Categoría: Otras reflexiones

La inmigración a Europa debe detenerse

 

 

En el debate sobre el discurso inmigratoriopodemos encontrar (a riesgo de simplificar) dos bandos polarizados: en el 1º) estarían, teóricamente, los más beligerantes contra la inmigración, dentro de posiciones neocons-ultraconservadoras (aunque no necesariamente, puesto que también habría críticos, pocos, de izquierdas o neutrales ideológicamente) que ven a los inmigrantes, en general, como personas que distorsionan la convivencia, acaparan recursos sociales, a veces realizan actos violentos y actividades ilícitas (mantería), se dedican al vagabundeo-trapicheo en las calles o, simplemente, la inmigración no debería ser un motivo para que se “africanice” o se “multiculturalice” Europa.

En el 2º) grupo, favorable o muy tolerante hacia la inmigración, estarían los de sesgo ideológico contrario: progre-izquierdistas y, en general, liberales (de “izquierda” o derecha), aunque aquí habría que matizar que los neoliberales-conservadores han sido los que más han promovido políticas inmigratorias favorables en los países con mayor capacidad de decisión (política y económica) de Europa, donde llevan gobernando varios años, esto es, en el Reino Unido, Francia y Alemania. De esto, los amnésicos izquierdistas y extremistas de derecha afines al neoliberalismo, esos que últimamente claman contra los suyos para que regulen la inmigración, no se suelen hacer eco de ello.

A diferencia de los primeros, más activos en foros, redes sociales y medios minoritarios de tinte antiglobalista o bien de ideología “alt-right”, los partidarios pro-inmigración disponen de amplias redes de ONGs, el apoyo de Fundaciones privadas norteamericanas y europeas, gobiernos e instituciones nacionales y supranacionales para crear un clima favorable hacia la industria inmigratoria que, según ellos, es un fenómeno positivo en la medida que, dicen, hay una demanda laboral que, supuestamente, no cubren los nativos de los países europeos (como es el realizar trabajos de bajo costo salarial: cuidados a mayores, temporeros, etc), los inmigrantes incrementarían el PIB, vía impuestos y Seguridad Social, elevarían la pobre tasa de natalidad de los nacionales de los Estados miembros y, además, nos rescatarían de la que podría ser quiebra futura de las pensiones. Como último recurso ideológico, ven en el mestizaje interétnico una forma de enriquecimiento cultural.

Generalizar negativamente sobre la inmigración es hacer una soberana injusticia sobre todos los inmigrantes. Sobre todo cuando el foco del problema inmigratorio está situado más arriba, en las propias élites capitalistas que son las que lo han incentivado en parte en origen, pero también a través de organizaciones “humanitarias” como SOS Mediterráneo y la española Proactiva Open Arms, que llevan a cabo sus operaciones en el conocido barco Aquarius y que se dedican al tráfico masivo de inmigrantes en áreas como el Mediterráneo, cerca de las costas libias, mediante un “modus operandi” de dudosa legitimidad, actuando quien sabe si en connivencia con unas mafias de las que nadie sabe quien las dirige, cuál es su estructura operativa, si tienen redes, etc, ni tampoco se conocen actuaciones oficiales punitivas contra ellas. Por lo que cabe deducir que muy probablemente esas mafias estén toleradas y articuladas “desde arriba”, por autoridades políticas locales del norte de África o incluso manejados sus hilos desde Occidente. ¿Cómo actúan impunemente esas “mafias” sino  teniendo conocimiento de que existen barcos-taxi rescatistas a los que es posible incluso que les den aviso de que disponen de “mercancía”?

Pero ¿qué hay de verdad en todas las bondades que nos venden acerca de la inmigración? Según sus partidarios, uno de los argumentos más repetidos es que (cito del diario ELPAIS) “los migrantes suelen aportar más en impuestos y en contribuciones a la seguridad social que los beneficios que reciben”.  Esto no son afirmaciones de la progresía izquierdista (que se hace eco, por supuesto, de ellas) sino de organismos o instituciones neoliberal-capitalistas. ¿Te has preguntado alguna vez por qué las élites millonarias son las más interesadas en hacer acopio de inmigrantes en Europa si no es para beneficiarse de un sistema cada día más esclavista y, de paso, tercermundizar a los que menos tienen?

También ELPAÍS se hacía eco no hace mucho de un informe del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica) de Francia hablando de que “los refugiados devuelven más de lo que reciben”, donde un grupo de expertos analizaron el impacto de la llegada masiva de inmigrantes, en el período comprendido entre 1985 y 2015, utilizando una serie de variables económicas. Todo muy académico y formalista si no fuera porque el CNRS francés (Instituto de Ciencias Humanas y Sociales) es una pieza de propaganda subvencionada por la Open Society de George Soros. Por ejemplo, en 2009, la Fundación Soros financió un estudio realizado por investigadores del CNRS sobre el supuesto control por pefil étnico de inmigrantes en Francia.

Según el FMI (Fondo Monetario Internacional) entidad conocida por su capacidad para extorsionar y por imponer políticas de austeridad y estrangulamiento económico en países donde existen capas vulnerables de la población, la receta para España es que tiene que haber “más inmigrantes y más ahorro privado” hasta llegar a “5,5 millones de extranjeros hasta 2050”,mientras que entidades financieras como el buque insignia de la corrupción catalanista, La Caixa, alardean de que “Los extranjeros han permitido contención salarial, incorporación de la mujer al mercado laboral y cinco años sin déficit en las pensiones”.

Espera…¿qué estás diciendo?; en La Caixa no tienen empacho alguno en señalar que la inmigración ha precarizado aún más el mercado de trabajo bajo ese eufemismo capitalista llamado “contención salarial”. Hace falta ser muy sinvergüenza para alabar las políticas inmigratorias porque han supuesto un recorte en los derechos laborales de los trabajadores nacionales, algo que, por cierto, han reconocido los propios sindicatos mayoritarios subvencionados (CCOO-UGT), pero asumiendo que “esto es lo que hay…y a joderse” ya que la multiculturalidad es lo que mola. De lo otro, el acceso de la mujer al mercado de trabajo gracias a la llegada masiva de inmigrantes, supongo se referirá a que han llegado nuevas prostitutas para aumentar el negocio de la trata. Son unos genios estos ingenieros sociales repartiendo pobreza entre los pobres, que es lo que mejor saben hacer los gestores del capital y el IBEX35 (más sus cómplices progres).

Me pregunto ahora: ¿qué puestos de trabajo van a ocupar esos millones de inmigrantes (no cualificados en su inmensa mayoría) que necesitamos como no sea aplicando cuotas laborales para desplazar a los nacionales y ocuparlos ellos en su lugar? O bien fomentando la mantería mediante la venta de productos de dudosa procedencia en las calles, engordando, a su vez, a una industria mafiosa que probablemente tiene su origen en los hangares de los polígonos industriales donde se reciben productos falsificados procedentes de China. Por no hablar de otras actividades que desarrollen esos inmigrantes en concepto de economía sumergida.

Por otra parte, las direcciones generales de asuntos sociales de las Comunidades Autónomas, que distribuyen ayudas y subvenciones en materia social, acabarán vaciando o mermando sus fondos de manera sustancial, puesto que no va a haber dinero para todos, y la tendencia necesariamente va a ser el ir recortando ayudas. Las matemáticas son tozudas: a mayor número de inmigrantes, mayor desembolso de prestaciones y menos a repartir para todos (los pobres), algo que ya se está observando en los últimos años y que no afectará a muchos de esos neoliberales (incluidos los mediáticos) que ladran contra la inmigración o protestan contra los manteros, mientras ellos se lucran desde sus urbanizaciones de lujo y no pisan una calle a diario para esquivar las mantas, salvo para desplazarse en sus coches de gran cilindrada al Ministerio o a la Corporación privada de turno.

Sin embargo, frente al panorama idílico pintado por las élites partidarias de “puertas abiertas” a la inmigración como un maná económico para el PIB nacional (en realidad, habría que decir para sus bolsillos), hace tres lustros una información del diario económico de PRISA 5 DÍAS decía que “Sólo uno de cada cuatro inmigrantes cotiza a la Seguridad Social. En España ya viven más de tres millones de extranjeros, según las cifras oficiales. De éstos, un millón cotizan a la Seguridad Social, pero 253.719 proceden de los 25 países de la UE y no se consideran inmigrantes. Descontando este colectivo resulta que sólo uno de cada cuatro inmigrantes cotiza al sistema”. Ahora, catorce años después, resulta que, por arte de birlibirloque, y con una situación laboral mucho peor y con una caja de la Seguridad Social tambaleante, los inmigrantes aportan más en impuestos y a la Seguridad Social y encima necesitamos 2 millones adicionales. ¿Qué beneficios aportarán vía impuestos los nuevos inmigrantes si no van a cotizar, en su mayoría, IVA ni IRPF?

INMIGRACIÓN EN ORIGEN: NO ES POBREZA TODO LO QUE RELUCE

 

HAFSA KARA MUSTAPHA

 

Hafsa Kara-Mustapha es una periodista, analista política y comentarista asidua en la cadena RT y la iraní PressTV que pone un enfoque especial en Oriente Medio y África. En un artículo, que da título a esta entrada y publicado en el medio American Herald Tribune, Hafsa se pregunta ¿qué está pasando al otro lado del Mediterráneo? ¿De donde provienen todos estos aspirantes a inmigrantes? Para el continente africano, este es un flagelo que debe llegar a su fin. No por la forma en que esto afecta a la sociedad occidental, sino por lo perjudicial que es para las naciones africanas”. 

Lo que dice Hafsa es una verdad a medias, puesto que una inmigración descontrolada e ilimitada, con fronteras abiertas, incentivada por organizaciones como las de George Soros a través sus buques traficantes, si supone un factor de desestabilización para Europa. Pero para sus ciudadanos comunes y corrientes, que se vuelven cada vez más hostiles hacia un problema generado desde varias aristas pero que es inmune para las oligarquías políticas y económicas que han promovido esas estrategias.

“En los últimos veinte años, señala Hafsa, el deseo de los africanos de dejar todo atrás ha aumentado. A medida que las situaciones económicas empeoran en muchos países, la solución parece ser que es viajar al norte en un intento por buscar una vida mejor. Si bien ese sentimiento es comprensible y existe en muchas geografías, la realidad es que esta “huída” está siendo preocupante para muchos países africanos que ya no pueden reconstruirse después guerras o recesiones económicas”.  Es una obviedad decir que si en esos países del África subsahariana no disponen de mano de obra nativa, cualificada o no, para reconstruirlos, ya que se producen fugas masivas de africanos hacia Europa, dichos países se van a estancar económicamente, ad infinitum, y no digamos políticamente

La periodista Hafsa pone el dedo en la llaga al afirmar que “Si bien las guerras de Occidente y la explotación de los recursos africanos han sumido al continente en un caos, la respuesta y la exploración de las soluciones deben ser locales. Se ha generalizado demasiado el hecho de que como no hay perspectivas en su país de origen solo la vida en un país occidental puede proporcionar un futuro viable”.

Hafsa señala un argumento que es inobjetable a propósito del fenómeno inmigratorio: “Debe decirse y repetirse que las guerras occidentales y las corporaciones corruptas respaldadas por los gobiernos son responsables de la creación de la inmigración, ya sean refugiados de guerra o inmigrantes económicos”. Algo, esto último (inmigrantes económicos), que no gusta excesivamente que se hable de ello a las ONGs que trafican en sus barcos negreros con seres humanos y a sus compinches pijo-progres, ya que es más buenrrollista y humanitarista traer el status de “refugiado” o de que los subsaharianos-magrebíes vengan “con lo puesto”. Pero es una realidad (la  inmigración económica) que se ha podido constatar.

Analizar el fenómeno migratorio desde un punto de vista crítico supone alejarte del discurso infantilizador del progrerío y la apisonadora de sus portavoces mediáticos que han asumido que los términos “racismo” y “xenofobia” deben ser utilizados para todo aquel que cuestione el statu-quo inmigratorio. Hafsa dice que estamos ante una realidad inmigratoria incontrovertible, pero “también es hora de que África trabaje por una solución”. Ese efecto acomodaticio  de los subsaharianos de irse al engañoso cuerno de oro europeo, dice Hafsa, “se ha apoderado de dos generaciones de africanos y está causando un estancamiento en el desarrollo. Los jóvenes de toda la región ya no ven un futuro a nivel local e invierten grandes sumas de dinero en irse a un lugar donde hacer que su hogar sea un éxito”.

De este modo, se genera el suculento negocio de la inmigración económica para otros (las llamadas “mafias”), donde, como señala Hafsa “los traficantes de personas eligen candidatos y cobran hasta 20.000 dólares para ir hacia un país europeo a través del Mar Mediterráneo; una suma de dinero que bien podría usarse por los “inmigrantes” económicos para establecer negocios exitosos a nivel local”. Si pagas un dineral a las mafias es lógico que vengas en situación de inmigrante económico; lo demás es contar una narrativa para tontos, de los que cada vez quedan menos. Al negocio de las mafias se une la represión policial que llega hasta “Los estados del norte de África, como Argelia y Marruecos, quienes han establecido políticas que castigan a los inmigrantes, que son atrapados por la policía costera, con largas penas de prisión”.

A pesar de que las ONG van con la lección aprendida para enviar el mensaje a la opinión pública de que estamos, en su casi totalidad, ante inmigrantes que vienen en condiciones de indigencia, para crear una sensación aumentada de solidaridad  entre la población de Europa, la realidad dista de ser ese mundo altruista donde se propaga un discurso de “refugiados sin fronteras” huyendo de la miseria más atroz (por supuesto, que hay quien huye de ella, eso es innegable, pero entonces ya no pueden permitirse pagar las exorbitantes cifras que manejan las mafias…¿cómo eluden a éstas?).

De este modo, los relatos adquieren otras tonalidades. Hafsa lo explica bien claro: “Muchos inmigrantes no provienen de hogares empobrecidos, sino de familias adineradas, que optan por cruzar el Mediterráneo como una aventura veraniega”. “Uno de esos candidatos, Walid, argelino, dice Hafsa, dirigió una exitosa tienda de pintura y decoración con su hermano. Mientras sus padres estaban de vacaciones, vendió su Renault Megane y parte de su negocio a su hermano y se embarcó en un viaje a España. Atrapado por la Guardia costera, Walid pasó un tiempo detenido tanto en España como en Argelia antes de regresar para volver a dirigir su tienda, en lo que describió como una vida caótica”

Él no estaba decepcionado por su fracaso en inmigrar, sino por las grandes cantidades de dinero que perdió.  Insistió en que intentó el viaje a Europa como una experiencia. <¿Qué iba a perder?>, se preguntó; <en el mejor de los casos, cruzaría la frontera, vería si me gustaba y lo daría por bueno; en el peor de los casos me atraparían y regresaría.  La apuesta no dio resultado en mi caso, pero era un riesgo que valía la pena>, agregó.

Walid tuvo suerte.  El mar estuvo en calma durante todo el cruce y <nos divertimos con todos los niños riendo y cantando en la primera etapa del viaje.  Sin embargo, debes debes de ser muy discreto al acercarte a España. Al final fue una especie de campamento de verano de aventura>”.

Uno de sus vecinos, cuenta Hafsa, llegó a Francia para regresar cinco años después. No encontró trabajo, ni oportunidades, solo amenazas constantes de ser detenido y enviado de vuelta a casa.  A fin de cuentas su vida en Argelia no era tan mala del todo y extrañaba a su familia, por lo que era absurdo seguir, con todo el racismo que había en Francia,  cuando en su país la vida no era peor.

Otro caso que relata Hafsa se refiere a un ciudanano de Guinea Conakry: “N’dabe, de Guinea Conakry, cruzó el desierto durante más de tres meses antes de llegar a Argelia. Su objetivo, según dijo, era Francia o Bélgica. Cuando se le preguntó si la vida en Guinea era tan difícil que justificaba pasos tan drásticos como arriesgar su vida en el traicionero desierto del Sáhara, explicó que mientras dirigía una panadería rentable en Conakry allí todos sentían que Europa era el lugar para estar: el sueño europeo que ofrece hogares, trabajos y mejores condiciones de vida.”

“Es como un desafío entre los jóvenes africanos de hoy en día”, afirmó N’dabe.  Es lo que se hace ahora. Intentar cruzar el Mediterráneo y luego llegar al otro lado. Se siente como una competición deportiva más que cualquier otra cosa. ¿Valen la pena los riesgos? “No estoy seguro, pero tengo que intentarlo”.

Queda claro que la farsa humanitaria “rescatista” sólo es un instrumento de camuflaje con el que las ONGS se dedican a engañar con medias verdades (los que, efectivamente, huyen de guerras y del terrorismo patrocinado por Occidente) pero también construyen historias condimentadas hábilmente con sensiblería para inducir y cautivar al gran público en una sóla dirección. Como precisa Hafsa: Para Walid o N’dabe, parece que cruzar el Mediterráneo nunca estuvo motivado por condiciones que amenazan la vida.  Ambos hombres perdieron recursos valiosos que podrían haber mejorado sus condiciones localmente en lugar de llenar los bolsillos de traficantes inescrupulosos”.

Pero la cuestión raíz (de los que salen en estampida por culpa de las guerras de Occidente en Oriente Medio o Africa) es que si las democracias del capital y los mercados se embarcan en agresiones militares (como las de Libia o Siria), dice Hafsa que, deben estar preparadas para soportar la carga financiera de sus consecuencias; ese debería ser el mantra de todos los periodistas que ahora van de defensores de los derechos básicos de las víctimas de guerras innecesarias”. ¿Has leído alguna vez a personajes del periodismo “humano” español como los Nachawati, Bauluz, Espinosa, Pampliega o Mónica Prieto cargar las tintas sobre Occidente por su responsabilidad en el financiamiento y entrenamiento de los terroristas de ISIS o de la responsabilidad directa de EEUU-Europa en esas guerras? Ni se les lee ni se les espera, puesto que están adiestrados para guardar una falsa equidistancia política que en la práctica es complicidad para tergiversar la realidad.

Finaliza Hafsa su artículo diciendo que: “Independientemente de cómo Occidente vea esta crisis de inmigración, la realidad es que es una crisis para los africanos y los árabes en primer lugar. Los observadores occidentales deben dejar de infantilizar a los habitantes de estas regiones.  Es hora de que África y los líderes del mundo árabe aborden el tema de la inmigración y ya no permitan que Occidente y sus medios actúen como portavoces de sus niños desilusionados”.

 

EL AFRICOM: EEUU AL ASALTO GEOESTRATÉGICO DE AFRICA

 

EL  COMANDANTE  SUPREMO  DE  AFRICOM  THOMAS D. WALDHAUSER  CON  SUS  COMILITONES  EN  LA PEQUEÑA  REPÚBLICA AFRICANA  DE  DJIBOUTI  PARA  QUE  SE  SEPA  QUIEN  MANDA  Y  CONTROLA  ESE PAÍS.  LOS RECURSOS  CLAVE  DE  DJIBOUTI  SON  PETRÓLEO  Y  ORO.

 

Si George Soros y Fundaciones norteamericanas como Rockefeller o Ford, USAID (Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional) o NED (Fundación Nacional para la Democracia)  son las gerentes de las estrategias subversivas para Europa organizando revoluciones de color o cambio de régimen (como el golpe nazi en Ucrania) más sus otras facetas conocidas como grandes patronos financieros (los tres primeros) a favor de la inmigración masiva y del financiamiento de una selva de organizaciones progres (ya sean feministas, contra el racismo, la homofobia o la islamofobia), en África el brazo armado globalista de esas corporaciones es el imperialismo militar norteamericano, la otra pieza para controlar el tablero del dominó mundial. Son dos frentes que trabajan para un objetivo estratégico común: el control global geopolítico por parte de Washington y sus oligarquías capitalistas. Pero esta narrativa no la oirás a esos derechistas políticos y mediáticos que ahora claman hipócritamente contra la “inmigración masiva”, ya que son los más fieles defensores y abanderados del amo americano.

El AFRICOM (Comando de EEUU para África), del que ya se habló en otra entrada en este blog, es una fuerza militar de EEUU que se hizo operativa en 2008 (por tanto, se cumplen diez años) para sentar las bases (nunca mejor dicho) de una nueva aventura imperialista de Washington. El AFRICOM se ha ido implantando paulatinamente en toda África, excepto Egipto. Además, EEUU y la OTAN aportan innumerables asesores militares, agentes de la CIA y de otros servicios de inteligencia europeos para el desarrollo de operaciones clandestinas en África. Detrás de las grandes palabras de “paz” y “seguridad” para los pueblos de Africa, que dio salida al proyecto de AFRICOM, se escondía una vieja retórica imperialista muy conocida: el establecimiento del comando estaba justificado porque los estados débiles africanos pueden representar un gran peligro para los intereses nacionales de los EEUU”

Como parte de la estructura operativa del AFRICOM no podía faltar una ONG de “apoyo económico internacional”: una fachada de la CIA, la USAID, para dar un barniz astuto y altruista a las acciones estadounidenses en el continente, cuando la realidad es que la única importancia que tiene África para EEUU es estratégica y geopolítica. África posee, como es sabido, ingentes reservas minerales y petrolíferas en países como Mali, Nigeria, Chad, Niger, Sudán del sur, etc, un botín lo suficientemente goloso para justificar el neocolonialismo militar estadounidense y europeo.

De este modo, EEUU se ha posicionado, política, militar y económicamente, en África como siempre lo ha hecho en el resto del mundo, por sus santos bemoles y, adicionalmente, según analistas, por el ascenso meteórico de China en el concierto económico mundial. Para algunos Estados africanos las relaciones comerciales y de ayuda con China son más atractivas que el hecho de estar ligados al comercio capitalista occidental ya que la ayuda china, en general, es no condicional y el resultado de la solidaridad histórica sur-sur.

Por supuesto, el “terrorismo” (manufacturado) no podía dejar de ser otra excusa del imperialismo occidental para llevar a cabo la infiltración de EEUU y Europa en los Estados africanos, a pesar de que hay fundadas sospechas de que, al igual que sucede con ISIS-AlQaeda en Oriente Medio, la agenda encubierta de EEUU también ha manejado los hilos de su más que probable franquicia terrorista Boko Haram, más la galvanización de guerras tribales, creando dinámicas desestabilizadoras con las que justificar su presencia permanente en territorio africano.

La doctrina de la “guerra contra el terror” es el disfraz clave para el establecimiento de AFRICOM. Esto supone suculentas contrapartidas económicas para los Estados vasallos de EEUU (equipamiento militar, fundamentalmente). Por ejemplo, AFRICOM ha negociado con los gobiernos de Senegal y Uganda para establecer bases de despliegue avanzado en esos países, donde se almacenan armas, municiones y otros equipos militares, listas para que EEUU las use si lo considera oportuno.  Estas diversas bases, denominadas “nenúfares”, fueron concebidas por EEUU antes incluso de la puesta en funcionamiento de AFRICOM.

La importancia de las bases militares para el control de riquezas naturales de África lo denuncia Hamza Mustafa Njozi de la Universidad de Dar Es Salaam, Tanzania. Hamza dijo, refiriéndose a los recursos de oro y petróleo de Tanzania que están siendo explorados por las corporaciones multinacionales: “Los estadounidenses necesitarán una base militar en Tanzania porque la presencia militar es necesaria para garantizar el control total de este recurso vital y el saqueo continuo de nuestras minas de oro”

La debacle social y política de África le importa un bledo a Estados Unidos y la UE, siempre que les garantice una posición dominante para controlar recursos vitales y marionetas políticas. De hecho, han guardado silencio sobre infinidad de acciones antidemocráticas (aunque hablar de “democracia” en África es un mal chiste) de regímenes como los de Guinea Ecuatorial y han guardado discreto silencio sobre las elecciones fraudulentas en Angola y Nigeria, principalmente como resultado del papel de estos países en la seguridad de los intereses petroleros de los Estados Unidos.

De este modo, hay una espiral que imposibilita que haya cambios estructurales sociales efectivos en África con lo que se acelera el ascenso de dictadores y se militarizan las políticas internas de los estados africanos. Por otra parte, la población, con una tasa de analfabetismo cercana al 70% en algunos países, es incapaz de maniobrar y rebelarse contra todo ello, abandonando, muchos de ellos, sus hogares en busca de un sueño europeo que es, en la práctica, irreal.

La presencia de una fuerza militar extranjera invasora, como es la de EEUU, es idónea para sofocar cualquier revuelta anti-imperialista y las ONGs allí presentes (incontables órdenes religiosas o simplemente sin adscripción confesional alguna) hacen el eficiente trabajo de desmovilizar ideológicamente a los nativos mediante la inoculación del veneno mental de los mitos religiosos o, simplemente, perpetuando la caridad social como estrategia de las corporaciones que les respaldan económicamente.

Desafortunadamente, la sugerencia de Hafsa Kara Mustapha para que los países árabes y subsaharianos asuman de una vez por todas el liderazgo en la crisis inmigratoria caerá en saco roto ya que, por otra parte, Hafsa parece ignorar también que la prioridad de casi todos esos países es la de seguir siendo rehenes del neocolonialismo militar y económico norteamericano. EEUU podría jugar un papel decisivo a la hora de frenar la estampida inmigratoria africana hacía Europa, pero es conocido que Washington forma parte del problema y hace tiempo que el Tío Sam fue denunciado como promotor e instigador de la inmigración masiva hacia Europa.

Mientras tanto, la progresía y los neoliberales de Europa contribuyen a perpetuar el actual estado de cosas, unos viviendo del tráfico inmigratorio de unas ONGs que utilizan el cada vez menos “amable” comodín de la solidaridad sin fronteras y los otros preocupándose por desvalijar África haciendo insoluble el problema inmigratorio, también mediante otra fachada “solidaria”: la de repartir cuotas de refugiados e inmigrantes por toda Europa.

 

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Feminismo carcelario: el fracaso de la prohibición de la prostitución

 

ROBYN MAYNARD, FEMINISTA CANADIENSE DE IZQUIERDAS Y ANTI-ABOLICIONISTA

 

El título de esta entrada está tomado literalmente de un artículo que escribió la feminista negra, activista y educadora canadiense Robyn Maynard en 2014, del que voy a exponer sus líneas básicas en torno a lo que viene siendo, en los últimos tiempos, una campaña de hostigamiento masivo por parte del feminismo hegemónico postmoderno, contra la prostitución intentando criminalizar y englobar en una sóla dos actividades totalmente diferentes: la trata (tolerada y, a la vez, reprimida en el hábil juego del mercado capitalista donde se permiten la proliferación de redes de burdeles) y el desarrollo de la actividad de “trabajo sexual” autónoma y libre por parte de las mujeres. No sé en qué mundo vivirán las progre-feministas abolicionistas que últimamente proliferan por las redes sociales y pontifican agresivamente desde los púlpitos feministas, pero seguro que estupendamente acomodadas en el mejor sistema que sirve a sus intereses: el capitalista, ese que le colma de privilegios legislativos y subvenciones. Les recuerdo que no estamos en un sistema político socialista como la URSS donde dicho ejercicio de la prostitución era irrelevante o mínimamente clandestino e inexistente en el caso de la trata ya que el propio sistema proveía de mecanismos que impedían ejercer una actividad que iba contra los derechos y dignidad de la mujer. Pero pretender el “abolicionismo”-prohibicionismo de una actividad sexual (la realizada autónomamente por mujeres) en una sociedad, la capitalista, de libre mercado, lucro y negocio fácil, es simplemente vivir en la irrealidad.

El inquisitorialismo de ese “feminismo radical”, que conecta con la agenda política globalista, lo define muy bien Maynard en el comienzo de su artículo: “las estrategias de las feministas prohibicionistas no sirven a la salud y el bienestar de las trabajadoras sexuales, sino que en realidad promueven la criminalización de las personas que pretenden proteger.  Por el contrario, los argumentos de este ensayo exponen un modelo de solidaridad con las personas que ejercen el trabajo sexual, en apoyo de sus propios movimientos en pro de la salud, la seguridad y la dignidad dentro del comercio sexual”.

Es curioso que la demanda penalizadora contra el consumo de la prostitución libre se esté intentando, interesadamente, solaparla con la trata, en particular, por parte determinadas ONGs  feministas, activistas o periodistas pseudoprogres de cuota afines a medios como Público y El Diario, que van con discurso “radical”, muy activas en las redes sociales, y también por recién aterrizadas en el feminismo pop, como las pseudoactrices Mabel Lozano y el dúo postizo de las Towanda Rebels, éstas conocidas a través de su video-show efectista Hola Putero.

Una de las ONGs que que aprovechan el tirón contra la prostitución (aunque hacen más hincapié en el tema de la trata) y, en general, en todo lo concerniente a la industria de género (como en el reciente caso de la secuestradora Juana Rivas y otras) es Women’s Link, referente del que suele echar mano el feminismo postmoderno. Women’s Link no es una ONG cualquiera, sino una multinacional del negocio feminista creada en EEUU que ha constituido filiales en todo el mundo (incluida España) y que recibe apoyo económico de once potentes Fundaciones privadas estadounidenses, entre ellas dos muy conocidas y de las más poderosas: la Open Society de George Soros y la Fundación Ford.

Las feministas más intolerantes han focalizado su objetivo anti-prostitución, no en el sistema que explota y favorece esa industria del tráfico sexual de mujeres (donde el Estado monta, de vez en cuando, numeritos policiales de “desarticulación” de bandas organizadas de trata, para lavar su imagen) sino, como es habitual en su fóbica doctrina misándrica, su objetivo son los hombres, como consumidores (mayoritarios) finales de esa industria. Todo hombre es putero por definición y “culpable” de la existencia de la prostitución, de la trata, del tráfico de niños, del calentón global y del paro en Indochina.

La retórica feminista, de este modo, se nutre de falacias y falsedades para advertir que la mujer es víctima en todo caso, ya sea por el tráfico (lo cual es cierto), ya sea por ejercer la prostitución libre e individualmente (lo cual es incierto). Pero este maniqueismo no funciona, salvo en las mentes más sectarias del feminismo. El abolicionismo y el prohibicionismo, por otra parte, son dos conceptos que las feministas pretenden desligar cuando en la práctica, en su ideario, significan lo mismo, en su empeño de proscribir el “trabajo sexual” con el sólo objetivo de criminalizar al hombre.

Maynard deja bien a las claras de partida que: Las abolicionistas creen que el trabajo sexual, en sí mismo, es intrínsecamente violento y explotador, y proponen, en cambio, que se adopte un enfoque prohibicionista y carcelario para eliminar ese trabajo.  Este modelo va en contra de las luchas por los derechos laborales, los derechos de las migrantes, la despenalización y la autodeterminación que actualmente están librando las activistas del trabajo sexual”.

Robyn Maynard fija su discurso, como canadiense, en la realidad de lo que fue y es la actividad de “trabajo sexual” en su país. Y expone qué clase de agenda ha movido siempre el abolicionismo-prohibicionismo: “Los grupos prohibicionistas en la reciente historia canadiense fueron colaboradores activos con una agenda carcelaria centrada en la prohibición del trabajo sexual, que se tradujo en arrestos, encarcelamiento y programas de rehabilitación forzosa para muchas trabajadoras sexuales. Muchos grupos de mujeres prohibicionistas fueron parte de una creciente tendencia de criminalización como medio para frenar los llamados vicios sociales e imponer el control sobre la sexualidad de las mujeres.  Esto tuvo el resultado correspondiente de vigilar a mujeres de clase baja, mujeres indígenas, inmigrantes y mujeres en el comercio sexual”.

Continúa Maynard: “A principios del siglo XX, un fuerte lobby de grupos de mujeres contra la prostitución apareció en Canadá y en el extranjero, en colaboración con grupos puritanos cristiano-protestantes, fue cada vez a más con un discurso explícito donde era necesario salvar a las mujeres del comercio sexual. El medio de lograr esta meta fue arrestar tanto a las mujeres como a los hombres que eran sus clientes.  Michaela Freund ha documentado uno de esos grupos, el Consejo de Mujeres de Vancouver, que estaba profundamente implicado en el proceso de criminalizar a las mujeres en el comercio sexual (y, en general, a las mujeres de clase baja)”.

“Este lobby estimuló la creación de una nueva división policial llamada División de Protección de Mujeres, también apoyada por la Liga de Amas de Casa de la Columbia Británica.  Esta división comenzó su actividad en 1912 y alcanzó su punto máximo en 1929, y fue atendida por mujeres que hicieron trabajo preventivo y visitas domiciliarias para evitar que las mujeres se involucrasen en el comercio sexual”

“Joan Sangster, que estudió uno de los principales reformatorios de Ontario, el Reformatorio Mercer, demostró que muchas trabajadoras sexuales fueron enviadas contra su voluntad a centros de rehabilitación.  Estos reformatorios no fueron cualitativamente diferentes de la prisión, ya que las mujeres fueron retenidas contra su voluntad, obligadas a realizar trabajo doméstico, y además, “solo una minoría de los documentos que constan en los archivos de Mercer indican que las mujeres claramente abandonaron o quisieron abandonar la prostitución”.

Históricamente se podría afirmar, como señala Maynard que “Las abolicionistas, aunque supuestamente tienen en mente velar por los mejores intereses de las trabajadoras sexuales, han colaborado con enfoques prohibicionistas carcelarios contra el trabajo sexual en la imposición de un tipo particular de rol social y sexual para las mujeres en la sociedad, con resultados devastadores vividos por trabajadoras sexuales, inmigrantes y mujeres indígenas.

“Desafortunadamente, señala Maynard, no tenemos acceso a las voces de la mayoría de las trabajadoras sexuales que fueron forzadas contra su voluntad a “centros de rehabilitación” y prisiones a instancias de las prohibicionistas, la iglesia y los legisladores en la reciente historia canadiense.  En la época actual, sin embargo, las personas que ejercen el trabajo sexual se han empoderado cada vez más para organizarse, decidiendo por sí mismas para elaborar sus necesidades, en lugar de ser representadas como víctimas sin voz por otros”

“Las activistas sexuales ven el daño involucrado en el trabajo sexual como arraigado en injusticias sistémicas más grandes en lugar de ser causado por el trabajo sexual en sí mismo. Debido a esto, las trabajadoras sexuales en Canadá han identificado cada vez más las leyes que penalizan su trabajo como una de las principales barreras para su seguridad, y de hecho como una de las principales causas de los altos niveles de violencia cometidos contra ellas”

Tanto es así que una alianza de varias docenas de trabajadoras sexuales canadienses a pie de calle llamadas Sex Workers United Against violence (SWUAv), representadas por Pivot Legal Society, ”en varias ocasiones han denunciado públicamente los efectos negativos de la criminalización de las negociaciones entre las trabajadoras sexuales y sus clientes.  Numerosas publicaciones ordenadas por el gobierno han identificado la criminalización de estas interacciones cliente-trabajador como los principales factores en las condiciones existentes de violencia hacia las trabajadoras sexuales”

Solidaridad frente a prohibicionismo. Maynard hace referencia a un  informe innovador de Kate Shannon del Centro de la Columbia Británica para la Excelencia en VIH/SIDA publicado en mayo de 2012 en el que se detallaba un “aumento en la seguridad percibida por las trabajadoras sexuales en Vancouver en Centros específicos para desarrollar su actividad con las siguientes reglas: “No traficar con drogas, no violentar ni presionar a otras mujeres para que hagan algo que no quieren hacer”. Estos centros para mujeres decidieron escuchar las necesidades de las trabajadoras sexuales en lugar de imponer sus propios puntos de vista sobre la industria y, en consecuencia, mejoró la seguridad de las mujeres”.

Maynard igualmente cita el caso de Nueva Zelanda, país que ha despenalizado por completo el “trabajo sexual”: “un estudio encargado por el Ministerio de Justicia demostró que las trabajadoras sexuales se sentían menos vulnerables a la violencia, que los niveles de explotación eran bajos y que el 60% de las trabajadoras sentían que tenían una mayor capacidad para denunciar la violencia en virtud de la nueva Ley de Reforma de la Prostitución que sin ella. El Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda también ha declarado que el acceso a los derechos laborales les permite combatir mejor los incidentes de violencia y explotación en sus lugares de trabajo. Por el contrario, el prohibicionismo moderno sigue siendo una forma de feminismo de “rescate” en lugar de feminismo basado en la solidaridad”. En su extremismo, la perspectiva prohibicionista niega que las trabajadoras sexuales puedan diferenciar entre trabajo sexual forzado y voluntario”

Maynard matiza que, a pesar de las diferencias históricas existentes entre los abolicionistas de ayer y los de hoy hay un discurso en boga, ya señalado más arriba, claramente criminalizador “Los prohibicionistas contemporáneos difieren de sus contrapartes históricos en que ya no abogan directamente por el encarcelamiento o la rehabilitación forzada de las trabajadoras sexuales como el medio para terminar con la existencia del comercio sexual.  Sin embargo, su enfoque para abolir la prostitución sigue siendo necesariamente carcelario; dado que la compra en sí es vista como un acto violento, todos los clientes son vistos como abusadores y malhechores y todas los trabajadoras como víctimas”

Las feministas abolicionistas en la Canadá de Maynard, como las de otros países de las democracias capitalistas, incluida España, son parte de una estrategia política de camuflaje del globalismo internacional para promulgar un modelo de prohibición como parte de una iniciativa estadounidense que comenzó bajo la administración Bush en 2003, el índice Trafficking in Persons (TIP), que define cualquier forma de prostitución, de facto, como tráfico y ha pedido la criminalización de los clientes en todo el mundo, a pesar de que muchas mujeres, por no decir todas (las que ejercen libre y voluntariamente), son las que ofertan sus servicios a los hombres. Detrás de esta iniciativa hay mucha hipocresía y lavado de imagen.

El TIP, dice Maynard, es un sistema de tres niveles que califica a los países sobre su supuesto éxito o fracaso en lo que considera que es la lucha contra el tráfico, y ejerce una influencia política significativa.  En efecto, sin embargo, a menudo ejerce presión sobre los países clientes para criminalizar (o aumentar la criminalización) el comercio sexual mediante asaltos policiales y cerrando establecimientos de trabajo sexual, recompensándolos por una mayor represión del trabajo sexual y la migración ilegal, mientras castiga a los países que obtienen el puntaje más bajo en el índice TIP, con la amenaza de perder la ayuda extranjera estadounidense. 

En definitiva, el TIP es una herramienta de control político de EEUU enmascarada en la lucha contra la prostitución mundial (sea trata o no) de la misma forma, habría que decir, que aquella fraudulenta campaña de propaganda que la Administración Nixon lanzó en los años 70 a cuenta de la famosa “guerra contra las drogas”. En realidad, lo que estaba haciendo EEUU era aumentar los canales de distribución de droga para garantizarse ese país el control del narcotráfico eliminando la competencia de las mafias corsa o marsellesa mediante incursiones de la Interpol en sus “lavanderías” de heroína, favoreciendo a su vez a redes del crimen organizado como la mafia siciliana y los cárteles colombianos de la droga, que le eran más útiles en sus propósitos de obtener amplios fondos para la guerra sucia anticomunista (Operación Gladio). Para ello, EEUU utilizó a la CIA como operadora principal del narcotráfico a escala global.

Volviendo a la prostitución, señala Maynard que aunque Suecia es alabada por las feministas prohibicionistas por tomar medidas legislativas para criminalizar a los clientes, su propósito declarado de eliminar la industria del sexo ha sido un fracaso abyecto: En boca de los propios organismos oficiales suecos: “No podemos dar ninguna respuesta inequívoca a [la cuestión de si la prostitución ha aumentado o disminuido].  A lo sumo, podemos discernir que la prostitución callejera está regresando lentamente, después de desaparecer rápidamente a raíz de la ley”

Maynard apunta algo a lo que las llamadas feministas “radicales” prefieren no ver y eludir el debate: Ya sea si funcionan o no realmente esos métodos para eliminar el trabajo sexual, esa forma de feminismo de rescate está desconectada de las necesidades de las trabajadoras sexuales.  De hecho, la aplicación de la ley intenta centrarse en la criminalización de los clientes y ha tenido consecuencias perjudiciales para las trabajadoras sexuales de Canadá durante las últimas décadas. Por ejemplo, en Montreal en 2001, la policía realizó redadas masivas de clientes, y Stella, una organización de trabajadoras sexuales con sede en Montreal, documentó un aumento del triple de incidentes violentos y de cinco veces los incidentes con armas de fuego con resultados mortales durante un período de tres meses que duraron las redadas.”

El “modelo sueco” con el que sueñan las feministas más dogmáticas no sólo  no es la panacea anti-prostitución sino que ha desembocado en todo lo contrario. Maynard, lo describe: “Con la implementación internacional gradual del modelo sueco, las condiciones de trabajo y la seguridad relativa de las mujeres en todos los niveles de la industria del sexo se han visto reducidas considerablemente.  Según un estudio del Ministerio de Justicia y Policía de Norweigan, las trabajadoras sexuales a pie de calle en Suecia han informado que se sienten menos seguras y con mayor riesgo de violencia, y de hecho se enfrentan a un aumento real de la misma, mientras que las mujeres que trabajan en el interior de sus propios espacios se han enfrentado a un deterioro de las condiciones de trabajo. Las feministas prohibicionistas, incluida la Coalición contra la Trata de Mujeres y la Coalición de Mujeres para la Abolición de la Prostitución, abogan por la criminalización de todos los clientes como un medio para acabar con la trata, ya que no distinguen entre trabajadoras voluntarias y las que son forzadas a hacerlo. 

Maynard finaliza su larga exposición dejando bien claro a la neoinquisición feminista que: “El apoyo ético consiste en dejar que las trabajadoras sexuales determinen sus propias necesidades y reconocer que cada individuo tiene experiencias diferentes y es el más capaz para determinar el curso de su vida.  Todas las trabajadores sexuales merecen respeto, y necesitan ser apoyadas en sus elecciones en lugar de ser tratadas como víctimas que son incapaces de comprender su propia opresión. Como señala Nandita Sharma, autora de Home Economics: The Making of Migrant Labor in Canadá, “si queremos acabar con la explotación tenemos que dar más poder a las trabajadoras para poner fin a ella.

Las abolicionistas, por bien intencionadas que sean, continúan defendiendo la estructura del feminismo de rescate, apoyando políticas de cárcel y alineándose con los intereses de gobiernos de derechas.  Estas políticas promueven abusos contra los derechos de las trabajadoras sexuales. Como se describió anteriormente, el abolicionismo carcelario tiene poco efecto cuantitativo sobre el número de personas involucradas en el comercio sexual.  Además, causa un daño cualitativo, en forma de estigmatización y violencia hacia las trabajadoras sexuales (sin mencionar las deportaciones de las mujeres migrantes) que no desean ser “rescatadas”.

Finalizo. Si penalizan al “putero”….¿qué opciones van a dejar a las prostitutas, tanto las que abandonen el oficio como a las que no desean dejarlo? ¿Qué me dicen de las prostitutas que ofrecen voluntaria y conscientemente sus servicios pagando publicidad en los medios? ¿Qué clase de víctimas son estas? ¿Saben las cruzadas feministas que existen muchas putas de alto standing que sirven a jefes de Estado, políticos, jueces y representantes de las altas finanzas? ¿A esas también les van a “rescatar” o las dejamos a un lado? ¿Realmente quién promueve y está detrás del tráfico internacional de esclavas sexuales o prostitución infantil del Tercer Mundo que se importa a Occidente? ¿No serán los propios países capitalistas quiénes incitan, subterráneamente, esa demanda y a la vez implementan medidas represivas, aplaudidas por las feministas, para curarse en salud? ¿Tienen algo que decir agencias oficiales del crimen organizado como la CIA, la DEA (Agencia “anti-droga”) y el FBI, acusadas de promover redes internacionales de prostitución?

No hay respuesta a todo ello porque lo más fácil es seguir acurrucándose en las subvenciones del Estado (capitalista) y propagar en los medios hegemónicos, esos que tanta voz les otorgan y de los que tanto se quejan, el cansino, disparatado y tóxico discurso de que el hombre es el “putero violador” que no paga por follar sino por “violar”…y así se construye el mendaz e idílico discurso abolicionista donde el objetivo a batir nunca es el sistema que genera injusticias sino que, apoyándose en ese sistema, las feministas-yihadistas satanizan al hombre, un ser perverso cuyo deporte favorito a lo largo de la historia es haber creado víctimas en serie del sexo femenino, casi diría que desde los mismos orígenes del espacio y el tiempo.

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Banca ‘ética’, la tapadera financiera de la iglesia católica para progres solidarios y ‘anticapitalistas’

 

 

 

LOS MEDIOS PROGRES…

 

De los grandes medios corporativos españoles, llamados también medios hegemónicos o controlados, se sabe quiénes son sus fuentes de financiación: grandes bancos, sociedades multinacionales y las oligarquías políticas del neoliberalismo. Sería largo y prolijo detenerse pormenorizadamente en todos ellos por lo que, brevemente, citaremos unos pocos, los más relevantes, como sería el caso de PRISA, grupo controlado por una Sociedad de Inversión neoyorkina (llamada SPAC, o compañía de adquisición para una finalidad especial), Unidad Editorial (El Mundo, controlado por el italiano RCS y el Corriere Della Sera) o Vocento (La Razón), etc., todos, en mayor o menor medida, neoconservadores, atlantistas y fieles a los postulados imperialistas de Washington e Israel.

Esta es la llamada pomposamente “prensa libre” un eufemismo tras el que se esconde manipulación informativa y propaganda al servicio de los intereses geoimperiales de Occidente. Son los que modelan mayoritariamente la opinión pública de este país y los que han puesto en marcha la cínica campaña de “combatir fake-news” de medios alternativos potentes como RT, SputnikNews y otros de tendencias “pro-rusas”. Noticias falsas que ellos, los medios de la OTAN, han propagado durante décadas y que se remontan a la Operación Mockingbird de la CIA, en los años 50, cuando la Agencia empezó a comprar editores y periodistas de EEUU para publicar noticias falsas sobre los “enemigos del Tío Sam”, en concreto, sobre China y la URSS. Algo que denunció, recientemente, y en relación a Rusia, el periodista alemán Udo Ulfkotte con datos reveladores en mano. El récord de “fake-news” de los grandes oligopolios mediáticos, que ahora ven peligrar su negocio de la desinformación sobre una masa de cerebros lavados, sería inabarcable.

Pero…¿qué hay de los medios llamados “progres”, alternativos o pseudo-alternativos más o menos conocidos? Dentro de los que presumen de progresía y periodismo “independiente”, no sometido a los dictados de los grandes grupos financistas antes señalados, habría dos que están cortados por el mismo patrón ideológico: serían el diario Público y El Diario (ambos en versión digital, tras el fiasco de Público en versión papel). Los dos estarían situados en lo que se llamaría izquierda progre, cuyas señas de identidad son un tratamiento mediático ampliamente favorable a la multiculturalidad, la inmigración masiva sin fronteras, la diversidad sexual, el “oenejetismo” y, muy especialmente, un beligerante feminismo postmoderno, fóbicamente anti-masculinista y “anti-heteropatriarcal”. Dos medios cuya afinidad por los planteamientos del “podemismo” e incluso del PSOE son más que evidentes. Recordemos, a este respecto, que en la inauguración del diario Público (papel) estuvo una representante del socialismo de alto nivel como era entonces la Ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega.

¿Pueden Publico y El Diario.es presumir de independencia informativa? Absolutamente para nada y para muestra un botón. En el conflicto de Siria ambos medios han desplegado desde el primer momento una incesante campaña de manipulación que en nada ha desmerecido de la los otros medios controlados, los “mayoritarios”. La mendacidad informativa de Público-Diario.es ha sido total a la hora de suscribir las tesis de Washington para acusar a Siria-Rusia de las “masacres de civiles”, validar los montajes sobre “armas químicas” que señalan como responsable al “régimen” sirio o legitimar a la llamada coalición internacional que ha urdido la farsa de la lucha “contra el ISIS” (grupo de países encabezados por EEUU que están actuando ilegalmente en Siria para derrocar al gobierno sirio). No es de extrañar cuando en Público, por ejemplo, han contado con colaboradores tan proclives a los “rebeldes” como Santiago Alba Rico o Leila Nachawati, fans de las “revoluciones árabes” patrocinadas por la CIA.

También esos dos medios progres, al igual que el resto de la prensa generalista, a la hora de “informar” sobre Siria, se han erigido en portavoces del OSDH (Observatorio Sirio de Derechos Humanos), la pantalla de desinformación que EEUU y el Reino Unido poseen en Londres, desde donde han canalizado una vasta red de mentiras y patrañas masivas sobre Siria, omitiendo, a su vez, las noticias que “no les convienen” (el carácter terrorista de los Cascos Blancos sirios y sus montajes-rescates, la implicación directa de EEUU-Europa-Israel en el apoyo al terrorismo yihadista, etc). En el resto de la sección internacional de Público-Diario.es no han faltado tampoco falsificaciones de todos los colores acerca de Venezuela, Irán, China y, por supuesto, la diabolizada Rusia. En el caso del diario de Escolar (Diario.es) este medio utiliza habitualmente las fuentes del diario inglés The Guardian, campeón de la rusofobia en Europa, anticomunista y atlantista hasta la médula.

¿Pero quién pone la pasta en la progresía mediática antes señalada? Según reza en el tabloide progre de Escolar: Detrás de Eldiario.es no hay nadie más: ningún gran grupo empresarial, ningún favor político, ninguna subvención ni ninguna deuda con el banco. Pero por mucho que remarquen los “escolares” el aporte monetario de los socios como base de su proyecto “tranformador de la información” la caja progre de Escolar se nutre también del dinero de uno de los más conocidos golpistas billonarios del planeta: George Soros. Lo dice bastante claro su Subdirector General, Juan L. Sánchez, quien intenta echar balones fuera como puede para esquivar las supuestas “teorías conspirativas” acerca del gerente de las revoluciones de color en Europa (Soros). Dice Sánchez que nuestra independencia a la hora de idear y ejecutar los proyectos han sido absolutas y jamás hemos recibido siquiera una sugerencia sobre lo que debíamos hacer.

Pero, lo cierto es que, a continuación, Sánchez se contradice y apunta que En eldiario.es tenemos ahora mismo dos proyectos que reciben una beca de la Open Society Foundations Europe El principal es nuestra cobertura sobre inmigración y la crisis de refugiados,[…] Se trata de unos 50.000 euros durante dos años que supone apenas un 1,5% de nuestros ingresos anuales en 2016, por ejemplo. Que hagamos contenido de este tipo, que para nosotros es prioritario, no depende de si tenemos ese patrocinio, pero ha sido una buena ayuda

George Soros unta a la prensa de Escolar para que sus mariachis progres hablen bien de los refugiados, condición sine qua non para llevarse dinerito en crudo y en caliente, ya que el “izquierdista” Soros es conocido que apoya proyectos activistas en diferentes países para la lucha contra la xenofobia, el racismo, la discriminación a personas LGTB, la corrupción, el apoyo a poblaciones gitanas o el cambio climático, entre otros. Si esto no es una “sugerencia” del billonario para que reciban la pertinente subvención, que demonios es. Aquí cabría subrayar que por mucho que desde la ultraderecha neocon se brame contra estas iniciativas, acusando a George Soros de ser “comunista” (sic), la realidad es que el magnate sólo trabaja para los cambios de régimen que favorezcan los intereses de EEUU, país que como todo el mundo sabe ha sido y es tan anticomunista (o más) como lo fue el III Reich de Hitler. Y, por descontado, mover fichas políticas en el dominó mundial que beneficien a EEUU es algo que siempre va a venir bien al bolsillo de Soros (y el resto de oligarcas que mueven la economía y la política globalista desde la sombra). El objetivo del financista billonario húngaro-americano no es otro que neutralizar y domesticar a la neoizquierda progre utilizando los nuevos paradigmas de la progresía (inmigración, LGBT, intersexualidad, multiculturalismo, feminismo…) con tal de alejarlos de la lucha de clases y el marxismo.

La propuesta desestabilizadora geopolítica de Soros es exactamente igual a la que proponen los ultraconservadores y estudiosos-propagandistas de think tanks afines (como el Real Instituto Elcano), sólo que Soros lo hace penetrando de forma menos abierta y más sutil. En vez de escuadrones de la muerte, Soros envía su dinero y sus ONGs a opositores de aquellos países que son rebeldes con la UE y EEUU, en definitiva, con el capitalismo monopolista de Occidente. De los otros mercenarios armados ya se encarga la CIA (como ocurrió en el Euromaidan apoyando a los nazis para que dispararan sobre manifestantes y policía con el fín de precipitar el golpe de Estado contra Yanukovich, que no era, ni mucho menos, un izquierdista). El diario de Escolar es, en este sentido, una herramienta de los intereses de globalistas como George Soros, y su “independencia informativa” es un camelo por entregas.

De Público no hay ningún misterio que resolver. El paladín financiero de este medio es Jaume Roures y su imperio es Mediapro que se podría equiparar al de las grandes corporaciones generalistas de prensa, radio y TV. Mediapro tiene domicilio fiscal en Qatar, la tiranía feudal que ha colaborado en el suministro de terroristas a Siria, por lo que poca crítica verás en Público sobre el reino absolutista qatarí. La línea editorial informativa de Público, ya se ha comentado antes, es calcada al de su hermano (Diario.es) lindando ideológicamente con Podemos-Psoe, esto es, feminismo de género cutre-radical anti-masculinista (con la vetusta Lidia Falcón al frente), inmigración sin fronteras y toques de republicanismo anti-franquista para no perder comba con la progresía que le es fiel, rescatando, de vez en cuando, episodios represivos de la dictadura franquista para dárselas de requeteprogres, que no comunistas.

En los medios situados más abajo, es decir, los que podrían llamarse “progres” entre los “progres”, de orientación más bien trotskista y no dependientes del complejo Escolar-Soros-Roures (aunque este último tiene pasado troskista y su medio, Público, ha hecho gala de ello publicitando al “amigo” Trotsky) su modelo de financiación es más modesto, de estilo cooperativo. Se encontrarían aquí medios como El Salto Diario y La Marea. Al igual que el diario de Escolar o Público inciden en las aportaciones solidarias de los socios o donantes individuales como forma de “garantizar su independencia informativa” y el sostenimiento del tinglado y su ideario, que es más cercano al de George Soros de lo que parece. Su línea informativa política no difiere excesivamente de la de Escolar-Roures, comprometiéndose algo más, pero sin sobresaltos. En el resto de mantras progres (feminismo, multiculturalismo, etc), a machamartillo.

Medios como la Marea dicen financiarse con suscriptores y venta de ejemplares en kioscos. Pero, a la hora de la verdad, tiene que tirar, como todos, de crédito para sostenerse, como también sucede con El Salto Diario. Para ello utilizan el modelo cooperativo de la cooperativa Coop57, formada por ex trabajadores de la famosa editorial Bruguera. Dicha Cooperativa tiene acuerdos con la llamada CAES, Cooperación para el Aseguramiento Ético y Solidario que depende a su vez del Grupo asegurador francés Atlantis (un grupo “social”, con una selva de empresas asociadas del ramo incluidas financieras privadas como el Banque Trasatlantique), el banco ético de la Iglesia católica Fiare (“Banca ética”) y está asociada con CEPES (Confederación empresarial española de economía “social”). Todo en apariencia muy social, “anticapitalista”, trosko y emprendedor, como se puede ver.

Es decir, esos medios “alternativos” se nutrirían también (utilizando como intermediario cooperativo a Coop57) de la llamada “banca ética” de Fiare.  Aunque no consta como patrocinadora-fundadora oficial la Iglesia católica es, a todos los efectos, la gestora de la Banca Ética Fiare, donde para su fundación utilizó a su fachada de caridad social, Cáritas y a sus diferentes diócesis para salir al mercado de lo “ético”, primero en el País Vasco y luego en el resto del Estado español, como veremos más abajo. En Italia, su asimilado-asociado es la Banca Popolare Etica. Al igual que otra iglesia-secta, la “antroposófica” (con su “banco ético”, Triodos Bank), la “banca ética” es un negocio más, que juega con la sugestiva baza de lo “social” con la que es fácil captar a un mercado de descontentos con el actual statu quo capitalista, usando excelentes comodines “progresistas” que llenan de satisfacción a muchos izquierdistas: como son el ecologismo, la igualdad, pobreza, solidaridad, inmigración….

Desde los medios progres (ElDiario.es) o partidos políticos de sobrada corrupción (el neoliberal PSOE, más la formación neoprogre IU) se ha hablado en términos elogiosos del chiringuito católico-“ético” de Fiare con una elocuencia  sospechosa, como es el decir que “las finanzas se ponen al servicio de la justicia social” (diario de Escolar), “constituyen un ejercicio de activismo y militancia” (Público) o “por unas finanzas orientadas al bien común” (Psoe). Grandes palabras por quienes están bajo el panel de Soros, Roures o fundaciones multimillonarias de la CIA (Friedrich Ebert Stiftung, en el caso del PSOE) que son los garantes de que la explotación capitalista global, la pobreza y el saqueo económico a los pueblos siga su curso. Lo más curioso es que incluso la banca Fiare, siendo su origen católico, financie “librerías especializadas en temas feministas y LGTB”. La pasta es la pasta y la supervivencia de la Secta es lo que importa.

 

…Y LA BANCA FIARE: PROSELITISMO CATÓLICO-FINANCIERO DISFRAZADO DE “ÉTICA”

 

 

 

Después de haber leido el libro de Paul L. Wlliams sobre la Operación Gladio y las estrechas conexiones del Vaticano y sus jerarquías eclesiales con la CIA, el narcotráfico y el crimen organizado, donde la iglesia católica resultó ser la mayor fuente de asesinatos y crímenes masivos en Europa y Sudamérica durante el apogeo de la banda terrorista Gladio, uno no puede dejar de pensar que la aventura “ética” bancaria de la iglesia no es más que una operación encubierta para asear su imagen. Para blindar el actual statu-quo capitalista.

Un banco ético, se puede leer en Internet, es un banco que intenta conseguir simultáneamente dos objetivos: 1. Financiar actividades económicas que tengan un impacto social y 2. Obtener beneficios. La iglesia católica, avispada como ella sola, empezó a poner en marcha hace más de una decena de años una nueva plataforma financiera llamada “banca ética” que ya tenía en la holandesa Triodos Bank (otro banco con aroma a secta) un referente más antiguo y también en Italia con la Banca Popolare impulsada por el clero romano.

El proyecto Fiare tiene su orígen en la Fundación Fiare (Fundación Inversión y Ahorro Responsable), constituida en el 2003 en Bilbao. La ONG de la iglesia católica, Cáritas, fue la principal impulsora de la nueva “banca ética” a través de Cáritas Diocesanas de la capital vizcaíana, San Sebastián y Vitoria. La Banca “ética” Fiare nacióbajo inspiración católica”, según nos cuentan desde los vocingleros del catolicismo. En 2005, Fiare firmó un convenio con la igualmente católica “Banca Popolare Ética” de Padua (Italia), país donde inicialmente se gestó el negocio financista ético,  para constituirse como agente oficial del banco. En los años subsiguientes se unieron al proyecto FIARE varias organizaciones provinciales de Cáritas en todo el Estado español, ya fuera de forma directa o a través de Ongs paralelas católicas. Entre sus principios estaban objetivos tan atrayentes y sociales como “igualdad”, “cooperación”, “solidaridad”, “participación”, etc.

En un evento organizado por el Arciprestazgo de Ordizia, es decir, una rama de la iglesia católica que agrupa a varias parroquias, en el Palacio Barrena, se señalaba El donostiarra Perico Etxeburua, voluntario de Fiare explica que, aquellos inicios tuvieron lugar en el ámbito de la Iglesia, teniendo como principal entusiasta al destacado sacerdote vizcaino Joseba Segura. Inquietud que enseguida se abrió a diferentes organizaciones sociales. Veíamos, además, que crecía el número de ahorradores insatisfechos, una insatisfacción relacionada con las políticas de inversión social, ya que muchas de las actuaciones respondían más a principios comerciales y estrategias de venta que a sólidos planteamientos sociales».  Y en esto llegó la iglesia de Cristo y montó…la del “Cristo” financiero, esto es, una sociedad sin ánimo de “lucro” , que, viniendo de la Iglesia resulta, en verdad (lo del “sin ánimo de lucro”) un mal chiste. Eso sí, el voluntario de Fiare, Etxeburúa, decía que Somos conscientes de que el dinero es conservador y que mucha gente tiene muy presente escándalos como el del Banco Ambrosiano. Si sólo fueran las pifias delictivas que gestó el Banco de Dios…más su “colega” del IOR…

Sobre el origen y participación de la iglesia en la banca “ética” Fiare-Banca Popolare no cabe ninguna duda cuando se afirma por uno de sus representantes que Tanto FIARE como la italiana BPE tienen detrás suyo una gran cantidad de personas jurídicas relacionadas con la Iglesia. La génesis de la banca Fiare, antes de cristalizarse en su versión española, se gestó, como se ha dicho, en Italia donde, tras los escándalos del Banco Vaticano (IOR) y Ambrosiano de décadas atrás, se propusieron “evangelizar financieramente” a base de estrategias “éticas” alejadas de los narcobancos oficiales de la Santa Sede. ¿Cómo? Creando la llamada Banca Popolare Etica como una forma de blanquear sus incontables pecados del pasado. Una fachada ficticia idónea y muy llamativa para la comisión cardenalicia que fue encargada de estudiar una reforma en la cual la Banca Popolare Etica se ajustaba a sus nuevas premisas, lo que se tradujo en el primer Manifiesto Italiano de Finanzas Éticas, presentado en 1998 en el Palagio di Parte Guelfa. No obstante, es difícil de creer que los bancos y sociedades ocultas que poseía antaño el Vaticano para el lavado de la droga procedente del narcotráfico de la CIA y de los cárteles colombianos, situados en paraísos fiscales, no sigan todavía a buen recaudo y en activo.

Bajo la sugestiva etiqueta de lo “social” la iglesia ha montado un tenderete bancario “ético” que no tardó en llamar la atención de la progresía, pero también de su tradicional aliado ideológico, los conservadores. Así, a nivel institucional, ayuntamientos como Valladolid, gobernado entonces por el PP, se sumaron al proyecto Fiare de los curas. En 2010, el pleno corporativo de la Diputación de Valladolid, presentó una moción para apoyar a la Banca Ética FIARE en la provincia. Dicha moción contó con el apoyo de los grupos políticos con representación (PP, PSOE e IU).  Cuando las grandes oligarquías políticas de la corrupción económica se apuntan a lo “ético” es para sospechar que la llamada “banca ética” es una estratagema más del capitalismo para consolidar su estatus de explotador y mantener viva la “desmovilización social”.

Sublimados también por lo “ético” de Fiare los representantes progres de IU en Rota presentaban moción al respecto: IU propondrá en el pleno que el Ayuntamiento apoye acciones de la Banca Ética Fiare. Explican los de IU en su moción que el objetivo de este modelo alternativo de banca es convertirse en un instrumento en manos de toda la ciudadanía activa que quiere recuperar la gestión de sus ahorros y apoyar a empresas y proyectos sociales, medioambientales, culturales o humanitarios, prestando especial atención en poner los recursos al alcance de las personas más pobres y de las organizaciones que trabajan con y para ellas. Sin comentarios. Los “comunistas” de IU convertidos en la avanzadilla de la “caridad social” del clero. En vez de proponer alternativas o gastarse la pasta de sus subvenciones en crear una Banca alternativa al capitalismo (dentro de los estrechos márgenes que permite el sistema), se entregan a la “solidaridad bancaria confesional”. El Ayuntamiento de Barcelona, por seguir con las instituciones, de la progretona anti-desahucios Ada Colau, es otro de los suscriptores de Fiare.

La Banca católica también apuesta fuerte por la “economía feminista”, otro neologismo vacío de la progresía postcapitalista. Ese heteropatriarcado opresor con sotana, enemigo acérrimo de la emancipación de la mujer, metiéndose en los bardales lilas y la ideología de género terceraolista. Quién lo iba a decir. Pero el dinero no tiene fronteras ideológicas. Según la autora de este artículo en la web de Fiare, la finanzas éticas “están llamadas a ser un nódulo importante de la arquitectura feminista”. Otra tontería que añadir más a ese postmodernismo feminista que promueve la división de géneros en aras de un supuesto “poder emancipador” de lo “ético”, frente  a la “cultura del capital teñida de sesgos androcéntricos, mercantilistas y etnocéntricos”. Le faltó decir falocéntricos. O cómo usar un lenguaje pillado por los pelos aliñado con marxismo de garrafón. La clave es…la “economía solidaria y la sostenibilidad” . La tarea no es cuestionar el sistema sino trabajar la “solidaridad ética” dentro de él. Y lo hacen de la mano de la Santa Madre Iglesia. Hay qué ver…

Las diferentes órdenes religiosas católicas, no podía ser de otro modo, se han ido incorporando en tropel a su Banca Ética (ej. Dominicos de Vigo) mientras que los promotores de esta “banca católica” (su responsable, Juan Garibi) dejan bien claro que No luchamos contra nada, proponemos algo diferente.  Estabilizar el sistema, apunto yo, que es lo que ha hecho siempre la iglesia. Y es que como decía Karl Marx, la iglesia y el capital siempre han sido aliados objetivos. Y ahora hay que añadir a los progres. El responsable de Fiare, Garibi, establece una analogía con la doctrina papal la Santa Sede vaticana: Este ejercicio de valores de Fiare se puede hacer perfectamente con la Encíclica Caritas in Veritate, que aporta muchas claves de interpretación de la realidad económica. El tamiz alienante de la religión como mercancía, una vez más, de contrabando capitalista. Un rollo muy viejo, que decían los antiguos.

Recordemos, por otro lado, que Cáritas, la coordinadora católica de Fiare, es una de las ONGs más subvencionadas del Estado, percibiendo una media millonaria de 20 a 25 millones de euros anuales para el sostenimiento de su industria de la caridad social o, lo que es lo mismo, para mantener al rebaño dócil y amaestrado de los “excluidos sociales” en torno a la explotación neoliberal. Sin contar las innumerables ayudas institucionales autonómicas y de entidades locales que otorgan a las diferentes secciones provinciales de Cáritas repartidas por todo el Estado.

Por poner unos pocos ejemplos de esto último, en Soria, Cáritas ha percibido más de 150.000 euros, en Ibiza 306.000 euros, en Cantabria cerca de 60.000 euros. En este último caso, las bondades del gobierno autonómico para con las sectas religiosas es ciertamente magnánimo, tanto que las mayores ayudas que da el gobierno de Cantabria recaen en una confesión religiosa distinta: la secta evangélica llamada Asociación Evangélica Nueva Vida, que se lleva casi 50.000 euros de subvenciones. El artículo 16.3 CE que establece “ninguna religión tendrá carácter estatal” se vulnera sin problemas en aras de “socializar” la pobreza vía adoctrinamiento de sectas confesionales (algunas, por cierto, bastante destructivas, como RETO).

El alcance del negocio de la Banca Popolare Etica-Fiare del catolicismo ya es tan grande que han diversificado sus objetivos. Según uno de sus responsables, Gabriele Giuglietti, jefe de relaciones nacionales e internacionales de la “Banca Popolare Etica” italiana, se está trabajando en proyectos “ético”-apostólicos para inyectar microcréditos por valor de 200 millones de euros en África (el continente “dorado” para las misiones católicas y el resto de ONGs, donde el hambre y el atraso mental hacen más fácil pescar adeptos y sumisos al Nuevo Orden capitalista). Declaración que hizo Giuglietti durante el congreso internacional de la Unión Apostólica del clero.

El hecho que, desde Italia, sus instituciones (el Senado) hayan dado vía libre a oficializar las “finanzas éticas”, es decir, a su principal empresa “solidaria”-católica, la Banca Popolare Etica-Fiare, no es más que otra cortina de humo para legitimar el sistema imperante de corrupción capitalista y hacerlo endémico. Italia ha sido, en este sentido, el paraíso del gangsterismo político y financiero, donde se han dado la mano, de forma cotidiana a lo largo del siglo XX y XXI, las finanzas sucias y sus conexiones con la mafia siciliana, el Vaticano y el propio Estado italiano, finanzas se utilizaron, entre otras cosas, para perpetrar crímenes contra los comunistas y centenares de víctimas civiles.

Como señalan en el blog ElSalmón: Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Los defensores del modelo Fiare critican a la banca por su falta de transparencia. Y aquí me encuentro con que apenas se habla de la vinculación de Fiare con esa multinacional de la Fe llamada Iglesia, ni se cuelgan las cuentas anuales de la Fundación, ni de la Sociedad Limitada que funciona como agente, ni se explicitan determinados cambios de rumbo en el proyecto.

Y es que la llamada “banca ética” no es más que otra modalidad de engaño neoliberal en manos de una confesión religiosa diestra en lavar cerebros y conciencias con el poderoso imán balsámico de la solidaridad, los pobres o la ecología u ONGs con las que esta banca “ética” colabora, como es, en el caso de Triodos Bank, con Amnistía Internacional (propaganda anti siria) Greenpeace (bajo tutela de la Fundación Rockefeller), Intermon Oxfam (reciente escándalo de abusos sexuales), la propia Cáritas que gestiona Fiare, Médicos sin Fronteras (mercenarios financiados por Goldman Sachs) o Justicia y Paz, la ONG del sindicato CCOO.

Lo “ético” en economía es una moda que ha inventado el capitalismo, al igual que el feminismo postmoderno. Es una estrategia de marketing neoliberal para que el sistema de perpetuación de la pobreza siga existiendo en el mundo mediante instrumentos de caridad social-cristiana como Cáritas. Mientras tanto, siguen fluyendo ingentes cantidades de dinero privado (financistas billonarios) y público (por parte de los Estados que invaden países, financian el terrorismo y asesinan pueblos enteros), hacia las empresas de la mundialización de la miseria (ONGs), avanzadilla del expolio capitalista de Occidente. No parece muy “ético”, la verdad. De este modo, esta eficaz propaganda hace creer a la gente de sus países que en las “democracias neoliberales hay un sistema solidario que funciona eficazmente.

Como un usuario señalaba, a contracorriente, en el panfleto progre de Escolar Ya no saben que inventar para engañar al pueblo. Todo con tal de perpetuar este sistema criminal.

 

Dossier: cómo los partidos políticos y sindicatos españoles fueron y siguen siendo administrados por EEUU y la CIA (y 2)

 

 

LA CIA CONTROLA EL MOVIMIENTO SINDICAL INTERNACIONAL: TRABAJADORES DEL MUNDO HUNDÍOS

 

Dice Beth Sims, en un interesante artículo publicado en 1992 en Sound End Press, a propósito del manejo sindical que ha hecho y hace en el mundo la mafia sindical norteamericana AFL-CIO, que dicho sindicato, en el período inmediatamente posterior a la segunda guerra mundial “se centró especialmente en la consolidación de las fuerzas sindicales anticomunistas en Europa y en el trabajo con otros organismos internacionales y regionales como la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (y su sucesora CSI). El Free Trade Union Institute (FTUI), creado por la AFL-CIO en 1977, actúa como el instituto regional europeo de la federación laboral. Cuando las dictaduras militares cayeron en España y Portugal a mediados de la década de 1970, la AFL-CIO se encontró sin un aparato efectivo para contrarrestar los fuertes movimientos sindicales socialistas en los dos países. Al reconocer la necesidad de un instituto que pueda concentrarse en los asuntos europeos, la federación revitalizó su brazo europeo. Como resultado, FTUI se estableció para ayudar a prevenir los éxitos electorales comunistas en España y Portugal, así como para aumentar la influencia de los EEUU en sindicatos europeos en general”.

Crear agentes subversivos en sindicatos, con objeto de derribar gobiernos, fue otra faceta del FTUI. En Polonia, por ejemplo, dice Sims, el instituto no solo ayudó a Solidaridad en su batalla por organizar un sindicato independiente. Las donaciones de FTUI también reforzaron aquellos elementos dentro del sindicato polaco que estaban más dedicados a erradicar la influencia comunista en el país y que eran más susceptibles a las estrategias económicas y políticas conservadoras. Al ayudar a mantener encendidos los fuegos de la protesta en Polonia, la FTUI de los Estados Unidos también ayudó a derrocar al gobierno comunista

La vasta industria sindical orquestada por el gran capital, al igual que sucede con las ONGs de la CIA y sus Fundaciones billonarias, tenían que extender necesariamente sus tentáculos por todo el mundo. Sims señala que Como organización coordinadora de las subvenciones laborales de la estadounidense NED, Fundación Nacional para la Democracia, FTUI ha servido como un conducto para el financiamiento de la NED para proyectos en países que van desde Jordania a Nueva Zelanda y desde Francia a Brasil. Sus subvenciones apoyan intercambios sindicales, educación cívica, construcción de sindicatos, capacitación en liderazgo, conferencias, seminarios y producción de publicaciones sindicales. También ha ayudado a los exiliados sindicales y a sus familias y ha proporcionado servicios sociales para sindicalistas en puntos geopolíticos como Polonia.”

El Instituto Americano para el Desarrollo del Trabajo Libre (AIFLD), fundado en 1962, es el brazo internacional de la AFL-CIO en el hemisferio occidental y fue el primero de los cuatro institutos regionales que se establecerían paulatinamente. Descrito por el ex oficial de la CIA Philip Agee como un “centro de trabajo controlado por la CIA financiado a través de AID”. Sims señala que el AIFLD se inspira en los principios del sindicalismo “libre” (es decir, conservador, pro empresarial y anticomunista). La participación de AIFLD en operaciones encubiertas del gobierno de los EEUU es bien conocida. AIFLD y sus aliados latinoamericanos participaron en desestabilizaciones respaldadas por la CIA de gobiernos elegidos democráticamente en varios países, incluidos República Dominicana, Chile y Guyana.

En Inglaterra, por ejemplo, líderes sindicales colaboraron con la Agencia Cooperativa Económica, un frente de la CIA, trabajando a través de ‘Oficiales de Información Laboral’ en la Embajada de los Estados Unidos. Las organizaciones secretas anticomunistas operaban en varios sindicatos británicos. El más significativo fue el ‘club’ de AEU (Sindicato de Ingenería Combinada), algunos de cuyos miembros anticomunistas estuvieron posicionados al más alto nivel, en la misma cúspide sindical, como fueron el secretario general Cecil Hallett y al presidente Bill Carron, a mediados de los años 50.

Cientos de dirigentes y cargos sindicales británicos hicieron viajes a Estados Unidos y les ofrecieron cursos de capacitación en la ultraconservadora Harvard Business School en virtud de programas financiados por la CIA. Tom Williamson, secretario general del GMWU (Sindicato General de Trabajadores Municipales) en ese momento, fue uno de los principales defensores del programa. Más tarde se convirtió en un participante fundador del foro de la clase dominante internacional, el Grupo Bilderberg. Williamson fue nombrado comandante de la Orden del Imperio Británico (CBE) en 1950 y caballero (Sir) en 1956

El que quiera indagar sobre la inabarcable red mundial de delincuencia sindical que ha tejido EEUU en el mundo (incluyendo África y Asia) puede seguir leyendo el interesantísimo artículo de Beth Sims.

Otro artículo esclarecedor, de reciente aparición, es el del sindicalista noruego Olav Boye titulado Cómo la CIA se infiltra en los sindicatos que pone de relieve la misma evidencia anterior, es decir, que siguen estando vigentes las viejas tácticas de la Agencia americana, tanto para neutralizar el comunismo en los sindicatos como, especialmente, para proteger los intereses corporativos de las élites financieras y empresariales globalistas, mediante la compra y adiestramiento de “cuadros sindicales”. A este respecto, Boye dice que “la CIA está muy involucrada en el mundo laboral, donde su objetivo es sabotear sindicatos y obstaculizar su lucha contra la globalización y los abusos de las corporaciones multinacionales y financieras mundiales”.

Boye pone el ejemplo de su intervención durante una conferencia que dio en Macedonia. “Mi experiencia en Macedonia la tuve con un intérprete agresivo que malinterpretó y constantemente interrumpió mi conferencia ante una asamblea del Sindicato de Trabajadores Culturales. Mi conferencia fue una exposición sobre el liberalismo de mercado en la Unión Europea y la globalización, en donde expuse que esto perjudicaba enormemente la lucha del movimiento sindical por los derechos políticos y profesionales. El intérprete, que fue empleado por el Centro de Solidaridad en Skopje, una sucursal de la AFL-CIO, afirmó que las personas como yo eran comunistas y estaban destruyendo el movimiento obrero”

Precisamente, una de las plataformas involucionistas que utiliza la CIA, la antes mencionada NED, dice Boye que es la herramienta preferida para manejar los hilos del sindicalismo internacional. Él experimentó las maniobras injerencistas de la NED cuando, según sus palabras, “A través de mi trabajo con el movimiento laboral internacional, en varias ocasiones se han acercado personas que directa o indirectamente intentaron reclutarme para sus actividades de sabotaje. Me refiero a agentes de la CIA que había entre los líderes sindicales de la CSI (Confederación Internacional de Sindicatos, auspiciada por la CIA y a la que pertenecen los españoles UGT, CCOO, ELA-STV y USO) con sede en Bruselas y los alemanes de la Fundación Friedrich Ebert (FES), que sabemos fue, y posiblemente aún lo es, financiada por la CIA. Recordemos que la Fundación Friedrich Ebert es una de las que proporcionan, entre decenas de tinglados-ONGs, ayuda económica al feminista Lobby Europeo de Mujeres, apoyado en España por, entre otras, la Plataforma Andaluza de mujeres de apoyo dicho lobby.

Boye, veterano sindicalista curtido en mil batallas, describe la experiencia que tuvo en el lejano Portugal de la fallida Revolución de los “claveles” de la siguiente manera: “Después de la llamada Revolución de los claveles en Portugal, a mediados de la década de 1970, cuando oficiales de izquierda tomaron el poder para deponer al gobierno fascista de Salazar, fui contratado por la Asociación Educativa de Trabajadores AOF para dirigir seminarios en cooperación con los sindicatos portugueses. Viví en Portugal durante varios meses, organizando seminarios y reuniones, y luego seleccionamos conjuntamente personas para continuar la educación en la propia escuela de la Confederación Noruega de Sindicatos en Sørmarka. Durante un seminario en Oporto, noté que había dos tipos sentados en el fondo de la sala. No eran participantes, y durante el descanso les pregunté quiénes eran. Dicen que representaban a la Fundación Alemana Friedrich Ebert (FES) y tenían la misma misión, al igual que yo, de formar cuadros sindicales”

“Cuando llegué a Lisboa unos días después, un representante de la embajada de Noruega me llamó y me informó de que me habían despedido de la misión y me enviaban de vuelta a casa. Más tarde llegué a saber por qué. Durante la reunión en Porto, un trabajador de la construcción me preguntó si deberían organizar un movimiento sindical amplio para todos los grupos políticos, similar a los países nórdicos, o si deberían tener una división ideológica como en España, donde socialistas, comunistas y católicos (USO) cada uno tenía su propio sindicato. Mi respuesta fue que era preferible organizar un movimiento sindical amplio. A los “chicos” de la Fundación Friedrich Ebert no les gustó escuchar esto, ya que su misión en Portugal era para luchar contra comunistas y socialistas radicales.”

Otra de las experiencias de Boye fue en “el día después” de la matanza perpetrada por la OTAN y la CIA en los Balcanes, la antigua Yugoslavia, donde le enviaron a formar cuadros sindicales como representante de la Unión Nórdica de Artes Gráficas, en concreto a Bosnia. Señala Boye que allí El representante de la Friedrich Ebert en Sarajevo, que estaba bajo el mando de Rudy Porter (un agente de la CIA que supuestamente representaba a los sindicatos estadounidenses en el cuartel general de CES, Confederación Europea de Sindicatos, en Bruselas), fue muy crítico con mi actitud negativa hacia la globalización y el liberalismo de mercado de la UE, que discutí libremente con mis colegas bosnios. Afirmó que estaba totalmente equivocado y quería que me uniera a su equipo, para evitar que comunistas y socialistas obtuvieran ningún poder en el movimiento obrero en la ex Yugoslavia.

Boye, como sindicalista honrado que es, rechazó las condiciones que le ofrecieron (trabajar para la CIA) en la antigua Yugoslavia. Es decir, crear sindicatos favorables a las tesis de Washington y sus corporaciones mafiosas. No cabe duda en afirmar, como señala Boye, de que “El movimiento sindical es un objetivo importante para la CIA y sus amos políticos. No puede haber ninguna duda de que la CIA trabaja sistemáticamente para subvertir los sindicatos y los partidos políticos de la izquierda, como podría documentar más gente que yo. Han tenido éxito en gran medida: a nivel mundial, en Europa y en Noruega.”

La experiencia de Boye se puede aplicar, perfectamente, y al pie de la letra, al sindicalismo español pero desde la otra vertiente opuesta: la de ser unos sindicatos amanuenses con el orden capitalista internacional de EEUU. Sindicatos, los españoles, que han desviado su tradicional discurso “obrerista”, ya irreconocible (en particular, CCOO), en aras de promover y galvanizar otros referentes de la progresía actual que están en sintonía con las demandas del Nuevo Orden neoliberal y de personajes como George Soros, como son el multiculturalismo, las ONGs, la inmigración masiva y el neofascifeminismo subvencionado, utilizando a todos ellos como polos de disgregación masiva. El trabajador y la lucha de clases han quedado, en manos de esos sindicatos, relegados a mercancía reutilizable por el capital.

A nivel internacional, ya se ha comentado, sindicatos como UGT, CCOO, ELA-STV y el derechista-católico USO, están integrados en la Confederación Europea de Sindicatos, marioneta laboral de la CIA (donde a su vez están integrados sindicatos tan de “clase” como los policiales) y en la CSI, Confederación Sindical Internacional (antes CIOSL, o Confederación Internacional de sindicatos “libres”). La CSI es, en este sentido, una de las organizaciones de referencia sindical para la NED, la ONG financista-tapadera de la CIA. La CSI agrupa a un total de 331 organizaciones del sindicalismo anticomunista de todo el mundo, incluidas la CGT francesa o el CGIL italiano. Y a través de la NED, actúa el llamado Solidarity Center de la mafia sindical americana AFL-CIO, el ACILS, también rama sindical de la NED, su principal canal de distribución de fondos sindicales (más de la mitad de las donaciones de la NED).

La historia del europeo CES (Confederación Europea de Sindicatos) comenzó con el deseo de contrarrestar a la obrera e izquierdista FSM (Federación Sindical Mundial), una vez finalizada la II Guerra Mundial. Para la CES, los trabajadores no tienen que plantearse la cuestión del cambio de sociedad  sino organizar el cabildeo más efectivo posible con el capital mientras todas las riendas se dejan a los grandes jefes capitalistas. Lo explican cristalinamente aquí:

“Esta doctrina, una inteligente mezcla de reformismo, socialcristianismo y sindicalismo amarillo, ha vaciado toda noción de lucha, donde la combatividad es organizar eventos una o dos veces al año. La CES nunca ha dejado de apoyar las medidas más antisociales y antidemocráticas impulsadas por una UE al servicio de los grandes grupos capitalistas: ataques permanentes contra los servicios públicos y por la “liberalización” de todos sectores comerciales, desde el transporte a la energía, la salud y la educación; ataques contra las pensiones, la seguridad social y los sistemas de solidaridad, promoción de los sistemas de seguros privados; ataques contra la soberanía del pueblo mediante el establecimiento de instituciones supranacionales al abrigo de los pueblos (Banco Central Europeo, “independiente” de los pueblos pero directamente conectado con las grandes compañías financieras, Comisión de Bruselas y toda su administración, Tribunal de Justicia de La Haya … el Parlamento Europeo elegido con solo una fachada democrática)”

¿Dónde han estado los sindicatos “libres” ante la sangría perpetrada en los últimos años con los rescates bancarios y las brutales medidas antisociales ejecutadas desde EEUU y Europa? Entre bastidores resguardados al abrigo de las oligarquías financistas que les sponsorizan. No son sindicatos “libres” (propaganda de la CIA) sino vasallos, mercenarios y asalariados anticomunistas de sus amos capitalistas, cómplices de todas las medidas regresivas contra los trabajadores. Como dicen en la página de referencia: Desde el comienzo de la crisis económica, la CES pidió por primera vez “salvar el capitalismo por sí mismo” y luego fingió decir que elevar el nivel de las medidas de austeridad podría “romper el crecimiento”.

Uno de los “grandes logros” sindicales de la Confederación Europea de Sindicatos de tiempos recientes, aparte de servir de palanganera en las últimas décadas de las políticas de desfalco social de la UE es….haber tenido una “reunión” con el Vaticano. En palabras de los agentes sindicales de la CIA: La CES acoge con satisfacción la reunión sindical en Ciudad del Vaticano. El Secretario General de la CES acogió con satisfacción la oportunidad de debate entre los sindicatos de todo el mundo con la Iglesia Católica sobre el trabajo y el desarrollo humano y el papel de los sindicatos en un mundo cambiante. Los puntos, resumidos, a tratar fueron bolchevismo en estado puro. Cito del engendro: Conseguir una economía global profundamente cambiante para avanzar hacia una política macroeconómica diferente; promover una transición justa para garantizar que ningún trabajador quede rezagado como resultado de los cambios causados por la globalización; un nuevo enfoque de la migración con el objetivo de salvar vidas, dar la bienvenida y reubicar a las personas necesitadas, integrándolas en la sociedad y el mercado laboral.

En fin, todo un gran aparataje terminológico sacado de las cloacas del neoliberalismo acorde con lo que esperan sus jefes de Washington y Bruselas, todo ello para reforzar lazos de los sindicalistas progres con el reaccionarismo clerical. Retornando a las cavernas y apuntando a viejas alianzas entre “sindicatos” (Solidaridad) y curia romana.

El papelón de la UGT (conocida desde hace tiempo como Unión General de Timadores) es bien conocido como organización que ha sido financiada y apoyada por la CIA a través de Fundaciones como la NED y la alemana Friedrich Ebert Stiftung (la otra recámara de la CIA). Leyendo a uno de sus mamporreros sindicales en un artículo publicado en Navarra-UGT, de hace un par de años, titulado Sindicalismo internacional y diálogo social, define bien a las claras qué clase de pelele y mercenario  es el sindicato del otrora “ilustre” Pablo Iglesias (el sindicalista histórico, no el podemita). Su discurso, anticomunista, sirve perfectamente para lo que desean escuchar los explotadores y sus paladines políticos de la CIA. Decía el tal Martin Zabalza, su autor: Los totalitarismos ultranacionalistas y comunistas destrozan, en la primera mitad del siglo XX, las históricas organizaciones de los trabajadores. Los sindicatos de orientación socialista, nacidos en el siglo XIX, se reorganizan tras la II Guerra Mundial en los países libres, reivindican los valores de la Segunda Internacional y se modernizan.

 

CCOO, DEL COMUNISMO ANTIFRANQUISTA A ACTUAR DE BRAZO ARMADO REPRESOR DEL CAPITALISMO FINANCISTA ESTADOUNIDENSE Y EUROPEO

 

UGT es una carga de profundidad capitalista conocida…pero…y la históricamente comunista CCOO que actuó más combativamente durante la “transición” española ¿ha seguido la senda reaccionaria de su hermana sindical UGT? Totalmente. No sólo ya por su afiliación a las confederaciones sindicales de la CIA antes mencionadas, el europeo CES y el internacional CSI, sino porque en materia de cooperación internacional CCOO también actúa en estrecha colaboración con el AFL-CIO, asistiendo CCOO a sus Congresos en EEUU. El sindicalismo comunista del luchador antifranquista Marcelino Camacho, que era objetivo a derribar por EEUU en la transición, es ya una vieja figura icónica perteneciente a un lejano pasado. Se podría decir que secretarios generales como el luego diputado del PSOE, Antonio Gutiérrez y, sobre todo, el agente derechista José María Fidalgo pusieron el sindicato CCOO, definitivamente, a las órdenes completas del neoliberalismo. La agenda de CCOO ha sido copiosa para satisfacer las demandas del capital monopolista. Pero los nexos de CCOO con el imperialismo sindical de EEUU tienen aún tintes más siniestros. Veamos.

En materia internacional CCOO se ha involucrado en una aventura imperialista: la de formar sindicalistas pro-capitalistas en países altamente subdesarrollados como Haití (el más pobre del mundo junto a Bangladesh), a través de proyectos como la denominada Hoja de ruta sindical para la reconstrucción y el desarrollo de Haití (2010). Un país, Haití, devastado por catástrofes naturales, que está en manos de los delincuentes Cascos Azules y bajo el control militar de EEUU. CCOO ha puesto de su parte para hacer la contrarrevolución sindical anticomunista de la mano del sindicalismo fascista norteamericano bajo el monitoreo de Washington.

Las demandas que hace en el documento CCOO sobre que Haití es un país libre y soberano y deberá establecerse un calendario de retirada progresiva de las fuerzas militares internacionales, en el marco de un acuerdo negociado con la ONU y con los países involucrados”, no es nada más que un lavado de imagen cara a la galería, donde una vaguedad bien calculada al gusto de Washington, como es la “retirada de fuerzas militares internacionales”, encubre al verdadero país ocupante (EEUU). Ya ni hablar del carácter imperialista de la ocupación. En la lista de sindicatos pro-capitalistas internacionales que están modelando el fascismo sindical en Haití, CCOO cita al nefasto Solidarity Center, una de las ramas injerencistas de la AFL-CIO de EE.UU.

Los Centros de Solidaridad (Solidarity Center) “sindicales”, de los que ya se habló antes como correa de transmisión de la “ONG” NED-CIA, se encargan de buscar la confianza de sindicatos o trabajadores de otros países mediante una amplia red de sobornos que incluyen subvenciones económicas y aportación de material (suministro gratuito, entre otros, de equipos informáticos), además de socavar cualquier principio de democracia obrerista y derechos laborales a nivel internacional.

Pero lo de CCOO en Haití alcanza a una verdadera complicidad con el gangsterismo sindical americano. En su momento se denunció que las organizaciones más prominentes del sindicalismo internacional (CSI, AFL-CIO, OIT, etc) habían trabajado para apoyar y fortalecer a las organizaciones laborales golpistas que habían agitado la violencia en Haití para el derrocamiento del presidente progresista Jean Bertrand Aristide (2001-2004). Una vez fuera del poder Aristide, estas organizaciones sindicales haitianas se negaron a condenar los despidos, la persecución, encarcelamientos, amenazas de muerte y ataques contra los trabajadores que impuso, al compás de Washington, el dictador elegido por EEUU (Gerald Latortue).

Las instituciones sindicales internacionales con las que colabora CCOO  optaron entonces por cooperar con grupos “laborales” violentos, agitados por EEUU, que habían promovido el derrocamiento de Aristide, tales como la CSH (Coordination Syndicale Haitienne) o Batay Ouvriye. El Centro de Solidaridad sindical para Haití, una vez fuera de la circulación Aristide, recibió inmediatamente fondos del Departamento de Estado de EEUU en 2006, vía la ONG de la CIA, NED, por valor de 449.956 dólares para trabajar con las organizaciones sindicales haitianas antes mencionadas. Los dos “sindicatos” reseňados (CSH y Batay Ouvriye) son colaboradores en la Hoja de Ruta de CCOO en su “aventura” por la “reconstrucción” sindical de Haití (también consta la ONG de Comisiones, Paz y Solidaridad y el otro sindicato capitalista español, UGT). En definitiva, CCOO ha estado proporcionando cobertura a la represión fascista estadounidense contra los trabajadores de Haití.

CCOO, por otra parte, es también una pieza sindical bajo la tutela de la omnipresente Fundación Friedrich Ebert (FFE), vinculada a la “socialdemocracia” europea, la CIA y la OTAN. El sindicato CCOO, abandonado hace tiempo el comunismo, se integró rápidamente en el entramado neoliberal-capitalista para mantener el chollo corporativo-sindical en pie. Así que los lazos de CCOO con la fundación alemana de la OTAN se han materializado mediante la asistencia  a “encuentros” en Alemania  con  responsables de la Friedrich Ebert, así como de otra Fundación similar (Hans Böckler), para seguir llevando al redil del gran capitalismo a los trabajadores y desactivar toda crítica al monetarismo europeo y americano debatiendo  asuntos de “gran” importancia para el trabajador como “la digitalización de los mercados laborales o el intercambio de experiencias relevantes entre sindicatos”.

De ahí que la hermana “fundacional” injerencista de la CIA, Friedrich Ebert Stiftung, considere a CCOO una de sus “contrapartes”. ¿Qué es una contraparte? Veamos. Contraparte, en términos estrictamente económicos, designa a la parte contraria en una operación de compraventa de divisas. Si somos los compradores, la contraparte es el vendedor, y si vendemos, habrá una contraparte que compra. Un inversor desarrollará sus movimientos siempre en ambas facetas, es decir, comprará y venderá, teniendo en cada momento sus contrapartes vendedoras y compradores. A su vez, para esa otra parte, nosotros representamos la contraparte en la operación.

En definitiva, CCOO es un asociado sindical-monetario de la Friedrich Ebert en la que ambos ofrecen contrapartidas mutuas, al igual (se cita en la página de la Fundación alemana) que lo son organizaciones sindicales como UGT o Fundaciones asociadas a los sindicatos mencionados como la Largo Caballero o la 1º de Mayo (CCOO). Pero no sólo de sindicatos vive la Friedrich Ebert sino que esta Fundación también considera contraparte a “think-tanks” ultraconservadores como el Real Instituto Elcano, una conocida arma de guerra propagandística que sirve a las políticas imperialistas de EEUU e Israel, con la que valida académicamente, entre otras, la falsa “lucha contra el terrorismo internacional” de Washington y la OTAN, fabricando narrativas falsas en torno a la “yihad” que den soporte a la geopolítica occidental.

Pero aún hay más en el redil de este simulacro sindical de “desclasados” llamado CCOO y la gigantesca red de financiación imperialista que le da cobertura, a él y a sus ONGs. Donaciones financiadas por Friedrich Ebert alcanzan a la ONG de CCOO Paz y Solidaridad, como señalan en sus memorias del año 2016, donde se especifica que “se ha mantenido el  intercambio  institucional  con  distintas fundaciones e  institutos  de investigación  europeos como el Friedrich  Ebert  Stiftung”

Las conferencias y eventos patrocinados por la Friedrich Ebert con la asistencia de sus marionetas progres (y menos progres) es otro de los instrumentos de control sobre el sindicalismo anti-obrero y anticomunista. Por ejemplo, la Fundación Friedrich Ebert ha patrocinado la Presentación del VI Informe Independiente sobre el Estudio Prospectivo Anual de Crecimiento celebrado el día 2 de febrero de este año en la sede de CCOO Madrid, con las fundaciones 1º de Mayo, Largo Caballero y la Friedrich Ebert de ponentes. También organizó un ciclo de conferencias (lógicamente, con el consiguiente aporte dinerario a sus ponentes) en octubre de 2015 para tratar sobre “Crisis y desigualdad, alternativas sindicales” (un discurso vacío sobre dos términos que a fuerza de repetirlos, crisis y desigualdad, sirven de gancho-engaño al ciudadano medio y afianzan el sistema de desigualdad imperante).

Este último evento contó con la participación de CCOO y ponentes como su entonces secretario general Fernández Toxo y una moderadora del mismo sindicato (la Secretaria de Igualdad, Ana Herranz). Por supuesto, no faltaron miembros de la propia Friedrich Ebert como conferenciantes y tampoco de la supersubvencionada ONG del clero católico Cáritas (tapadera de caridad social de la secta para el sostenimiento del capitalismo) o una moderadora del diario progre-hembrista de Escolar-Soros (Diario.es), Ana Requena, coordinadora de la industria de “género” en dicho medio con la sección “micromachismos” (sic). Otros invitados a las ponencias fueron el progre-“comunista” José Antonio García Rubio, Secretario de Empleo de Izquierda Unida, políticos del PP y Psoe, el inevitable podemita de turno Iñigo Errejón o ex “comunistas” del PCE y CCOO como Nicolás Sartorius, de la Fundación Alternativas (otra pieza neoliberal tutelada por la Friedrich Ebert).

Todos estos congresos, francachelas, mamandurrias y agendas “sindicalistas” forman parte del operativo de la Fundación alemana Friedrich  Ebert para tener bien ligado a todo el espectro político-sindical español en torno al imperialismo económico de EEUU y Bruselas. La burocratización e inmersión del sindicalismo español en las etructuras del capital neoliberal es algo que ya no puede discutirse hoy en día

Finalmente, para terminar, no podía faltar en el lote del sindicalismo español de CCOO uno de sus caballos de batalla: la agenda feminista postmoderna como parte del “activismo” de las Fundaciones de la CIA y todo su arsenal de equipamiento terminológico neoliberal-progre (brecha salarial, “techo de cristal”, liderazgo, empoderamiento, sororidad, violencia de género).  Así, podemos leer en la página Tribuna Feminista que La Secretaría Confederal de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras participó en el curso de formación del European Trade Union Institute (ETUI) titulado Formación y capacitación para el liderazgo de las mujeres sindicalistas, que se está desarrollando en Madrid, forma parte del Plan de Acción de formación para el liderazgo de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), y lo coorganiza CCOO. El ETUI (sucesor de la saboteadora golpista FETUI) es otra sucursal colaborativa de la Fundación otanista Friedrich Ebert, al igual que la CES es el frente laboral de la tapadera de la CIA, la NED.

El sindicalismo español e internacional agrupado en torno a las siglas “sindicales” creadas por la CIA (la CES o la CIS) se ha convertido en un pastiche subalterno de las corporaciones financistas del capitalismo de Washington y Bruselas. Por eso, me sigue haciendo gracia que los más ultramontanos del neoliberalismo pinochetista, los ardientes seguidores de Milton Friedman y la Escuela de Chicago, sigan atizando a los sindicatos señalándoles como unos “bon vivant” subvencionados vía Presupuestos estatales (que es absolutamente cierto, pero viven bien del capitalismo que los propios neoconservadores “antisindicales” promueven para asegurarse la “paz social”), ladran cuando esos sindicatos neoburgueses alzan levemente la voz para reclamar derechos laborales básicos o cuando convocan huelgas (pactadas) que ponen nerviosos a los fans del despido libre y sin indemnización.

 

NOTA: ESTA ENTRADA ES DE LIBRE PUBLICACIÓN CON EL REQUISITO IMPRESCINDIBLE DE CITAR LA FUENTE ORIGINAL (BERLIN CONFIDENCIAL) TAL COMO EXIGE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS

 

 

Dossier: cómo los partidos políticos y sindicatos españoles fueron y siguen siendo administrados por EEUU y la CIA (1)

 

 

 

EL FRENTE POLÍTICO DE LA CIA EN ESPAÑA

 

El domingo 4 de marzo de este año apareció un pomposo reportaje en el diario progre Público sobre el supuesto espionaje que la CIA habría habría estado realizando sobre partidos políticos como (no se rían) el PSOE y sindicatos durante los años de la “transacción franquista”. El alcance del espionaje habría llegado incluso hasta la central sindical anarquista CNT y el PCE de Carrillo.  El artículo se llama La CIA oculta datos sobre el espionaje a sindicatos y partidos en España, señalando a continuación que “Durante más de cuarenta años, el servicio secreto americano elaboró numerosos informes sobre organizaciones de izquierda en España. También escribió detallados informes sobre el primer gobierno del PSOE. A día de hoy, una parte importante de esos documentos continúa censurada”.

En realidad, nada es lo que parece y ese documento o documentos desclasificados no dicen otra cosa que no sea hacer un análisis de inteligencia muy a la “americana” (anticomunista, por supuesto) que, a la hora de la verdad, es muy posible que se trate de información dentro de un pack de “doble uso” (muy habitual en un servicio de espionaje), sobre lo acontecido en la transición española.

Me refiero a que por una parte los de la CIA informaban dentro de la previsible línea oficial anticomunista estadounidense sobre el “peligro izquierdista”, pero por otra parte, y esta es la más importante, los diferentes agregados culturales, laborales, políticos y económicos de EEUU (en la práctica, empleados de la CIA) adscritos a la embajada norteamericana en Madrid, más los oficiales consulares de la CIA repartidos por otras capitales españolas, establecían numerosos contactos con partidos políticos, en especial los más influyentes (el PSOE, más, lógicamente, con ese remiendo franquista llamado UCD), pero también con los comunistas y sindicatos (excluido CCOO, que era comunista en la transición, pero si con la CNT, UGT y USO). Todo ello con el objetivo de encauzar el cambio desde el franquismo hacia un Estado pro-occidental, pero sobre todo pro-norteamericano. Estos agentes políticos y sociales, huelga decir, sabían a quién tenían enfrente; no eran encuentros en los que desconocieran quién era su interlocutor.

EEUU decidió utilizar como principal frente político de la transición al PSOE, una vez abandonado el “marxismo” en Suresnes (Francia), y a su líder Felipe González, alias “Isidoro”, el protegido político de la policía franquista, para garantizar los intereses estratégicos de EEUU en España y acabar con la izquierda antiamericana. Esto es de sobra conocido. Respecto de las ocasionales divergencias de algunos miembros del PSOE con EEUU, que apunta el diario progre Público, aquellas se referían básicamente, y según los testimonios aportados por funcionarios norteamericanos que prestaron servicio en España, al apoyo que había proporcionado Washington al franquismo en el asunto de las bases militares (acuerdos de 1953) y otras negociaciones bilaterales entre la dictadura del general y EEEU. Era algo que muchos socialistas (más de fuera del aparato que de dentro) les había resultado indigerible (como a cualquiera que estuviera en la órbita del antifranquismo).

Es conocido que gracias al programa de adoctrinamiento americano de las becas Fullbright, la contrapartida (o una de ellas) que ofreció Washington a cambio de la renovación del acuerdo sobre las bases militares norteamericanas en suelo español, futuros ministros del primer gobierno del PSOE fueron enviados a EEUU a formarse en los principios políticos del imperialismo. De hecho, La CIA en Madrid (a través de sus agregados u oficiales) jugaron un importante papel en la vida política española, como se señala en un compendio de entrevistas a distintos funcionarios estaodunidenses que fueron destinados a España en el período 1930-2000, que tengo en mi poder, donde dejan bien a las claras que EEUU ha monitoreado todo el proceso político español, desde los inicios de la dictadura franquista hasta nuestros días.

En el extenso documento de entrevistas a funcionarios diplomáticos y consulares norteamericanos que recalaron en España en los últimos ochenta años se pueden encontrar cosas más que interesantes, aunque en las más de 400 páginas de preguntas y respuestas se encuentra más paja (muchísima), en mi opinión, que trigo. Muchas anécdotas, irrelevantes, sobre cuestiones personales y aspectos de trabajo de contenido burocrático…y poquísimas preguntas incisivas de los entrevistadores (americanos). A poco que se les hubiera hecho una pregunta comprometida es posible que el resultado hubiera sido más productivo.

Con todo, en ese glosario de entrevistas podemos leer algunas más que relevantes aportaciones. Leslie M. Alexander (oficial económico de la embajada de EEUU en Madrid, 1981-1983) dice que desde la embajada desempeñaron una importante labor a la hora de realizar un trabajo de identificación de “líderes emergentes socialistas” para el futuro gobierno del PSOE en los años 80. Algunos de los futuros ministros del primer gobierno socialista fueron previamente contactados por la embajada americana y fueron enviados a formarse a EEUU. También los agregados laborales de la embajada servían de enlaces con los sindicatos españoles o el ministro de turno. El primer ministro socialista del Trabajo fue uno de ellos.

Los vínculos estadounidenses con el PSOE se realizaron a través de sus funcionarios (de la CIA-personal diplomático) en Madrid, quienes mantuvieron reuniones secretas con políticos o personas del entorno más representativo del panorama político español, entre ellos el PSOE y el grupo de Enrique Tierno Galván, el “viejo profesor” del Partido Socialista Popular, más los comunistas de Carrillo. Curtis C. Cutter, oficial político de la embajada de Madrid (1970-1972 y oficial consular en Sevilla 1972-1975) afirmaba: Hemos tenido contacto con esas personas (socialistas) pero también con comunistas, con los miembros más jóvenes, especialmente en el Sur, cuando yo estaba en el Consulado de EEUU en Sevilla. Allí tuve muchos contactos con comunistas

Robert E. Service consejero político en la embajada de EEUU en Madrid, (1982-1987) afirmó: ”En un momento, pensé que sería útil conocer al Partido Comunista de España. Tom Enders, entonces embajador, me dijo que adelante, que no iba a poner ninguna objeción. Tuvimos almuerzos cada cierto tiempo con comunistas, gente joven, no de la cúpula. Las relaciones con el Partido Comunista no eran con gente vinculada a Moscú, sino con los llamados eurocomunistas, comunistas democráticos (sic)”. Probablemente, la cúpula del PCE delegó entonces en esos jóvenes para no levantar sospechas (es una suposición, obviamente).

Gary S. Ursey, oficial consular mayor de EEUU, en Bilbao (1985-1988) a la pregunta de ¿Cómo se relacionaron con el Partido Comunista? responde Tuvimos contactos ocasionales con su gente. En lo fundamental apoyaban a EEUU. En la Guerra Fría, en España, el comunismo actuó más lento que en el resto de países europeos a la hora de “entrar en razón” y deshacerse de la vieja retórica marxista. Mientras que Robert W. Zimmermann (Cónsul general en Barcelona, 1970-1974 y oficial político estadounidense en la embajada de EEUU en Madrid, 1960-1966) también fue terminante: El PCE mantuvo contactos con funcionarios estadounidenses durante la transición

En definitiva, el juez político de la transición española, EEUU, era quien decidía y manejaba los hilos de la clase política del Estado español, era quien “aconsejaba”, quien sugería, mandaba y ordenaba. Un ejemplo es la siguiente cita del influyente Wells Stabler, embajador de EEUU en España a mediados de los años setenta: Adolfo Suárez me preguntó mi opinión sobre el Partido Comunista. Le dije: “Oficialmente tengo que decirle que no estamos de acuerdo con la presencia política del Partido Comunista, que no nos gusta nada de ellos y creemos que no deben desempeñar ningún papel en el proceso político español”.  El mismo Stabler, dijo también que el alemán Willy Brandt fue muy útil en términos de la socialdemocracia para tratar de convencer a los socialistas españoles de no hacer “nada drástico” (que contraviniese, lógicamente, los intereses del imperio, por ejemplo, que los socialistas se radicalizasen o se coaligasen con los comunistas).

El abanico de contactos y reuniones de los funcionarios estadounidenses llegaron incluso hasta el nacionalismo del País Vasco, viejo aliado del espionaje estadounidense, con la cuestión separatista de por medio. Y lo hicieron tanto con el abertzalismo (¿oh sorpresa?) como con el PNV. Funcionarios como el ya señalado Gary S. Ursey, desempeñando el cargo de oficial consular mayor de EEUU en Bilbao, dijo Tuvimos contactos con ETA, pero indirectamente, con una formación llamada Herri Batasuna (Ursey, en la entrevista, no dice correctamente su nombre y habla de “Iterri” Batasuna), que es como el Sinn Fein (la rama política del IRA irlandés) de ETA. Pero más importantes fueron nuestros contactos con el PNV, una corriente conservadora del nacionalismo moderado. Hice un montón de informes para Thomas Enders (embajador). Mi trabajo consistía en permanecer en contacto con ese espectro del extremismo vasco. Enders dijo que era un buen trabajo y a Jack Binns, que era del DCM (Deputy Chief of Mission, o Jefe adjunto de la Misión diplomática), también le gustó por lo que siempre fui bien considerado en ese aspecto y recibí un montón de dinero para realizar dicho cometido. La gran cuestión sería saber qué cantidad de ese dinero fue destinada, en su caso, a sus interlocutores nacionalistas vascos y con qué fin.

Los tentáculos de EEUU en España, además de alcanzar a políticos, se han extendido a otros ámbitos de la sociedad civil española. Richard Ogden, Consejero político en la embajada de EEUU en Madrid, de 1992 a 1995, lo reseña claramente: Hemos tenido mucho trato con líderes políticos y también frecuentes contactos con la prensa y diversos encuentros con líderes del ámbito de la cultura y estudiantil, así como reuniones con prominentes líderes empresariales y financieros. Le faltaba añadir a la inevitable judicatura española, donde es conocido su subordinamiento a los intereses de EEUU, en particular, a través de ese tribunal de Orden Público llamado Audiencia Nacional en el que jueces, magistrados y fiscales han despachado a menudo con funcionarios estadounidenses de la embajada de EEUU en Madrid.

Igualmente, los agentes culturales de la CIA en la embajada de Madrid, ayudaron a implantar las televisiones privadas en España y programas de formación de periodistas (en los años 90). En el País Vasco, por ejemplo, según Daniel Withman, asistente de información del SINA (1989-1993) en la embajada de EEUU en Madrid, colaboraron con el Opus Dei y también se dirigieron a la Universidad Complutense, en su Facultad de Periodismo, donde entrenaban a los estudiantes.

La prensa, falsimedia, ha sido siempre una herramienta indispensable para la propaganda pro-americana, para lo cual es fundamental que esté nutrida de periodistas o reporteros que sean, de alguna manera, agentes encubiertos de EEUU (cosa que no es muy difícil de comprobar al ver tratamiento que hacen muchos de ellos en las noticias sobre política internacional, muy favorables todas ellas a EEUU y al Estado de Israel y en contra de Venezuela, Irán, Siria, Cuba o Rusia. Lean el libro del alemán Udo Ulfkotte ‘Gekaufte Journalisten‘ (‘Periodistas comprados) sobre cómo la CIA, el Mossad israelí y agencias de inteligencia han comprado a medio periodismo de Europa para hablar mal de Rusia o, simplemente, para entender cómo funciona la manipulación y las “fake-news” en los medios controlados.

 

EL FRENTE LABORAL DE LA CIA EN ESPAÑA

 

El frente laboral de la “transición” española, importante por haber sido una herramienta combativa contra el régimen franquista y luego como potencial ariete rupturista, no podía ser un flanco dejado a la improvisación por EEUU. Si la CIA operó en el terreno político para legitimar al hijo del dictador (Juan Carlos) y apostó políticamente por su hombre “fuerte”, Felipe González, para garantizar la influencia y el control de EEUU sobre España y, de paso, perpetuar alguna forma de continuismo del franquismo sin Franco, los sindicatos debían ser una pieza manejable más en el tablero de intereses de Washington para aniquilar la influencia del comunismo sindical antiamericano en la España postfranquista.

Una influencia “comunista” que, a nivel político, la del “carrillismo”, era una pantomima que ya había entregado sus ideales en beneficio de la “reconciliación” y había asumido que tenían que estar bajo la bota americana. Pero eso, para EEUU, era poca cosa. El hecho de llamarse “comunistas” (o eurocomunistas, una trampa semántica para seguir llamándose lo que ya no eran) fue motivo suficiente para iniciar una campaña de liquidación cruenta contra, en general, todas las organizaciones de izquierda, pero básicamente contra la que más fuerza tenía, el PCE, empezando por la capitulación del propio Carrillo. Al mismo tiempo, la CIA utilizó la infiltración y deslegitimación de la izquierda antifascista mediante agentes saboteadores o bien echaron mano, junto a la policía española y el CESID (CNI) del terrorismo mediante la Operación Gladio.

El terrorismo de grupos autodenominados de izquierda en la “transición” fue clave, tal y como sucedió en Italia, para avivar la estrategia de tensión y demonizar al comunismo. En Italia Gladio-CIA actuó con extrema violencia a través de sus organizaciones izquierdistas infiltradas o creadas “adhoc” (Brigadas Rojas) y fuerzas ultraderechistas al servicio del SISMI (la inteligencia militar italiana) y la CIA, mientras que en España ocurrió con sus equivalentes GRAPO (el ex oficial de la CIA Philip Agee dijo en 1978 que el GRAPO era una cubierta creada por la Agencia), FRAP y, por otro lado, paramilitares fascistas italianos de Gladio y españoles usando diversas siglas terroristas creadas desde las cloacas del Estado español: GAL, BVE, Triple A, estos últimos protegidos, pagados y dirigidos por el CESID (CNI) y la policía española.

Una de las campañas previas a la “transición” de demonización del comunismo más sangrientas que se produjeron en España fue el atentado de falsa bandera ocurrido en Madrid, en la calle Correo, en 1974, contra la cafetería Rolando, lugar que era frecuentado por policías de una comisaría cercana y que se cobró más de una decena de muertos (ajenos todos ellos a la fuerzas de seguridad ya que ese día, “casualmente”, no hubo ningún policía en el interior de la cafetería). El atentado fue atribuido a ETA y a un grupo de comunistas, pero muy probablemente fue orquestado por la policía y el SECED o inteligencia franquista (el antecesor del CESID y CNI) utilizando a infiltrados o chivos expiatorios entre los autores-cooperadores del atentado.

Se cree, con certeza, que circuló una nota de la DGS (Dirección General de Seguridad, dependiente del Mº de Interior) instando a los policías a no acudir el día del atentado a la cafetería Rolando, información que fue publicada por la revista Cambio16 y que nunca fue desmentida, en los siguientes términos: «Fuentes relacionadas con la DGS (Dirección General de Seguridad) confirmaron los rumores según los cuales días antes del atentado se habían dictado normas a los funcionarios policiales en el sentido de que se abstuvieran de pararse junto a las fachadas del edificio, y de que tratasen de no circular ante la puerta principal y no frecuentasen la cafetería Rolando.» Dicha información viene recogida en la hemeroteca de ELPAIS (año 1979). Recordemos, por otra parte, que Santiago Carrillo, secretario general del PCE, se negó a prestar asistencia jurídica a los comunistas que fueron detenidos y luego torturados por la policía.

Hablemos ya del sindicalismo español en la “transición” en boca del historiador Charles Powell, quien en su libro-coleccionario de anécdotas, medias verdades (leve crítica a Kissinger), omisiones deliberadas y la inexcusable propaganda imperialista (El Amigo Americano) señala que: En agosto de 1976 visitaron España dos respetados sindicalistas norteamericanos, Victor G. Reuther y Ben Stephansky. Tras reunirse con varios dirigentes de UGT y USO (sindicato “obrero” católico de derechas) en Madrid y Barcelona, entre ellos Nicolás Redondo, informaron al embajador norteamericano Stabler de la necesidad de apoyar económicamente a ambos sindicatos, dada su precaria situación frente a sindicatos como CCOO”, entonces comunista y mayoritario.

Según Powell, el “socialista” estrechamente vinculado con EEUU y el Estado sionista de Israel, Enrique Múgica, aprovechó una reunión con diplomáticos estadounidenses para solicitar a la embajada más ayuda para la UGT por parte de los sindicatos norteamericanos y muy especialmente de los United Auto Workers (UAW). Poco después, el vicepresidente del AFL-CIO, Albert Shanker, que era también presidente del American Federation of Teachers (AFT), aprovechó su presencia en Madrid con ocasión de una reunión internacional para entrevistarse con Redondo y varios dirigentes de la Federación de Trabajadores de la Ense-ñanza (FETE) y explorar posibles vías de ayuda a sus homólogos españoles. Si el PCE era la única izquierda con fuerza y relevancia política que podía haber dicho “algo” en la transición, en la vertiente sindical, el sindicato CCOO, tradicionalmente comunista (aunque luego se convirtió en una caricatura sindical idéntica a la UGT) era su homólogo combativo en aquellos años, aún más que el propio PCE. Esto, para EEUU, suponía una amenaza a erradicar o, al menos, había que reducir la influencia comunista sindical a lo testimonial.

En otro sentido, si el PSOE fue la “niña bonita” política de Washington para pilotar el proceso de “transacción” en España, el sindicato “socialista” del PSOE, la UGT, lo fue para la tapadera sindical estadounidense de la CIA, el AFL-CIO, tanto que, dice Powell, el responsable internacional del AFL-CIO, Mike Boggs, fue informado por el ugetista Manuel Simón de que su sindicato recibía anualmente 6 millones de pesetas de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y que habían calculado que precisarían unos 120 millones para sostener su organización en 1977, aunque dudaba que sus afiliados pudiesen aportar más de una tercera parte de esa cifra.

La AFL-CIO, también conocida como AFL-CIA es la mayor organización sindical de EEUU, una corporación de espectro mafioso cuyo ideario es netamente pro-capitalista y anticomunista en un país donde el sindicalismo de clase anti-oligárquico, anti-imperialista y anti-capitalista, es simplemente utópico. La AFL-CIO está bajo control de la Agencia Central de Inteligencia que la ha usado como plataforma y enlace para financiar a sindicatos “libres” en todo el mundo. Irving Brown, que fue miembro de la AFL-CIO, desempeñó un papel crucial en Europa occidental y en África, durante la Guerra Fría, apoyando la división entre sindicatos para contrarrestar la influencia comunista. Mientras era agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) fundó en 1962 el Instituto Estadounidense para el Desarrollo del Trabajo Libre junto con el ex miembro del Partido Comunista de América y agente de la CIA Jay Lovestone.

Huelga decir que tanto UGT como CCOO (quien se incorporó más tarde), más el católico-derechista USO y el vasco ELA-STV, son compañeros actuales de viaje del pseudosindicato gangsteril AFL-CIO cuya trayectoria en la guerra fría, al igual que del CIOSL (luego CSI), otra apuesta “sindical” de la CIA, fue la de incentivar económicamente en Occidente la creación de sindicatos al servicio del capitalismo estadounidense y minar la influencia de los sindicatos comunistas. CCOO, que era comunista en los años 70, luego fue pilotado por saboteadores profesionales como Antonio Gutiérrez (acabó en el PSOE) o el siniestro José María Fidalgo, este último terminando de asesor en la ultraderechista FAES de Aznar. No obstante, hay que recordar que CCOO, siendo comunista en la “transición” (con Camacho), suscribió los Pactos de la Moncloa y acuerdos anti-obreros como el ANE (Acuerdo Nacional de Empleo, de 1981) que fueron, en la práctica, los que pusieron fin al sindicalismo de clase (si es que había existido algo parecido) en España. Que no te den por el ANE decían entonces los “neutrales y combativos” de la CNT (ahora sería “políticamente incorrecto”).

Y es que, hablando de la CNT, en la transición, EEUU buscó aliados sindicales “inesperados”  en el anarquismo español para borrar cualquier vestigio comunista, tanto que, señala el historiador Powell, la embajada norteamericana incluso llegó a establecer relaciones con el sindicato anarquista CNT (Confederación Nacional del Trabajo). Para el embajador Stabler la CNT era ante todo rabiosamente anticomunista, como había demostrado al negarse a unirse a CCOO en la creación de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS) en septiembre de 1976, y además había dado la espalda al uso de la violencia. De ahí que el embajador solicitara formalmente que se retirase a la CNT de la lista de organizaciones subversivas del Departamento de Estado, como paso previo a la inclusión de algún representante suyo en el programa de visitantes extranjeros de la embajada.

Uno recuerda, en su adolescencia, que en los primeros años 80 la CNT se dedicaba a realizar pintadas en apoyo del sindicato anticomunista y clerical polaco Solidaridad, un franquiciado del Vaticano y la CIA para derribar el gobierno comunista de Jaruzelsky. La CNT, esos que quisieron hacer la guerra por su cuenta en el 36 torpedeando la unidad antifascista contra Franco, resulta que estaban en la cartera de la CIA para ser autogestionados….por EEUU. En la transición la CNT era un sindicato que tenía un poder de convocatoria en sus mítines muy superior o similar al de cualquier partido de los que hoy llaman “mayoritarios”. Ellos mismos se hicieron la demolición controlada tal como la hicieron en la guerra civil con el bando republicano. Como siempre, las bases eran la carne de contrabando para ser víctimas del engaño de la dirigencia. Y, en cualquier caso, el ideario anarquista “anti-estatalista” era un excelente contrapeso para dividir a la clase obrera.

Otro sindicato que gozó del favor de EEUU para la “transición” fue el nacionalista vasco ELA-STV. Un sindicato reaccionario que servía de apoyo a la burguesía vasca católico-aranista del PNV; el vasallo perfecto del imperio para contrarrestar a otros sindicatos izquierdistas en el País Vasco. Apunta Powell que ELA-STV celebró su tercer congreso en Eibar en octubre de 1976 (el segundo había tenido lugar en Vitoria en 1933). A dicho congreso asistieron en representación de la AFL-CIO, Mike Boggs y Glenn Watts, cuya presencia fue sorprendentemente bien recibida por los asistentes. De dicha documentación se desprende que los norteamericanos valoraron especialmente su acendrado anticomunismo

Para canalizar la ayuda a los sindicatos españoles no comunistas la mejor opción era hacerla, no directamente a través del Departamento de Estado norteamericano, sino que que fuesen las organizaciones sindicales norteamericanas, bajo su cobertura, las que ayudasen económicamente a sus homólogos españoles. De este modo la UAW contribuyó a la campaña electoral sindical de la UGT con 75.000 dólares y varias organizaciones afiliadas a la AFL-CIO donaron al menos 20.000 dólares a ELA-STV, el sindicato español que más activamente había solicitado estas ayudas. El Departamento de Estado también apoyaba la solicitud de recursos adicionales para financiar actividades como la visita de una veintena de dirigentes sindicales españoles a EE.UU. cada año, el envío a España de hasta doce expertos norteamericanos, la organización de seminarios y talleres en Madrid y Barcelona y la traducción al español de manuales norteamericanos sobre relaciones laborales, cuyo coste total rondaría los doscientos mil dólares anuales. A esto habría que sumar el coste de destinar en la embajada norteamericana a un agregado laboral adicional (de la CIA), que se ocuparía de coordinar estas iniciativas

Entonces es cuando entran en juego las fundaciones ‘privadas’, instituciones dependientes de partidos políticos, financiadas casi en su totalidad por los Gobiernos, como la mejor manera de “untar” a sindicatos, diversas asociaciones, ong’s y demás parásitos del capitalismo. La Fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung, socialdemócrata, fiel a la Alianza Atlántica, a la CIA y anticomunista, fue una de las que destinó fondos a la UGT y, como dice Powell,  sin que ello suscitase la menor resistencia política, ni en el país donante ni tampoco en el receptor

Las donaciones norteamericanas a sindicatos españoles no se limitaron a los “sobornos” durante la “transición” sino que una vez que EEUU copió el modelo europeo de Fundaciones privadas, o think tanks, se puso manos a la obra. El intermediario fue esta vez la recién creada Fundación de la CIA, NED (National Endowment for Democracy), en los años 80, un activo injerencista de EEUU que fue impulsado por Ronald Reagan para financiar movimientos opositores golpistas y/o anticomunistas, sindicatos, periodistas o entidades que contribuyeran a difundir los intereses imperialistas de Washington en el mundo.

La UGT y el vasco ELA-STV fueron beneficiarios del NED, en 1986, según consta en esta información de ELPAIS, sacada del archivo de su hemeroteca: UGT recibirá dinero indirectamente del Gobierno de Estados Unidos a través de la National Endownment for Democracy (Fundación Nacional para la Democracia, NED) un organismo que opera con fondos públicos, creado por Ronald Reagan y el Congreso en 1983 para “defender los valores democráticos en todo el mundo”. La entrega del dinero (12.000 dólares) ya ha sido aprobada, y el cheque está firmado por el Free Trade Union Institute (FTUI), a través del cual la NED canalizaba sus ayudas a sindicatos extranjeros que se oponen al comunismo.

La citada ayuda -algo más de 1.800.000 pesetas- será entregada a la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE-UGT) y había sido solicitada el pasado año por el sindicato a la Confederación Internacional de Organizaciones de Sindicatos Libres (CIOSL), con sede en Amsterdam. El sindicato nacionalista vasco ELA-STV ha recibido también, por la vía de la NED, una ayuda de 40 millones de pesetas en 1985. […]

Encarnación Asensio, secretaria general de FETE-UGT, solicitó la ayuda para realizar cursillos de formación de 330 militantes en toda España, según comprobó EL PAÍS en la carta en que pedía formalmente apoyo. La Fundación Nacional para la Democracia, que fue creada por el Congreso en 1983 y está dirigida por Carl Gershman, un ex colaborador de Jeanne Kirkpatrick, ha mantenido en secreto la ayuda a UGT. […] “El programa”, afirmaba el documento al que ha tenido acceso EL PAÍS, “responderá a la necesidad de equipar a activistas de un sindicato de profesores democrático con las aptitudes para contrarrestar al sindicato comunista de enseñantes, que está bien financiado y compite por el apoyo de los profesores españoles”.

La NED justificó asimismo su ayuda a ELA-STV como necesaria para un sindicato “que se enfrenta al reto de rivales comunistas y extremistas en el País Vasco”. La NED se negó a comentar sus actividades relacionadas con España, que fueron confirmadas por Eugenia Kemble, directora, del FTUI. Preguntada por qué se conceden ayudas a sindicatos de países como España o Francia, donde la democracia no está en peligro, Kembile dijo que “se trata de un esfuerzo mundial por apoyar a sindicatos democráticos”. La directora del FTUI dijo que no son programas secretos, pero que se mantiene la confidencialidad sobre las cantidades concedidas y, en ocasiones, como en el caso de UGT, el nombre de los receptores, “para respetar la sensibilidad de las organizaciones que requieren las ayudas”.

La utilización de la poderosa central sindical norteamericana AFL-CIO, de la que depende la FTUI, para canalizar ayuda oficial para proyectos anticomunistas, sobre todo en Centroamérica, que coinciden con la política exterior norteamericana, es objeto de polémica en este país. A través de una serie de institutos poco conocidos -uno de ellos es el Free Trade Union Institute-, la AFL-CIO, que es liberal en política interior, se gasta 43 millones de dólares al año, en 83 países, en este tipo de programas para contrarrestar el comunismo.”

El sindicato ELA-STV se atrevió a hablar, cínicamente, por boca de su entonces responsable de prensa, José Elorrieta, en los siguientes términos cuando se confirmó que recibía ayuda de la ONG de la CIA por un montante de 40 millones de pesetas de la época: “se trata de una muestra de solidaridad sindical”. Un eufemismo para decir que  se trataba de una financiación encubierta otorgada por una fundación que actuaba (y lo sigue haciendo) bajo el paraguas de la mayor Agencia del crimen organizado que existe en el mundo (CIA), con el objetivo de contrarrestar cualquier avance del sindicalismo de clase. La información relativa al ELA-STV se trata separadamente en otra información de ELPAIS publicada un año antes (1985).

Desmontando la industria de las ONGs feministas como herramienta de control social al servicio de la hegemonía globalista: ‘activismo’ subvencionado, ‘activismo’ comprado

 

 

El Departamento de Defensa de EEUU y las grandes corporaciones multinacionales financian una vasta industria de derechos humanos y la diversidad. Las campañas de concienciación sobre ambas funcionan como las bombas: atacan, explotan y tratan de destruir todo lo que está a su alcance

(Steve Haarink, -modificado levemente-)

 

 

FEMINISTAS POSTMODERNAS: CON LA IGLESIA DE GÉNERO HEMOS TOPADO

 

En las últimas décadas el negocio de las llamadas ONG’s (Organizaciones no gubernamentales -no se rían-) ha florecido de forma copiosa, curiosamente al calor del injerencismo militar y político de EEUU y la OTAN en todo el mundo. Y lo han hecho como novedosa arma “solidaria” de destrucción masiva ya que las llamadas empresas de caridad social no sólo actúan como agentes desmovilizadores ideológicos en zonas de aparente paz o de pobreza extrema sino que han resultado ser también un instrumento de propaganda muy hábil para reforzar las tesis bélicas de sus “sponsorizadores”. Se puede decir que el tradicional misionerismo católico ha ido dejando paso o coaligándose con los nuevos movimientos seculares de organizaciones sociales “no gubernamentales”, tenderetes manufacturados en su mayoría por intereses públicos y privados, imperialistas, de Occidente. Lo de “no gubernamentales” no es necesario decir que empieza a ser un chiste macabro.

Las ONG’s están funcionando como efectivas traficantes injerencistas de derechos humanos a gran escala, en coordinación con las élites políticas-oligárquicas de EEUU y la Europa de la OTAN, tanto si hay como no potenciales objetivos bélicos de Washington. Si los hay…la estrategia es denunciar primero la “represión” o vulneración de derechos humanos, exigiendo en algunos casos una “intervención militar humanitaria” y después, sobre el “terreno” se encargan de “inventariar” las violaciones de DDHH del “régimen” de turno, en una táctica previamente consensuada con sus amos imperiales. Esto es lo que ha sucedido, en los últimos tiempos, en países como Siria y Libia. Cabe señalar, por otro lado, que en naciones bajo control militar de EEUU, como es Afganistán, las ONGs sólo pueden operar bajo la autorización de la CIA y la OTAN.

La lista “Soros” del magnate norteamericano manejando a sus 226 marionetas en Europa ejemplifica el grado de corrupción de unas élites políticas que actúan no sólo bajo el manto protector del billonario progre de la CIA y de “revoluciones de color” nazis como el Euromaidan ucraniano, sino que utilizan como respaldo a una extensa red multinacional de ONGs, a su vez controladas por las agencias de inteligencia de Occidente a través de fachadas-fundaciones como la NED y numerosas corporaciones empresariales de multimillonarios financistas. Todo ello con el objetivo de mantener el “statu quo” capitalista imperante en el mundo bajo el engaño salvífico de los “derechos humanos”, la “justicia social”, la “diversidad sexual LGBTI” y el “feminismo postmoderno”.

Una de los frentes o caras del activismo ONG generosamente subvencionado por los Estados Occidentales para el control social del “divide et impera” capitalista es precisamente el de las organizaciones feministas agrupadas en torno a la progresía post-troskista, socialdemócrata o neoliberal postmoderna, quienes llevan pontificando durante los últimos años de forma enfermiza, en Occidente, una divinización de lo “feminista”, en particular, desde medios progres como Público o el de George Soros, ElDiario.es, donde colaboran especímenes como Barbijaputa, y también en el resto de medios con tendencias menos progres y más derechosas (ELPAIS, ELMUNDO, etc). Algo que hubiera revuelto las tripas a las iniciadoras de ese movimiento.

La mistificación de lo “feminista” se está haciendo en base a una colección de medias o completas verdades (las menos), anécdotas, mentiras, demagogia, datos en algunos casos falsos y un discurso donde aúnan sensacionalismo, falta a la verdad y menosprecio por el papel a desempeñar por el hombre en sus proyectos de radicalismo (sic) feminista. En el mundo del feminismo subvencionado el discurso debe estar en consonancia con las aportaciones dinerarias que el Estado y/o tus patronos billonarios te dan.

La invasión-invención de un nuevo lenguaje parasitario forma parte sustancial de los, las y “les” próceres del feminismo institucional y callejero. Uno de los alegatos teóricos más bobos y disparatados esgrimidos por el feminismo postmodernista consiste en que hay que despotenciar al hombre de la “masculinidad” puesto que es el resultado de un heteropatriarcado “opresor”. Es decir, la imposición consiste en que tú (como hombre) debes asumir tu rol histórico de “opresor” y luego, vía crucis feminista y despojado de tu masculinidad represiva, ya estarás en condiciones de ser el “hombre nuevo”, según los cánones exclusivistas de arianización feminista. Mientras tanto, eres y seguirás siendo culpable, al modo que la iglesia inoculó a sus súbditos durante largos siglos, de haber sido depositario del pecado original “machista” por ser hombre. Si te lo tomas en serio, esto no llega ni a la categoría de imbecilidad.

El otro pretexto utilizado es repetir de forma monótona e incesante algo que, en términos globales, es totalmente incierto por mucho que tiren de estadísticas (¡los que les pagan!): como es el hecho de que estemos, según las estridentes feministas bienpagás, inmersos en una cultura de la violencia machista (también de la violación, que esto ya es pura ficción), que existe un mar de desigualdad (cuando existen prácticas discriminatorias más o menos puntuales y en otro caso, se han legalizado abrumadoramente las “positivas” a su favor), que se está “cosificando” a la mujer por ser mujer (otro neologismo de chistera) y bobaditas para perder el tiempo tan risibles como que hay que destruir el concepto de “amor romántico”.

En definitiva, el argumento etnocentrista-feminista postmoderno consiste en que todo lo que le ocurra a una mujer proviene de la maldad masculina…porque cuestionar el sistema, la raíz de sus supuestos males, no lo hacen ni lo harán. Teatro de marionetas. Es más cómodo perder los estribos de la razón estando al servicio de una industria estatal de “género” que lanza alertas sobre cualquier actividad supuestamente “sexista” en cualquier foro o ámbito público-privado bajo la supervisión de las nuevas vigías de la moral sacerdotal-feminista. Por fantasear con nuevos patrones neolínguísticos que no quede. De ahí que hayan aparecido como setas términos como “micromachismos”, que consisten en microgilipolleces del tipo: pedí una cerveza y un mosto y el mosto se lo pusieron a ella (el que te equivoques está mal visto) o bien Pedrito le preguntó a Chema en vez de a Paquita que tenía más conocimientos que nadie

Otro pleonasmo feminista esperpéntico, fabricado en EEUU, es el llamado “mansplaining”, es decir, cuando un “hombre le explica a una mujer cosas que ya sabe con la clara intención de mostrar superioridad”. Y yo me pregunto ¿cómo coño se llega a la conclusión de que ese hombre quiere mostrar su superioridad aria? ¿No cabe la posibilidad de que le esté enseñando, siempre educadamente, algo que ella no sabe? Y, en cualquier caso ¿no cabe la opción de pensar que el hombre pudiera estar actuando de buena fe? Y si se ha equivocado de su “terrible” error…¿no se le puede “amonestar” diciendo..”gracias pero ya lo sabía”? ¿Y si fuera al revés cómo lo llamaríamos? Lo fácil es construir terminología despectiva y victimista…que satisfaga a la propaganda de género. Luego están por la neurosis obsesiva con la corrección censora del lenguaje de si “tenían que haber dicho…intersexual en vez de homo erectus” o si hay azafatas en vez de azafatos, de si esta canción es “machista” y hay que vetarla…o si es necesario implementar una “economía feminista”….Mejor dejarlo porque, como diría un castizo, esto es demasié.

Cualquier crítica, cualquier matiz u observación alejada del consenso implica que el nuevo Santo Oficio feminista te excomulgue “a divinis”. Ante todo este “revival” de despotismo tardofeminista uno piensa, ¿pero estas señoras (ellas llaman ahora “señoros” a los hombres, otra memez con “animus iocandi” de las subvencionadas) podrían haber durado un telediario en países como la ex Unión Soviética y otros socialistas del Este de Europa? Deberían saber estas marionetas progre-liberales que en esos países los avances igualitarios no se hicieron con cuotas y subvenciones o apoyos del capitalismo de Estado, ni tampoco de financistas billonarios, sino que se construyó, impulsó y consolidó unitariamente (hombres y mujeres) y sí, muchas veces (si no la mayoría) esos avances fueron inspirados por hombres (que eran personas, no géneros, ¿algún problema?). Y sin un solo “Ministerio de igualdad” y otros organismos de control mangantes que tanto abundan en Occidente para mantener la división por sexos y, al mismo tiempo, cohesionado al rebaño en torno al sistema. Eso sí, te reivindican a Alexandra Kollontai, Victoria Kent o Rosa Luxemburgo para dárselas de sumas sacerdotisas del feminismo.

Los neoprogres occidentales protestan porque allí, en los países socialistas, no se construyó la igualdad de “abajo” a “arriba”, en plan asambleario 15-m, anarcoliberal-perroflauta, George Soros mediante o bajo la OTAN. En definitiva, no hubo propuestas-imposiciones de cuatro iluminadas para decir cuál era el mejor proyecto para construir el socialismo. Quede claro que uno de los santos dogmas de las feministas de hoy “la revolución será feminista, o no será” no es revolucionario, sino segregacionista, reaccionario, exclusivista y, diría, que hasta fascista. Eso sí, el que diga lo contrario es un “neomachista” de izquierdas. Su nivel. Toda esta ponzoña del feminismo con denominación de origen postcapitalista, con sus ideólogos y politólogos progres de la internacional feminista podemita y asociados, trabajando como disidencia controlada, ha sido importada desde EEUU como arma de destrucción masiva.

El problema de las feministas transversales postmodernas es que incluso para la consecución de sus objetivos mienten y se atreven a falsear datos porque la palabra “mujer” hay que deificarla y mistificarla a toda costa. Un ejemplo: no hace mucho una estridente representante de ese feminismo dijo que la mayoría de los migrantes que llegaban a Europa eran mujeres y era una vergüenza que no se “visibilizara” esta cuestión. Pero echando mano de estadísticas resulta que era todo lo contrario. La mayoría abrumadora de migrantes eran hombres. Pero como vende la industria de la “mujer” hay que seguir exprimiendo el limón del género (tonto).

El feminicidio es otra arma semántica arrojadiza del postmodernismo feminista que está haciendo fortuna entre los círculos progres. En Occidente, como tal, no existe ese fenómeno pero los grupos feministas están por la esquizofrenia y hacen tabula rasa para decir que hay feminicidio en países como España. Dicho término implica, según la definición que se puede leer en Internet, un “conjunto de acciones de extrema violencia y contenido deshumanizante, como torturas, mutilaciones, quemaduras, ensañamiento y violencia sexual”. Es obvio decir que ni en el 0.001 % de los casos de violencia contra mujeres en España se dan esos parámetros, lo que constituye una manipulación torticera y grotesca, una más, del feminismo de la enésima ola. Qué fácil, y desvergonzado, es vulnerar el sentido etimológico de una palabra para vender réditos de género y llenar la buchaca de pasta estatal.

Dicho concepto, feminicidio, sería aplicable, estrictamente, a países que tienen larga tradición “democrática” como Arabia Saudita, México y otros a los que Occidente nunca presta atención a sus DDHH o sistema político y si al financiamiento-apoyo de sus ejecuciones y asesinatos, donde hay connivencia del Estado para denigrar y ejecutar a mujeres, traficar con ellas o, incluso, se legisla la misma esclavitud de la mujer. Pero las feministas sponsorizadas no suelen vociferar mucho sobre estas cuestiones tan enraizadas, como están, algunas de ellas, por hacer campaña santificando a los grupos étnicos y su nueva obsesión contra el “hombre blanco heterosexual” (otra majadería).

Pero, un momento, ¿los hombres acaso no son víctimas de alguna injusticia en el mundo, visto el sesgo reduccionista al que ha llegado el hembrismo militante? Lo son y de muchas cosas, tantas que sería imposible relatarlas aquí. Y si tiras de hemeroteca alcanzaría a varios holocaustos. Por ejemplo ¿cómo habría que calificar el goteo incesante de muertes por accidentes laborales en España, donde los hombres superaron, el año pasado, en 20 veces, las víctimas mortales respecto de las mujeres? Veamos que dice el oficialismo para el año 2017:

 

ACCIDENTES DE TRABAJO MORTALES EN JORNADA LABORAL

Durante el periodo enero-diciembre 2017 se han producido 484 accidentes mortales en jornada de trabajo, registrándose 8 fallecimientos más que en el mismo periodo del año anterior.

Según sexo

De los 484 accidentes de trabajo mortales en jornada laboral, 461 afectaron a varones, mientras que 23 afectaron a mujeres

 

Ni un programa, medida urgente, juzgado contra la violencia laboral o consenso político para abordar esta sangría. Y así…como decía Francisco Umbral, en este plan. Pero ellas, las divinas de “género”, ahí siguen, montando sus partículares egos y circos narcisistas, como es el organizar una “huelga” exclusivamente de mujeres para el 8 de marzo de este año, para que veamos lo mal que lo pasa el mundo sin las feministas subsidiadas (ver párrafos más abajo que tiene tela marinera), liberadas sindicales unas cuantas, y sus acólitas cuando no ponen su culo en la oficina. En cambio, yo veo en la obra de enfrente todo hombres (en general, en toda la construcción). Y, ya se sabe, sin “ladrillo” el mundo si no se para….poco le falta. Que se lo digan a la “feminista” Koplowitz y su Fomento de Construcciones y Contratas.

No se le cae la cara de vergüenza al feminismo de cuota y despacho ante este tipo de convocatorias sexistas porque gozan de extraordinaria publicidad mediática para exhibir su bien calculado y variado victimismo. Exigen, que ante ese día de huelga contra los hombres (nunca jamás contra el sistema y los sindicatos que les amamantan) “nos ocupemos de todas las tareas que supuestamente hacen ellas”, incluido hacer esquirolaje laboral..vaya por dios. Son desvergonzadas y clasistas hasta límites insospechados. Un arma de enfrentamiento soñada por el Estado. Por cierto, hablando de sindicatos, estos no quieren ni oír de hablar de “huelga” para no perder la “perra gorda” estatal por lo que están haciendo mutis por el foro.

Y el feminismo atrabiliario sigue construyendo más y más cláusulas semánticas impactantes como “Es una guerra (de los hombres contra “nosotras”)”, “si nos tocan a una nos tocan a todas”, que harían las delicias de la mafia siciliana o los fascios de combate de Mussolini y decenas de “argumentos” de este tenor que lo único para lo que sirven es para generar un estado de excepción social, fragmentación por sexos e intimidación ciudadana (teléfonos de delación). De tal modo que se podría decir que toda esta arenga de las progrefeministas de la tercera ola es indistinguible, muchas veces, del de sus oponentes ideológicos tradicionalmente machista-reaccionarios (iglesia católica o de otras confesiones, más el ultraconservadurismo político postfranquista) tanto que incluso los cromos podrían ser intercambiables fácilmente entre ambos. O, dicho de otra manera, están retroalimentandose mutuamente.

Lógicamente, sin el soporte de la enorme red clientelar de Observatorios, Institutos, Concejalías, Consejerías, partidos políticos, judicatura o Fundaciones privadas respaldándoles ideológicamente y con cuantiosas cuchipandas, el discurso del feminismo occidental no sería el mismo. Sin olvidarnos de la gran cobertura que reciben de los medios corporativos de desinformación cuando se tratan los casos de violencia de género, incomparables, con otras violencias (por ejemplo, las del Estado). El consenso ha sido pactado de antemano. La credibilidad de que no gozan, entre la progresía, esos medios cuando hablan sobre temas de actualidad política, si la tienen cuando propagan con gran aparato mediático y amarillismo los casos de “violencia machista”. ¿Por qué? Pregunto.

Además, habría que decir que, cínica e hipócritamente, cuando se otorgan ayudas a mujeres víctimas del tráfico de seres humanos o en situación de explotación sexual, resulta que es el propio sistema neoliberal el que lo promueve, a través de sus amigos proxenetas empresarios y mediante la cooperación de la alta clase política con elementos mafiosos o de corruptas y criminales agencias de inteligencia occidentales (como la CIA y sus sucursales europeas), que son quienes manejan y controlan ese tráfico, al igual que lo hacen con el de cocaína y heroína. Y esto no lo oirás denunciar a esas feministas subvencionadas. Como tampoco esas feministas hacen ascos al fomento del “emprendimiento” de mujeres, el nuevo look capitalista (porque empresario queda “obsoleto”) para decir que te hagas plusvalista y te olvides de ser una protestona asalariada donde ahora puedes explotar al otro (si es hombre, mejor -iron.-).

Las feministas transmodernas empoderadas (otro deprimente léxico importado de USA) dicen ser combativas, dicen ser activistas anticapitalistas, pero ves que están perfectamente integradas en la maquinaria del Estado que las oprime recibiendo dinerito contante y sonante para mantener vivo el tinglado lila, el desfile de antorchas, los estudios de “género” y las batucadas.

 

INSTITUCIONES PÚBLICAS Y GRANDES CORPORACIONES PRIVADAS FINANCIAN EL DISCURSO Y LA PRAXIS DEL FEMINISMO: UN NEGOCIO RENTABLE PARA MANTENER EL DOMINIO DEL IMPERIALISMO EN EL MUNDO

 

De la pasta gansa o chorreo de dinero público para mantener viva la industria feminista occidental (en particular, en este país) y otras ONGs “sociales” que actúan al abrigo de grandes donantes, se encargan, básicamente, Institutos de la Mujer, ubicados en Autonomías y, a nivel central, en el Ministerio de la Igualdad a través del Instituto de la Mujer. En el ámbito privado, hay una enmarañada red de Fundaciones multimillonarias para controlar el tinglado a nivel global. Dirán que si no hay dinero no hay “visibilidad”. Y uno piensa que más vale que fueran invisibles….Voy a poner solamente unos pocos ejemplos ilustrativos:

En Aragón son de los más “modestos” y destinaron, para el año 2017, 80.000 euros “para conseguir que la igualdad entre mujeres y hombres sea real y efectiva”. Un camelo para embadurnar un panfleto en pos de la igualdad decretada con cuotas y desde un despacho, cuando ese mismo sistema de corrupción neoliberal la niega en otros aspectos que son mucho más lacerantes, cercanos y cotidianos como es el generar desigualdades sociales en la renta y la riqueza (para hombres y mujeres), aunque hay que decir que incluso los hombres superan a las mujeres en esta materia: 28% frente a 27,9%. Y hay que convenir que, hablando de pobreza, en albergues y en la calle hay muchos más mendigos hombres que mujeres. Aquí no hay estrategias ni dinero para combatirla.

En el País Vasco se ha sufragado, en los años 2016-2017, con cerca de 800.000 euros a la diversidad sexual feminista desde el Instituto de la Mujer vascongado (Emakunde), repartidos en un montante de 400.000 euros anuales repartidos entre organizaciones o asociaciones feministas. Como suele ser habitual en los destinatarios de subvenciones a ONGs, algunas son de lo más pintoresco y extravagante.

Entre las conocidas, por ejemplo, se ha subvencionado con 9.200 euros a la revista Pikara Magazine una de las más beligerantes en el discurso feminista que, también como todas las ONGs, en general, solicita aportaciones de donantes individuales para sostener el negocio de género. El sesgo discriminador es tan ridículo a la hora de otorgar subvenciones que, incluso, desde Emakunde, se han denegado ayudas a una entidad por tratarse  de “una asociación mixta de mujeres y hombres”. Qué peligro, que haya hombres en cualquier esquina ocupada por mujeres intentando pedir permiso para colaborar en su proyecto de igualdad.…Sin comentarios. Pero en el País Vasco funcionan así las cosas, no se crean.

Instituto de la Mujer (a nivel nacional)

Este es el más conocido engendro filantrópico de todos los organismos feministas “cuchipanderos” del Estado español. Son las “vigías” del Orden moral “anti-sexista”, las Legionarias de la Decencia Feminista. Han concedido, en 2017, un total de subvenciones a ONG’s del ramo (y las que, objetivamente, no lo son) por importe, ahí es nada, de 1.245.135,03 euros. Entre ellas, y la segunda más subvencionada, está el lobby del PSOE-GAL, Federación de Mujeres Progresistas, que ha recibido 36.736,05 euros. Se da la circunstancia de que las progres feministas “socialistas” fueron salvadas “in extremis” de la quiebra de su mercancía de género cuando la Consejería de Empleo de Andalucía les concedió hace años una subvención de 207.830 euros, cuando estaban en situación de insolvencia y no donaba ni Felipe el Galoso. Por cierto, decir que, la FMP se lleva también 6.914 euros del Ayuntamiento de Madrid para…“proyectos de micromachismos en las redes”. Es decir, financian a la Congregación de la Doctrina Feminista una suerte de “ley mordaza microfascista” para denunciar a los que se salgan del dogma sacramental impuesto. Igual hacen una tesis doctoral sobre esta entrada “micromachista”.

Ejemplos de vivales progres socialistas “discriminadísimas” tenemos a ex ministras o ex altos cargos del Psoe ocupando puestos de relumbrón y cobrando sueldazos en Nueva York (Bibiana Aido), en el Consejo de Estado (Amelia Valcárcel, 70 mil euros anuales más dietas y dando conferencias sobre igualdad y discriminación) o en grandes multinacionales del sector privado (la prevaricadora ex Ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, en Endesa, quien ordenó, siendo ministra, a la Agencia Tributaria, paralizar un expediente de delito fiscal contra la familia Botín). ¿Por qué no dan ejemplo y destinan parte de su sueldo a mujeres maltratadas?

La tercera entidad en importancia retributiva, creánselo o no, del Instituto de la Igual-dá antisexista, es una asociación vinculada al Opus Dei, institución conocida por su misoginia. Se trata de la llamada Fundación Promoción Social de la Cultura (¿tiene algo que ver con las mujeres?, no),  quien se lleva la friolera de 33.329,47 eurazos y que se dedica a hacer, como buenos curas que son, proselitismo por el mundo como herramienta de control social a través del veneno mental de los mitos religiosos, bajo el disfraz de ONG “benéfica” de ayuda a los “necesitados”. Según su ex presidenta, Pilar Lara la justificación para crear esta ONG del Opus fue la siguiente: “Hablé con Don Álvaro del Portillo (el sucesor de Escrivá de Balaguer), entonces Prelado del Opus Dei. Don Álvaro me dijo que la situación de Oriente Medio era uno de los temas que más importaban a Su Santidad Juan Pablo II y me pidió que siguiera adelante. La Fundación, que nació con unos objetivos claros de ayuda a personas y grupos sociales de pocos recursos, hoy trabaja más de 50 países y 4 continentes (Asia, África, América y Europa). Hemos desarrollado más de 110 programas en Oriente Medio en siete países de la región.” Recordemos que Escrivá de Balaguer, el santo Prelado del Opus, dijo que las mujeres eran como las alfombras, “sólo servían para pisarlas”.

Otra ONG, llamada Alianza por la Solidaridad, también progre-feminista, es la cuarta en importancia en recibir ayudas: 31.049,88, euros. ONG, por cierto, apoyada-financiada por el Mº de Asuntos exteriores y la Comisión Europea. Es un chiste que hablen en su web de incentivar programas para evitar la violencia de género en la Franja palestina de Gaza cuando en el campo de concentración de Gaza la única violencia visible, diaria, despiadada, combatible, es la perpetrada por el ejército sionista judío contra los palestinos, particularmente niños. Y estas de la Alianza femiprogre se dedican a ir Gaza a prevenir algo tan irrelevante (comparativamente con la represión mortal judía) como es la manoseada y publicitada violencia de género con el fín de utilizarla como tapadera de los crímenes sionistas. Del ejército de ocupación sionista, ni una crítica a su violencia salvo una vaga alusión miserable a que “la prolongada ocupación israelí y el colapso del proceso de paz, suponen una pesada carga para la población palestina que lucha por la estabilidad, la paz, la autosuficiencia y la seguridad humana”. Mientras tanto, vamos a genarizar a los palestinos.

Semejante funambulismo dialéctico cómplice, si tenía algún atisbo de “independencia”, queda completamente diluido cuando las “cooperantes” de esta Santa Alianza feminista para su proyecto de Gaza son organizaciones como Women and Child Protection AISHA, que es a su vez patrocinada por Save The Children (George Soros) y GIZ, una ong multinacional alemana que opera en 120 países que está, cómo todas las ONG, al auxilio del imperialismo. En Malí,  GIZ está apoyando la política neocolonial criminal de Francia y EEUU para saquear las reservas naturales del país (uranio). No lo disimulan. Lean: “Alemania está ayudando a Malí a lograr la reconciliación y las condiciones políticas estables. Sin embargo, la paz en el país requiere restablecer la confianza de los ciudadanos en las instituciones estatales. Giz está ayudando al gobierno de Malí a establecer una paz y estabilidad duraderas para la población. Huelga decir que el gobierno de Mali es una marioneta controlada por la CIA al servicio de los intereses geopolíticos de EEUU y Europa. Que las ONGs están colaborando en la recolonización de África es una obviedad.

Si algo llama poderosamente la atención en el lote de las subsidiadas económicamente por el Instituto de la Mujer es que en la lista haya dos Federaciones de “oprimidas” empresarias en situación de “exclusión social” (sic) como son la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas y Profesionales empresarias, a las que ha asignado 22.533,43 euros, federación que tiene patrocinadores y socios corporativos como Caixa Bank, Vodafone, Campofrío o la multinacional de la farmafia Gedeon Richter, mientras que la otra, la Federación Internacional de Empresarias BPW Spain (12.249,66 euros), afirma en su declaración de intenciones que “BPW SPAIN. trabaja para fomentar la sororidad, la solidaridad y el empoderamiento profesional de las Empresarias y Profesionales”. ¿Les suenan palabros como “sororidad” y “empoderamiento” tan en boga en boca del rampante postfeminismo?

Las pájaras de BPW tienen la desfachatez de colgar un banner en su página web de “a igual trabajo igual salario” y en sus congresos se pueden ver patrocinadores como Caixa Bank, Toyota, Merck (farmacéutica) o Nestlé. Herramientas del capital expoliador para instituir la igualdad panfeminista a costa de implementar la desigualdad social para todos. Pero oye, es que mola decir lo de “sororizarse” que no veas. Y más cuando aparecen noticias (en su web) como esta: Las empresas con más mujeres al mando son más rentables, según un estudio del Peterson Institute for International Economics. ¿Saben quiénes son los donantes del Peterson Institute para realizar informes de género como el señalado? Sólo una pequeña muestra porque son decenas y lobbys muy poderosos: Morgan Stanley, Pepsico, Toyota, Goldman Sachs, IBM, Ford Automóviles, Exxon (petrolera), JPMorgan, Banco de Tokio, Microsoft, General Motors, Samsung o el Parlamento Europeo.

¿Y quién avala las bondades de este Instituto de los mercaderes capitalistas? Ong’s feministas de derecha (o extrema derecha) como Feminismo Inc con artículos como este, donde se expone que si las mujeres son inteligentísimas para ocupar puestos directivos en grandes empresas y no los ocupan puede deberse al “techo de cristal”, al “machismo” o al “patriarcado” (mantras progres asumidos por la Internacional del feminismo). Y suelta, el menda (un empleado de la farmafia), clichés que resultan muy agradecidos cara a la galería feminista: hoy en día cada vez más personas, tanto mujeres como cada vez más hombres, reconocen que la mujer es más inteligente. Este supremacismo, así, sin datos científicos refutables, me abruma. Feminismo Inc, lo dice todo el nombre, una corporación del feminismo, un negocio sucio de género más con el que sacar tajada de subvenciones, captar adeptas y mantener el orden establecido.

La declaración de principios de Feminismo Inc es cristalina: Apoyamos a mujeres de carrera empresarial para que identifiquen modelos patriarcales de dominación y diseñen estrategias conducentes a su propia afirmación como seres humanos. El empresariado enarbolando la bandera del combativo feminismo heteropatriarcal-opresor. Pero…si hay algo “conmovedor” de este site es ver como se hacen eco de un manifiesto de mujeres venezolanas criticando muy duramente al gobierno de Nicolás Maduro, haciendo llamamientos al golpe de Estado en ese país en nombre del feminismo. Y es que la ideología empresarial-progre-neoliberal feminista ya vale para todo. Y si no vean como las progre-hembristas españolas de Mujeres Progresistas de Retiro enlazan a Feminismo Inc el artículo sobre mujeres en cargos directivos.

Mientras, de contrabando, el Instituto de la Mujer incluye entre sus agraciadas a asociaciones de espectro religioso-católico, históricas defensoras de los derechos de la mujer: Apostólicas del Corazón de Jesús, (12.729,91 euros) o la Federación católica de Servicios a la Juventud Femenina (12.589,04 euros), Federación, esta última, a la que el Ayuntamiento progre madrileño de la Carmena otorga también una ayuda de 2.667 euros. Qué cosas….con DIos y con los progres.

La ONG Red Acoge, no tiene ningún programa específico para mujeres pero goza del “extraño” favor del Instituto de la Mujer quien le subvenciona con 21.560,12 euros por su política favorable a la inmigración descontrolada, instigada por EEUU y sus mariachis europeos, que está convirtiendo el continente europeo en un desastre sin igual, lo que está garantizando que el crecimiento de la ultraderecha y el neonazismo sean cada vez mayores en Europa. Los de Red Acoge no ocultan a sus financistas, bien preclaros y conocidos: públicos y privados. Entre los públicos: Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Sección Subdirección General de Integración de los Inmigrantes, Fondo Europeo para la integración de nacionales de terceros países (sic), Fondo Social Europeo, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ministerio de Educación Cultura y Deporte y, cómo no, el Instituto de la Mujer. Entre los donantes privados, uno solamente, y que no escapa al desconocimiento de nadie: la Open Society Foundations de George Soros, uno de cuyos ejes de actuación es que Europa sea el “paraíso del multiculturalismo” con una inmigración sin fronteras. También los de Acoge piden que seas gilipollas y les hagas la gracia de donarles…

En la Andalucía corrupta de la cortijera socialista Susana Díaz, vasalla absoluta del régimen del 78, del capital y los mercados, amiga de los Botín y “referente” del feminismo andaluz más cochambrosamente dogmático y demagógico que pueda existir, quien ha sabido exprimir al límite la “violencia de género” a través de su Instituto Andaluz de la Mujer (con los mediáticos casos de la avispada tunanta Juana Rivas y otros). Aquí la generosidad a la hora de vaciar la caja pública andaluza es notable. El montante total asignado a asociaciones feministas asciende a nada menos que 1.458.091,82 euros. A Andalucía le sobra dinero de la corrupción institucional-sindical y la buchaca pública autonómica debe andar a rebosar. ¿Le habrán pedido un préstamo a fondo perdido al cortijerismo aristocrático andaluz?

En la selva de asociaciones subvencionadas de Andalucía es imposible detenerse en todas. Pero he reseñado dos ejemplos. Una es la Asociación para la Ayuda de la Ansiedad, Depresión y Soledad (ADAS) compuesta exclusivamente por mujeres, como todas las destinatarias, a la que han concedido la nada desdeñable cantidad de de 12.800 euros. Admitiendo que, parece ser, la depresión afecta en su mayoría a las mujeres y requiere de instrumentos de apoyo ¿sabían ustedes que la tasa de suicidio a nivel mundial en los hombres, como consecuencia de la depresión y otros trastornos afines, es el doble que el de las mujeres?  Esta asociación es un ejemplo anecdótico en comparación con la que sigue.

La segunda asociación que ha llamado mi atención, y que he diseccionado más detalladamente, es la Plataforma andaluza de apoyo al Lobby Europeo de Mujeres. En concreto, la que se menciona como Lobby Europeo. Espera ¿Un lobby europeo de mujeres? ¿Crear un lobby que, estrictamente, no es otra cosa que un grupo de presión para conseguir espurios, intocables y oscuros fines? La plataforma feminista andaluza ha recibido 21.800 euros mondos y lirondos del Instituto de la cortijera más otros 15.611,42 euros que ha chupado del Instituto de la Mujer, según he podido comprobar. ¿Pero qué demonios es ese lobby europeo que apoyan y quién le financia? ¿Sabían ustedes que dicho “lobby” europeo de mujeres, recibe fondos de la Comisión de la UE en un 76% y el resto proceden de aportaciones individuales (las menos) y Corporaciones privadas? ¿Quiénes son sus donantes privados? Porque lo interesante, dejando a un lado que la UE-Comisión es un ilustre monigote de Soros, que no es poco, es comprobar qué financistas privados sustentan al feminismo español y europeo. Veamos los donantes del lobby de mujeres europeo.

a) Friedrich Ebert-Stiftung. Es un think tank alemán “socialdemócrata”, claramente anticomunista, fuertemente vinculado a la OTAN, y que fue, entre otros, el que promocionó, vía Willy Brandt, a Felipe González a la jefatura del PSOE bajo los auspicios de la CIA.

b) La “filantrópica” Edge Funders Alliance, algunos de cuyos miembros son:

 

  • Nikhil Aziz, Director de programas de la American Jewish World Service una organización judío-sionista que destina (o soborna) con más de 35 millones de dólares anuales a más de 500 organizaciones de “justicia social” (sic) en 19 países de África, Asia, América Latina y el Caribe, con el requisito de que defiendan las leyes y políticas de los EEUU con las que (cito textual) “mejorarán las vidas de personas en todo el mundo”.

 

  • Donald Mac Fhearraigh, Jefe de Programas de la Open Society Initiative for Europe, una sucursal de la Open Society Foundation de George Soros. Sin comentarios. Las feministas están siendo subvencionadas por el billonario estadounidense y todavía hablan de “conspiraciones”.

 

  • Laine Romero-Alston, es la Jefa de Programas de la Ford Foundation, ONG verdaderamente siniestra que está estrechamente vinculada con la CIA. Según Frances Stonor Saunders, autora de La CIA y la Guerra Fría Cultural: “La CIA  considera que fundaciones como la Ford son el mejor y más plausible tipo de financiación encubierta que existe. Según un ex agente de la CIA, la Agencia ha financiado una gama aparentemente ilimitada de programas de acción encubierta que afectan a grupos juveniles, sindicatos, universidades, editoriales y otras instituciones privadas”

 

  • Tatiana Cordero, Directora Ejecutiva de Urgent Action Fund Latin America, es decir Fondo de Acción Urgente para Latinoamérica cuyos principios son “soñar con un continente que transforme pacíficamente los conflictos; que sea seguro, justo, sostenible y que garantice los Derechos Humanos con principios feministas”. Entre sus donantes están…sí…la Open Society Foundation de George Soros y la American Jewish World Service antes mencionada. Principios feministas para apaciguar a los rebeldes y neocolonizar con Soros y el lobby americano-sionista.

 

c) Rockefeller Foundation Novo. Vaya, vaya, mira quién aparece por aquí, la mafia por excelencia penetrando en el proceloso mundo del feminismo lila. Creo que sobran los comentarios sobre quién es la familia Rockefeller, probablemente de los mayores promotores de asesinatos y golpes de Estado en el planeta, quienes instigaron (Nelson Rockefeller), vía Kissinger, la creación de regímenes militares genocidas, de todos conocidos, en Sudamérica. Rockefeller, como los Rothschild, Sheldon Adelson o George Soros han tenido siempre (y tienen) fuertes vínculos con la CIA, el complejo militar-industrial, la mafia, el Vaticano y las altas esferas de poder político de EEUU. El lobby feminista con la familia Corleone. Todo en orden, gracias.

 

Finalmente, por mencionar alguna otra ONG “suelta” de la internacionalización de la pobreza, no estrictamente feminista, pero con programas dirigidos a mujeres, cabe señalar a Cooperación Internacional. Dicen que su objetivo para con la mujer es “fomentar diferentes ideas innovadoras y de emprendimiento social impulsadas por mujeres jóvenes, para convertirlas en protagonistas del cambio social para construir un mundo más sostenible y responsable”. Sostenibilidad, emprendimiento, innovación, responsabilidad….la vetusta doctrina del capitalismo acomodada con sugestivos términos embaucadores.

Para poner en práctica sus planes revolucionarios feministas, Cooperación Internacional cuenta con un amplio y selecto elenco de colaboradores privados: la cadena derechista Atresmedia, Coca-Cola, La Caixa, Mapfre, Kelloggs, la inmobiliaria especuladora Pryconsa, General Mills (multinacional estadounidense de alimentación) y otros más, aparte de recibir financiación de entidades públicas como la Comisión Europea, el Instituto de la Juventud, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad o el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Y son “no gubernamentales” pisha…pero el feminismo es chupiguay.

Esta es sólo una pequeña muestra del variado, vasto y denso conglomerado que envuelve el indecente y sórdido negocio de los derechos humanos, la caridad social, el “voluntariado”, el feminismo desvergonzado de Estado, corporativo, de redes sociales y medios…y de tantas otras multinacionales de la “pobreza” y  la “pluralidad sexual” (estas últimas manejadas hábilmente por el Pentágono, el FBI, la CIA y la inteligencia británica), herramientas todas al servicio de la perpetuación de la miseria y la desigualdad, pero sobre todo para la consolidación global de un modelo político de dominación que ha encontrado, sin duda, la mejor forma de penetración, injerencia y domesticación de los pueblos para inactivar cualquier veleidad de cambio real-revolucionario que comprometa el orden establecido desde Washington y la Europa de la OTAN.

Todo este gran tinglado del oenejetismo está al servicio del mismo y sospechoso negocio de compra y manipulación ideológica en aras de blindar un sistema de explotación global, imperialista, utilizando comodines mercantilizables tan atrayentes como son la “justicia social”, la “violencia de género”, la “discriminación racial”, el “feminismo antipatriarcal”, la “diversidad sexual” y los “pobres del mundo”.

ONGs….cambiar el mundo para que todo el mundo siga igual.

 

 

 

Réplica a cartesianos marxistas-leninistas y milicianos progres afines (sobre Corea del Norte)

 

 

Decía un tuitero en mi cuenta acerca de mi entrada anterior sobre los logros sociales de la RPDC (República Democrática Popular de Corea) que es un “Grave error defender desde el socialismo a Corea del Norte. Ejemplo de lucha anti-imperialista sí, ejemplo de país desde luego no. Choca de frente con las ideas marxistas y leninistas”. Esta monserga suele ser muy común entre los defensores de la pureza ideológica del socialismo. Y uno se pregunta:  ¿Cuál no es el ejemplo de Corea del Norte? ¿Qué problema tiene un sistema que funciona razonablemente bien, a pesar del acoso mundial de que es objeto?  ¿Quizás no se ajusta a las encíclicas de Lenin y Stalin? ¿Qué no es del gusto del troskismo? ¿Qué no hay “alternancia” política al estilo americano-español? ¿Qué no tiene un movimiento asambleario hippie-neoprogre para decidir que dirigente saldría elegido?

Si hablamos de alternancia política, aquí y ahora, tenemos a los mismos perros capitalistas con distintos collares fascistas que hurtan pensiones, roban dinero público, enjuician a raperos por quebrantar la “fama” de un ladrón real y maltratan en las calles. Un partido político que propusiera la salida de la OTAN, la socialización de los medios de producción, políticas anti-imperialistas y anti-sionistas….y tuviera la más leve posibilidad de acceder al poder sería objeto de una conspiración criminal y mediática de inmediato, salvo que tuviera un apoyo masivo entre la población que contrarrestase esa involución. En caso contrario, no tendría una sóla oportunidad de hacer nada.

En Italia ya sabemos lo que pasó con el comunismo: desde el fin de la II Guerra Mundial impidieron su ascenso al poder asesinando a sus militantes-simpatizantes, intimidándolos, agrediéndoles e infiltrándolos con los nazis de Gladio. Las revoluciones o gozan de apoyo mayoritario o no lo son. La revolución ha de serlo en su integridad y mejor partir sin anclajes, etiquetas o encorsetamientos con denominación de origen (como, por ejemplo, hacen algunas catecumenistas del feminismo con eslóganes del tipo “la revolución ha de ser feminista o no lo será” y otras tonterías del verticalismo transfeminista postmoderno).

¿Qué no se puede criticar a Kim Jong Un? ¿Que no hay manifestaciones de colores para exigir el cambio de régimen que pide EEUU? Probablemente, en la RPDC, haya muchas cosas criticables (es imposible que no las haya) y no es higiénicamente correcto dotar de un aura “incriticable” a los miembros de cualquier gobierno socialista-comunista, pero eso es tarea que debe corresponder exclusivamente a los ciudadanos de Corea del Norte, no a nosotros, sesudos teóricos de salón que opinan desde una confortable y prepotente atalaya marxista y, lo que es peor, somos referentes en guerras y genocidios, estemos o no alejados de ello. En cualquier caso, si la mayoría abrumadora de ese país, la RPDC, está de acuerdo con sus líderes y su gobierno no hay mucho más que objetar.

Que la RPDC haya sido o sea “impenetrable” (cada vez menos) ha sido una garantía para que el crimen organizado (la CIA, OTAN, etc.) no haya podido influir y financiar movimientos opositores golpistas y esto ha sido fundamental para el devenir de la nación, guste o no a los occidentales que demandan, con no sé qué títulos, una falseada “libertad sin restricciones” para el país norcoreano. Un país, no lo olvidemos, que sigue en guerra con su vecino del sur bajo los auspicios de su escudero provocador genocida, los EEUU; guerra que solamente está delimitada por un armisticio. Merece la pena reseñar que los países comunistas de Europa cayeron, esencialmente, por injerencias externas, agentes saboteadores y elementos del aparato comunista vendidos a Occidente. El pueblo, sobre todo en países como la URSS y la RDA (menos en la fuertemente cristofascista Polonia o en Checoslovaquia) fue un convidado de piedra que actuó al compás que le marcaron o engañaron de dentro y de fuera.

La base ideológica de Corea del Norte no tiene nada que ver con la de cualquier otro país socialista de los que hemos conocido en Europa. Es una síntesis de un complejo pensamiento filosófico (juche) que aúna espiritualismo de carácter marcadamente orientalista, confucionista-budista, con el socialismo clásico, y por ello ha sido demonizado desde el previsible imperialismo capitalista, ávido de conquistar recursos y hacerse con el control global del planeta, hasta determinada progresía snob, comunistas ultraortodoxos y quienes hablan de “monarquía hereditaria”, intentando vanamente establecer analogías simplistas con las monarquías europeas, autoelegidas desde el feudalismo medieval. Todo ello con un tufo a neocolonialismo liberal-postmarxista que ya les vale.

El pueblo de Corea del Norte, en su inmensa mayoría, profesa admiración, respeto y actitud reverencial hacia sus líderes, no porque sean “dioses” a los que idolatrar o divinizar ciegamente sino porque representan la cúspide que cohesiona a todo un pueblo y tienen la firme determinación de seguir adelante frente a toda adversidad. No pretendamos imponer o traspasar modelos culturales endocéntricos a otros países porque no estamos en condiciones de exportar nada más que bombas de racimo e incontables genocidios.

Es fácil caricaturizar a un pueblo a costa de sus rituales simbólicos, su llamativa gestualidad y exhibición pública de sentimientos (muerte de Kim Jong Il), su devoción que puede parecer casi religiosa hacia sus líderes. Podemos reirnos de ellos hablando de “lavado de cerebro masivo” mientras en Occidente hay una prolongada amnesia, facilitada por los mass-media, para impedir que recordemos cómo nos mataban los demócratas con sus nazis de la banda terrorista Gladio. Y esto ni era gracioso, ni caricaturizable. Y ni las víctimas de Gladio han tenido reparación alguna ni los verdugos han ido al cadalso. Ni tampoco hemos sabido parar crímenes de lesa humanidad de nuestros gobiernos porque creemos que Occidente está repleto de valores morales superiores, tanto que casi se solapan con los del supremacismo hitleriano.

Que una periodista norteamericana independiente que reside habitualmente en Nueva York, como Carla Stea, haya hablado elogiosamente de la RPDC no es una pose gratuita. Es la constatación de las mentiras, montajes y falsedades con las que nos obsequia Occidente a diario sobre un país que, gracias a la disuasión nuclear, no ha terminado en manos de los terroristas de Occidente como ha sucedido con Afganistán, Irak, Libia y por los pelos (gracias a Rusia e Irán) Siria

La cuestión de la verdad (o una aproximación a ella) sobre la RPDC consiste en enviar a un estercolero los telediarreos de Occidente, la prensa controlada por el narcosionismo y su propaganda demonizadora y buscar en fuentes independientes que no pinten necesariamente a la RPDC ni como un paraíso de color rosa ni como un régimen del horror como hacen los que consienten y apoyan las atrocidades del régimen judío mataniños, permiten el holocausto sirio o yemení o nos narcotizan con la gran burbuja ilusoria del capitalismo.