Categoría: MH370

El vuelo MH370 encuentra su “conspiracy theory”: dan por buena la chatarra plantada en la isla Reunión (y 2)

PLANO

LOS AVISTAMIENTOS

El hallazgo de restos (de un exiguo resto, exactamente) procedentes del vuelo MH370, desaparecido hace más de un año en una playa de de la Isla de Reunión, confirmado, finalmente, por fuentes oficiales francesas y malasias (aunque parece ser que andan a la greña, porque unos piden algo más de contención -franceses-, mientras que los otros certifican los hallazgos al cien por cien), tiene que retrotraernos necesariamente al mismo día de la “desaparición” del aparato, porque lo encontrado en Isla Reunión choca, frontalmente, con muchas cosas vertidas por los mentideros oficiales. Y es que, la verdad, hay que tener la fe del carbonero para tragarse esta monumental engañifa oficial. En primer lugar, con la “calculada” trayectoria de vuelo que hizo el oficialismo en su día, la búsqueda se restringió, prácticamente, a la zona costera de Australia, no más allá de 2000 km. En segundo lugar, están los testimonios de los residentes de una de las islas Maldivas, la isla de KudaHuvadhoo, (con una población no mayor de 3500 habitantes) que coincidieron en que el avión (perfectamente visualizado como perteneciente a las líneas aéreas malasias) viajaba de norte a sureste, hacia el extremo sur de las Maldivas. Todos los testigos afirmaron prácticamente lo mismo: el ruido intenso que emitía el avión y que iba situado a muy baja altura. Volaba tan bajo que incluso algunos testigos pudieron ver las puertas del mismo con sus colores característicos. Probablemente, ese avión estaba a poco más de 150 metros sobre el nivel del mar. A esa altura, el avión se mantenía lo suficientemente bajo para evitar el radar convencional. 

Al día siguiente, se informó de los avistamientos en los medios de comunicación de Maldivas, pero el ministro de Transporte de Malasia declaró que los informes que él poseía descartaban como “inciertos” esos avistamientos, basándose para ello en una conversación mantenida con los jefes de las Fuerzas de Defensa de Malasia y Maldivas. La Fuerza de Defensa Nacional de Maldivas declaró que no había rastro de que el MH370 hubiera sido recogido en su radar. Claro que no…puesto que el avión estaba, supuestamente, volando a la altura anteriormente citada de 150 metros, indetectable para los sistemas de radar, y el resto de dispositivos de seguimiento que llevaba el Boeing habían sido desactivados intencionadamente.

Si los testimonios de los avistamientos no son “ciertos” implica que los residentes mintieron deliberadamente al no proporcionar ninguna prueba sobre este hecho. Entonces ¿Cuál sería la motivación de esos testigos para “inventarse” mentiras tan descaradas? ¿Cómo se puede poner en tela de juicio que al menos 300 personas que vivían en Kuvahuvadhoo vieron de forma independiente el avión? Algunos se preguntarán…habiendo cámaras y videos que pueden estar al alcance de todo el mundo, es extraño que nadie intentara captar algo tan fuera de lo común como es ver un avión volar a tan baja altura. Tan simple como lo que sigue: Los habitantes de un pequeño pueblo de pescadores no tienen por qué tener un teléfono móvil y, de tenerlo, puede no llevar una cámara o incluso pueden no saber cómo tomar una foto.. Los lugareños de una isla remota no se pasan el día, precisamente, en Facebook, haciéndose ‘selfies’ o enviando mensajes chorras en Twitter”, como hacen en el esclerotizado Primer Mundo esa generación de idiotas lobotomizados por los Iphone y smartphones. Los nativos de las Maldivas no son ricos ociosos, sino humildes pescadores cuya única preocupación es vivir al día.

La manipulación oficial es incuestionable desde el primer momento puesto que la aportación del testimonio visual de los nativos de la isla de Kudahuvadhoo ha sido ignorada por los investigadores oficiales, que podían haberla tenido en cuenta. Se han ceñido, exclusivamente, a unos supuestos cálculos desarrollados por expertos de vuelo que situaban la probable zona de accidente del MH370 en 2000 kilómetros a la redonda, al sur de Perth (Australia). Mal que les pese, LOS OJOS NO MIENTEN.

Algunos de los testimonios, perfectamente datados, son los siguientes:

Abdu Rasheed Ibrahim, de 47 años

“Vi un gran avión y también sus colores – las líneas rojas y azules – por debajo de las ventanas, y luego oí el ruido fuerte.”Fue raro, muy raro. Era enorme y estaba volando bajo. Era un día de fiesta (sábado) y la mayoría de la gente se había ido a la cama después de orar. Yo no sabía que era un avión desaparecido. Me fui directamente a casa y le comenté a mi esposa lo que había visto. Le dije a mi familia, ‘vi un avión que estaba volando muy bajo’. Este es el avión más grande que he visto en mi vida pasando muy cerca de esta isla. Mi familia dijo: “Puede ser que se trate del avión de Malasia”. He visto fotos del avión desaparecido y creo que se trataba de ese aparato.

Humaam Dhonmamk, 16 años, estudiante

“Vi los colores azul y rojo en el lateral del avión. Según se acercaba se oía cada vez más un fuerte ruido. Le dije, también, esto a la policía”.

Ahmed Shiyaam, de 34 años, gerente de una clínica médica local:

“Estoy muy seguro de lo que vi en un día muy claro y brillante, y lo que vi no era normal, el avión era muy grande, y volaba muy bajo. Yo supe más tarde que otras personas lo habían visto también”.

Ahmed Ibrahim, de 40 años:

“Esto no fue una visión normal, el avión era diferente. Era muy grande, muy ruidoso, volando bajo. Por la tarde en la playa, me comentaron que había noticias sobre un avión desaparecido. Creo que este era el vuelo “

Ali Rasheed, isleño de Kudahuvadhoo

Soy de Kudahuvadhoo. Todo el mundo en la isla vio el mismo avión, al mismo tiempo y en un mismo sentido. Mi hermano lo vio y la dirección que él dijo que tomaba era hacia las islas de reunión

En definitiva, los lugareños de Maldivas debieron ver un ovni, soñaron con arcángeles o, directamente, se inventaron su historia. No es la primera ni será la última vez que los lazos entre los medios corporativos, investigadores y las agencias militares y de espionaje son algo más que elucubraciones “conspirativas” teóricas. Por cierto, en Maldivas existe un régimen dictatorial afecto a EEUU. Por tanto, casi sobran las palabras.

UNA BOMBONA ANTI-INCENDIOS VARADA EN LA PLAYA

fire-bottle-1

EL BUTANERO DEL MH370 SE DEJÓ LA BOMBONA EN LA PLAYA

El 25 de marzo de 2014 (casi veinte días después de la desaparición del MH370) un misterioso objeto, una bombona de extinción de incendios correspondiente a un avión, se halló varada en una playa situada en Baarah, en las islas Maldivas. Los isleños primero pensaron que se trataba de una bomba y lo pusieron en conocimiento de las autoridades, aunque finalmente se confirmó que se trataba de un recipiente para extinguir incendios a bordo de los aviones. Es decir, se trataba de un elemento que se integra en la propia estructura de seguridad (supongo que funcionando de forma automática) de un avión comercial de pasajeros en el caso de incendio de los motores u otro equipamiento del aparato. No me preocupa, salvo que este extraño “regalo” caído del cielo sigue envuelto en el oscurantismo.  

Hasta el día de hoy nadie sabe por qué las autoridades de Maldivas no han liberado información sobre la presunta procedencia del objeto. Y es que nadie se cree que caigan todos los días ese tipo de “cuerpos extraños” en una playa cualquiera. No se sabe si dicha bombona fue utilizada o si contenía, todavía, líquido anti-incendios. No hay nada que hable de informes al respecto, ya que los investigadores insisten en que el MH370 no pudo haber desaparecido (o pasado) en lugar alguno cercano a las Maldivas. Desde luego, mienten más que hablan y lo saben.

ESTA TEORÍA OFICIALNOICA ES UNA RUINA

Pero con ser los testimonios y “extraños objetos” anteriores una herramienta clave para desenmascarar la farsa oficial que nos han contado hasta hoy mismo, para desbaratar el chapucero puzzle oficial hay que volver a la primera cuestión antes planteada. Si los cálculos matemáticos que establecieron inicialmente los llamados “expertos” era una presunta zona de “caída” del aparato a lo largo de un arco que abarcaba 1.800 kilometros al suroeste de Perth (Australia), entonces, ¿cómo demonios apareció un pedazo de chatarra en la Isla Reunión? Han estado un año y pico tomándonos el pelo y también a los familiares. Y, lo que es peor, es que algunos habían notado, en su momento, que la búsqueda estaba haciéndose en el lugar equivocado. Argumentar ahora que el movimiento direccional de las  corrientes oceánicas del Sur ecuatorial se corresponden con el lugar del hallazgo…es cuanto menos lamentable. Porque si ya sabían, científicamente, que el flujo oceánico es tal como se muestra en la imagen de abajo.….por qué, entonces, estaban perdiendo el tiempo en hacer teatro en Australia. Se pilla antes a un mentiroso que…..

ocean_current

TODO APARENTEMENTE EN ORDEN. PERO HAY UN PROBLEMA….LA TRAYECTORIA DEL AVIÓN, CUANDO DESAPARECIÓ, NO ESTABA EN EL SUR ECUATORIAL DEL OCÉANO ÍNDICO SINO ENTRE EL NORTE ECUATORIAL Y LA CONTRACORRIENTE ECUATORIAL -EQUATORIAL COUNTER-. POR TANTO, DE HABER “DESAPARECIDO” AL NORTE, LOS RESTOS DEBERÍAN HABERSE UNIDO A LA CORRIENTE SUR ECUATORIAL Y HABER APARECIDO, EN CONSECUENCIA, EN LA ISLA DE REUNIÓN, CERCA DE MADAGASCAR. ESTO, POR DAR RÉPLICA AL CUENTO OFICIAL DESDE OTRO PUNTO DE VISTA.  LO PLAUSIBLE SIGUE SIENDO QUE EL AVIÓN ATERRIZÓ EN DIEGO GARCÍA Y LUEGO….

Según los flujos oceánicos del mar Índico mostrados en diversos mapas  la corriente marina ecuatorial del Norte fluye hacia la costa de África a una velocidad media de aproximadamente 9 kilómetros por hora (esto no lo he podido confirmar, aviso; lo lógico, también, es pensar en las diversas alteraciones, tanto climáticas como en la propia inestabilidad de las corrientes oceánicas). De este modo, dicha corriente tendría la capacidad, en al menos dos semanas (tal vez un poco más), de llevar piezas de restos de la aeronave desde un punto situado al oeste de las Maldivas hasta algún lugar “de la costa de África”. En concreto, la distancia entre KuvaHudvadoo (Maldivas) y Saint André (Reunion) es de 3.228,89 km. El cálculo de dos semanas sale casi clavado, siempre admitiendo que el avión se “cayera” cerca de las Maldivas, claro.

Por tanto, no concuerda en absoluto con la teoría inicial oficial de la “caída del avión” en el área cercana a Australia y, respecto del flaperón hallado, si las predicciones anteriores son correctas, entonces el avión tuvo que “caer” cerca de las islas Maldivas o del atolón de Diego García. Pero no el 8 de marzo de 2014 sino ¡hace dos semanas!. De lo contrario habría aparecido la chatarra en la Isla de Reunión poco menos de un mes después de desparecer el Boeing 777, es decir, a finales de marzo del año pasado. Este sería el contraargumento, digamos, menos arriesgado, “anti-Diego García”-secuestro electrónico.

 

Aquí arriba tenemos la teoría-charlotada promocionada por el New York Times. Según la infografía anterior los restos salen de la costa de Australia y llegan hasta la isla de Reunión. Previamente, el avión salió de Malasia e hizo un giro de 180 grados (según modelo matemático de satélite u ordenador, aunque no dicen si el Boeing 777 fue secuestrado o llevado por el viento..) y fue a “caer” a Australia. Ok, según ese modelo allí estaban (en la costa australiana) los restos del MH370, los cuáles enfilaron a través de las corrientes del sur ecuatorial y llegaron (llegó) hasta Reunión. Entonces..si sabían, previamente, que podían haberse desplazado esos restos en la dirección que aparece en la infografía, en función de los cálculos sobre las corrientes marinas del Índico, por qué, desde un principio, no realizaron labores de búsqueda en el sentido propuesto por los lumbreras de turno. Utilizando sus avanzadísimos satélites militares, los que valen para cartografiar zonas terrestres hasta para escrutar una moneda y en el mar son incapaces de ver un pedazo de chatarra. Por tiempo no quedó. Tuvieron un año para hacerlo.

Pero es que tal vez NO había tales restos, ni avión, ni nada que se le pareciese. Tal vez, en su defecto, esos restos fueron desguazados y lanzados al mar para ser utilizados como señuelo. O, bien, el Boeing fue “tirado” al mar cerca del atolón militar por las razones expuestas aquí y aquí. En caso contrario, el avión sólo pudo aterrizar en Diego García y allí ser introducido en un hangar, a modo de jaula de Faraday, luego…nadie sabe que pudo pasar. Que el MH370 fue a estrellarse cerca de la costa australiana es, simplemente, impensable. Es una teoría esperpéntica que se desbarata por sí sola.

Por tanto, en base a todo lo anterior, la evidencia que queda al descubierto es…¿qué coño hacían los equipos internacionales de búsqueda “rastreando” en la costa australiana, mientras un trozo del avión “perdido” estaba viajando, con percebes a bordo, rumbo a la isla de Reunión?

De todas formas, indirectamente, incluso la hipótesis por la que inicialmente se inclinan los magistrados franceses que investigan este suceso es…un secuestro del avión, dado que su sistema de localización y comunicación fue desactivado de forma voluntaria antes de cambiar de ruta. Esto es lo último que he leido. Vayan echando la culpa a algún terrorista, al locuelo del comandante o a su señora, a los iraníes o a Putin. Los familiares de las víctimas ya están viendo toda esta opereta como un vil engaño, como no podía ser menos.

 

El vuelo MH370 encuentra su “conspiracy theory”: dan por buena la chatarra plantada en la isla Reunión (1)

Missing Malaysia Plane

Los fans de las “teorías conspirativas” oficiales están de enhorabuena. El montaje del MH370 ha durado casi año y medio para orquestar, finalmente, lo que parece ser una opereta de lo más lamentable. Papá democracia USA había sido de los primeros en señalar que los restos encontrados en la isla de Reunión (entre Madagascar y el atolón militar de Diego García, lugar éste donde probablemente aterrizó –contra su voluntad- el Boeing 777) correspondían al avión “siniestrado”. Recordemos que la mentira, además de tener las patas muy cortas, siempre aparece en primer lugar en boca del que tiene mucho que ocultar. Y las marionetas mediáticas de los mentirosos son las que se ponen en primera línea de choque a la hora de lanzar una copiosa y bien calculada campaña publicitaria favorable a las tesis oficiales con su estomagante soniquete de “teorías conspirativas”. A pesar de los pesares, nada ya es creíble; no en el hecho de que el resto hallado sea del avión que se esfumó hace dieciséis meses, que lo puede ser, por supuesto, sino en que nos quieren vender una fábula de cómo se pudo gestar la “desaparición” del mismo.

A pesar de que el diario pronorteamericano de la mañana (ELPAIS) avisase el otro día de que De confirmarse la hipótesis, al menos se eliminarían algunas de las teorías (conspirativas) que han rodeado el caso, como las que defienden que el aparato llegó a aterrizar sin problemas en la base militar estadounidense de Diego García, la hipótesis oficial sigue siendo …¡ninguna!. No…si aterrizar, como dice ELPAIS, es harto probable que el cacharro lo hiciera, sin problemas, en el islote militar. La cuestión es saber cómo y dónde fue a parar la tripulación y el pasaje. En fin, que la prueba del algodón la encomendaron al Ministerio de Defensa francés, organismo de probada independencia, quien ha dicho que el flaperón encontrado en Reunión forma parte del avión Boeing 777 que perdieron de vista todos los radares del planeta y del espacio. El problema es que aunque esa parte de la aeronave la hayan certificado como auténtica nada impide creer, con argumentos críticos, que haya podido ser llevada hasta allí para dejarla como “prueba” de que el avión se dio de bruces contra el océano.  

La chatarra que ha aparecido en la isla Reunión a mí me parece que es una broma pesada. Pero siempre hay quien está dispuesto a tragarse toda esta basura y dejar el pensamiento crítico en el estercolero más próximo. Supongo que también dirán que la ausencia (por otra parte lógica) de restos humanos es porque en el lapso de un año y poco se los han zampado los tiburones y demás animalitos marinos, lo cual es una teoría conspiranoica bastante afortunada, no porque no sea cierto que esos bichos pescan los desperfectos que pillen por el Océano, sino porque es de mal gusto que nos quieran darla con queso, ahora, después de pasados tantos meses. Más de un año y ni un carguero o barco pesquero ha avistado restos de la aeronave o pertenencias de los pasajeros. Y qué decir de esos satélites militares tan bonitos que pueden ver hasta como te suenas los mocos. Han estado cegados todo este tiempo o qué…o no interesaban más de doscientos chinos y malayos. Hicieron un preparado “show”, con la búsqueda, de cara a la opinión pública, un par de meses y luego se olvidaron de rastrear donde debían, pero… ¿no querían? 

p58JRMLrH7iZvG8BWnsJvVF4Ih5WZTk2p6dUa7PXx4GZknGTOfPvCNbmqso33u0EPDDN4M4Dl46okO1TYBRY

En fin, ni que estuviéramos en el siglo XVI con goletas y remos, oigan. ¿Y cómo es que en una semana dieron con los restos (incluidas personas) del Air France de Brasil desperdigados en un Océano como el Atlántico qué es mucho más grande que el Indico? Hablan de las corrientes marinas, más dificultosas en el Índico que en el Atlántico, pero sigue sin convencerme tal cosa, como dejo claro en la siguiente entrada sobre este tema, que publicaré mañana o pasado (el factor cambiante oceánico es una forma de seguir jugando al despiste). Es obvio, puestos ya a teorizar con contundencia, que si han montado ahora este circo lo han tenido que hacer con “cuerpos ya desaparecidos”, no plantando la chatarra a poco de “desaparecer” el avión porque, entonces, lo lógico es que, al mismo tiempo, hubieran “aparecido” algunos cadáveres. Parece ser que lo que ya está saliendo, con cuentagotas, son varios fragmentos más y pertenencias del pasaje en la playa de la isla de marras, según medios malayos. Igual llega desfilando, a continuación, a las costas de Reunión, el pasaje…todo es posible.

Lo ciertamente gracioso es que ya no tienen el más mínimo decoro en tomarnos el pelo y la visera ya que, según dicen, apareció también, junto al lugar donde se encontró el alerón del aparato, un par de botellas de plástico en perfecto estado de conservación (sin mensaje, eh). Tan impolutas que…ni que hubieran sido envasadas al vacío. Dicen que se trataba de una botella de agua con el etiquetado en chino y de un producto de limpieza indonesio. Hombre sólo faltaba que llevara la etiqueta made in Diego GarcíaEl caso es que por esa botella no ha pasado el tiempo..ni el espacio. Y eso que el hostiazo del avión debió ser de los que hacen “época”..y el agua de mar degrada lo suyo (aunque también dicen que es buenísima para la salud). Pero ay, amigos, 16 meses no son nada para una botella de agua de Don Perignon.

reunion_liquid-soa_3393777b

BOTELLA DE AGUA DE DON PERIGNON, ENCONTRADA EN PERFECTO ESTADO DE CONSERVACIÓN

Resulta irónico que la isla de Reunión esté a la distancia máxima que el MH370 podría haber llegado. Pero esto es sólo una anécdota, no es lo sustantivo…Si los restos encontrados son, como parece ser dicen los voceros oficialistas, del vuelo hasta hoy considerado “fantasma”…¿dónde,  supuestamente, cayó el Boeing 777 al mar? ¿Cogió puente aéreo en Diego García y piñó nada más salir? La isla-atolón militar de Diego García es conocida, como ya se ha dicho otras veces, con el nombre de la isla de la vergüenza, según anota con acierto el libro de David Vine (The Island of Shame), que relata las prácticas criminales de EEUU y Reino Unido llevadas a cabo allí, primero con la expulsión de 2000 nativos, que fueron deportados al más puro estilo nazi (de “propina” les quemaron sus mascotas delante de ellos) llevándoles a islas más alejadas, como la de Mauricio y Seychelles, para dejarles como perros abandonados a su suerte….y luego vino lo de los “prisioneros” falsamente acusados de “terrorismo” a los que la CIA torturaba (al igual que hace la agencia americana por Europa, en  países como Polonia y Rumanía). “A través de Diego García los EE.UU. pueden proyectar su poder en todo el Oriente Medio y de África del este a la India, Australia e Indonesia. Con Guam, la isla es la más importante base estadounidense fuera de los EE.UU, dijo Vine, ya fallecido. Pero este es otro tema. 

Es cuanto menos sorprendente que unos restos hayan aparecido en la perdida Isla de Reunión y no, por ejemplo, en Australia, que está justo en el lado opuesto y donde buscaban afanosamente hasta el día de hoy, aunque los expertos hablan de que el Océnao Índico al ser tan grande y con abundantes corrientes estacionales, éstas provocan remolinos que interactúan entre ellas y sus interacciones crean cambios en los flujos marinos principales, dicen, que confluyen en dirección a donde se ha encontrado el flaperón. Por no hablar de los tifones, tormentas tropicales y chubascos que agitan, moderada o intensamente, el mar. Como explicación científica vale, pero la “desaparición forzada” y el aterrizaje, no el azar de las corrientes marinas que han llevado los desperfectos de un avión estrellado, sigue siendo la opción para el MH370.

Y, en cualquier caso,  hay que reiterar que el vuelo tuvo que ser detectado, de principio a fin, por los supersofisticados radares militares del atolón de Diego García. Si los USA se dedican a hacer propaganda contra Rusia utilizando fotos de satélites militares para denunciar que el Kremlin envía armas a los rebeldes del Este de Ucrania….de un avión que volaba en el entorno de un complejo militar secreto, que incluso recoge -en caso de emergencia- transbordadores espaciales,…¿nada de nada? Aunque la cuestión no estriba en si los artefactos militares de Diego García hicieron el aséptico seguimiento, o no, del vuelo MH370 hasta su caída al mar, sino que su repentina desaparición obedece a otras motivaciones que descansan en un más que probable secuestro electrónico. Porque hay, aunque no lo parezca, más de un incrédulo (del oficialismo) al que no le cuadran las cuentas. Christophe Naudin, criminólogo y experto francés en seguridad aeronáutica, además de profesor de la Policía nacional de su país, dijo hace unos días que “El descubrimiento de ese fragmento roza lo milagroso. Nunca pensé que un hallazgo como ese fuera posible, sencillamente porque los restos de ningún avión accidentado han llegado a una playa. Me sorprendería mucho que se encontrasen otras piezas en las costas de esa región”. Pues ya está, ahí (casi) las tiene, monsier Naudin. Otro escéptico (no de los de garrafa en el bar) es el matemático canadiense Brock McEwe, que ha investigado desde el comienzo el asunto del avión malayo. Dice este científico que la aparición del flaperón como el estudio preliminar que lo ‘valida’ parece una rareza lo suficientemente ambigua como para reforzar la seguridad en las teorías sobre lo sospechoso del caso”. Veremos qué acontecimientos se suceden pero todo indica que los vientos soplan en la dirección que algunos quieren…

Malaysia Airlines MH370: ¿vuelo secuestrado electrónicamente? La sombra del Pentágono, la CIA y el Mossad (y 2)

malaysia_plane_mh370_CIA-accusation-360x240

 

El avión de Malaysia Airlines fue visto,como ya se ha dicho en la anterior entrada, al sur de las Islas Maldivas sobre las 18:15 h, volando muy bajo. La posibilidad de que el aparato “desaparecido” pudo haber sido secuestrado “electrónicamente” por un avión AWACS o similar, para después aterrizar en la isla de Diego García, cobra cada vez más sentido y es la posibilidad más realista a día de hoy. Cabe señalar que todos los grandes aviones comerciales estadounidenses están equipados con una clave en los sistemas de control de vuelo manual y remoto. Sólo la CIA y el Pentágono tienen el acceso a esa clave para hacerse cargo de las aeronaves por control remoto, ya sea desde sus AWACS o desde su base principal militar en el Pentágono. En particular, el Boeing 777 de las líneas aéreas de Malasia sería un “fly by wire”, es decir, una aeronave con controles que permitirían a la CIA poner a prueba de forma remota el avión “en caso de emergencia” (por ejemplo, un secuestro).

El hasta ahora ignoto y perdido atolón del Índico Diego García (descubierto en el siglo XVI por el explorador español Diego Garcia de Moguer), el señalado como el aterrizaje no voluntario del vuelo MH370, está en manos del ejército de EEUU, Reino Unido y también, probablemente, es un campo de operaciones de la inteligencia israelí. Dispone de una gran pista de aterrizaje para bombarderos y aviones espía de control remoto electrónico AWACS (también habría “sitio” para aviones comerciales), hangares subterráneos, además de estaciones para monitorear satélites espaciales y radiotelescopios GEODSS que escrutan cualquier actividad en el espacio. Pero sin duda una de las funciones más importantes y oscuras de la isla Diego García ha sido la de servir como plataforma-lanzadera para las agresiones de Irak y Afganistán, además de utilizarse como prisión de alto secreto para la CIA, donde los prisioneros sospechosos de “terrorismo” son interrogados y torturados.

Dos hechos de consideración merecen ser tenidos en cuenta en el oscuro “affaire” del vuelo MH370: PRIMERO, se lanza un bulo mediático sobre dos supuestos terroristas iraníes (cuyas fotos fueron claramente manipuladas) que viajaban a bordo del vuelo MH370, sin duda con todas las trazas de ser una pista falsa plantada por el Mossad israelí para ser utilizada como una oportuna cortina de humo. Al parecer los pasaportes europeos en poder de los dos iraníes habían sido robados en Tailandia y sus billetes fueron comprados por teléfono, lo que hace pensar en una trampa preparada por los espías israelíes. Al final se demostró que ambos iraníes lo que buscaban era fortuna en la Europa de los mercaderes. Ya no creo que puedan encontrar su “Eldorado” europeo. Al hilo de todo esto, no estaría de más recordar que incriminar a chivos expiatorios musulmanes ha sido una característica habitual en los ataques terroristas sionistas de falsa bandera (¿qué tal el 11-s, el 11-m o el 7-j?).

El SEGUNDO hecho merece más atención por cuanto podría dar carta definitiva de credibilidad al secuestro del vuelo MH370 por un avión militar norteamericano AWACS y su aterrizaje posterior en Diego García. Se trata de un supuesto mensaje enviado por un pasajero norteamericano del vuelo MH370, de nombre Philip Wood (un ingeniero de IBM), desde el mismo atolón Diego García, donde habría sido confinado en algún lugar secreto. Wood relató a través de su móvil lo siguiente: “Estoy detenido por personal militar desconocido después de que el vuelo en el que viajaba fuera secuestrado. Trabajo para IBM y logré esconder mi teléfono celular durante el secuestro. Me han separado del resto de los pasajeros y estoy en una celda oscura. Mi nombre es Philip Wood. Creo que estoy drogado. No puedo pensar con claridad”. La veracidad del mensaje y una foto en negro que acompañaba al mismo han sido puestas en la picota, como una especie de “hoax” (engaño), en algunos blogs que se han dedicado a “debunkear” técnicamente la supuesta información transmitida por Wood. Parece más bien una sospechosa y programada campaña de deliberada desinformación tratando de desmontar lo que podría ser una prueba de cargo de primer orden. A este respecto, han afirmado esos “debunkers” que las coordenadas facilitadas por Wood, a través de su móvil, pueden ser fácilmente manipuladas. Independientemente de si la circunstancia “Wood” es real o no, sigue sin haber una explicación coherente a la “desaparición” del vuelo MH370.

Mahathir Mohamad fue primer ministro de Malasia en el período que va de 1981 a 2003 y tampoco tiene dudas a la hora de señalar a la CIA como la autora del secuestro electrónico de la aeronave, argumentando su teoría en once breves puntos mediante los cuales deja entrever algunas de las claves que, según él, habrían posibilitado este nuevo acto de piratería y terrorismo internacional de la agencia de espionaje americana. La tesis central de Mohamad gira en torno al fabricante del aparato, Boeing. Mohamad sostiene que Boeing posee tecnología capaz para que “alguien” pueda “hacerse cargo del avión de forma automática, bien de forma remota o bien directamente”. Ese “alguien” no sería otro que la CIA, la única que tendría acceso a los códigos secretos de los aparatos Boeing. Según Mohamad Boeing y organismos de inteligencia como la CIA tienen la capacidad de hacerse con el “control ininterrumpido” de determinados aviones comerciales, uno de los cuales habría sido el MH370. Es más, el ex dirigente malasio afirma que EEUU otorgó a Boeing en 2006 una patente para un sistema que, una vez activado, eliminaba todo el control de los pilotos sobre la aeronave, de modo que dicho sistema podría guiar automáticamente un avión comercial a un lugar de aterrizaje pre-determinado.

Vayamos ahora a los grandes interrogantes. Si el Boeing, vuelo MH370, aterrizó en Diego García, ¿qué razones impulsaron a los militares y espías de EEUU a hacerse con el control del avión y cuál fue la suerte del pasaje? Yoichi Shimatsu (periodista freelance, analista de amplia experiencia, con sede en Hong-Kong) va en la línea de Barrett, pero ahonda todavía más en su análisis. Shimatsu afirma que entre los más de 200 pasajeros con destino a Beijing, el grupo objetivo de los secuestradores “electrónicos” se reduciría a los 20 empleados que trabajaban para la empresa de alta tecnología Freescale Semiconductors, con sede en Austin, Texas. Entre estos programadores y diseñadores de sistemas de microcomputación avanzados 12 eran malasios y 8 procedían de China. Shimatsu se pregunta con ácida (y cruel) ironía: ¿Qué innovación tecnológica provocaría que agencias de inteligencia militar del Pentágono pudieran interceptar electrónicamente un avión civil en pleno vuelo, mientras estaban pensando en la eliminación del resto de pasajeros, considerados no “importantes”, para utilizarlos como cebo para los tiburones?

 

freescale-kinetis-kl03

EL FREESCALE KINETIS CABE EN EL ALVEOLO DE UNA PELOTA DE GOLF

 

La innovación tecnológica a que se refiere Shimatsu no es otra que el Freescale Kinetis KL02 el microchip más pequeño del mundo (1,9 mm x 2 mm). Este ingenio tan diminuto tendría múltiples aplicaciones, por ejemplo, en la medicina para la administración de fármacos según un protocolo de prescripción-liberación pre-establecido, para implantes biónicos en el sistema nervioso de las extremidades humanas o incluso para operaciones de microcirugía. Pero sin duda la vertiente militar o de espionaje sería la más apetecible y la que motivaría, lógicamente, hacerse en exclusividad con este avanzado y ultrasofisticado “cacharrito” (serviría en el campo militar para la creación de drones de un tamaño más pequeño que una mosca -dirigidos a distancia o actuando de forma autónoma- o usándolos como micro satélites que actuarían de forma independiente para el rastreo de arsenales militares enemigos). El código KL02 del Kinetis significaría la versión 2 (desarrollada, al parecer, en Kuala Lumpur, Malasia), mientras que la posible fabricación de la versión 3 se ejecutaría en Beijing (China), según Shimatsu, algo que no podía ser tolerado por las agencias militares del Pentágono que habrían puesto en práctica todos los resortes posibles para impedirlo…¿incluida una desaparición de un avión comercial en pleno vuelo en el que viajaban esos programadores malasios y chinos?.

Resulta cuanto menos sorprendente que, como ya señaló antes Kevin Barrett, la desaparición de cuatro socios (chinos), propietarios de una patente de Freescale Semiconductors, quienes viajaban en el MH370 de Malaysia Airlines, haya convertido al famoso multimillonario Jacob Rothschild en el único propietario de la importante patente. Patente que estaba originariamente en manos tanto de los cuatro inventores chinos que iban en el avión “siniestrado” como de la empresa Freescale Semiconductors (cuyo propietario es el mencionado Rothschild) y que, curiosamente, fue aprobada por la Oficina de Patentes de EEUU cuatro días después de “desaparecer” el avión de Malaysian Airlines. Pero ¿qué tendría que decir China a todo esto cuando se ha sumado al coro de peticiones internacionales para la búsqueda de restos del avión, dando aparentemente por buena la versión oficial? ¿Por qué no ha levantado la mínima sospecha o denuncia, aunque fuese levemente sobre la muerte de sus compatriotas? La respuesta podría ser sencilla y…..no. Desatar una alarma acerca de que un avión puede ser secuestrado “a la carta” supondría, tanto para China (como para el resto de países), un enorme perjuicio económico en el tráfico diario de viajeros entre China y otros países del mundo, y viceversa. Esta podría ser una causa, pero se podrían barajar otras menos tangibles, como el pasar de largo de una guerra caliente de declaraciones incriminatorias, aunque la reciente acusación de espionaje realizada por EEUU sobre cinco funcionarios chinos podría ser un buen motivo para que el gigante asiático contraatacara en este sentido.

 

proxy

 

Ahora bien, ¿que hay de la suerte del resto del pasaje del vuelo MH370? Shimatsu especula (o tal vez no) con una idea macabra pero….es que no hay más cera que la que arde…Señala Shimatsu: los defensores del Estado judío tuvieron que tomar medidas. Es mejor matar a 200 enemigos malayos y chinos, que son unos don nadie, antes que tocar un pelo de la cabeza de alguien que forme parte del pueblo elegido. Y, por lo tanto, la orden del secuestro del Boeing 777, vuelo MH370, tuvo que venir desde la Red Shield, la Casa de Rothschild, a través de sus subordinados neoconservadores del Pentágono. El Vuelo 370 había que detenerlo a cualquier precio para poner a salvo la reputación imperial tecnológica de Estados Unidos.

De todos modos, si hay algo meridianamente transparente, teorías al margen, es que después de casi tres meses de la “desaparición” de ese avión se sigue sin saber nada del mismo. Como dice, con lógica casi ociosa, el ex premier malayo Mahathir Mohamed en su blog “todo lo que sube, debe necesariamente bajar”. Por lo que hay que pensar que, deliberadamente, nos están ocultando algo.

 

Malaysia Airlines MH370: ¿vuelo secuestrado electrónicamente? La sombra del Pentágono, la CIA y el Mossad (1)

20140529-165153-60713272

 

La desaparición, aparentemente inexplicable, de un avión de las líneas aéreas de Malasia (vuelo MH370), con más de 200 pasajeros a bordo, en el espacio aéreo del Océano Índico (hace ya más de dos meses) no encaja con ninguna argumentación oficial lógica, a día de hoy, acerca de un supuesto “accidente” aéreo debido a un fallo técnico en el aparato o a un “error”, deliberado o no, de los pilotos. Sin una sóla prueba en el bolsillo las autoridades de Malasia y los mentideros mediáticos que trabajan activamente para inocular las habituales mentiras a la opinión pública han afirmado que el vuelo MH370, supuestamente, se estrelló en algún lugar del Océano Índico pereciendo todos los ocupantes que iban a bordo. No existe ni una sóla prueba de ello, pero las autoridades malasias y otros equipos extranjeros han puesto en marcha un operativo de búsqueda fantasma de los restos del avión y el pasaje en el área donde supuestamente pudo ocurrir el siniestro. Una completa y lamentable farsa mundial sin ningún (obviamente) resultado positivo ya que los indicios apuntan, esté o no el avión en el fondo marino del Índico o se encuentre chatarra del aparato malasio a flote, a que la trayectoria final del vuelo MH370 nada tiene que ver con lo que nos han contado.

El escenario, después de sopesar y analizar varias teorías con muchos nexos en común y argumentos razonablemente aceptables, podría ser radicalmente distinto, porque las versiones oficiales tienen el habitual aroma del engaño. Y, de otra parte, muchos de los llamados expertos que han salido a la palestra barajan tesis de todos conocidas que nunca van a comprometer las versiones oficiales, tales como un fallo mecánico e incluso un acto suicida del piloto. Otros, que van de “serios”, se han inventado cuentos conspirativos de un posible derribo del avión mediante un misil ya que, supuestamente, el aparato iba a montar un pitote como en el 11-s. En fin…una cosa bastante penosa, ya que el tongo que nos vendieron de aquella infausta fecha ya está completamente desmontado y más circos oficiales como el 11-s…como que no.

Existen dos teorías recientes. Una a cargo de un periodista inglés llamado Nigel Cawthorne, quien baraja también el impacto de un misil sobre el vuelo MH370. Solo que aquél habría dado diana sobre el aparato de forma accidental, en el marco de unas maniobras militares conjuntas de EEUU y Tailandia. Tiene escasa base real y se adivina en el británico ganas de hacer dinero fácil con su libro, a costa de amarillear un poco. La otra, tiene bastante más credibilidad y, en líneas generales, es el soporte argumental de esta y la siguiente entrada sobre todo por venir de quien viene: la del ex Primer ministro de Malasia en los años 1981-2003, Mahathir Mohamad, quien deja caer claramente que la CIA estuvo detrás del secuestro, electrónico, del Boeing malayo. En otro plano ya más grotesco estarían los parásitos de las ciencias para-anormales, creyentes en abduciones, tarotistas y videntes-ufólogos que no pierden ripio e intentan sacar tajada esotérica del asunto. Pero aquí se ventilan otras cosas mucho más serias y desde puntos de vista totalmente alejados del conspiracionismo “ovni”, a pesar de que el programado soniquete de “teóricos de la conspiración” (propagado con celeridad por el Depto. de Estado norteamericano) ya estaba a la venta desde la misma desaparición de la aeronave.

La primera pista sobre el “enigmático” destino del avión de Malasia nos la da Kevin Barrett (editor del site Veteran’s Today) para quien está meridianamente claro que el aparato jamás se estrelló ni tuvo percance alguno: este avión no puede haberse perdido. “No puede haber desaparecido. Esto no tiene sentido. En todo el área hay radares militares y civiles, además de satélites que funcionan perfectamente. La base de la CIA en Alice Springs (Australia) sabe exactamente lo que pasó con ese avión. Lo interesante es que el gobierno de Malasia les ha pedido información y no han recibido ninguna respuesta”. afirma Barrett. Y también resulta interesante empezar a advertir algunas complicidades, tácitas o expresas, siniestras. Según Barrett: El gobierno de Malasia buscó restos del avión donde ya sabían que no iban a encontrar nada. Hay muchas anomalías. Los teléfonos móviles de los pasajeros estaban activos días después de que el avión desapareció, lo que significa que no estaban bajo el agua”. Pero es que, además, parece ser que pescadores que faenaban cerca de las Islas Maldivas vieron el avión volando muy bajo y otros testigos fiables afirmaron ver la aeronave poner rumbo a Diego García, un atolón-isla donde hay acantonada una base militar secreta de EEUU (la isla de la vergüenza, como la denomina el escritor David Vine en su libro “Island of Shame”). Dicha isla fue alquilada a Gran Bretaña por USA, previa deportación forzosa de los nativos residentes, quienes fueron trasladados a las Islas Seychelles y las Maldivas, en el año 1966. De esto se volverá a hablar más adelante.

Según señala Barrett, en el avión viajaban ciudadanos chinos que trabajaban para una empresa de semiconductores con sede en Houston (Freescale Semiconductors) quienes acababan de patentar el chip de computadora más avanzado del mercado. Ha habido informes que dicen que cuatro de estos pasajeros eran los titulares de la patente para este chip y el quinto titular de la patente es la empresa Freescale propiedad de Jacob Rothschild. Es posible que alguien quería que no llegaran a su destino. Puede resultar una teoría rebuscada que va mucho más allá de lo que demanda un análisis lo más objetivista posible para acometer el misterio del Boeing malayo, aunque hay otros que han señalado precisamente esta circunstancia que afectaría, de algún modo al espionaje industrial como “leit motiv” último del secuestro militar. De todas formas, Kevin Barrett se cuestiona con toda lógica Si el vuelo MH 370 se hubiera estrellado en el océano, habría dejcado un gran número de restos procedentes del impacto, fácilmente visibles. Los países con sistemas de vigilancia por satélite saben (o sabrían) exactamente donde el avión se habría estrellado. Boeing y el fabricante de su motor, Rolls Royce, también lo saben.

 

diego_garcia1

ISLA MILITAR DE DIEGO GARCIA

 

Pero vayamos, más que a las presuntas motivaciones últimas de la “desaparición” de ese avión (reseñadas en la segunda parte de esta entrada), a marcar algunos puntos de la breve línea de tiempo del vuelo MH370 que señalan una serie de irregularidades cuanto menos sorprendentes que desmontarían la hasta ahora insostenible versión oficial sobre un hipotético “siniestro” del avión en el Océano índico:

El vuelo 370 parte del aeropuerto de Kuala Lumpur (Malasia) a las 12:41 h de la mañana del día 8 de marzo para desaparecer de los radares de la torre de control del aeropuerto hacia la 13:21 h. Se sabe que una unidad de radares militares tailandeses, en un lugar desconocido, recogió señales indicando que el avión de Malasia habría girado inesperadamente al Oeste (en vez del programado noreste) y estaría volando ¿de vuelta a Malasia…o en dirección a Diego García?. Ese cambio de sentido, a raíz de algunos movimientos extraños y del inesperado apagón del transpondedor indicarían, fiablemente, para algunos expertos, que un satélite israelí o una aeronave de guerra electrónica de la CIA podrían haber tomado con éxito los controles del vuelo MH370. Por tanto, la única explicación plausible es que el piloto pudo no haber realizado la tarea asignada y la aeronave fue posiblemente rehén de un un sistema electrónico de secuestro que llegó a controlar totalmente la cabina del piloto y el resto del pasaje, para finalmente aterrizar en la isla militar de Diego García.

Ahora bien, si ésta última es una hipótesis-especulación arriesgada ¿cómo es posible qué el vuelo de Malasia MH370 no fuese detectado por la ‘inteligencia’ militar de la base estadounidense de Diego Garcia, situada en el Océano Índico y perpendicular a la trayectoria donde “desapareció” el avión? Los radares de Diego García, que monitorean hasta el espacio exterior ya que es uno de los lugares donde puede aterrizar de emergencia un transbordador de la NASA…¿fueron incapaces de “adivinar” el vuelo perdido del MH370? A este respecto, pilotos experimentados han señalado que incluso si el transpondedor fuese apagado deliberadamente y los radares del control de tráfico aéreo civil no fuesen capaces de rastrear el avión, en el caso del vuelo 370 de Malaysia Airlines, los radares militares de Diego García, que están equipados con alta tecnología, deberían haber sido capaces de recoger las señales del avión.

Por tanto, es “inconcebible” que cualquier tipo de aeronave, incluido el vuelo MH370, pueda volar en cualquier parte del hemisferio sur (en este caso del Océano Índico) sin ser rastreado, monitoreado y grabado en su totalidad desde el atolón militar de Diego García.