forma más fácil de obtener el control de una población es llevar a cabo actos de terror. Entonces la gente demandará más leyes si su seguridad personal está amenazada”. Esta cita es un completo bulo que no ha sido verificado, no ya de forma independiente, sino que ni siquiera figura en ningún texto de historia sobre la figura del líder soviético, de los más conocidos, que yo recuerde. En la Wikiquote, versión española, de Internet figura una lista extensa de citas de Stalin y no aparece mencionada. En la versión en inglés, en cambio, el alegato “estalinista” lo consideran falso, señalando que: “Parece ser una cita falsa, la referencia más antigua se encuentra en el libro Vile Acts of Evil, que fue publicado en 2009. El autor afirmó que la cita era de Stalin, pero las citas incluidas no incluyen dicha anotación. Además, el libro está lleno de otras citas falsas similares, lapsus y atribuciones erróneas.”. Y es que amigos, Stalin vale como comodín para todo lo demonizable e inventable por parte de quién se acerque a cuestionar (o desollar) su figura, después de transcurridos casi setenta años de su muerte. Su fantasma sigue recorriendo no ya Europa, sino el mundo. Esto no quiere decir que el trabajo de Hagopian quede mermado de credibilidad, como algunos podían pensar, por este “lapsus”, ni mucho menos. Quede claro.

LA SOLUCIÓN FINAL DEL TERROR GLOBALISTA

Hagopian deja de forma cristalina al comienzo de su artículo que Los gobiernos de los países occidentales utilizan a sus comunidades de inteligencia para fabricar colectivamente, orquestar y organizar acontecimientos mundiales violentos que promuevan una interminable guerra contra el terror y luego manejar a los propagadores de los medios hegemónicos, todos ellos comprados y vendidos, para formar una opinión pública favorable a sus tesis. El gobierno estadounidense y sus vasallos occidentales han desplegado incesantemente la Dialéctica hegeliana para crear crisis sistemáticamente y luego implementar una llamada solución para obtener el máximo control sobre la Población mundial, con el objetivo de dividir y gobernar el planeta. En última instancia se impondrá la tiranía global.

El 11-s, el autoatentado “estrella” de falsa bandera más conocido de la historia, merece un punto y aparte para Hagopian. Lógico, si tenemos en cuenta que es ciudadano americano y allí, en su país, se ejecutó una de las mayores infamias de la historia del crimen. Dice Hagopian, a este respecto, que un puñado de poderosos neoconservadores sionistas en Washington desplegaron colaboradores de la CIA, el FBI y el Pentágono para trabajar directamente con Israel y su servicio de inteligencia, el Mossad, junto con la inteligencia saudí, para matar a 3.000 estadounidenses. Con la profunda conexión de la familia Bush-Bin Laden de fondo, que se remonta a años atrás cuando eran socios de delincuencia terrorista, el globalista George Bush padre, entonces director de la CIA y el asesor global de seguridad Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, emplearon un grupo de wahabitas saudíes llamados “mujaidines” para luchar como terroristas a sueldo de EEUU en contra del ejército soviético. Brzezinski se jactaba de que había incitado al presidente Carter a “firmar la primera directiva de ayuda secreta a los opositores al régimen pro-soviético en Kabul” para provocar una invasión de la URSS en Afganistán, en diciembre de 1979. Invasión, cabe recordar, que no fue tal sino ayuda militar en el marco de cooperación entre dos países amigos y aliados. La historia oficial occidental ha tergiversado y manipulado a su antojo esta cuestión. El juego dado por el terrorismo islámico a los intereses geoestratégicos del imperio se remonta, pues, a 1979.

En los años 80, durante el mandato de Ronald Reagan, cita Hagopian, el entonces vicepresidente George Bush (padre) estaba muy ocupado financiando , armando y entrenando a extremistas islámicos liderados por Osama Bin Laden. El perfil siniestro de la familia Bush y sus vínculos con el terrorismo quedan de manifiesto cuando se sabe que Bush padre fue también la figura central que estuvo detrás del escándalo Irán-Contra y quién coordinó la enorme operación de contrabando de cocaína que montó la CIA desde Colombia hacía EEUU, la cual sirvió para financiar la compra de armas que iban a ser suministradas a escuadrones de la muerte centroamericanos, a los que el actor de la Casa Blanca (Reagan) llamó afectuosamente “luchadores por la libertad”. 

El reciclaje del terrorismo islámico, utilizado por Occidente para sus criminales objetivos, comenzó “oficialmente” en los años noventa, pasando de ser considerados los entonces muyaidines combatientes por la “libertad” (en Afganistán) a ser simples mercenarios ocultados bajo bambalinas para servir a los intereses americano-sionistas (“terroristas” de conveniencia) para los que se utilizó una oportuna propaganda que les declaraba enemigos jurados de la “civilización occidental”, por supuesto, de cara a modelar la opinión pública mundial. Estamos hablando del Gladio B. Apunta Hagopian que la redistribución de la marca de Al Qaeda, trajo consigo que el terrorismo de Osama actuara como mercenario de los Estados Unidos a lo largo de los años del mandato de Bush-Clinton, en los años 90, para ayudar a balcanizar Yugoslavia y fragmentarla en media docena de piezas rotas. Al mismo tiempo entra en acción el think tank neoconservador Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC) creado en 1997 y su tratado “Reconstruyendo la Defensa de América” ​​que se convirtió en su libro maestro. Una especie de “Mein Kampf” sobre cómo conquistar y controlar el mundo. Por lo tanto, el nuevo escenario no podía ser otro que fabricar ante los ojos del mundo la gran historia de un terrorista de nombre Osama Bin Laden “dirigiendo” desde su cueva afgana su “vasta” red de terroristas de Al Qaeda que iban a “actuar” en eventos tan significados como el del 11 de septiembre de 2001.

El mostrenco islamista ha sido, pues, la nueva fachada criminal de los globalistas, cuya puesta en escena (que no estreno) se hizo práctica una vez que la OTAN certificó el fin de la guerra fría anticomunista. Según Hagopian Hasta el día de hoy, los delincuentes de Washington y Occidente han utilizado el Islam como su chivo expiatorio para inducir a los occidentales mal informados y maltratados mediáticamente a ir contra los musulmanes de todo el mundo con el fín de promover una guerra interminable, en beneficio, lógicamente, de la élite gobernante. Ni más ni menos que los mismos presupuestos que se emplearon en la mencionada guerra fría por parte de Occidente en contra del comunismo soviético y sus aliados.

De este modo, se han ido produciendo guerras manufacturadas, como las de Siria y Libia (las “revoluciones árabes”), que han tenido (y tienen) un mismo objetivo cardinal como es el de destruir-desestabilizar Oriente Medio y el Norte de África para que a su vez produzcan crisis migratorias masivas en Occidente con inmigrantes entrando descontroladamente en Europa (negocio redondo para los traficantes de derechos humanos y demás ONG’s de poder blando que viven a cuenta del estupidizante “welcome refugees”, con la sombra de sus padrinos-mentores: EEUU y George Soros) mientras fabrican hostilidades de guerra fría contra Rusia y China. Todo sea por implementar la tiranía del Nuevo Orden Mundial.

Las falsas banderas son, de este modo, los montajes terroristas sobre los que se asientan las prioridades de los déspotas occidentales para expandir su particular “blitzkrieg” conquistadora. Hagopian no duda de ello Cada evento de falsa bandera del siglo XXI (y bastante más atrás, con la Operación Gladio, iniciada tras la II GM) ha involucrado terrorismo patrocinado por Occidente, incluyendo todos los atentados llevados a cabo tanto en EEUU como en Europa. David Steele, con 20 años de experiencia en la inteligencia militar del Cuerpo de Marines y ex oficial de la CIA, ya dijo que: La mayoría de atentados terroristas en el mundo lo son de falsa bandera, o bien esos atentados son ejecutados por nuestros propios servicios de inteligencia. En los Estados Unidos, cada incidente terrorista que hemos tenido ha sido una falsa bandera o bien ha sido un informante controlado por el FBI. De hecho, ahora tenemos ciudadanos que están impulsando órdenes de restricción contra informantes del FBI que están tratando de incitar al terrorismo. Nos hemos convertido en un manicomio.

¿Les suenan aquellos informantes-chivatos controlados por la policía, la guardia civil y el CNI en el 11-m español? La mecánica fue idéntica a la que señala Steele para el FBI, el propagador, junto a la CIA, de este manual de falsa bandera para las policías y servicios de espionaje del resto del mundo que sea acólito del imperio. Así, Hagopian, señala que Los manipuladores de la CIA, el FBI, el Mossad y el MI6 regularmente reclutan y financian a jóvenes extremistas musulmanes vulnerables como activos para actuar como patsies (tontos útiles) con los que supuestamente llevar a cabo operaciones de falsa bandera. Aunque la mayoría de los occidentales podrían estar de acuerdo en que sus libertades se han visto comprometidas desde el 11 de septiembre, todavía se resisten a aceptar la siniestra realidad de que sus propios gobiernos las usan como peones sacrificables, en definitiva, para asesinar a su propia gente.

No es ciencia ficción, a la luz de los hechos, qué clase de propósitos criminales tienen entre manos los gestores de este Nuevo Orden neocon con el que quieren “obsequiar” a todos los ciudadanos del mundo. Hagopian lo refiere, aunque a algunos les parezca su planteamiento catastrofista, del siguiente modo: De acuerdo con el diseño diabólico de los globalistas, de las cenizas de la muerte y la destrucción surgirá una población global “sostenible”, drásticamente reducida de la mitad a mil millones de habitantes humanos, de los 7,3 mil millones actuales, quiénes vivirán el resto de sus días en la tierra en servidumbre total sirviendo a una élite de poder genocida que gobernará sobre lo que queda vivo en el planeta. Este escenario final se está manifestando a través del análisis de los acontecimientos geopolíticos desestabilizadores y polarizadores que se están desarrollando en los últimos dos años en los que se están resucitando las hostilidades de la guerra fría entre Oriente y Occidente y cómo la élite gobernante ha estado utilizando su estrategia de división y conquista

La solución final pasa pues por El terrorismo patrocinado por los Estados occidentales, que se ha traducido en los atentados ocurridos en EEUU (11-s), España (11-m), el Reino Unido (7-j) y, entre otras, las masacres de falsa bandera acontecidas en Francia. Todo ello ha sido diseñado para difundir el pánico en todo el mundo occidental, para encender una guerra artificial contra el terror a expensas de los musulmanes de todo el mundo (antes fueron los comunistas), en consecuencia, para disminuir las libertades propias y ajenas. Los llamados terroristas son simples extensiones de la cábala del crimen occidental que asesina a su propio pueblo para la causa de la tiranía y control absoluto del Nuevo Orden Mundial.

26 de febrero de 1993: primer atentado terrorista de falsa bandera contra el World Trade Center

Expone Hagopian que El incidente terrorista más cercano ocurrido en territorio estadounidense que culpó a los musulmanes con las implicaciones de una falsa bandera fue el ataque terrorista al World Trade Center el 26 de febrero de 1993, ocho años antes del 11 de septiembre. Un artículo del New York Times del 28 de octubre de 1993 informó que el FBI era consciente, con bastante anticipación al ataque, de los planes de extremistas musulmanes de atacar con bombas una serie de lugares en Nueva York. Un ex oficial del ejército egipcio, Emad Salem, se convirtió en informante del FBI y aparentemente fue capaz de infiltrarse secretamente en el grupo de terroristas asignándole la tarea de sustituir el explosivo por polvo. Según Salem, un supervisor de la oficina del FBI en Nueva York canceló el operativo y la explosión de una serie de bombas en el Centro de Comercio de las WTC se produjo sin contratiempo alguno, matando a seis personas e hiriendo a más de mil, además de causar daños estructurales por valor de más de medio billón de dólares.

En la secuencia de hechos posteriores del ataque a las WTC de 1993 Hagopian incide en las vergonzantes fallas oficiales y connivencias del “establishment” policial con el terrorismo Una vez que el atentado contra las WTC ocurrió, el FBI rápidamente se dispuso a arrestar a cuatro musulmanes acusados ​​del ataque, todos juzgados y condenados dentro del plazo de un año. Después de entrevistar a un quinto hombre acusado en el atentado, Abdul Rahman Yasin, éste fue extrañamente liberado por el FBI y se le permitió regresar a Irak en 1993. Según un artículo de la CBS del 31 de mayo de 2002 titulado ” El hombre que se fugó”, el FBI justificó el dejar marchar a Yasin porque “fue servicial y cooperativo, facilitando los nombres y direcciones de los autores del atentado, por lo que el FBI, procedió a su liberación”. Pero Hagopian dice, con lógica, que A menos que Yasin estuviera en la nómina del FBI, como Emad Salem, con evidencias potencialmente perjudiciales que pudieran comprometer al propio FBI como partícipe del atentado, jamás se permitiría a un terrorista abandonar el país. Lo que probaba, de alguna manera, la complicidad del FBI en el atentado de las WTC. Hagopian cita a Mark Gorton, autor de Fifty Years of the Deep State (Cincuenta años de Estado Profundo), afirmando que George Bush padre fue el cerebro que estuvo detrás del atentado de 1993, así como el gran asesino del 11 de septiembre.

¿Pero cuál fue el objetivo del atentado a las WTC en 1993? Según Hagopian se hizo para crear una justificación que supusiera una “mejora de la seguridad” del complejo de las WTC. A un costo de medio millón de dólares, el director de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey contrató a Kroll Associates, que entonces estaba dirigida por el experto en contraterrorismo Brian Michael Jenkins, con el objeto de realizar un “análisis de seguridad completo” (analicen el entrecomillado)

Otro personaje clave en toda la trama terrorista estadounidense es Michael Chertoff (11-s (y XI). Michael Chertoff, el halcón sionista de Bush, ideólogo y orquestador del 11-s). En 1993 Michael Chertoff, señala Hagopian, fue Fiscal de los Estados Unidos para el distrito de Nueva Jersey. Sus filiiaciones neoconservadoras le supusieron un ascenso meteórico en su carrera legal para convertirse en el zar de la seguridad nacional. Sionista de doble ciudadanía israelí-estadounidense, Chertoff escribió una parte sustancial de la inconstitucional Ley Patriota, la práctica ilegal de torturas del tándem Bush-Cheney y leyes draconianas que permitieron el arresto de cientos de musulmanes en Estados Unidos después del 11-S.

La madeja terrorista de Estado es tan extensa que otros copartícipes en los crímenes de falsa bandera del Tío Sam, al igual que el citado Chertoff, engordaron sus cuentas corrientes al calor de aquéllos. Es el caso de Dick Cheney, otro turbio y siniestro personaje que pasó de secretario de Defensa bajo el mando de Bush padre a CEO de Halliburton y luego vicepresidente con Bush hijo, otorgando enormes contratos sin licitación a su vieja compañía, sacando de ello miles de millones de dólares de las guerras de Irak y Afganistán o, por no hacer prolijos los nexos terroristas de la élite política de EEUU, las profundas conexiones de la familia Bush con Bin Ladens y el Grupo Carlyle.

En una entrevista posterior al 11 de septiembre, dice Hagopian, el ex jefe de la estación de Dallas y Los Angeles del FBI, Ted Gunderson, declaró que creía que la CIA y el FBI eran responsables en última instancia de la mayoría de los actos de terrorismo. Citó una declaración hecha por un abogado del Departamento de Justicia en la década de 1980, que acababa de redactar la legislación antiterrorista que eventualmente se convertiría después en la Ley Patriota, “La gente tendrá que ser asesinada para que esto pase”.

Alerta falsa bandera: desmontada la farsa de la operación ‘antiyihadista’ de Madrid

TEATRO…LO TUYO ES PURO TEATRO

Esta vez parece ser que un atisbo de luz ha entrado por la ventana del tribunal especial de orden público, más conocido por Audiencia Nacional. Este organismo, encargado de juzgar los delitos de “terrorismo” (yihadista) en territorio nacional, ha advertido (después de años de consumar judicialmente la farsa de los operativos “antiyihadistas”) lo que viene siendo una constante desde el 11-m en este país: que una de tantas operaciones contra supuestas “células yihadistas” que se vienen sucediendo en este país en los últimos años, concretamente la acaecida en Madrid hace unas semanas y que fue publicitada con aparatoso andamiaje mediático, no ha sido otra cosa que un posible y sospechoso fraude montado por la policía para seguir en la senda de la estrategia de tensión orquestada por Occidente contra el “islamismo”, que decía el historiador suizo Daniele Ganser. Es innegable que España, en la mentirosa campaña que llaman “lucha contra el terror”, ensamblada por los globalistas, obedece a los intereses concretos geoestratégicos de EEUU e Israel a través de sus bandas criminales, la CIA, el FBI y el Mossad.

El 11-m fue la plasmación de un crimen masivo a gran escala en España, después del autoatentado del 11-s, que supuso continuar la farsa de Occidente contra el “terrorismo islámico”. Lo que vino después fue una sucesión de operetas siniestras donde han ido cayendo, una tras otra, supuestas redes de “terrorismo” islámico nunca aclaradas, salvo la información nada fiable que iban suministrando las fuerzas policiales o el Ministerio del Interior, sin cotejo de voces críticas en Falsimedia. Fiascos hubo para dar y tomar: la Operación Nova, una reedición chapucera del 11-m (a los pocos meses de ocurrir la masacre de Madrid) orquestada por la policía y el CNI que se saldó con la absolución de todos los “yihadistas” detenidos (menos “uno”), la detención del “comando Dixan” o la operación “antiterrorista” de Bilbao con la detención de 13 “yihadistas”, fueron algunos de los casos más notorios y vergonzantes.

Para entender las falsas banderas de baja intensidad o redadas contra la yihad voy a volver a citar un párrafo de la entrada 12 maneras de detectar una operación de falsa bandera que define de forma ilustrativa hasta qué punto todo forma parte del mismo paquete del Gladio B.

FÓRMULA GENERAL DE DISTRACCIÓN MASIVA
REDADAS POLICIALES CONTRA EL YIHADISMO O CÓMO ESCENIFICAR FALSAS BANDERAS DE BAJA INTENSIDAD

Como fórmula general final aportaría lo que viene siendo recurrente en las sociedades occidentales cuando la satrapía globalista pretende justificar, casi siempre a posteriori, las carnicerías “yihadistas” o, simplemente, utilizan la coartada de la “lucha contra el terror”. Es entonces cuando aparecen las siempre publicitadas redadas policiales contra el “yihadismo”, discontinuas en el tiempo, pero perfectamente sincronizadas, a veces, entre los países donde suele aparecer (aunque no siempre) el “terror” de falsa bandera. Todo para dar la sensación de que “algo” se está haciendo contra los “soldados de la yihad” (por ellos criados y entrenados). Esto conlleva el consiguiente aparato propagandístico, por parte de los “mass-mierda” que, de esta forma, inoculan al gran público una “verdad” de Estado: pueden estar seguros de que estamos luchando contra los “malos”. A pesar de que sus inteligentes servicios de inteligencia han sido incapaces de evitar las masacres de todos conocidas.
¿Se han preguntado alguna vez cómo es posible que detrás de una redada tras otra, “desarticulando” decenas de “células islamistas”, las policias y el espionaje occidental (que tienen una capacidad infinita para monitorear al ciudadano mas esquivo) no hayan sido capaces de desmantelar a los cabecillas semianalfabetos de un supuesto grupo armado terrorista islámico (tanto en su territorio como fuera de él) y evitar uno sólo de los últimos atentados criminales en suelo europeo? Si se fijan bien la mayor parte de los chivos expiatorios detenidos parecen personajes elaborados con un guión de cuarto nivel. Nunca hay incautación de armas, explosivos, manuales concretos para cometer atentados, nexos reales con líderes terroristas verificables….sólo vaguedades del tipo…reclutaba a otros…incitaba por Internet a la “yihad”…era el “bibliotecario” de AlQaeda (risas)….”combatió”, supuestamente, en Siria al lado del Estado Islámico (pero nunca especifican cómo fue allí y se puso tan fácilmente en contacto con el CIA-ISIS)….hizo tal o cual declaración pública sobre Al-Andalus…Un fraude jurídico de libro, se mire como se mire. En fin, y lo qué es más importante: ¿por qué casi todos los musulmanes acusados de participar en los atentados ocurridos en los últimos años en EEUU y Europa han estado controlados por la policia o trabajando para los servicios de inteligencia de Occidente?
La mayor parte de esas redadas se han hecho con chivos expiatorios o tontos útiles que eran, o no, confidentes policiales. Suelen ser, por tanto, operativos fraudulentos que nunca son objeto de controversia en unos medios hegemónicos que actúan como agentes parapoliciales y cuyo único objetivo es demonizar a los detenidos en esas operaciones, musulmanes “islámicos”, no hace falta decir. No hay margen para el debate, el pensamiento crítico o la simple sospecha. El boletín oficialnoico es el único permitido y los ocasionales fiascos “yihadistas”que salen a la luz se justifican como “errores” policiales. Por otra parte, la validación “académica” de los atentados o redadas de falsa bandera alcanzan rango de “verdad oficial” sobre todo a través de los llamados “expertos” o “analistas internacionales”, ya sea con cátedra universitaria o bien pertenecientes a instituciones “think tanks” neoconservadoras (en ambos casos afines a las políticas genocidas de EEUU e Israel) a los que siempre reclaman su opinión los medios de la OTAN en cuanto acontecen las “false-flag”. El motivo no es otro que reforzar la credibilidad de este tipo de eventos terroristas de cara a la opinión pública.
Y ello a pesar de que se han documentado desde hace años innumerables pufos “yihadistas” con decenas de detenidos que luego fueron puestos en libertad, verificándose que todos habían sido, aquí en España, montajes de la policía y el CNI, como ocurrió con la Operación Nova (cercana al 11-m), el comando detergente Dixan, el comando islámico que quería “volar” la Audiencia Nacional y otro el Metro de Barcelona, la redada masiva de hace unos años en Bilbao donde 13 falsos “yihadistas” detenidos fueron puestos en libertad o, en fin, aquella inenarrable decisión del infausto juez Garzón deteniendo y encarcelando nada menos que a un “correo” de Bin Laden en España (un pobre cabeza de turco al que endilgaron tan ridícula imputación), cuando el barbas de la CIA llevaba tiempo criando malvas en Afganistán, desde diciembre de 2001 para ser exactos.
La estrategia en los países de la OTAN ha sido siempre implementar una falsa bandera de baja intensidad como complemento de las falsas banderas con víctimas mortales. Un contrapunto para mantener, todavía más, manipulado y adormecido al rebaño.

https://berlinconfidencial.com/2016/06/27/12-maneras-de-detectar-una-operacion-de-falsa-bandera/

En el caso que nos ocupa, las trazas son similares a las anteriores patrañas “yihadistas”. Y, para variar, Falsimedia ha dado eco al asunto por la sencilla razón de que la Audiencia Nacional ha detectado, de forma sorprendente, clamorosas irregularidades en la operación que llevó a cabo la policía en Madrid en las navidades pasadas contra la “yihad”. Supongo que algo tiene que ver el juez Pedraz, uno de los más decentes que tiene el antiguo Tribunal de Orden Público franquista. De lo contrario, aunque el montaje hubiera sido idéntico, los mercenarios mediáticos cerrarían filas en torno al embuste oficial, como así ha sucedido en infinidad de pufos “antiyihadistas” anteriores. Nos dicen, a propósito, de esta nueva fábula-falsa bandera lo siguiente: La operación policial que fue presentada las pasadas Navidades como la desarticulación de una célula yihadista en Madrid preparada para atentar de forma inminente ha arrojado suficientes dudas con el paso del tiempo como para que la Audiencia Nacional esté investigando si se trata de un montaje. Dos elementos encendieron las alarmas hace unos días: el hecho de que uno de los principales miembros de la célula -si no el principal y el organizador- es un confidente policial llamado Manuel Rodríguez Mniri alias Lolo o José. Y que el presunto traficante de armas que se reunió con los miembros de la célula y les vendió al menos un cargador, según su propia declaración, es un agente encubierto de la Brigada Provincial de Información de la Policía de Madrid

Al igual que sucedió con el 11-m o la Operación Nova, una vez más las pestilentes cloacas policiales de la Brigada Provincial de Información de Madrid y el estercolero de los confidentes policiales ha salido a escena en una más que presumible orquestación desde el Estado (¿el Ministerio del Interior qué sabe de todo esto? ¿o es que sus policías actúan autónomamente?). Estamos ante un nuevo episodio de falsa bandera de baja intensidad con denominación de origen “yihadista”. El guión de esta nueva entrega “islámica” por etapas no podía ser más rocambolesco y sucio, tanto como lo fue el 11-m con sus confidentes policiales-chivos expiatorios de Leganés y Lavapiés, reclutados a la fuerza por la policía y el CNI, o la grotesca “trama asturiana” supervisada por la Guardia civil, a través de confidentes como Trashorras. Veamos.

La secuencia de los hechos del montaje madrileño es, ciertamente, tan ridícula como con ribetes de haber sido pre-programada: los “yihadistas” se reunían en un chabolo, llamado La Cabaña, tenían la “intención” (sic) de adquirir “armamento prohibido” (nada menos que Kalashnikov, supongo que adquirido a algún gitano o tendero madrileño), no faltaban a la cita los “videos de contenido inequívocamente yihadista” (una prueba “inequívoca” de libro) y el consabido “autoadoctrinamiento”. Los terroristas ya no son lo que eran: ahora se forman en Internet con un curso rápido sobre cómo ser el tonto útil del Estado Islámico y parecerlo. La distribución de los manuales los proporciona gratuitamente la CIA, según fuentes de toda solvencia. Contradictio in terminis irresuelta por los palmeros del crimen organizado: Occidente apoya a los terroristas islámicos en Siria e Irak (demostrado) y…¿los “combate” en Europa?

Así que a los “terroristas” no les quedó otro camino que ir de cabeza al trullo en base a “pruebas” tan sólidas y contundentes como…unos videos y una foto en la Puerta del Sol invocando a la “yihad”. Pero los detenidos, al parecer, no eran tan rematadamente tontos como los anteriores o es que el plan era más chapucero de la cuenta. Según parece los dos presos mantuvieron al menos dos conversaciones con funcionarios de prisiones en las que aseguraron que su amigo Manuel Rodríguez ‘Lolo’, que alardeaba de ser confidente de la Policía, les había tendido una «trampa». Respecto a los vídeos, los dos presuntos yihadistas por separado aseguraron que fue el confidente Lolo quien preparó los escenarios, el machete que salía en los vídeos, quien dijo «grabadme» y quien los subió a las redes sociales.

Según fuentes policiales y judiciales, independientemente de que los dos detenidos sean o no yihadistas, si se confirman algunos de los extremos relatados por los dos presuntos terroristas y la fiscal o el juez pudieran llegar a la conclusión de que, de algún modo, se les ha inducido a realizar un delito la operación entera podría peligrar jurídicamente. Espera…¿pero todavía hay dudas sobre este burdo montaje policial? ¿Hay alguna negociación en marcha entre Interior, la embajada USA y la Audiencia Nacional para salir airosos de este nuevo vodevil canallesco patrocinado desde EEUU e Israel?

La madeja sería de fácil resolución si no fuera porque todo obedece a un plan premeditado de EEUU y los países de la OTAN de extender por Europa una narrativa que sirva de soporte publicitario a sus atentados terroristas de falsa bandera y que no es otra que escenificar redadas policiales contra chivos expiatorios a los que endosarles “radicalismo islámico” a la carta. De un tribunal que tiene estrechas relaciones con la inteligencia estadounidense en Madrid, como es la Audiencia Nacional, no se puede esperar gran cosa.

Al final todo quedará en nada, ya lo verán. O los cabezas de turco son puestos en libertad y los planificadores de la farsa inimputados o se decide llevarla hasta sus últimas consecuencias. Los tentáculos de Gladio B son muy alargados…

[ACTUALIZACIÓN]

Después del burdo montaje que han pretendido llevar a cabo con la detención de la supuesta “célula yihadista” de Madrid, ahora llegan las precipitadas maniobras de distracción engañosa que se preveían tras quedar al descubierto el fraude “yihadista”. Nos cuentan que El Gobierno fue informado por el CNI el mismo día de las detenciones de los presuntos islamistas de la célula de Madrid, el pasado 28 de diciembre, de que los servicios secretos consideraban desde principios de noviembre que se trataba de delincuentes comunes y no de terroristas.

El resto de la narrativa que publica el mismo medio que se ha hecho eco de esta farsa (el resto de mass-mierdas han guardado silencio ensordecedor, no sea que la gente empiece a ver claridad) está en la línea de desbaratar el montaje con un contramontaje desde el propio Estado (y, diría, desde el propio falsimedio) y las cloacas del CNI, los montajistas por excelencia (léase 11-m y Operación Nova). Dicen que Cada uno de los elementos conocidos podían resultar alarmantes, pero no cuadraba con la liturgia del Daesh. ¿Y cuál es la liturgia del Daesh? Que se sepa la única liturgia  disponible (financiación y armas) es la que les ha proporcionado EEUU, a través del Pentágono y la CIA, en países como Irak y Siria. En Europa se “desentienden” de ellos  (modo irónico).

Terrorismo manufacturado, hablando con propiedad. Ha reculado malamente el oficialismo español apoyándose en estrategias de saldo de última hora, como las de este tenor:  Las mismas fuentes admiten que posiblemente exageraron el peligro. Claro, y los montajes anteriores con decenas de detenciones de yihadistas que finalmente fueron “absueltos” (y los condenados sin pruebas consistentes) no resultaron ser de la misma calaña que los de ahora. Digan lo que digan, esta operación fiasco ha resultado ser clavada a las anteriores que se han producido desde el 11-m, como mandan las normas del Gladio B. Ni más, ni menos.

Feliz falsa bandera y próspero crimen nuevo

Estrenando año con una nueva falsa bandera. Y, para no variar, en terreno del gran asesino turco, Recep Tayyip Erdogan, una vez más con el correspondiente reguero de muertos y atribuciones terroristas de todos conocidas, es decir, de los patrocinados de Washington y Bruselas …La Nochevieja, fecha señalada como pocas, daba un juego inmejorable al terrorismo de los globalistas que, parece ser, “no se habían enterado” de que podría ser terreno abonado a una potencial “false flag”. Justo…hasta el año pasado cuando nos contaron que una turba de enfebrecidos “refugees” ávidos de sexo la tomaron con las nativas teutonas de la ciudad alemana de Colonia, en un asalto sexual sospechosamente coordinado entre toda la “moringa” allí reunida. Mientras, la policía del lugar paseaba con las manos en los bolsillos haciendo de cómplice del evento y el nazi BND (la inteligencia alemana) “no se había enterado” de que la podían “armar gorda” en su territorio (¿para qué sirven los informantes, chivatos y demás sicarios a sueldo?). Controlan los movimientos, correos personales y vida privada de Frau Merkel y el último mono alemán…pero, ay amigo, estos “moros” son escurridizos e inteligentísmos como ellos solos.

Hablaba de Estambul como la última parada y fonda del terror de falsa bandera. Esta vez los perpetradores han pretendido ser algo más “originales” en su macabra ejecución, disfrazando a sus mercenarios de Santa Claus para sembrar de cadáveres un “nightclub” que, al parecer, era frecuentado por la gente pija de la ciudad. Total, una treintena larga de muertos en una dinámica de terror sin fín orquestada por el Gladio B y nueva farsa “islámica” reivindicada por los amigos terroristas de Erdogan (aunque ahora va de campeón antiyihad) bajo el previsible guión de la CIA y agencias del crimen asociadas (las de Europa e Israel).

De Erdogan algunos dicen que ya no es socio confiable de la OTAN, que se ha “echado” en brazos de Putin, que está decidido a terminar con el terrorismo que el mismo apadrinó e incentivó…Todo ello no es más que un cuento chino. Igual que el autogolpe de Estado del año pasado atribuido a su rival por el control de Turquía, el “exiliado” Fethullah Gulen (el recambio de la CIA). Un golpe de Estado perpetrado por Erdogan que fue toda una opereta y donde se advirtió rápidamente que había sido un montaje del dictador turco: los pretendidos “golpistas” no controlaron los centros clave de poder y no aislaron a Erdogan de sus mandos directos; no interceptaron las comunicaciones del dictador, tanto que éste envió sms plácidamente a sus acólitos para que salieran a completar el teatro en las calles; los generales que dice Erdogan estuvieron implicados en el (auto) golpe (nada menos que 99) fueron sacados de un tebeo por entregas; todos los potenciales opositores acusados de participar en el “golpe” que luego fueron detenidos o depuestos de sus cargos (jueces, militares, académicos, etc..) ya estaban señalados en unas listas previas confeccionadas por los esbirros de la dictadura (de ahí la ingente cantidad de detenidos -cuantificables en miles- .en tiempo récord).

Todos los hechos apuntan a que en Estambul, el fin de año pasado, se puso en práctica una operación de falsa bandera ejecutada por los servicios secretos (el MIT) de la dictadura turca y supervisada por la CIA. Otra más que sumar a la cadena de atentados “false-flag” que acontecieron el año pasado en ese país y que colocan a Turquía en un verdadero sultanato del terror, bajo los auspicios de su carnicero Recep Tayip Erdogan, el exterminador de kurdos.

SEÑOR CALIFA AL BAGHDADI, ¿DESEA USTED MASACRAR A LOS KURDOS? – PREGÚNTELE AL SEÑOR ERDOGAN, ÉL ES EL NUEVO CALIFA

La desinformación ha acompañado, nunca falla a la cita, a esta nueva falsa bandera: se habla de un tirador cuando supervivientes del tiroteo hablan de “múltiples atacantes que estaban en contacto con otros a través de walkies-talkies”. Los cómplices mediáticos de las falsas banderas relatan el fraude sin inmutarse: El autor del ataque sigue en búsqueda y captura. Primero mató con un fusil tipo Kalashnikov a los guardas de acceso y a un policía. Luego, penetró en el Reina, a esa hora abarrotado con entre 500 y 600 personas, y prosiguió con su matanza. Tras vaciar los cargadores y cambiar seis veces de cartucho se fue dejando ahí el arma. ¿Se puede creer alguien esta pirueta oficialista tan sonrojante?

Pero aún hay más. La narrativa deformadora sobre este atentado alcanza cotas de manipulación desvergonzada cuando desde ese mismo medio afirman cosas como que De hecho, el líder del Estado Islámico, Abu Bakr Bagdadi, ya había puesto en su mirilla Recep Tayyip Erdogan, a principios del último noviembre. “Ponedla [a Turquía] en vuestra lista de campos de batalla”, alertó a sus acólitos. Hace dos semanas estos yihadistas publicaron un vídeo ejecutando a dos militares turcos. Esta nueva afrenta demuestra que, si Turquía fue en el pasado objeto de acusaciones de connivencia con el Estado Islámico, eso ya se ha acabado.

Suena gracioso leer que el agente del Mossad (el fantoche escogido por Occidente para hacer el papel de jefe del Estado Islámico, Baghdadi, de nombre real Simon Elliot) ha puesto a Turquía en la lista de “campos de batalla”, cuando los terroristas del EI fueron entrenados y armados en la base turca de la OTAN, en Incirlik, antes de entrar en “combate” en Siria. En el pasado no había acusaciones de connivencia del régimen turco con el ISIS, sino pruebas sobre el terreno que los medios de propaganda de la OTAN habían silenciado deliberadamente, como fue el tránsito de camiones repletos de armas suministradas por el MIT (los servicios secretos de Erdogan) desde la frontera de Turquía con Siria y que iban destinadas a los terroristas. Este hecho fue grabado en 2015 en video por un medio turco (represaliado posteriormente por el régimen).

Pero es que incluso el año pasado, en el mes de noviembre, el que dicen que Turquía fue señalada como objetivo del “terrorismo yihadista”, el régimen fascista turco había enviado 4 cargamentos de armas y municiones a los grupos terroristas en Idlib para que fuesen entregados a los grupos yihadistas que combatían al ejército sirio en Alepo. El ejército turco envió al menos 20 tanques y camiones de munición a Idlib a través de este cruce fronterizo.

Pero no solamente se seguían enviando armas por Turquía hacia Siria, con el asesoramiento operativo de la OTAN, sino que como señalan en FarsNews, apenas hace dos meses: Las fuerzas militares turcas enviaron cargamentos de armas y municiones simultáneamente con el entrenamiento militar del grupo terrorista Jeish al-Fatah para asaltar las posiciones del gobierno sirio en Alepo. Mientras tanto, cuatro autobuses habían transferido decenas de militantes terroristas a Idlib vía el cruce fronterizo de Atmeh. Nuevos contingentes terroristas fueron enviados a los campos de batalla de Alepo. Los camiones entraron en Atme el 23 de octubre a través de la región de Bukulmez, que bordea la aldea de Deir Balut en las partes noroccidentales de Alepo, informó al-Ahd dos días después. Informes relevantes también señalaban que en octubre (de 2016) terroristas del Fatah al-Sham Front, capturados por el ejército sirio, habían reconocido que recientemente habían recibido entrenamiento militar en campamentos situados en territorio turco. Desde junio de 2016, más de 4.000 terroristas de diversos grupos, entre ellos Fatah Al-Sham, han cruzado la frontera turca en Siria, especialmente para ayudar a los militantes atrapados en Alepo.

Falsimedia y sus tontos inútiles tergiversadores, como el plumífero de ELMUNDO, prosiguen en su labor de contar una realidad falseada al servicio de los globalistas. ¿Qué pruebas, entonces, hay de que Turquía ha dejado de apoyar al EI si hasta hace dos días enviaba terroristas a Siria? Ninguna. ¿El hecho de que la dictadura turca es ahora objetivo, según la narrativa occidental, de los antiguos terroristas a los que apadrinó? ¿Ha realizado Erdogan alguna acusación, a día de hoy, sobre la autoría intelectual del atentado del día 31, léase EEUU e Israel? ¿Y de su responsabilidad en el adiestramiento de los terroristas? Ni la hay, ni la habrá.No hay ninguna prueba de que Erdogan se haya desvinculado de ISIS-CIA, tal como se ha demostrado en el párrafo anterior, salvo la cháchara del dictador y sus acólitos utilizada como disfraz en su aparente cambio de postura en el conflicto terrorista de Siria.

La diplomacia canalla es así. Turquía, tras su fiasco en Siria (particularmente, Alepo), ahora se aviene a “negociar”, hipócrita y sospechosamente, la paz con Rusia e Irán. Una paz que la dictadura turca convirtió en guerra de exterminio de la mano de sus aliados anglosionistas.

Ya veremos cuanto le dura la farsa criminal al califa otomano y cuanto tarda en aparecer el siguiente atentado con barniz “islamista”.

Yves Chandelon, auditor de la OTAN, asesinado por encontrar vínculos financieros del ISIS con Occidente

44

YVES CHANDELON, AJUSTICIADO POR EL CRIMEN ORGANIZADO DE LA OTAN POR QUERER HABLAR MÁS DE LA CUENTA


Que cualquier persona, común y corriente, piense que EEUU y sus aliados son los que financian, entrenan y arman a un grupo de fanáticos yihadistas en Oriente Medio (o que planifica y ejecuta falsas banderas en Europa) no tiene más relevancia que la de estar en boca de un disidente de las mentiras oficiales. Que lo diga un máximo responsable encargado de supervisar las cuentas de la OTAN es una cuestión de Estado. Yves Chandelon, el jefe auditor de la Alianza Atlántica, fue encontrado muerto, en “sospechosas” circunstancias, en la localidad belga de Andenne (en las Ardenas) a 140 km de la sede de la OTAN en Bruselas y a 100 km de Lens, donde vivía. El crimen de Chandelon podría considerarse perfectamente la tercera falsa bandera ocurrida estos días pasados en Europa, después de la matanza de Berlín y el asesinato del embajador ruso Andrei Karlov en Turquía. Y, en cierto modo, la muerte de Chandelon guardaría paralelismos con el asesinato del comisario de policía de Limoges, Hélric Fredou, después de que este descubriera las conexiones de altas instancias francesas y el Mossad israelí con el atentado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo.

La causa oficial de la muerte de Chandelon nos dicen que fue un “suicidio”, que Chandelon tenía una “deuda” con un amigo de 45.000 euros (la misma que podría tener cualquier hipotecado con un banco y no por ello se “suicida”) y ello le habría ocasionado “depresión” (dado el status económico del fallecido en la Alianza Atlántica es, simplemente, ridícula esa afirmación), que una nota del auditor de la OTAN, a modo de despedida, fue misteriosamente encontrada días después de su deceso. Pero pocos se creen esta “orquestada” versión, entre ellos la propia familia del auditor. Por otra parte, los medios hegemónicos atlantistas han guardado un cuidadoso silencio sobre este oscuro crimen, relegándolo prácticamente a lo anecdótico.

La muerte de Chandelon nuevamente tiene el aroma a un asesinato de Estado. Newsbud, el site de la ex informante del FBI, Sibel Edmonds, apunta irregularidades que, muy probablemente, se les escapó a los autores del crimen: Chandelon era zurdo y el arma del suicidio fue encontrada en su mano derecha. Otro hecho que causa extrañeza es que, según informes oficiales, Chandelon poseía tres armas de fuego registradas a su nombre pero el arma encontrada en su mano, y que dicen fue la que ocasionó el “suicidio”, no era de su propiedad. Las anomalías (o chapuzas) que siempre se suelen omitir deliberadamente, en el caso de que un arma haya sido posiblemente “plantada”, las evidencia Sibel Edmonds. La americana viene a decir que Si una persona se dispara con un arma que, lógicamente, se empuña con una mano, el retroceso haría que la pistola “volara” en lugar de quedarse en las manos de la persona que se suicida, con los dedos empuñándola (salvo muy raras excepciones). Pero es que, rizando el rizo del estrambote (o penosa praxis periodística) incluso medios como el Luxemburger Wort hablaban de suicidio y de que el arma con el que se había cometido el mismo estaba….en la guantera del coche (sic). Entonces, según este medio, la muerte de Chandelon tenía, forzosamente, que implicar a un asesino a sueldo.

Otra secuencia de hechos anteriores a la muerte del auditor de la OTAN es que éste había recibido, en los días previos, una serie de llamadas telefónicas amenazantes y que el hijo de Chandelon, Xavier, había sido puesto sobreaviso por su padre para que custodiara “cierta información”, en caso de que algo le sucediera. Los familiares de Chandelon insisten, por su parte, de que el alto funcionario de la OTAN no se suicidó en ningún caso ya que tenía planes muy concretos a realizar el próximo año. En definitiva, según Edmonds, la muerte de Chandelon, ejecutada por asesinos profesionales, estaría vinculada a los recientes asesinatos de dos diplomáticos rusos: el embajador en Turquía, Andrei Karlov, y otro representante de alto nivel, en Moscú, así como el reciente y sospechoso accidente automovilístico del conductor favorito de Vladimir Putin.

Yves Chandelon fue, al parecer, acosado intensamente en las semanas previas a su asesinato debido a la voluntad de Chandelon de informar sobre un “enorme agujero negro en el presupuesto muy reservado de la OTAN de donde habían “desaparecido” fondos durante al menos cuatro décadas”. Aunque siempre hay que ser cauteloso a la hora de validar una información alternativa lo cierto es que la que sigue es cuanto menos digna de ser tenida en cuenta, dada la solvencia de sus argumentos, aunque no cite expresamente ninguna fuente que bien podría estar muy cerca de la misma OTAN. El hecho de que desde la página de referencia de ese artículo (iris.org) se considere falsa y desacreditada una noticia de días atrás que señalaba el arresto de varios oficiales de la OTAN en Siria sin (cito textual) “proveer fuentes o evidencias” (de la que yo dudé mucho y todavía no se ha aclarado),  da pie a que haya razones para pensar que los autores de IRIS manejan evidencias consistentes en este asunto. El ejemplo de todo ello es que Gladio existió (y existe) y fue la rama terrorista de la OTAN en la guerra fría ¿recuerdan?

El site Iris.org a través de un artículo titulado El agujero negro de 250 mil millones de euros de la OTAN que hizo que el jefe auditor de la Alianza Atlántica, Yves Chandelon, fuese asesinado, nos revela lo que podría ser el verdadero “leit-motiv” del asesinato de Chandelon. Según el autor/es del site: Chandelon era un empleado altamente especializado en temas económicos de la OTAN y sabían en la Alianza que no podía ser sobornado ni extorsionado. Varios de esos intentos ya habían fracasado en el pasado. Al parecer, el Sr. Chandelon estaba trabajando en los últimos detalles de su informe de auditoría interna de la OTAN cuando fue asesinado en su automóvil en Bonneville (Andenne), Bélgica, el 16 de diciembre de 2016. Con toda probabilidad, ese informe de auditoría se habría convertido en el trabajo más importante de toda su carrera como auditor profesional de primer nivel. Desafortunadamente, el informe de auditoría de la OTAN era “demasiado sensible”, tanto que pagó por su vida y eso nos dice algo sobre lo que iba a revelar.

La cadena de hechos relatada en Iris sería la siguiente: En las semanas que precedieron al asesinato de Chandelon a manos de altos funcionarios de la OTAN, quienes ordenaron el “trabajo” de su ejecución, Chandelon poseía expedientes que documentaban detalles suplementarios para el supuesto agujero negro de 250 mil millones de euros en los libros de contabilidad de la OTAN. Se cree que los datos incluidos en los expedientes también habrían permitido que Chandelon tuviera una base sobre la que acusar de corrupción a altos funcionarios de la OTAN y al gobierno belga, así como mostrar evidencias de la financiación de células terroristas por parte de la OTAN, tanto en Oriente Medio (Siria, Irak, Libia, Egipto, Yemen, Palestina) como en Europa, incluida Turquía.

Se podría aventurar que lo señalado anteriormente pudiera parecer lo que el cretinismo oficial llama “teorías de la “conspiración”…pero…pruebas en este sentido (financiación del terrorismo por la OTAN) sobran (entre otras, el Gladio anticomunista de la “guerra fría” y el Gladio B o Gladio islámico, en el presente), y algunas fueron expuestas por Sibel Edmonds (ex del FBI, habilitada al más alto nivel), señalando que el terrorismo de Siria tuvo su origen (o uno de ellos) en la base de la OTAN de Incirlik, en Turquía. Por tanto, la credibilidad de lo dicho en el site IRIS tendría un sólido referente argumental. En IRIS inciden en que La financiación e instrucción de células terroristas en el Oriente Medio por parte de la OTAN es similar a la cooperación que está haciendo el gobierno estadounidense con los llamados rebeldes moderados en Libia, Siria e Irak, mientras que la reciente financiación de células terroristas en Europa por la OTAN recuerda aterradoramente a las campañas terroristas de Gladio.

Como se ha dicho antes, los medios de tergiversación masiva han circunscrito este hecho a un caso de “suicidio”, evitando dar más propaganda de la debida no sea que la basura aflore por donde menos lo esperan. Y es que como dicen en IRIS todos los indicios apuntan al asesinato de Chandelon e incluso su familia lo sabe y está dispuesta a contarlo en público (poco o nada de caso les harán), incluyendo algunos de sus amigos más cercanos. La OTAN tiene un pasado (y presente) verdaderamente siniestro. Así que lo reseñado por IRIS sería, más que un conjunto de sospechas, una combinación de probables certezas.

Dice Thierry Messian, respecto de La OTAN, y los intentos del crimen atlantista por socavar la credibilidad de sus críticos, que esa organización trató primero de silenciar a los ciudadanos que querían saber la verdad sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001. Luego arremetió contra los que cuestionan la versión oficial de las «primaveras árabes» y de la guerra contra Siria. Como una cosa lleva a la otra, después atacó a quienes denunciaban el golpe de Estado en Ucrania. Ahora, la OTAN se inventa una seudo ONG para que acuse como agentes rusos a todo el que haya hecho campaña por Donald Trump.

sin-titulo

LA CONTRIBUCIÓN DE ESPAÑA A LA FINANCIACIÓN DE LA OTAN: 236, 7 MILLONES DE EUROS EN 2014 PARA SOSTENER EL CRIMEN DE UNA ORGANIZACIÓN TERRORISTA.

Conviene, finalmente, repasar (lo haré lo más someramente posible) el pasado de sangre y crimen masivo de esta organización de asesinos natos a la cual pertenecen las “democracias europeas”, un poco para comprender que todo lo anteriormente expuesto está muy lejos de ser una fabulación “conspirativa”, como tanto gusta decir a los palmeros del oficialismo otánico.

Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial y bajo la máscara de una retaguardia (“stay-behind”) contra los potenciales (e inexistentes) “invasores soviéticos”, las fuerzas encubiertas de la OTAN (de nombre clave Gladio) se transformaron en terrorismo psicológico y físico fundamentalmente en los llamados años de plomo (finales de los sesenta a últimos de los ochenta del siglo XX), en los que cientos de personas inocentes perecieron en una guerra por el terror en las calles de Europa. Dichos atentados fueron atribuidos a organizaciones terroristas de extrema izquierda (infiltradas por la CIA y Gladio) para demonizar a los partidos comunistas occidentales e impedir que éstos accedieran al poder político. Los ejércitos secretos de la OTAN hicieron el trabajo sucio a los militares de la Alianza Atlántica y a los políticos de Europa forjando vínculos con el crimen organizado y grupos terroristas neofascistas para cometer crímenes como el de Piazza Fontana, en Milan; Peteano en Italia (con tres carabinieri muertos); en la Oktoberfest de Munich, en Luxemburgo, en Brabant o el infausto atentado de la estación de tren de Bolonia, por citar los más relevantes.

Golpes de Estado respaldados por la OTAN derribaron a los gobiernos de Grecia y Turquía y lo intentaron en Italia, en 1970, El estado isleño de Chipre se dividió en medio de un genocidio. Grupos armados como las Brigadas Rojas y la Baader-Meinhof fueron manipulados y controlados hábilmente por Gladio. El primer ministro sueco Olof Palme y el ex-primer ministro italiano Aldo Moro fueron asesinados, también, por Gladio. El Papa Juan Pablo II fue tiroteado por ultraderechistas turcos de los Lobos Grises, todos a sueldo de OTAN-Gladio. Los asesinatos masivos en la isla de Utoya, en Noruega, en julio de 2011 fueron una falsa bandera de Gladio. La intervención de la OTAN en Yugoslavia es bien conocida por sus ataques deliberados contra la población civil, con el lanzamiento de bombas anti-persona y gases tóxicos, también de la financiación del terrorismo yihadista sectario (AlQaeda) y del apoyo a la mafia criminal terrorista del UCK kosovar. En Afganistán, la intervención de la OTAN ha ocasionado más de 27.000 muertos desde 2001, con ataques indiscriminados a aldeas civiles.

El recital de criminalidad de la OTAN ha tenido también como protagonistas, entre otros, al banquero Roberto Calvi, asesinado en Londres, junto al río Támesis, en 1982 o al arquitecto de Gladio en Europa, el general norteamericano Lyman Lemnitzer, quien estuvo implicado en la reintroducción, en 1944, de la mafia en Sicilia y en el asesinato del presidente John F. Kennedy en Dallas y su hermano Robert Kennedy. Las operaciones secretas de la OTAN estuvieron detrás de la financiación y actividades subversivas del sindicato polaco católico anticomunista Solidarnosc, de la caída de la Unión Soviética, de las revoluciones de color de Europa del Este y del Norte de África y de las masacres de Libia, hasta llegar a día de hoy con su implicación en otros eventos terroristas de todos conocidos como son los del 11-m, 7-j (Londres), Charlie Hebdo, los ataques al aeropuerto de Bruselas o los de París, Munich y Berlín…

Como dicen en Iris Con el asesinato de Yves Chandelon todas las esperanzas de una OTAN transparente, y la posibilidad de que existan “menos” guerras a través de ella, se han esfumado. Nadie, de dentro de la institución, se atreverá jamás a romper el silencio sobre la corrupción dentro de la OTAN y su participación en la matanza ilegal de millones de personas inocentes en Oriente Medio, África y Europa.

Ankara y Berlín: dos eventos terroristas coordinados y ejecutados por Occidente

ANDREI KARLOV, EMBAJADOR DE RUSIA EN TURQUÍA, ASESINADO A SANGRE FRÍA POR OCCIDENTE

ASESINATO DEL EMBAJADOR DE RUSIA EN ANKARA: UN PLAN ORQUESTADO DESDE EEUU, LA OTAN E ISRAEL, CON PLENO CONOCIMIENTO DE LA DICTADURA TURCA

Es un hecho consumado que Rusia está siendo acribillada en los últimos tiempos, y desde todos los frentes terroristas (tanto los mediáticos, los políticos , como los militares), por el imperio y su servidumbre aliada, que no han tolerado las exitosas intervenciones de Rusia para aplastar al terrorismo sponsorizado por Washington y sus lacayos criminales en Siria, abortando o paralizando el oso ruso sus planes de conquista por la hegemonia geopolítica. A Rusia le han hecho todo tipo de fechorías: derribarle un avión civil con más de 200 pasajeros de nacionalidad rusa, en Egipto, bajo la siempre “hábil” coartada del “terror yihadista” pero que, en realidad, escondía en su trastienda los hilos del terrorismo de Estado made in CIA-Mossad; la dictadura turca hizo otro tanto con el derribo de un avión de combate ruso SU-24 en territorio sirio; los terroristas rebanacuellos de Occidente apoyados por la CIA echaron también abajo un avión ruso de suministros que iba destinado a la población civil de Siria…y ahora han asesinado a un representante diplomático en Turquía, el embajador Andrei Karlov. Un crimen de falsa bandera, este último, ejecutado mediante un vociferante zombi al que adiestraron, programaron y narcotizaron, en plan MK-ULTRA, para cumplir su “tarea yihadista” y posteriormente ser liquidado como todo buen “patsy” (tonto útil, según jerga americana) que se precie. Muerto el oneroso testigo-chivo expiatorio, no hay posibilidad de comprometer la versión oficial, faltaría más.

Creerse a estas alturas que un pistolero “solitario”, en nombre de Alepo, Ala Akbar y la yihad, ha podido cometer un asesinato de un representante diplomático de alto nivel por cuenta propia y sin, probablemente, antecedentes de “radicalismo islámico” es creer en cuentos infantiles navideños y seguir por la senda distorsionadora marcada por los mass-mierda. Quizás tan sorprendente como lo anterior sea el hecho de que un tipo se colocara detrás del embajador ruso, sacara un arma y ni dios, ni cristo bendito policial-escolta hiciera acto de presencia alguno para aniquilar a un sujeto que tuvo tiempo de disparar hasta seis veces, cómodamente, sobre el embajador ruso. Ni siquiera había policía secreta turca armada en el interior del edificio. Hasta que llegaron equipos policiales especiales….avisados en el momento oportuno. Las complicidades apestan hasta Estambul y la Casa Blanca. Pero, una vez puesto fuera de la circulación el “patsy” resulta muy rentable utilizar todo tipo de maniobras de distracción y endilgar al atacante muerto su pertenencia a la facción de Fethullah Gulen, un islamista multimillonario exiliado…en EEUU, que ya resulta cómico hasta niveles inenarrables. Gulen es el que dicen adversario jurado de Erdogan por hacerse con el control de Turquia y al que culpabilizaron del (auto) golpe de Estado que ejecutó el propio dictador turco.

Porque hay que convenir que el dictador Erdogan y su cuadrilla de criminales otomanos han tenido y tienen vínculos con el Estado islámico, con el que han traficado a placer el crudo robado por el ISIS siempre bajo la cobertura y asesoramiento de militares estadounidenses. Que Turquía es miembro de la OTAN, organización que tiene una base cerca de la frontera siria, en Incirlik, donde según la ex empleada del FBI de origen turco, Sibel Edmonds (ver Sibel Edmonds y el terrorrismo de Gladio B), se entrenó a terroristas yihadistas con el fin de enviarlos a Siria a través de la frontera con Turquía. Que, incluso, Erdogan creó en suelo turco, en la región de la ciudad de Sanliurfa, un hospital secreto para los yihadistas del Estado Islámico heridos en combate, los cuáles eran transportados por el MIT (la inteligencia turca) en vehículos militares. Dicha ciudad contaba, además, con un campo de entrenamiento de AlQaeda. Que las credenciales del fascista Erdogan son la ejecucion de decenas de atentados terroristas de falsa bandera para continuar su guerra de exterminio contra los kurdos del PKK, encarcelar a periodistas disidentes e intimidar opositores.

En definitiva, que en Turquía ha operado la CIA cómo y cuando ha querido en estrecha colaboración con los servicios secretos de las diferentes dictaduras turcas, particularmente, en los últimos cuarenta años, mediante golpes militares, atentados terroristas, asesinatos de periodistas e incontables crímenes más. Erdogan, dicen, es imprevisible…pero no tanto para salirse completamente del guión pactado con el amo americano. ¿Qué dijeron la UE y EEUU después del (auto) golpe de Estado fracasado y las medidas represivas ejecutadas por el dictador turco con miles de detenciones? ¿Qué han dicho los “demócratas” mundiales respecto de la Turquía de Erdogan como país que mayor número de periodistas ha represaliado y encarcelado? ¿Libertad de información? Sólo se vulnera en Venezuela y Cuba, claro.

Entonces, ¿Erdogan pudo haber estado detrás del crimen del embajador Karlov? No necesariamente como planificador, pero sí “dejando hacer” que el complot de sus socios de la OTAN se llevase a cabo. Un apunte de última hora dice que Según la prensa turca, en los últimos meses, Mevlut Met Altintas –el policía turco que abatió a tiros al embajador ruso en Ankara– había participado 18 veces en el servicio de protección del presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Lagarto, lagarto…¿Al servicio de escolta de todo un presidente de gobierno no le filtran con telescopio a los que van a protegerle?

Erdogan, con sus ínfulas de dictador-represor-golpista no deja de ser una marioneta de EEUU e Israel. Sus ocasionales y teatrales críticas al Estado judío o a EEUU son representaciones simiescas. Al igual que su sospechoso “acercamiento” a Rusia, que pudiera parecer a muchos sincero. En realidad, el tirano turco estaría escenificando su papel de agente doble al servicio de sus amos políticos sionista-occidentales. Ni Erdogan ni sus servicios secretos hubieran evitado el crimen del embajador ruso si la CIA lleva adelante sus propósitos. Y desconocer los planes de la CIA…no es algo que ningún servicio secreto amigo se desentienda de ellos. El Gladio B no admite medias tintas ni bastidores sobre los que ejecutar sus acciones criminales.

Tal vez la sorpresa venga de un decepcionante Vladimir Putin que lleva a extremos casi imposibles su concepto de la diplomacia, afirmando que lo que han pretendido los autores intelectuales con el asesinato de su diplomático es enturbiar las relaciones de Rusia con Turquía. El trasfondo puede ser claro en las palabras del zorro Putin: existe alguien con suficiente poder en Occidente que planificó el crimen. Aunque mi particular punto de vista es que a Rusia nada se le ha perdido en Turquía salvo el vil metal y caer en una emboscada tras otra como la del derribo (también planificado) de su avión SU-24 por la fuerza aérea de la dictadura turca.

El cambio de “registro” de Erdogan hacia Rusia no es creíble. Sólo puede haber trampa y cartón en su interior. Sinceramente, después del asesinato de Andrei Karlov pienso que Rusia debería exhibir fuerza bruta y músculo contra la “negligente” dictadura otomana que permitió el asesinato de su embajador y el derribo deliberado de un avión de combate ruso, además de por ser partícipe absoluto el régimen turco en la guerra criminal contra Siria. Putin, igualmente, debería empezar a mover ficha contra EEUU, Israel y la OTAN, los autores intelectuales del asesinato de Ankara. Pero cualquiera sabe a qué cartas está jugando el líder del Kremlin.

¿Se imaginan qué hubiera sucedido si al Estado terrorista de Israel o a EEUU le tocan uno de los suyos? Sólo recordar qué hizo EEUU en 1986 cuando en la falsa bandera de la discoteca La Belle (frecuentada por soldados USA) de Berlín occidental,  la colocación de una bomba ocasionó tres muertos: Ronald Reagan, presidente norteamericano, ordenó el bombardeo sin piedad de Libia acusando falsamente a este país de ser el autor intelectual de un atentado que fue obra de la CIA, el Mosssad y el BND.

Finian Cunningham no tiene dudas a este respecto y vuelve a dar en la diana otra vez señalando que “la mano asesina de Occidente está detrás del asesinato del embajador Karlov”. Honestamente, dice Cunningham, la conclusión es que los gobiernos occidentales, sus diplomáticos y los medios de comunicación dirigieron el arma que asesinó al embajador Andrey Karlov.

Respecto de la ponzoña mediática española y su repulsiva mendacidad criminal…justificando sibilinamente el asesinato (la “dolorosa” pérdida de Alepo). ¿Qué se podía esperar de semejante escoria?

Los del síndrome de Down (con perdón para este colectivo), JotDown, panfleto pseudocultural vinculado al diario pro-terrorista ELPAIS, también nos dejaron su  particular “homenaje”-burla al diplomático asesinado:

c0dtcuoweaaklrc

FALSA BANDERA TERRORISTA EN BERLÍN. REEDITANDO NIZA, VERSIÓN 2.0

Después del “trabajo” de eliminar al embajador ruso en Ankara, los gestores terroristas del Gladio B tenían otra pieza de terror preparada para sincronizarla con el crimen de Ankara. Se trataba de la versión del “camionero asesino” puesta en práctica en Niza meses atrás, donde un yihadista expréss embistió a un numeroso grupo de personas que estaban en un paseo marítimo. No podía faltar, pues, una false-flag de fin de año y en fechas “señaladas”. Esta vez la falsa bandera le correspondió a Berlín, en su concurrido mercado navideño, donde lamentablemente se produjeron, al parecer, una docena de muertes. No hace falta decir que este nuevo episodio de falsa bandera repugna tanto como los anteriores.

Según cuentan algunos medios del propagandismo otánico, las autoridades alemanas estaban sobrealerta de una conspiración para atacar el mercado de Navidad de Berlín, en los días previos a esta nueva tragedia. EEUU, por su parte, había alertado a sus ciudadanos de posibles ataques terroristas a mercados como el de Berlín, hace apenas 4 semanas. ¿Les suena familiar esta canción? Sí ¿verdad? Un hallazgo criminal que desmonta, por la vía rápida, la farsa sangrienta del Gladio B. Cito textual cómo los perpetradores usanos advierten (a los suyos, claro..), de alguna manera, de la futura ejecución de su propio crimen…¡y con fecha de caducidad la false-flag, oiga!. Aunque la advertencia está actualizada, la misma fue hecha, repito, cuatro semanas antes:

El Departamento de Estado alerta a los ciudadanos estadounidenses ante un mayor riesgo de ataques terroristas en toda Europa, especialmente durante las fiestas navideñas. Los ciudadanos estadounidenses deben tener cuidado en los festivales de vacaciones, eventos y mercados al aire libre. Esta alerta de viaje caduca el 20 de febrero de 2017.

Información creíble indica que el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL o Da’esh), al-Qaida, y sus filiales continúan planeando ataques terroristas en Europa, enfocados a la próxima temporada de fiestas y eventos asociados. Los ciudadanos estadounidenses también deben estar alerta a la posibilidad de que simpatizantes extremistas o extremistas auto-radicalizados puedan realizar ataques durante este período con poca o ninguna advertencia. Los terroristas pueden emplear una amplia variedad de tácticas, utilizando tanto armas convencionales como no convencionales y dirigidas tanto a intereses públicos como privados.

Si viaja entre países de Europa, visite el sitio web de la embajada o consulado de los Estados Unidos en su ciudad de destino para recibir cualquier mensaje de seguridad reciente.

En bandeja de plata. No puede caber mayor desvergüenza criminal autodelatora. Tanta como es el hecho de que en el mercado de Berlín, puestas las autoridades alemanas en alerta antiterrorista, no hubieran adoptado medidas de seguridad adicionales, si es que realmente existía alguna seguridad en ese recinto. Otro fiasco-chapuza deliberado de un país del Primer Mundo. Son las cosas…del “teatro” de Gladio. Verdaderamente asombroso. Lanzan una alerta desde el Departamento de Estado norteamericano sabiendo, “no se sabe cómo” (sic), que los yihadistas van a atentar contra mercadillos navideños…pero en vez de reforzar la vigilancia en los mismos o ir a la captura de los terroristas (¿entonces de dónde sacaron la información?)…dejan hacer. Un maldito refugee pone en jaque a todos los servicios de inteligencia del mundo. Simplemente delirante. Saquen sus conclusiones.

Lo más probable es que la agencia del crimen organizado, CIA, nuevamente haya aparecido por Berlín con sus señas de identidad sangrientas, con la más que probable cooperación de su aliado nazi del BND (los de la inteligencia de Alemania). Así lo deja caer Stephen Lendman, periodista de Chicago quien señala que el ataque en un mercado navideño de Berlín puede ser una operación de “bandera falsa” patrocinada por el Estado para empujar a Alemania a jugar un papel más activo en la llamada guerra contra Terror en la región de Oriente Medio. Muy posiblemente las manos sucias de la CIA hayan estado involucradas en lo que pasó en Berlín.

Pero es que hablando de señas de identidad…¿No se lo creen? El tunecino-cabeza de turco elegido para el sainete berlinés…sí, efectivamente..se dejó la documentación en el camión antes de “huír”. Lean: El documento encontrado en la cabina del camión está expedido en el distrito de Kleve del estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste del país), según el “Allgemeine Zeitung” de Maguncia, que señala que el sospechoso tenía documentos con diferentes nombres y fechas de nacimiento. Otra vez tenemos al terrorista tonto olvidadizo con sus documentos de identificación dejados para que la perspicaz policía alemana ponga precio a su cabeza: 100.000 euros, dicen. al que encuentre un fantasma. Ya les vale…al menos podían cambiar de guión por una vez para dar más credibilidad a esta farsa grotesca de los “objetos perdidos”.

Pero hay más…y es que el “terrorista” del mercadillo navideño, como en anteriores eventos de falsa bandera (11-s, 11-m, 7-j, Charlie Hebdo, etc), era conocido por las fuerzas de seguridad alemanas: Las autoridades alemanas han informado de que el joven estaba siendo investigado por su presunta implicación en un delito grave contra la seguridad del Estado y a la espera de ser expulsado. La narrativa, como ven, sigue siendo la misma. El patrón se ajusta al milímetro en todos y cada uno de los ataques terroristas bajo falsa bandera.

Lendman apunta que “Alemania es un aliado muy importante de Estados Unidos y un ataque como este podría haber sido organizado para hacer despertar a Alemania del terrorismo y mantener al país en la agenda imperial de Estados Unidos en Oriente Medio”. Alemania ha sido “parte de las guerras imperiales de Estados Unidos junto a aliados de estados canallas como Arabia Saudí, Qatar, Israel y otros estados [del Golfo Pérsico]”.

Un hecho contumaz, que refiere Lendman, es fundamental para entender los dos episodios terroristas de Estado ocurridos en Ankara y Berlín. Según Lendman, “el momento [del atentado de Berlín] coincide con la liberación de Alepo, con el asesinato del embajador de Rusia en Turquía y con la decisión del Colegio Electoral en Estados Unidos de confirmar la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

La opereta berlinesa del camión-asesino clonado de Niza, con el autor del crimen “fugado” (¿cómo fue posible?…bueno, ya le “encontrarán” y le darán matarile, como es costumbre), la reivindicación-coartada del ISIS (el patrocinado de EEUU, Israel y la OTAN) junto al asesinato del embajador Karlov, forman parte de una misma tramoya o guión redactado en el pudridero criminal de Occidente.

Los globalistas y su red Gladio B ya no saben qué hacer o a quién matar para expandir su neocolonialismo homicida.

[ACTUALIZACIÓN] LIQUIDAN AL “PATSY” COMO COROLARIO AL BURDO TEATRO BERLINÉS

Como estaba cantado, el tonto útil de la falsa bandera terrorista de Berlín terminó siendo ejecutado, cerrando, una vez más, la “false-flag” con la desaparición física de otro de los chivos expiatorios que utilizan para los eventos terroristas del Gladio B. Esta vez han buscado un rocambolesco “cierre” del caso encargando el trabajo sucio a otros siniestros expertos en falsas banderas: los italianos de Gladio. Tan increíble y absurda es la fuga del aparente “camionero terrorista” (eludiendo todo tipo de controles policiales en Alemania; vamos, todo un “genio”) como la versión oficialnoica en la que, sorpresivamente, el tunecino prefabricado en la sede de la CIA, apareció nada menos que en Milan. Impresionante.Sobre todo teniendo en cuenta que el propio fiscal federal de Alemania ha dicho que es crucial saber cómo Amri había llegado a Italia a pesar de que hay indicios de que sus lesiones le habrían impedido cubrir largas distancias. Es más, la policía dijo que Amri estaba herido, y por lo tanto no se arriesgaría a viajar demasiado lejos. ¿Quién trasladó al tunecino hasta Milan en butaca de patio y allí le endilgaron una emboscada?

Vean lo que nos cuenta falsimierda:

milan-660

FÍJENSE EL “POLLO” TUNECINO QUÉ RECORRIDO HIZO. SE DESHIZO DE LA “GESTAPO” ALEMANA DE PUNTA A PUNTA DEL PAÍS. TUVO TIEMPO PARA TOMARSE UN VERMUT EN CHAMBERY (FRANCIA) Y EN MILÁN SE TOPÓ CON LA PASMA EN UN RUTINARIO CONTROL DE CARRETERA. SI JUEGA A LA LOTERÍA LE TOCA FIJO….EL GRÁFICO ES PURA TOMADURA DE PELO, POR DESCONTADO

Para rematar la faena se topa con dos policias que seguramente hacía lustros que no pedían la documentación a nadie…y, vaya por dios, dieron con el tipo más buscado de Europa y del mundo que no se le ocurrió otra cosa que disparar a los agentes, con tan mala puntería que el patsy fue “frito” literalmente a tiros. Por supuesto, la narrativa, para que parezca lo más realista posible, debe incorporar a un policía herido…Y, cómo no, la reivindicación de la franquicia de la CIA, el Estado Islámico, en la autoría del atentado de Berlín y la refriega de Milán..no podía faltar tampoco: la agencia de comunicación ligada al autodenominado Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés), ha anunciado que el hombre muerto en Milán es el autor del atentado de Berlín, asegurando que “murió mientras llevaba a cabo otro ataque contra una patrulla de policía en Milán”. Por cierto, se habla de que el patsy tunecino era más bien de vida licenciosa…vamos, que de “yihad” ni por correspondencia…

¿Qué montaje nos deparará Gladio B próximamente?

Munich en modo estrategia de tensión: llamando a los actores de crisis

la-fg-shooting-in-munich-germany-photos-20160722-623x351

El episodio de días pasados en Munich, donde un “alocado” mozalbete germano-iraní montó en cólera en un McDonalds de la ciudad bávara matando a nueve personas, colocan a esta “original” y “confusa” falsa bandera como un evento sobre el que planean algunos interrogantes y otras tantas evidencias de libro que no la van a apartar, ni mucho menos, del serial europeo “false-flag” de los últimos años. Descartado por el oficialismo el vínculo ISIS o la motivación antirefugee del tonto útil al que han asimilado la masacre, los de la propaganda oficialnoica han afirmado, del variado repertorio que nos han ofrecido del sujeto en cuestión, de nombre Ali David Sonboli, que este chico-asesino-suicida sentía fascinación por Lars Breivik, el asesino oficial de la matanza de Utoya en Noruega, ocurrida exactamente el día 22 de julio de 2011, una falsa bandera con autoría de “lobo solitario”. El tipo Ali David, personaje desequilibrado, era idóneo, pues, para ser un objetivo manipulable como lo fue el noruego Breivik.

A este respecto hay que decir (o recordar) que el cabeza de turco ultranacionalista Breivik fue la marioneta escogida por los perpetradores para, junto a otros, ejecutar la matanza de la isla de Utoya y colocar una serie de bombas en el centro administrativo de Oslo. Precisamente, un profesor noruego, Ola Tunander, escribió un estudio detallado de aquel evento de falsa bandera para la revista Estudios de Seguridad, revisada por pares. Su conclusión fue que el ataque de Noruega había sido orquestado por la inteligencia israelí (Mossad). Tan arriesgada y certera conclusión fue, lógicamente, ignorada por los medios de falsificación globalistas.

Del tal Sonboli nos han dicho que sus problemas psiquiátricos derivaban de haber sufrido bullyng. Una narrativa al alcance de todos, tan simple como efectiva y efectista, cambiando oportunamente el guión islamista por el de perturbado solitario víctima de acoso escolar y encima fan de un demente noruego. Así que…colorín colorado esta farsa se ha terminado. Pero la lectura puede ser perfectamente otra: cinco años exactos después de la “hazaña” de Breivik y sus monitores del Mossad en Noruega se ejecuta una moderada matanza en Munich, mediando un absurdo “loco solitario” de pasado traumático y con, de nuevo, sospechosamente, la inteligencia judía en el horizonte del suceso.

Históricamente, en la trama criminal de Gladio del siglo pasado, cuando los planificadores terroristas de la OTAN, la CIA y los distintos servicios de inteligencia europeos orquestaban el terror político por toda Europa con sus marionetas de ultraderecha o extrema izquierda, se ejecutaban, al mismo tiempo, hechos de crueldad “inexplicable” llevados a cabo por asesinos aparentemente sin motivación concreta alguna, pero que luego fueron confirmados como terroristas del engranaje de Gladio. Esas fueron las masacres que se produjeron en la localidad belga de Brabant (en la década de los años ochenta) donde una serie de hombres armados dispararon indiscriminadamente contra restaurantes y supermercados de esa ciudad, causando varias víctimas mortales en un lapso aproximado de dos años. Los asesinos eran denominados, entonces, como extremistas sin ideología alguna por los vocingleros falsimediáticos.

En definitiva, ayer como hoy, el entramado Gladio buscaba organizar un caos geopolítico. Pero sobre todo los globalistas han tratado de poner en práctica algo que se puede correlacionar perfectamente con el reciente episodio de Munich, y es lo que apuntó, en su día, el ex espía del Mossad Victor Ostrovsky, a propósito de los asesinatos masivos de Brabant: las matanzas de Brabante, dice Ostrovsky, se llevaron a cabo por elementos del ejército secreto de Gladio, engañados y manipulados por la inteligencia israelí, para que la gente tuviera la necesidad de saber qué es lo que se entiende por “seguridad”. Merkel, la reichsführer alemana,  ya ha dicho que garantizará que el Estado proteja “la seguridad y la libertad”. Por cierto, la participación del Mossad en la estructura del Gladio de la guerra fría podría ser más importante de lo que parece o aparece en la literatura existente al respecto.

Hay quien sugiere que la matanza de Munich es algo así como un recordatorio de aquel otro teatral acto terrorista de falsa bandera que organizó el Mossad en los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972, donde un grupo “palestino” denominado Septiembre Negro (fabricado por la inteligencia israelí para demonizar a los palestinos) se hizo célebre por el secuestro y asesinato de once atletas judíos en la Villa olímpica alemana. Uno de los principales “cerebros” de aquella opereta judía fue el palestino Abu Nidal, un conocido mercenario del Mossad y agente de la CIA que realizó innumerables actos terroristas en la década de los años setenta y ochenta los cuales beneficiaron y victimizaron enormemente al Estado judío y satanizaron a la OLP de Arafat. Según el escritor Patrick Seale Abu Nidal fue, sin duda, un agente del Mossad. Prácticamente toda la actividad terrorista que desarrolló benefició a Israel. Hasta uno de los más fieles verdugos de Hitler, el mítico nazi Otto Skorzeny, refugiado en la España de Franco y luego padrino político de los argentinos Perón, fue agente del Mossad israelí. Y es que nada es lo que parece en el universo de maldad del Estado judío.

Pero volvamos al Munich de McDonald’s. La narrativa oficial de la matanza muniquesa choca, nuevamente, con el hecho de que testigos reportaron en el lugar del crimen haber visto al menos tres o cuatro individuos que portaban fusiles automáticos, mientras que otros dijeron haber oído “Ala es Grande” en boca del asesino. Ninguna de estas observaciones, por supuesto, han aparecido en la fábula oficial, a pesar de que salieron publicadas en bastantes medios e incluso en boca de autoridades germanas. El guión del “lobo solitario” volvía a resultar familiar como en otras falsas banderas, al igual que el “suicidio” del atacante en un lugar remoto de Munich donde no se pudiera verificar, independientemente, esta hipótesis oficial. Espera….¿qué característa esencial suele figurar como ingrediente en una “false-flag”? Sí, ejercicios policiales simulados, de carácter “anti-terrorista” o no…en el lugar del crimen o aledaños. Una fórmula de falsa bandera que no suele fallar. En Munich volvió a repetirse este ya torpe guión.

Sin título231

Otro aspecto de la escenografía de Munich, sin duda bizarro, es la conversación mantenida, a gritos, entre el asesino germano-iraní con un vecino que estaba apostado en un tejado, y que alcanza momentos de surrealismo de difícil calificación. El atacante da la impresión de ser lo más parecido a un tipo MK-Ultra controlado previamente para ejercer de desquiciado psicópata. Por otro lado, hay dos coincidencias entre Niza y Munich: el gobierno francés ordenó el secuestro de todas las cámaras de seguridad del paseo marítimo de Niza, mientras que sus colegas policiales muniqueses conminaron a la gente a no publicar nada en Internet referente a las operaciones policiales en curso que pudiera “ayudar a los terroristas”. Lagarto, lagarto….que nos pillan con las manos en la masa.

Recientemente, la ficción oficial alemana habla de que el asesino del McDonald’s compró su arma por Internet (sic) y estuvo planificando el ataque durante un año, además de contar con un “colaborador” afgano. Una coreografía engañabobos más para consumo del desinformado.

URGENTE: SE BUSCAN ACTORES DE CRISIS PARA LAS FALSAS BANDERAS. MOSSAD, TENEMOS UN PROBLEMA

mossad agents

EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO (RICHARD GUTJAHR)…Y LA SIONISTA DEL MOSSAD (EINAT WILF). FILM CORTESÍA DE JUDENWOOD

Efectivamente, deben andar faltos de personal en las cloacas de inteligencia judías porque utilizaron a un mismo “actor” para grabar con video, malamente (a posta), los episodios “false-flag” de Niza y Munich. Esta, quizás, sea la parte más sustanciosa de la porquería muniquesa. Richard Gutjahr, periodista alemán freelance, el hombre de ambos videos, estuvo contra todo pronóstico en aquellas dos localidades, distantes entre sí, pero con una asombrosa capacidad por parte de nuestro actor para concurrir a ambos eventos de forma milagrosa. Lo que se dice un hombre con “suerte”. ¿Pero Gutjahr podría ser un hombre del Mossad?

En realidad, esto esto último sería de dudosa relevancia si no fuera porque la información relativa a su mujer es la que tiene verdadera enjundia. Gutjahr está casado con Einat Wilf, una más que presumible agente del Mossad y antiguo miembro del Knesset o Parlamento israelí. Wilf sirvió como teniente en la Unidad 8-200 de las Fuerzas de Defensa de Israel, en la sección de inteligencia para el descifrado de señales, además de ser asesora en política exterior del ex primer Ministro Shimon Peres y candidata a la presidencia del influyente Congreso Mundial Judío. Wilf es, no hace falta decirlo, sionista hasta la médula y dicen que “atea”…supongo que por la gracia de Sión. Todo ello publicado en la Wikioficialpedia, conste.

El tal Gutjahr ha sido, pues, uno de los actores de crisis más prominentes de las últimas falsas banderas. Algo que se le ha escapado “incomprensiblemente” a esa brunete hegemónica mediática que valida como loros amaestrados las tragaderas oficiales. Fue una coincidencia trágica, cantan algunos con ánimo de despotenciar las sospechas hacia el personaje. ¿Trágica para quién? ¿Podemos preguntar a su mujer?, dice con sorna un usuario de un medio en inglés. Es como en el cine, no parece real, afirmaba don Ubicuo Gutjahr, respecto del ataque que “grabó” en Munich. Efectivamente, era de cine y él era el actor principal.

Gutjahr estuvo allí, en Niza, de vacaciones pagadas por el Mossad, en un hotel cercano al suceso. Y en vez de pasear por Niza la nuit o tomarse un gin tonic en el jacuzzi…casualmente se puso a rodar desde el balcón de la habitación una película en formato VHS con un camionero del ISIS de protagonista, ex-mujeriego y aficionado a la bebida pero reconvertido de ayer para hoy en rebelde con causa (islámica). Y es que los milagros de Alá obraron, tanto para el yihadista que nos colaron de contrabando como para el avispado reportero alemán quien apareció, días más tarde y furtivamente, en un Mcdonald’s de Munich demostrando tener otra vez un olfato infalible para las false-flag y “pericia” para rodar un mal spot publicitario con un zombi en apuros.

En Munich se montó otra estratagema criminal de los globalistas, con diferente argumento para variar, distinto protagonista ideológico, atrabiliario guión, pero con la certeza, como decía Victor Ostrovsky, de que tenemos que tener claro que estamos viviendo, y vamos a vivir, en un Estado de seguridad policial global. Europa ha muerto, dijeron los Ilegales.