Categoría: Wikileaks – Espionaje Global

Los informantes de la red de espionaje global. Hedges, Solzhenitsyn y los 'gulags'

hackers-hacking-3

En los últimos años (en realidad se remonta incluso a la década de los setenta), una red masiva de espionaje a ciudadanos, entidades, líderes políticos mundiales, etc, se ha puesto en marcha por parte de la conocida como NSA (Agencia Nacional de Seguridad) de EEUU y también la CIA en coordinación con otros organismos de inteligencia de los países de la OTAN y la colaboración de empresas de telecomuniciones y de Internet (plataformas “sociales” como Facebook) que posibilitan este espionaje masivo. Llevan tejiendo durante décadas una enmarañada red de vigilancia global sin precedentes vulnerando toda privacidad que se les ponga por delante. La RDA, paradigma para Occidente del control “totalitario” sobre la población, espiaba, básicamente, para garantizar su supervivencia política y también para evitar atentados y sabotajes terroristas en su territorio por parte de la CIA y el espionaje alemán federal, el neonazi BND. Pero ¿y las democracias otánicas? ¿quién las amenaza? ¿ese terrorismo “global” que ellas mismas han creado para controlar territorios y recursos? ¿La Rusia de Putin que les está desmontando el fraude criminal “yihadista” en Siria? ¿El régimen chino que supone una competencia económica “desleal” e intolerable a la hegemonía estadounidense?

Hoy, en Occidente, abundan esos controles policíacos que la propaganda del Oeste siempre ha achacado a los que fueron Estados socialistas del Este. Controles refinadamente modernizados, eso sí: cámaras de videovigilancia como setas en lugares públicos, con la excusa de combatir los delitos; implementación de registros totalitarios, humillantes y abusivos en los aeropuertos o, más moderadamente, en las estaciones de trenes; profusión de scaners para acceder a edificios públicos y otros tantos privados; acopio de nuestros datos particulares mediante ficheros públicos y privados…

En definitiva, tenemos un complejo arsenal de sistemas de seguridad y controles personales cada vez más estrictos y perfectos, que han crecido de forma exponencial gracias, entre otras cosas, a las falsas banderas terroristas. Todo por nuestra “seguridad”, nos dicen…pero no por ello van a seguir “evitando” las “amenazas terroristas”, porque ahí están…siempre latentes. Son “inevitables”. Los yihadistas son gente muy lista, aunque no hayan estudiado ni en un colegio de ratas. De vez en tanto nos lo recuerdan: “hay peligro de atentado…de ataque indiscriminado de los yihadistas”. Este, u otro país occidental, puede ser objetivo del “terrorismo islámico”…que ellos patrocinan y manejan a través de sus servicios de inteligencia. Nos anticipan la farsa criminal de Estado con antelación y, de esta manera, incrementan solapadamente, todavía más, el control sobre los ciudadanos. Quieren que tengamos el miedo en el cuerpo para que, los menos informados, apoyen medidas draconianas y dictatoriales.

Chris Hedges, periodista estadounidense, ganador del prestigioso premio Pullitzer, colabora en uno de esos medios que, aparentemente, están a la izquierda de la izquierda norteamericana, la (intuyo) publicación “troskista” Truthdig, Hedges, en esta nueva estrategia del “gran hermano global”, apunta algunas cosas muy interesantes y otras desafortunadas. De éstas últimas, utiliza el referente del pordiosero pseudointelectual, vanagloriado por Occidente, Alexander Solzhenitsyn (un nostálgico del zarismo más feudal, reaccionario, fanático religioso, maestro en elucubrar e inventarse datos) para buscar analogías entre la URSS y la Norteamérica actual en cuestión de control masivo ciudadano (lo que no quiere decir que no existieran abusos en la Rusia soviética, como en cualquier otro país del mundo).

De las primeras afirmaciones, altamente interesantes y reveladoras, Hedges dice lo siguiente en Truthdig: Un estado totalitario será tan fuerte como lo sea el número de sus informantes. Y Estados Unidos tiene una gran cantidad de ellos. Esos informantes leen nuestros mensajes de correo electrónico, escuchan, descargan y almacenan nuestras llamadas telefónicas. Ellos nos fotografían en las esquinas, en las plataformas del Metro, en las tiendas, en las carreteras y en los edificios públicos y privados. Nos rastrean a través de nuestros dispositivos electrónicos. Se infiltran en nuestras organizaciones. Ellos facilitan los “actos de terrorismo” cometidos por los musulmanes o bien otras manifestaciones de violencia a cargo de ecologistas radicales, activistas o anarquistas, señalando a estos disidentes con una cruz para luego enviarlos a la cárcel durante años.

Han acumulado perfiles detallados de nuestros hábitos, nuestros gustos, nuestras inclinaciones peculiares, nuestros registros médicos y financieros, nuestras orientaciones sexuales, nuestro historial de empleo, nuestros hábitos de compra y nuestros antecedentes penales. Almacenan esta información en las computadoras del gobierno. Permanecen allí, esperando, como una bomba de relojería, lista para ser utilizada en el momento en que el Estado decida criminalizarnos.

Lo peor de todo es que muchos ciudadanos siguen creyendo que si les espían, según lo relatado por Hedges, no deja de parecerles la cosa más inofensiva del mundo. Hedges no lo tiene tan claro y apunta que los ciudadanos saben  que están siendo observados e ingenuamente creen que si ellos “no han hecho nada malo” nada les pasará, pero son incapaces de comprender esta lógica oscura y aterradora. Y, sin embargo, el denunciante-chivato está a la vuelta de la esquina. Se nos invita a señalar al tipo “sospechoso de algo”, hay que estar en alerta y avisar al gobierno del enemigo, aunque esa incitación a la delación alcance limites grotescos, sobre todo en los USA pero también aquí, en España, donde se ha llegado al paroxismo con la llamada “violencia de género”.

Por ejemplo, Hedges, cita el caso de las estaciones de tren de EEUU En cualquier estación de Amtrak (la compañía de ferrocarril estadounidense), y respecto de los pasajeros que esperan o personas que pasean por allí, señala Hedges que, se invita a decir a las autoridades (por parte de los chivatos), quiénes pueden “estar en un área no autorizada”; quiénes “están en actitud  de ‘vagabundeo’ mirando a empleados y clientes”; aquellos que “expresan un nivel inusual de interés en las operaciones, equipos y personal” de la estación; aquellos otros que vistan inapropiadamente para las condiciones climáticas, como es el “llevar un abrigo voluminoso en verano”; quién está, particularmente, muy nervioso o ansioso; quien “entorpece la libertad de otro individuo que está paseando” (sic) o aquel otro que “esté especialmente instruido sobre cómo hacer valer sus derechos cuando hable ante funcionarios de inmigración”. Suena a patético, pero es tan real como la vida misma. Hedges pone el dedo en la llaga de la denuncia cuando afirma que Nuestras cárceles están llenas de personas que cumplen largas condenas en base a declaraciones falsas que los informantes proporcionaron a cambio de salir ellos bien parados (normalmente delincuentes).

Alexander+Solzhenitsyn

EL DEMENTE ZARISTA Y GRAN FABULADOR ALEXANDER SOLZHENIJSTYN

Sin embargo, el idealismo político de Hedges le lleva a correlacionar el llamado Gulag soviético con la actual ola de fascismo delator estadounidense, citando a un personaje de la guerra fría que ha dominado como nadie el arte de la cizaña y el embuste: el “célebre” disidente ruso Alexander Solzhenitsyn. A pesar de que Hedges glosa las bondades de su panfleto, Archipiélago Gulag, y de la persona del propio ex “disidente” ruso, éste estuvo lejos de ser un icono defensor de la democracia y la anti-tiranía. Solzhenitsyn hoy hubiera sido un firme defensor de la política exterior norteamericana (incluidos sus instrumentos de tortura y control del ciudadano). Y del pasado…bien claro dejó el ruso cuál era su posicionamiento político. Solzhenijstin fue un partidario de negociar con el III Reich la rendición soviética y entregar la URSS al nazismo y, al igual que Allen Dulles (el primer jefe de la CIA) no escondió sus simpatías hacia el nacionalsocialismo con frases cínicas, vejatorias y humillantes para el sacrificado pueblo soviético del tipo “si los nazis no hubieran sido tan brutos y altivos difícilmente habríamos tenido que conmemorar el vigésimo quinto aniversario del comunismo ruso”. Como dice Nikolai Yakovlev, en su libro La CIA contra la URSS Entre 1957 y 1958, deambulaba por las calles de Moscú un individuo (Solzhenitsyn) poco notable y poseído por la febril pasión de medrar. Según sus propias palabras, estaba tratando de establecer contactos con  quienes pudieran remitir a Occidente y publicar allí sus libelos contra su propio país. La mercancía que ofrecía era de ínfima calidad.

Entre esa mercancía de estercolero que escribió el ruso está la “loada” (y “nobelizada”) Archipiélago Gulag, un manual de ficción anticomunista, repleto de falsedades, absolutamente anti-histórico (pero usado, paradójicamente, como modelo “histórico” para demonizar a la URSS) y disparatado, donde, sin elementos objetivos críticos datables, científicos, el “disidente” ruso se dedicó a fabular lo que le dio la real gana acerca de millones de muertos causados por el “terror rojo” (110 millones, nada menos), propaganda que luego fue utilizada por la CIA para intensificar la “guerra fría” anticomunista en los años terroristas de Gladio. Como es sabido, historiadores como Viktor Zemskov, y otros, desmontaron totalmente la fábula de los cien millones de muertos del comunismo una vez desaparecida la URSS y obtenido el acceso libre a los archivos de la KGB, donde se cuantificaba la “represión” durante los años 1917-1990. Zemskov goza del estatus de historiador independiente, pero lo es a medias ya que a pesar de que rebajó drásticamente la cifra millonaria de Sholzhenitsyn a una decenas de miles de represaliados, tampoco se ajusta a la verdad. Zemskov consideraba como “víctimas de la represión política” a todos los que fueron arrestados alguna vez por los organismos de seguridad del Estado soviético (incluyendo miles de oficiales zaristas y la nobleza imperial quiénes actuaron abiertamente en contra de la Revolución rusa, con todo tipo de métodos a su alcance, incluida la insurrección armada mediante el terrorismo). Por lo tanto, Zemskov no es el investigador imparcial que pudiera parecer a primera vista pero, eso sí, muy a su pesar, minimizó y vapuleó sin remisión los “cien millones de muertos” que se han considerado siempre como el eje medular propagandístico occidental en contra de la URSS (en un país que tenía ciento y pico millones de habitantes, no lo olvidemos) y, por ende, contra el comunismo.

La encomiable labor del ultra-zarista Solzhenitsyn como feroz agitador imperialista al dictado de EEUU, país donde se exilió en 1974, le llevó incluso a hacer apología criminal de la intervención militar de EEUU en Vietnam o a incitar a la invasión de Portugal para abortar la fallida “revolución de los claveles” (fallida por el resultado a que llegó, posteriormente, donde de revolución pasó a ser involución de la OTAN) de modo que este país evitase entrar en el “Pacto de Varsovia”. La sintonía del “exiliado ruso” con el franquismo español fue otra de sus hazañas ideológicas. Tanto que lo hizo bien a gusto en diciembre de 1976 cuando fue entrevistado en TVE por el periodista José María Iñigo, en su programa “Directísimo”. Solzhenitsyn no habló de la reciente democracia española pro-estadounidense ni alabó el cambio de régimen o la recuperación de las libertades. Más al contrario hizo un discurso a favor del régimen de Franco, defendiendolo sin ambages, justificando incluso los últimos fusilamientos del dictador. Todo ello apoyándose en la perversidad del socialismo de la URSS y criticando a los “progresistas” españoles que pedían mayor rapidez en las “reformas” de la “transición”. Solzhenitsyn fue una operación de la CIA que le sobrepasó con creces, tanto que incluso un genocida como Henry Kissinger dijo de él que: “si sus concepciones ideológicas pasaran a ser la política nacional de los Estados Unidos, nos enfrentaríamos a una considerable amenaza de conflicto bélico”. Solzhenitsyn era un paranoico ultraderechista que causaba, incluso, desasosiego entre la clase política más reaccionaria de EEUU.

Hay que recordar al trotskista Hedges que esos chivos expiatorios de los que habla y que purgan cárcel en EEUU o en Europa (por miles), que han sido recluidos en Guantánamo o torturados en cárceles secretas como Diego García, Polonia o Rumanía, más el añadido patronazgo occidental sobre organizaciones terroristas radicales islámicas o las falsas banderas con sus centenares de muertos, son un Gulag peor que el soviético. Y aún cuando Solzhenitsyn viera cometer abusos de los carceleros rusos, fantaseó lo que quiso sobre todo ello y luego se convirtió en uno de los más duros y peores propagandistas del ultraconservadurismo que tuvo EEUU.

De este pope, respetado e idolatrado por determinaa carcundia “democrática” mundial, nadie podía osar cuestionar su “verdad” anticomunista y menos en los años setenta, época de gran publicidad de su panfleto antisoviético. Tanto que incluso el periodista musical español Carlos Tena (Popgrama, Caja de Ritmos, Aunbabuluba) cuenta una anécdota, cuando presentaba en RNE un programa musical (Para vosotros jóvenes, en el mismo año 1976 de la entrevista al publicitado disidente ruso), donde tuvo la ocurrencia de hacer una gracia anti-Solzhenitsin que le costó suspensión de empleo y sueldo y amenazas de la prensa ultraderechista de la época. Lo cuenta el propio Tena: Habiendo sido Alexander Solzhenitsin entrevistado en la TV bajo unas luces cenitales y en ambiente tétrico, dediqué mi programa a los (entonces conocidísimos y populares) Payasos de la Tele: Gabi, Fofó, Fofito y….Solzhenitsin, lo que me costó un mes de empleo y sueldo, amenazas en El Alcázar, ABC, etc..

Google-Youtube, la mafia del control global que no cesa

ESPÍA COMO PUEDAS

Youtube, la página de videos más popular del planeta o, lo que es lo mismo, Google, viene implementando de un tiempo a esta parte más mecanismos de control personal sobre las cuentas de sus usuarios. La última ha sido modificar el uso de los comentarios a los videos o las réplicas a aquéllos, de forma que ya no puedes responder libremente a comentarios, sino que para que éstos  puedan figurar tanto en tu canal como en el de otros  debes utilizar el referente de Google+  (otro centro neurálgico de control y espionaje personal de la multinacional americana) a partir de ahora.

En definitiva, Google ha decidido capar los comentarios de Youtube con la excusa de eliminar los  que son “superfluos o trolls” de modo que a partir de ahora dichos post se integrarán en las discusiones de G+, una completa mierda que a mí, particularmente, me interesa un puñetero pimiento, como a otra mucha gente que ya está echando bilis, con razón, contra esta nueva maniobra sucia de Google. ¿Y si no tienes G mail, qué pasa?¿Por qué no puedes acceder a Youtube desde otra cuenta de correo libremente?¿Por qué coño tocan las pelotas de esta manera?

Desde que Google empezó a implementar engañifas como Google+ (una suerte de Facebook y Twitter) solicitan capciosamente todo tipo de datos personales, yendo el acoso a la privacidad  “in crescendo”, al compás que le marcan las agencias de espionaje norteamericanas y europeas. Por ejemplo, la intrusión de G+, bajo un aséptico “Completa tu perfil”, va desde requerirte donde vives, cuáles son tus gustos, donde estudias, donde trabajas, cuál es tú situación sentimental -que manda cojones- hasta el número de tu móvil (para enviárselo Timofónica-Orange, etc a los anacletos del CNI, claro). La invasión alcanza incluso a quiénes son tus amigos, tu familia y…también conocidos. G-mail no hace mucho te recordaba lo interesante que era dar tu número de móvil para que tu cuenta fuese más “segura”. Esta petición arrolladora y sibilina de pedir datos para que todo el mundo chupiguay sepa donde estás, qué novia tienes o en que empresa recalas (supongo que para enviar un sicario de la CIA y asesinarte o acosar a tu novia con gangstalking) sólo puede tener unos destinatarios, los que, de verdad, quieren saber todo de tí: las totalitarias agencias de espionaje y sus Estados vigías.

NSA-GESTAPO copia

Sé que Facebook y otras redes sociales similares piden voluntariamente, por supuesto, idénticos datos privados personales. Y tú puedes o no apuntarte al rollito de la red y facilitar, si quieres, todos tus datos privados, vamos para que piques el anzuelito. Con ello engrosarán en esta página colaboradora de la CIA una red tupida de tontos para que den hasta la hora que van al wc.  Yo, cuando leí lo del Google+ acerca de “completar” esos datos privados he soltado un sonoro…¡serán hijos de puta!. Es que ya les da igual todo, escándalos de espionaje sacados a la luz por ese idolito de barro llamado Snowden, que Google sea la empresa favorita de la CIA (tanto para utilizar su correo electrónico G-mail, como para facilitarles todo tipo de datos de los usuarios) que esté en nómina de la NSA, del BND o seguramente, aquí, del seráfico CNI. Los protocolos que tienen empresas como Google para, teóricamente, salvaguardar la privacidad de sus usuarios son una pura estafa. Papel mojado, basura. Ellos manejan tu cuenta y tienen acceso a todo tipo de datos públicos y privados. Hasta las cuentas dadas de baja son guardadas en sus servidores, por si acaso. En cuanto requiera esa información el CNI o la NSA, tu cuenta “privada” será un juguetito para estos mafiosos

No sé, o yo soy un cruzado solitario en el desierto contra toda esta gentuza, o es que no alcanzo a ver la ingenuidad de que nos soliciten datos personales tan “graciosa”, “educada” y masivamente. Y lo que es peor, cada vez más “obligándote” a…suscribirte…a vincularte…a si no haces esto no podrás hacer lo otro….Desde que Youtube fue comprada por Google esta estratagema de “linkear” la cuenta del “tube” a Google va a suponer, en la práctica, un mayor control y vulneración de la privacidad a cargo de un gigante de la comunicación que espía masivamente por Internet. Identifícate y quédate prácticamente con el culo al aire…sólo les falta decir. Estoy convencido que desde Google+ llevan nuestra cuenta a la sede de la CIA y la NSA. 

Videovigilados en todas partes (calles y edificios), controlados por Internet, filtradas nuestras comunicaciones para la CIA, la NSA, el Mossad, el BND o el MI5…nos endilgan “falsas banderas”, de vez en cuando, como buenos criminales-psicópatas que son y encima nos cuentan los libros de (su) historia que en la RDA el Estado oprimía a sus ciudadanos con un refinado sistema de vigilancia las “veinticuatro horas”. Será que ellos aprendieron de sus tácticas y ahora se han superado a sí mismos. Aunque para ser honestos y realistas más bien han aprendido de su mentor natural: la Gestapo alemana.

NOTA ACERCA DEL CAMBIO EN LOS COMENTARIOS DE YOUTUBE:

Yo utilizo Firefox como navegador y no me deja ni siquiera comentar los videos a pesar de haber cambiado al usuario de Gmail, pero con Safari sí al igual que replicar los comentarios. Y parece ser que con la cuenta antigua se puede volver a comentar, con la salvedad de que pueden redirigirse, a voluntad, los comentarios a G+. Eso sí, el icono de tu nick de Youtube te lo han desplumado y tienes que ir a G+ para subirlo de nuevo.  En cualquier caso, tu “username” antiguo en Youtube y el que tienes en Google, que es el “nuevo” para Youtube, están vinculados ambos a G+, un cambio arbitrario y lamentable…Eso sí, con Firefox a mí no me va nada.

Los payasos de la NSA: la falsa pataleta europea contra el espionaje masivo

payasosNS.A (DOS)

 

Anda estos días la mugre política europea azorada con las escuchas masivas de la NSA a ciudadanos, presidentes e instituciones de la vieja y decadente Europa. Huele, vamos a ser claros, a una farsa previamente acordada de antemano para mostrarse como unos dirigentes que velan por nuestros derechos civiles. Pero, como denunciaba Wayne Madsen no hace mucho, esas autoridades políticas europeas que ahora andan haciendo teatro guiñolesco (y del malo) contra la NSA  eran las facilitadoras del trabajo a la Gestapo americana, a través de sus  siniestros servicios de espionaje (BND, MI6, CNI español), con la excelente colaboración de las empresas privadas que ofrecen servicios en Internet y, por descontado, las necesarias compañías de telefonía. El referente de fondo, Snowden, ese tipo endiosado por la progresía mundial, pero con trazas de ser un montaje de la CIA, es el que han publicitado los falsimedios mundiales para hablar del espionaje masivo norteamericano a países como España, Rusia, China o Alemania. Países amigos y…no tanto. 

Hay que reiterar que no se trata de algo novedoso ese “control global ciudadano” puesto que el espionaje masivo norteamericano (y europeo) sabemos que existe desde incluso antes de la red Echelon; es algo que los países de Europa, vasallos de EEUU, conocían perfectamente de antemano.  ¿A qué viene entonces toda esta falsa bandera mediática? ¿A qué vienen las marionetas de USA a montar un circo bajo la batuta de los mass mierda? Pues para lanzar un globo sonda bajo la creencia de que son “superdemócratas”, observantes de la legalidad y el derecho a la vida privada de los ciudadanos de sus países. Pero a mí (y a otros muchos) me sigue sonando a una pantomima indigerible por parte de los mismos que han ejecutado el 11-s, el 11-m o el 7-j. La misma gentuza criminal. Que vas a esperar…¿qué sean guardianes de nuestra intimidad los mismos que mienten, orquestan atentados terroristas de falsa bandera y matan por petróleo?¿Pidiendo cuentas al amo americano? Vaya una opereta bufa.

A raíz de esta polvareda del espionaje, algunos siguen viviendo en la inopia, aunque luego reculan levemente: “Si identificas a las personas y estableces un nexo quizás puedas hacer responsable civil a la Administración norteamericana. En última instancia puedes citar al director de la CIA o de la NSA si entiendes que fueron ellos, pero no habrá juez que lo haga”, dice el jurista Fernando Pamos y, en la misma línea, la asociación Jueces para la DemocraCIA. El señor Pamos todavía cree en quijotes infectos como el ex juez de la AN Baltasar Garzón. Según Pamos: “Garzón impulsaría una investigación, pero como lo quitaron de en medio no van a hacerlo”. No, Garzón no fue más que un prevaricador que se inventaba sumarios y no perseguía las torturas sabiendo que existían, ni tampoco ha perseguido a los militares españoles que iban a cursillos organizados por la ESMA argentina, la Escuela de exterminio de opositores de la dictadura de Videla, Galtieri, et. Garzón se ha apuntado a todo lo que le daba relumbrón personal (causa de los represaliados del franquismo, Assange, etc..), pero eso de meter el dedo en el ojo al imperio, ni de guasa. A Garzón siempre le ha encantado la notoriedad, pero metiéndose en bardales que no le comprometan demasiado su reputación, al igual que la mayoría de jueces que han pasado por la mediática y politizada Audiencia Nacional (la inenarrable jueza Murillo, el mariflori Marlaska o el prevaricador Bermúdez)

Que se dejen de pamplinas. La NSA es amiga íntima de los países de la OTAN y éstos farsantes andan representando un cómic deslucido, fraudulento, engañoso…Pero vamos, tampoco tienen que preocuparse demasiado por montar sainetes de plañideras baratas, ya que como dicen por ahí, tampoco es que a la gente común de la calle le importe demasiado que le espíen. Y menos que le fisguen a uno desde el otro lado del charco, lugar que les queda muy lejano…hasta que aparezcan en una lista “terrorista” por equivocación y terminen en un Guantánamo cualquiera, claro. 

España espía a sus ciudadanos para una potencia extranjera

M_Id_392056_NSA copia

Estamos a las órdenes de EEUU. El régimen español del PPSOE está bajo el paraguas militar de la “gran democraCIA americana” y en la órbita de la dictadura de los mercados que controla el imperio. Por tanto, no hay margen para la sorpresa. Ha sido una constante política histórica en este país desde….¿la implantación de nuestra “democraCIA”? No, desde que EEUU se convirtió en el mecenas de Franco, en los años cincuenta, como parte de su estrategia de lucha contra el comunismo soviético y sus aliados. El dictador recibió un regalo no tan inesperado, encantado de sí mismo (como siempre) porque salía del aislamiento y además había sintonía ideológica entre ambos países para hacer frente en una misma causa común.

La ya, por entonces, sumisa y anticomunista Europa no dijo esta boca es mía y suscribió el pacto entre el imperio y el último (o penúltimo) régimen fascista de Europa. Acuerdos económicos y militares (las bases) eran parte sustantiva para consolidar un bloque hegemónico antisoviético, aunque en España no existiera eso que llaman “libertades formales”. A cambio, el genocida paticorto realizó algunas operaciones cosméticas en su régimen, unas sin la mayor importancia (rituales simbólicos) y otras al gusto del imperio (de la autarquía al capitalismo cristofaccioso). Pero esta es otra historia.

El mercenarismo político se paga muy bien por el imperio, como se ha podido comprobar con el “incidente” Morales en el que España respondió como buen vasallo-rastrero que es, al llamamiento de la Casa Blanca (o la CIA, que da igual) para retener-secuestrar a Morales en Viena. EEUU sabía de todos los movimientos del presidente boliviano. La agenda internacional de Morales estaba supervisada con antelación por los servicios de espionaje usacos y los preparativos cuidadosamente seleccionados para ridiculizar al mandatario boliviano. No es casualidad que estando Morales en Moscú, al igual que Snowden, era el momento propicio para ejecutar (con sus aliados europeos) un teatro de humillación anti-Morales.

Llegados a este punto, uno no deja de concatenar e intentar engarzar todas las claves del “show” Snowden. Llegada de el ex-espía a Hong-Kong…su salida posterior hacia Moscú (donde, supuestamente, permanece en una zona del aeropuerto moscovita)…llegada de mandatarios latinoamericanos rebeldes a territorio ruso…Putin bajo los efectos del shock (o del vodka)…Correa reculando y quitándose malamente de encima a Snowden…¿Por qué no ejecutar una bonita “psy-op” de la CIA?

Wayne Madsen, no es un tipo cualquiera. Dispone de información de primera mano, con el aval de haber sido un empleado de la NSA durante doce años, por lo que no opina como un contertulio cualquiera sino como alguien con conocimiento de causa (seguramente, con algún informante de por medio), aunque también tiene algún que otro defecto (asistir, de vez en cuando, al programa del telepredicador Alex Jones). Madsen ha señalado en la web Privacysurgeon que Europa es un coladero de datos, interesado, para las agencias de inteligencia estadounidenses. En sus palabras, EEUU tiene acuerdos con Europa en materia de espionaje mucho más “complejos, oscuros y de gran alcance” de lo que la gente común tiende a creer.

España trabajando para la Gestapo-NSA a tiempo completo

Wayne Madsen ha metido el dedo en el ojo de la vigilancia global al señalar cómo los tentáculos de la NSA alcanzan más allá de USA, con la participación activa de sus socios de espionaje europeos. Siete países de Europa (Gran Bretaña, Dinamarca, Países Bajos, Francia, Alemania, Italia y España) están metidos de lleno en el espionaje, selectivo o masivo, a sus ciudadanos, información cuya destinataria final, además de a los agencias de espionaje nacionales de esos estados, es la propia NSA. Con razón se pregunta Madsen a qué viene la grotesca Merkel a montar un lamentable teatro pidiendo cuentas a Obama y Cameron por el espionaje cuando Alemania ha estado metida siempre en la ciénaga del control de las comunicaciones. Una vulgar y patética puesta en escena para apaciguar a una opinión pública que tampoco se ha mostrado muy indignada, que digamos. Snowden ha dicho también que USA y Alemania están en la misma “cama” del espionaje. Me da que este chico cada día es menos original.

images

Madsen tiene claro quiénes son los comediantes de toda esta opereta y cuál es su grado de participación: España y Alemania han estado al mismo nivel operativo que la NSA y el GCHQ (uno de los servicios de espionaje del gobierno británico, especializado en interceptación y descifrado de datos) a la hora de participar en la estación espía de Bude, en Cornwall (proyecto TEMPORA). Dinamarca tiene una estación de la NSA en Aflandshage “en las afueras de Copenhague”, mientras que los fineses proporcionan a la NSA información desde su cuartel general en Santahamina, en las afueras de Helsinki. Otros nórdicos, la agencia de inteligencia sueca FRA también pasa el recibo de la luz a la NSA, según Madsen, “desde la guerra fría”.

España, siempre presta y servil con el amo imperial también está, como se ha dicho antes, en el organigrama de la NSA para el espionaje global. Según Madsen, el CESID (CNI) y el servicio secreto alemán (BND) operan conjuntamente en una estación de escucha de cable submarino cerca de Conil (Cádiz), llamada Operación Delikatesse. Pero, aquí el americano anda algo desactualizado puesto que la tal Delikatesse se enmarcó en un acuerdo suscrito entre el servicio secreto de la dictadura franquista (el SECED) y el BND que concluyó (“oficialmente”) en 1992. Otra cosa es que el centro de Conil siga estando operativo, esta vez para la NSA. Conviene echar un vistazo al libro de Nacho García Mostazo, Libertad Vigilada (2002), en el cual ya señalaba que un centro de espionaje electrónico operaba en Conil. Vale la pena reseñar algunos párrafos:

Muy cerca de Vejer se encuentra la localidad costera de Conil de la Frontera, un pequeño pueblo turístico de casas encaladas y playas vírgenes donde se sitúa la tercera instalación sospechosa de estar involucrada en presuntas operaciones de espionaje de las comunicaciones. Según Duncan Campbell, la agencia alemana de inteligencia (Bundesnachrichtendienst, BND) y su homóloga española (probablemente el CESID) compartieron durante décadas un presunto operativo de inteligencia en Conil. Al parecer, su interés era interceptar el importante tráfico de señales que llega a través de los cables submarinos de telecomunicaciones que tocan tierra en esta localidad gaditana.

En Conil de la Frontera no hay ninguna estación llena de antenas que pueda hacer sospechar que se trata de un operativo de espionaje. Sin embargo, detrás del Polideportivo Municipal, situado a las afueras, hay un chalé construido presuntamente por el Ejército en los primeros años 70, según fuentes locales. La fecha de su construcción coincide con la inauguración del primer cable internacional que tocaba tierra en Conil, así como con los datos aportados por Erich Schmidt-Eenboom. Se trata de una vivienda de dos plantas, con jardín y pista de tenis.

Fuentes consultadas en Conil afirman que los vecinos hablan de “la casa de los militares” para referirse a dicho chalé y, además, está situado en una calle llamada “Camino de los Militares.” Según fuentes municipales, el nombre de la calle se puso algunos años después de que se construyera la casa. Muchas veces ocurre que los propios ciudadanos identifican una calle sin nombre con algo obvio y, en este caso, lo más significativo del “Camino de los Militares” era que allí, al parecer, había hombre uniformados en los primeros años 70. Según las mismas fuentes, el 23 de febrero de 1981, cuando se produjo el golpe de Estado protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, tanto “la casa de los militares” como la instalación de Telefónica permanecieron rodeadas por soldados y tanquetas hasta que concluyó el intento de alzamiento.

Según fuentes locales, el chalé siempre está cerrado, pero en el mismo trabajan un vigilante, varios jardineros y otras personas de las que se desconocen sus funciones. En el jardín hay habitualmente varios vehículos aparcados. La presencia de los coches y del vigilante, así como el excelente estado del jardín, demuestran que “la casa de los militares” está en uso, supuestamente siempre preparada para acoger a sus inquilinos, aunque quienes están en su interior mantienen cerradas las persianas. Lo más llamativo de la vivienda es un torreón que cuenta con falsos balcones y cuyos ventanales están tapiados y pintados, lo que resulta muy llamativo en una casa que aparentemente no está deshabitada. En el Registro de la Propiedad, que está en el cercano pueblo de Chiclana de la Frontera, el chalé no consta, aunque es cierto que la inscripción en el Registro de voluntaria a efectos de venta u otro tipo de operaciones sobre la propiedad. En el Ayuntamiento, fuentes oficiales confirman que tampoco está en su registro, de modo que los supuestos habitantes del chalé no pagan impuestos municipales y ni siquiera abonan la factura del agua al Ayuntamiento, sino que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se la facilita directamente, según las mismas fuentes.

Por los datos expuestos, no se puede confirmar que “la casa de los militares” reciba la señal de los cables submarinos que llegan a las instalaciones de Telefónica, pero cabría al menos sospecharlo.

La cuestión consistiría en saber si esta vieja estación de espionaje de la guerra fría sigue activa o no (en 2002 parece que así era), si el neonazi BND sigue compartiendo información con el CNI y si, como es de suponer, lógicamente, dispone de medios técnicos más avanzados para espiar masivamente a los propios ciudadanos españoles, con la estrecha colaboración de alguna de las operadoras de telefonía de este país (Telefónica, la más evidente, puesto que tiene una estación próxima a Conil). En todo caso, es un escándalo de libro y hay un hecho que no admite discusión: los siete países mencionados por Madsen están “obligados” a remitir a la NSA, en virtud de acuerdos secretos, todo tipo de información relativa a sus ciudadanos, tanto en lo referente a las comunicaciones por dispositivos móviles como de Internet. Por lo que no es fácil de adivinar que perfectamente podría no haber sido desmantelado el centro secreto de Conil y que éste seguiría participando en las actividades delictivas de la vigilancia global, como una herramienta más de la NSA. El resumen del libro de García Mostazo lo dice todo (y estábamos en el año 2000):

Cuando hablamos por teléfono, ¿hay alguien más escuchando? ¿Es seguro enviar un fax o intercambiar información por Internet? ¿Está usted dispuesto a que sus comunicaciones sean interceptadas sin su permiso en aras de la llamada seguridad nacional?. Tras la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. y el Reino Unido firmaron un pacto para espiar las comunicaciones de la URSS y los países del Pacto de Varsovia, pero también empezaron a escuchar al resto, ya fueran enemigos o aliados.

Al igual que la operación Echelon, ya se sabía desde hacía mucho tiempo que el espionaje masivo a personas y países era un hecho, por lo que la traca montada por Snowden, que ha engatusado a medio planeta, tendría más las trazas de ser una operación de guerra psicológica de la CIA que una desinteresada y abnegada causa del ex espía en favor de los derechos civiles.

 

El sainete Snowden sigue su curso: EEUU detrás del acto de piratería y terrorismo internacional perpetrado por Europa contra Evo Morales

obama-fraud

La última bufonada del penoso vodevil “Snowden” ha sido la de escenificar, por parte de un grupo de correvediles del imperio, un grotesco acto de piratería y terrorismo internacional en contra del mandatario boliviano Evo Morales. Los actores intervinientes, países europeos, denegaron el aterrizaje del avión presidencial en su respectivo territorio argumentando puerilmente que el pájaro Snowden se había colado entre el equipaje de Morales. Un jefe de Estado se había atrevido a saltarse a la torera las leyes internacionales y había metido a un ex espía de la CIA en el pasaje gubernamental boliviano. Pero, mira por donde, quienes  violentaron la soberanía de un país y vulneraron todos los acuerdos internacionales en vigor (Convención de Viena), esos que supuestamente garantizan la inmunidad de los Jefes de Estado cuando sobrevuelan el espacio aéreo de cualquier país, fueron la genocida Francia, la mafiosa Italia, el estercolero de Portugal y la corrupta España. Unos vergonzantes lacayos  del imperio que recibieron instrucciones muy precisas de EEUU para perpetrar este acto de secuestro, neocolonialismo y terrorismo internacional.

Lo sucedido con Morales demuestra que EEUU sigue teniendo, firme, a sus órdenes a Europa desde hace mucho tiempo (tanto como desde la larga y gélida guerra fría) por lo que no es difícil deducir que la decrépita Unión Europea de los mercaderes está, también, al tanto el espionaje masivo ejecutado por las agencias norteamericanas. Las declaraciones de días pasados de algunos dirigentes europeos son una completa pantomima para intentar limpiar la porquería de su fachada “democrática”. Todos los países de Europa han estado al tanto del espionaje, pero sobre todo siguen estando al dictado de lo que diga el amo terrorista Obama, quien planificó de antemano toda esta payasada bochornosa para humillar a Morales. Un hecho tan gravísimo como este debería hacer reflexionar a muchos países de Latinoamérica para devolver la moneda a EEUU y a sus vasallos europeos, aunque dudo mucho que no pasen más allá de declaraciones altisonantes. La política del buen tacto queda para los países decentes, la diplomacia de las pistolas queda para el pistolero Obama. 

Por lo demás, el infecto tratamiento informativo de los falsimedios, hablando como si este acto de piratería fuese de lo más corriente, minimizando y normalizando hasta el límite de lo practicable un verdadero escándalo mundial, pasando siempre la carga de la culpabilidad (increíble) hacia Evo Morales, se ha materializado, entre otras perlas, en las siguientes: “Snowden no estaba en su avión”. “Incidente diplomático” (sic), “Edward Snowden no se encuentra a bordo del avión de Evo Morales”, “El caso Snowden ha dejado anclado a tierra a Evo Morales”, “Evo Morales rechaza…niega….”. “Alerta en Gando ante una escala de Snowden en el avión de Evo Morales”. “Prohíben pasar al avión de Evo Morales por si va Snowden”, “Impiden a Evo Morales sobrevolar varios países al creer que viaja con Snowden”. Todo tan asépticamente inofensivo como abyecto. Suficiente…basura. Eso sí, hay que hacer una leve acotación y aplaudir la presencia del presidente de Austria, Heinz Fischer, al que no le une nada ideológicamente a Morales, arropando al presidente boliviano durante su estancia en el aeropuerto de Viena.

No se puede esperar mucho más de unos medios que se encuentran muy cómodos defendiendo el terrorismo de Estado. Plumillas rastreros, bajo la cobertura de “autoridad académica” no le faltan al carnicero Obama en la Falsimierda nuestra de cada día. En ELPAIS, un tal J. Torreblanca no tiene reparo alguno en justificar el espionaje global bajo cualquier coste, afirmando sin rubor este sujeto:

Si Obama ha autorizado la construcción de una red masiva de espionaje electrónico es precisamente porque esa es la única alternativa razonable a la tortura (desde Guantánamo a los “interrogatorios reforzados”) para proteger a EEUU y sus aliados de hipotéticos ataques terroristas.

Ojo, “alternativa razonable” a la tortura se despacha el tal Torreblanca con un cierto deje de mendacidad, en la que queda al descubierto una adhesión a la  doctrina de la guerra preventiva de EEUU argumentando “enemigos y ataques hipotéticos”, la misma justificación espuria que han utilizado siempre gentuza terrrorista como Cheney, Rumsfeld o Chertoff, con la consiguiente vulneración de derechos sobre personas o colectivos. No importa el resultado final, ni las víctimas colaterales, si con ello cerramos el círculo de hierro de la “seguridad” global.

Después de todo este carnaval europeo, con Putin ahuecando el ala, Correa largando rapapolvo a sus cónsules, EEUU jugando un papel tan sucio como diabólico aprovechando los flancos débiles de sus “enemigos”, como el pisotear la dignidad de un jefe de Estado que, casualidad, estaba en Rusia..al igual que Maduro, al igual que Snowden..…Este juego de casualidades (y causalidades) me aterra. Me pregunto: si esto no es una “psy-op” programada de la CIA (cada día estoy más convencido) ¿qué puede ser? A la espera del próximo capítulo circense.

Edward Snowden: ¿un ‘bluff’ producto de una operación de 'guerra' psicológica de la CIA?

psyopcoversmall1 copia copia

La otra cara menos amable del fastuoso agit prop mediático en torno al oscuro affaire Edward Snowden es la que cuestiona todo el andamiaje que han construido tanto medios que trabajan habitualmente con la mentira (Falsimedia) como los que van de alternativos y son amigos de las causas perdidas (a primera vista, diría yo). Pasada, pues, la euforia inicial por el héroe de hojalata Edward Snowden y la puesta en escena mediática mundial de su cacareada filtración, llegan los análisis más reposados y fríos acerca de este crack de diseño sospechosamente fabricado en la planta de procesado de Langley (la sede de la CIA, para entendernos). Los motivos para dudar y poner en entredicho no ya las versiones oficiales sino también el desmesurado optimismo de alguna progresía, que ha llevado a Snowden al límite de la idolatría (Chomsky, Oliver Stone y demás izquierdistas de salón de Yankilandia), es que habría que recurrir rápidamente y con urgencia a esa sentencia aparentemente imprecisa de que “nada es lo que parece”.

Reconozco que a mí no me causó, de partida, especial entusiasmo esa “filtración”, máxime cuando los destinatarios eran los voceros más repugnantes del propagandismo de guerra imperial y ya se sabían de antemano algunas cosas de la publicitada operación “Snowden”. Pero, de algún modo, creía vagamente en el personaje. La mesura, ante todo. Pero en los mismos EEUU, y sin recurrir a los habituales desfalsificadores ya habían surgido algunas voces críticas a los que este asunto les “apestaba” muy de lejos, señalando que este ejercicio o supuesta mascarada realizada por Snowden estaba trazada de antemano por los aparatos clandestinos del gobierno estadounidense. Una “psy-op” o “hangout psy-op” en toda regla, la jerga que utiliza la disidencia (Webster Tarpley, How to identify CIA limited hangout op?) en el país del Tío Sam para calificar los bulos de los sicarios del genocida-terrorista Obama.

Las “psy-op” (u operaciones de guerra psicológicas), son reales, existen como tal y consituyen un instrumento de manual utilizado por los militares y las agencias de espionaje cuyo objetivo es transmitir desinformación mediante una serie de operaciones planificadas previamente con el fin modificar el comportamiento de gobiernos, individuos o grupos, usando para ello mecanismos psicológicos que influyan en las emociones y desvirtuen el razonamiento objetivo. Lógicamente, el componente básico para conseguir el éxito de una psy-op ha de ser la realidad política del momento y que el mensaje transmitido guarde coherencia propia para diferenciarlo de lo que es la “propaganda”, digamos, más retórica y chabacana. Entonces, la vulnerabilidad del destinatario y la operación encubierta estarían, de alguna forma, aseguradas.

A veces los árboles no dejan ver el bosque y es necesaria una visión de más largo alcance. La maquinaria de Falsimedia con su hábil juego de partidarios-detractores de Snowden ha taponado otras cosas que pueden resultar más evidentes y que invitarían a la reflexión, aunque menos perceptibles para algunos. Ya avancé algunas cosas en la anterior entrada de por qué Snowden no había aportado nada sustancial que ya se supiera sobre el control global a los ciudadanos. Veamos algunos otros puntos que podrían (hablo en condicional, no afirmo) servir para desmontar el supuesto pufo Snowden:

1. Snowden no ha aportado nada relevante a la vigilancia global que ya se supiera con anterioridad (ver operación ECHELON de los años noventa, donde ya se puso sobre la mesa el espionaje masivo global de la NSA, con la colaboración de las grandes megacorporaciones de EEUU, en particular Microsoft). Sorprende, por otra parte, que este “affaire” haya salido cuando faltan menos de dos meses para inaugurarse el Centro de Datos de Utah de la NSA, la mayor instalación de macroespionaje cibernético mundial de la historia. ¿EEUU está espiando a China y a sus propios ciudadanos? El notición del siglo, vamos. Y los chinos, tontos ellos, seguro que no se habían enterado.

2. La negativa de Snowden a filtrar datos señalando que “fui cuidadoso de no proporcionar blancos militares enemigos que son objetivo de EEUU” es una actitud sospechosa de connivencia con los crímenes de las tropas USA, escudándose en que se trata de información sensible. Menudo espía más comprometido con la verdad. ¡Ni tan cuidadoso que ha sido este tunante!. Si ya lo tienes todo perdido y estás contra las cuerdas deberías haber cantado, incluso en este tema tan aparentemente “delicado”. Si sabes que en EEUU no tendrás un juicio justo y piensas en el exilio..¿por qué no denunciar esos “blancos militares”?. La conclusión es que podría tratarse de un farol de Snowden para despistar y así hacer más creíble su montaje circense de buen ciudadano norteamericano.

3. Los datos que supuestamente aporta Snowden sobre el espionaje masivo a universidades, empresas, etc…son una completa tomadura de pelo puesto que se sabe, desde hace muchos años, que organismos como la NSA, el FBI, la propia CIA, etc….trabajan codo con codo con la mayor parte de las universidades norteamericanas y algunas funcionan como tapadera (la de Maryland, cercana a la sede de la NSA). Por otra parte, la NSA relaciona en su página web una serie de centros de “excelencia académica” (universidades, básicamente) que, no hace falta decirlo, son buenos compañeros de viaje en el espionaje de la NSA. ¿Es tonto Snowden o se lo hace? ¿Nunca ha entrado en la web de la NSA donde hay una relación exhaustiva de universidades que colaboran con su (¿ex?) Agencia? ¿No sabe?¿No contesta? Respecto de las empresas vigiladas, estoy convencido de que la NSA espía a Google, Yahoo, Verizon, Facebook…conocidas por su inquebrantable independencia en favor de la privacidad de los usuarios y contra la injerencia de las agencias de espionaje…Me encanta mi idealismo…

4. Que Snowden manejase información de alto nivel es, en la práctica, imposible por absurda. Primero por ser un joven sin experiencia suficiente para confiarle grandes secretos y segundo, sin la supervisión de sus superiores la probabilidad de sacar documentos de alto secreto sería, en la práctica, cero. Estaría monitoreado hasta el milímetro. Pero es que últimamente parece que se pueden sacar bajo el brazo documentos explosivos de las agencias estadounidenses de espionaje como si nada. La organización administrativa y militar de esas agencias es, de un tiempo para acá, vaya por dios, un auténtico coladero (Wikileaks) y un completo desastre, como pudimos comprobar el 11-s (nótese la ironía). A Snowden le podrían haber pasado, muy probablemente, el recado y ya está. Aquí lo que se plantearía es saber si a Snowden le abrieron la puerta trampeándole malamente (como muchos sospechan del soldado Manning) o si el ex espía tenía pleno conocimiento del trabajito. Puestos en esta tesitura yo me decantaría por la segunda opción. Pero el genial Snowden, en su perspicacia y habilidad para sustraer documentos de la NSA,…me hace reflexionar sobre lo siguiente: ¿por qué no hizo lo mismo para, por fin, desenmascarar dos sucesos capitales de la historia de EEUU, como son el asesinato-golpe de Estado contra Kennedy y el autoatentado del 11-s?

5. Un momento…¿pero dónde ha ido Snowden a confiar su “información” ultrasecreta? A dos medios controlados que son afines a las políticas de guerra de EEUU y Reino Unido. Esto ya es demasiado. ¿Hacerse con secretos de Estado e ir a los tabloides que están estrechamente vinculados con las élites capitalista e imperialista? Nada menos que el Washington Post y The Guardian (y, por extensión, Der Spiegel, etc..) ¿Pero esto qué es? Un irónico bloguero estadounidense decía que el Washington Post es conocido como el “Libro Mayor” (el que entienda de contabilidad sabe de lo que hablo) de Langley (la sede de la CIA). Es decir, información selectivamente filtrada a dos palanganeros del sistema y con el asesoramiento (es de suponer) del Departamento de Estado norteamericano y el MI5. Igualito que la Wikileaks de Assange, uno de los “asesores” de Snowden, que también eligió Ecuador para el numerito de Londres.

6. ¿Por qué elegir un hotel de lujo en Hong-Kong (China, el enemigo de USA a las puertas) como destino para relatar sus filtraciones? ¿Ya estaba planeado el trayecto..China-Rusia y quien sabe si posteriormente el globo sonda de Ecuador, Venezuela..? Estos países no parecen muy amigos del imperio ¿verdad? Si Snowden no ha traicionado a su país como dice el New York Times ni tampoco ha vendido sus secretos a una potencia extranjera y sólo se trata de un buen ciudadano americano que defiende a los suyos de los abusos del Tío Sam…¿Por qué Snowden eligió deliberadamente países con los que EEUU mantiene una pugna político-económica y está interesado en desacreditarles a cualquier precio? ¿Por qué Snowden no fue a Laponia o a Zambia y desde allí soltar lastre en el Zambia News?¿Tal vez porque aquí la extradición era cuestión de horas y les arruinaba rápidamente el tinglado? Pero qué listos son en la CIA y qué mal pensado es uno.

Como dice un comentario anónimo “Snowden is a US psy-op like Assange. If he goes back to US then he is”. Es decir, si Snowden retorna a USA tendría una alta probabilidad de ser una psy-op. No necesariamente, diría yo. El caso es que Julian Farsange ya ha dicho que Snowden seguirá sacando más “secretos” a la luz, según he leído hoy. Como sea la engañifa que han suministrado los de TimoLeaks y lo aportado hasta el momento por el propio Snowden, el psy-op estará servido definitivamente en bandeja.

 

 

 

Caso Snowden: ni villano ni, por supuesto, un héroe

the-nsa-has-no-idea-how-much-secret-data-edward-snowden-took-and-that-has-them-very-worried

Edward Snowden es la estrella mediática del momento. El ex espía que, supuestamente, ha puesto patas arriba el sistema de espionaje en el país del Tío Sam es objeto de una agría polémica en su país entre los defensores y detractores de su aparentemente “espectacular” denuncia. O se trata de un traidor narcisista vendido a alguna potencia extranjera o bien es un héroe americano  que se ha erigido en defensor de los derechos civiles de sus ciudadanos. Ni lo uno, ni lo otro como él mismo ha señalado. Soy un “estadounidense”, dice, eso sí, patriota (esto lo añado, irónicamente, yo). Pero me temo que su percepción personal va a ser distinta de la mía a pesar de las coincidencias en los términos, pero el fondo es sustantivamente diferente.

Snowden, ni villano, ni héroe

Porque ha hecho, supuestamente, lo que una mente limpia y no corrompida por un sistema perverso, como el norteamericano, debería hacer: denunciar un proyecto totalitario fascista de alcance global. Algo que no es sencillo de poner en práctica, sin duda. Por supuesto, a Snowden le han llamado traidor Cheney y otros de su misma calaña (qué va a decir un terrorista que estuvo en el ajo del 11-s). Los más extremistas de USA piden su cabeza y los menos integristas, pero igualmente deleznables, dicen que debería haber ido al Congreso de EEUU y haber puesto sobre la mesa (en petit comité, claro) la trama de la NSA y denunciar allí lo que oportunamente considerase. Vamos, que debía seguir un cauce tan ortodoxo, “democrático” y oficial como en la práctica haber hecho el gilipollas y con la carta de despido bajo el brazo, además de correr el riesgo de haber terminado cualquier día “accidentado” o en el cráter del Mauna Kea en Hawai (donde residía). Insostenible esta cuestión, por ridícula y simplificadora, máxime cuando están ventilándose secretos sucios de Estado y el que canta es todo un espía en activo.  

Las campañas de difamaciones contra Snowden no se han hecho esperar y los esbirros mediáticos del Estado policíaco ya han dado buena cuenta del ex espía. Desde airear asuntos privados (su ex novia en actitud sexy), entre otros a cargo de la infecta CNN, a caricaturizarle como “Mortadelo” (diario el InMundo), aquí en una sucesión de chascarrillos a cada cual más de baja estofa, o decir que fue un mal estudiante y que lo único que quiere es tener notoriedad. Esas porquerías que suele defecar Falsimedia. Dicho lo cual, advierto que yo dejaría claro que Snowden no sólo no es un villano (llamémosle “traidor”) sino más bien un tipo de una ingenuidad casi alarmante, sospechosamente alarmante, ya que según él mismo ha dicho “teme que el mundo no vaya a cambiar con sus revelaciones”.  Pues no, no cambiará, y menos en su país. Al menos, a corto-medio plazo. Y empiezo, desde ya, a dudar del personaje.

A pesar de gozar del estatus de (ex) espía de una poderosa organización, Edward Snowden no es, tampoco, un héroe alguien que haya dicho algo novedoso sobre las prácticas delictivas de la NSA. Su único mérito reside, que no es poco, ciertamente, en jugarse (presumiblemente) el tipo como espía en activo y denunciar un proyecto totalitario global. Snowden simplemente es un “norteamericano decepcionado” que estoy seguro sigue creyendo en el sistema, en el “american way of life”, en la América gran capitalista pero con otras formas y modales menos invasivos y fascistoides. No ha puesto, en cualquier caso, en peligro al propio sistema, sólo ha avanzado un esbozo de lo “mal que pueden ir las cosas si seguimos por este camino”. Esta sería la película, digamos, oficial  

Snowden, un mito de barro: no aporta nada nuevo

Pasando al terreno de la información suministrada por Snowden, el empleado de la NSA no ha dicho nada excepcional que ya se supiera con antelación sobre la vigilancia global. William Blum (1933), ex funcionario del Departamento de Estado, tuvo información de primera mano (con el famoso Philip Agee, otro ex de la CIA), sobre las cloacas del imperio. En su espléndido libro El Estado Agresor, La Guerra de Washington contra el Mundo (Rogue State, edit. 2000) Blum afirmaba ya hace trece años que la NSA “lo absorbe todo (fax, móvil, e-mail, teléfono, transmisiones por satélite, comunicaciones, texto, imágenes..) siete días por semana, las 24h, quizás billones de mensajes absorbidos cada día. Nadie se escapa, ni presidentes, ni primeros ministros, el Papa, la reina de Inglaterra, amigos, enemigos..si Dios tiene un teléfono ha sido intervenido”. Si bien Blum hace un análisis equivocado en el 11-s (al decir que fueron los “terrroristas” de AlQaeda los autores del atentado) en el resto del libro está intachable.

e5517e0c17a5bc73754abb02c313ce1e

La famosa red ECHELON, de la que Blum hace una referencia sucinta, es un antecedente del espionaje global de la NSA que levantó bastante menos polvareda que el proyecto PRISM denunciado por Snowden. Pero era similar en cuanto a contenido, alcance y objetivos. Y de parecidos presupuestos que el proyecto del Utah Data Center, a inaugurar en septiembre de este año. El funcionamiento de ECHELON era básicamente interceptar, a gran escala, ingentes cantidades de información en forma de llamadas telefónicas, cables de embajadas hasta conversaciones de “sexo” e incluso felicitaciones de cumpleaños, en la paranoia permanente de EEUU por descifrar códigos o claves secretas que, supuestamente, amenazaban la seguridad nacional del imperio. Por supuesto, ECHELON fue (o es, quien sabe si con el nombre rebautizado de PRISM) un proyecto llevado a cabo en la sombra “sin una supervision democrática o un debate público o legislativo”. No hace falta decir que la NSA actuó en Europa a sus anchas con esta Red de espionaje, particularmente con la estrecha colaboración de Gran Bretaña.

El chivatazo de Snowden acerca de que las grandes corporaciones de telefonía y servicios informáticos o de comunicaciones, en general, están en plantilla de la NSA (y la CIA) tampoco es nuevo. Según Blum, se sabe que la NSA y el FBI participaron activamente durante años para requerir “a los fabricantes estadounidenses de telecomunicaciones para que diseñasen su equipamiento en aras de vulnerar o descodificar comunicaciones encriptadas e incluso de que colocasen backdoors de acceso a programas de encriptación”.  A este efecto, Microsoft, el fabricante más conocido de sistemas operativos, ya había acordado con la NSA, en 1999, (cito textual) “la inserción de claves especiales en el software Windows en todas las versiones, desde 95 en adelante. Vaya, como se las ha gastado el filántropo de Bill Gates, premio Vago de Asturias supongo que por espiarnos durante más de una década, llenar de bugs su SO y más tarde, en el retiro dorado, lavar su putrefacta imagen de megamillonario con proyectos social-genocidas. En definitiva, la NSA tenía (y tiene, seguramente) acceso a tu ordenador, algo que también pudo corroborar la DAS (la inteligencia militar francesa) quién también aseguró en el año 2000 que “la NSA había ayudado a instalar programas secretos en el software de Microsoft”. Lo que cabría preguntarse es: ¿sirven para algo los programas anti-spyware que no sea el filtrar a fisgones de a pie como tú y como yo? Ante las todopoderosas agencias de espionaje, vendidos. Resumiendo: Microsoft es una de las empresas que más ha estado y está metida de forma activa en la estructura de espionaje de la NSA.

Llama la atención, de las declaraciones de Snowden, a raíz de airear los datos selectivamente filtrados a falsimedios como The Guardian y The Washington Post, que (cito textual): “tuve cuidado de no revelar ninguna operación estadounidense contra blancos militares”. Pero…¿qué eufemismo de mierda es ese y a qué se refiere este ex espía cuando habla de “blancos militares”, si muchos sabemos que hay infinidad de vidas civiles en juego en esos mal llamados blancos militares del ejército USAgenocida?¿Cuántas veces han sido blancos civiles por diversión en vez de militares? ¿Por qué no dice en que países están ubicados esos “blancos militares”?¿Por qué se queda con medias tintas Snowden? Ese es un juego engañoso de tirar cobardemente la piedra y esconder la mano. De ahí que Manning sea peor visto (entre algunos medios de la progresía-liberal) comparativamente, que Snowden, puesto que el soldado fue mucho más allá en sus denuncias de los crímenes cometidos por los marines americanos. Snowden  también informa de que China estaba siendo espiada, como si los chinos fueran tontos y no lo supieran desde hace tiempo, por lo que entiendo que lo aportado por el ex espía de la NSA, y que es de conocimiento público, es información de muy bajo perfil, salvo que se haya ido de Yankilandia con documentos verdaderamente comprometedores (sería lo lógico) por si le cazan o le quitan de en medio y decide soltar lastre, que estaría por ver, puesto que Snowden nunca ha sido un elemento de primer nivel en la CIA y NSA, ni siquiera intermedio. 

qqxsge-mail-privacy

Otra de las supuestas “primicias” de Snowden es que brindó “detalles en los casos en que la NSA se infiltró en infraestructura civil como universidades, hospitales y negocios privados porque, dice con aire de insultante ingenuidad, eso es peligroso”. Vamos a ver, aquí ya veo a Snowden como un tipo con no demasiadas luces. O Snowden es un doble agente o es un “manufactured hero” como he leído por ahí, o es producto de un “hangout psy-op” de la CIA, como apunta el siempre escéptico Webster Tarpley. Desde hace infinidad de años, la NSA, la CIA, el FBI y otras agencias de seguridad de EEUU mantienen una estrecha colaboración con las universidades de ese país, ya sea utilizando el trasvase de mera información tecnológica o como necesarias colaboradoras en el espionaje de esas agencias. Por ejemplo, la Universidad de Maryland, cerca de la sede de la NSA, es conocida por ser una tapadera de esa Agencia, organización que, por otra parte, no tiene reparo alguno en mostrar en su web una lista de centros universitarios recomendados como de “excelencia académica”. Lo mismo se podría decir de otras instituciones científicas de USA. Esto es, tienen una más que segura vinculación directa con la NSA. 

Snowden ha dado, supuestamente, fe notarial, como ex agente de la la CIA y NSA, de la vulneración de la privacidad a escala global, con la complicidad de grandes megacorporaciones, pero este no era un hecho ni mucho menos extraordinario, ni tampoco mucho menos desconocido. Snowden ha provocado mas ruido que nueces. 

El propagandista de guerra Washington Post contra Ecuador, China y Rusia 

Uno de los depositarios de la información filtrada por Snowden (él sabrá por qué se la encomendó a un medio aliado del poder, lo que hace tambalear un tanto su credibilidad y dejar las puertas abiertas a un montaje psy-op), el periódico norteamericano más genuinamente falsificador y afín a la doctrina de guerra de la Casa Blanca, el fascista Washington Post, no ha tardado en sacar todo su arsenal de propaganda imperialista para desacreditar a Ecuador, Rusia y China. De los chinos señalan los editorialistas (ríanse) que “han demostrado  una falta de respeto por la administración Obama facilitando el vuelo de Edward Snowden a Moscú”.  Se creen que tienen vasallos por todo el mundo y que los chinos (su amenaza económica cercana más letal) iban a pasar por el aro. Se han reido en su puta cara (perdón por la palabrota) como han querido, eso sí, sin salpicarse casi nada. A Ecuador el WP le recuerda, cínicamente, su doble rasero. ¿Cuál? Pues que en el país de Correa no se respeta, según los mamporreros de Obama, la libertad de prensa. En un editorial del lunes pasado, el WP, califica a Ecuador como un régimen gobernado por un “líder autocrático de un país pequeño y empobrecido que ha demostrado tener una cara dura anti-estadounidense”. “Sorprendente” (entrecomillo) la desfachatez de esta agresiva diatriba por parte de un medio que ha recibido una denuncia escandalosa y debería ser más suave (teóricamente) con el país, sea cual fuese, que acogiera a su informante, si no fuera porque el WP está al servicio del sionismo y el militarismo de su país.

La quintacolumna editorial del WP dispara sin contemplaciones contra Correa al que acusan del “procesamiento de periodistas en su propio país y sus intentos por destruir la OEA”, advirtiendo (amenazando) de paso a Snowden lo que supondría recalar en un país, Ecuador, con las “restrictivas leyes” (cito del WP) que se han promulgado en contra de lo que estos esbirros mediáticos imperiales claman como paradigma propio: la libertad de información. Un sarcasmo escasamente digerible. Arrecia el vendaval de la carcundia imperial, esta vez contra Rusia, al decir que Putin tiene escaso apego a la democracia y profesa un crudo antiamericanismo además de que “el Kremlin responde con insultos y provocaciones”, realiza montajes con el espía de la CIA detenido hace semanas y arma al “dictador sirio”. La desvergüenza de estos paladines del terrorismo de Estado y la desinformación no tiene precio.

Otra propagandista del crimen norteamericano, la vomitiva Anne Applebaum, también en el Washington Post, se despacha con ganas contra Rusia, visto que este país no acaba de ceder ante el sanguinario Obama, en el caso Snowden: los rusos parecen poco dispuestos a respetar el Estado de derecho (sic), lo cual no es sorprendente, ya que no lo respetan en su propia casa (sic, sic). La última vez que un ex agente del servicio secreto ruso escapó a Occidente, Rusia lo envenenó con polonio 210, dejando un rastro de radiación por todo Londres y Hamburgo. No habla, la tal Applebaum en territorio propio de lo que sus agencias de asesinato-espionaje han realizado contra sus disidentes. Ni tampoco de la dictadura hondureña, el régimen criminal de Santos en Colombia, la corrupta México, su aliado feudal saudí, el entrenamiento y suministro de armas a terroristas…etc. El patio trasero se les está quedando cada vez más chico y se dedican a hacer periodismo repulsivo al servicio de la CIA. ¿Por qué Snowden confió a estos truhanes y terroristas mediáticos su información? Tal vez porque no era tan decisiva ni trascendental como muchos piensan.

La patata caliente de Snowden 

Hasta ahora el futuro de Snowden es incierto. Desde su aterrizaje en Hong Kong y posterior salida a Moscú, parece como si quisieran quitárselo de encima malamente. Ecuador lanza globos sonda y dice que la decisión de su presunto asilo podría durar “meses”, un verdadero canto al escaqueo que perjudica claramente al ex espía que no puede permitirse el lujo de estar esperando tanto tiempo. Putin tampoco está, precisamente, implicándose en el asunto con declaraciones llenas de vaguedades, echando balones fuera, sin tomar postura activa, mientras que otros países como Venezuela son más explícitos a la hora de “mojarse” por Snowden. Pero Latinoamérica es un lugar frágil y Snowden no lo tendría nada fácil puesto que los vaivenes políticos en aquéllos países no garantizarían la permanencia “sine die” de nuestro “fugitivo”. Venezuela está políticamente fuertemente polarizada y un triunfo de la derecha de Capriles que financia EEUU sería el fin del ex espía de la NSA en territorio venezolano. Wikileaks es otro actor poco deseable para Snowden (esto es una opinión personal) que podría enredarle malamente para, con un abogado presumiblemente americano, meterle por la puerta trasera en la ratonera del imperio. De momento, sólo hay que conjeturas, incluidas las de que Snowden sea un probable pufazo estilo Wikileaks.