Dossier: cómo los partidos políticos y sindicatos españoles fueron y siguen siendo administrados por EEUU y la CIA (1)

 

 

 

EL FRENTE POLÍTICO DE LA CIA EN ESPAÑA

 

El domingo 4 de marzo de este año apareció un pomposo reportaje en el diario progre Público sobre el supuesto espionaje que la CIA habría habría estado realizando sobre partidos políticos como (no se rían) el PSOE y sindicatos durante los años de la “transacción franquista”. El alcance del espionaje habría llegado incluso hasta la central sindical anarquista CNT y el PCE de Carrillo.  El artículo se llama La CIA oculta datos sobre el espionaje a sindicatos y partidos en España, señalando a continuación que “Durante más de cuarenta años, el servicio secreto americano elaboró numerosos informes sobre organizaciones de izquierda en España. También escribió detallados informes sobre el primer gobierno del PSOE. A día de hoy, una parte importante de esos documentos continúa censurada”.

En realidad, nada es lo que parece y ese documento o documentos desclasificados no dicen otra cosa que no sea hacer un análisis de inteligencia muy a la “americana” (anticomunista, por supuesto) que, a la hora de la verdad, es muy posible que se trate de información dentro de un pack de “doble uso” (muy habitual en un servicio de espionaje), sobre lo acontecido en la transición española.

Me refiero a que por una parte los de la CIA informaban dentro de la previsible línea oficial anticomunista estadounidense sobre el “peligro izquierdista”, pero por otra parte, y esta es la más importante, los diferentes agregados culturales, laborales, políticos y económicos de EEUU (en la práctica, empleados de la CIA) adscritos a la embajada norteamericana en Madrid, más los oficiales consulares de la CIA repartidos por otras capitales españolas, establecían numerosos contactos con partidos políticos, en especial los más influyentes (el PSOE, más, lógicamente, con ese remiendo franquista llamado UCD), pero también con los comunistas y sindicatos (excluido CCOO, que era comunista en la transición, pero si con la CNT, UGT y USO). Todo ello con el objetivo de encauzar el cambio desde el franquismo hacia un Estado pro-occidental, pero sobre todo pro-norteamericano. Estos agentes políticos y sociales, huelga decir, sabían a quién tenían enfrente; no eran encuentros en los que desconocieran quién era su interlocutor.

EEUU decidió utilizar como principal frente político de la transición al PSOE, una vez abandonado el “marxismo” en Suresnes (Francia), y a su líder Felipe González, alias “Isidoro”, el protegido político de la policía franquista, para garantizar los intereses estratégicos de EEUU en España y acabar con la izquierda antiamericana. Esto es de sobra conocido. Respecto de las ocasionales divergencias de algunos miembros del PSOE con EEUU, que apunta el diario progre Público, aquellas se referían básicamente, y según los testimonios aportados por funcionarios norteamericanos que prestaron servicio en España, al apoyo que había proporcionado Washington al franquismo en el asunto de las bases militares (acuerdos de 1953) y otras negociaciones bilaterales entre la dictadura del general y EEEU. Era algo que muchos socialistas (más de fuera del aparato que de dentro) les había resultado indigerible (como a cualquiera que estuviera en la órbita del antifranquismo).

Es conocido que gracias al programa de adoctrinamiento americano de las becas Fullbright, la contrapartida (o una de ellas) que ofreció Washington a cambio de la renovación del acuerdo sobre las bases militares norteamericanas en suelo español, futuros ministros del primer gobierno del PSOE fueron enviados a EEUU a formarse en los principios políticos del imperialismo. De hecho, La CIA en Madrid (a través de sus agregados u oficiales) jugaron un importante papel en la vida política española, como se señala en un compendio de entrevistas a distintos funcionarios estaodunidenses que fueron destinados a España en el período 1930-2000, que tengo en mi poder, donde dejan bien a las claras que EEUU ha monitoreado todo el proceso político español, desde los inicios de la dictadura franquista hasta nuestros días.

En el extenso documento de entrevistas a funcionarios diplomáticos y consulares norteamericanos que recalaron en España en los últimos ochenta años se pueden encontrar cosas más que interesantes, aunque en las más de 400 páginas de preguntas y respuestas se encuentra más paja (muchísima), en mi opinión, que trigo. Muchas anécdotas, irrelevantes, sobre cuestiones personales y aspectos de trabajo de contenido burocrático…y poquísimas preguntas incisivas de los entrevistadores (americanos). A poco que se les hubiera hecho una pregunta comprometida es posible que el resultado hubiera sido más productivo.

Con todo, en ese glosario de entrevistas podemos leer algunas más que relevantes aportaciones. Leslie M. Alexander (oficial económico de la embajada de EEUU en Madrid, 1981-1983) dice que desde la embajada desempeñaron una importante labor a la hora de realizar un trabajo de identificación de “líderes emergentes socialistas” para el futuro gobierno del PSOE en los años 80. Algunos de los futuros ministros del primer gobierno socialista fueron previamente contactados por la embajada americana y fueron enviados a formarse a EEUU. También los agregados laborales de la embajada servían de enlaces con los sindicatos españoles o el ministro de turno. El primer ministro socialista del Trabajo fue uno de ellos.

Los vínculos estadounidenses con el PSOE se realizaron a través de sus funcionarios (de la CIA-personal diplomático) en Madrid, quienes mantuvieron reuniones secretas con políticos o personas del entorno más representativo del panorama político español, entre ellos el PSOE y el grupo de Enrique Tierno Galván, el “viejo profesor” del Partido Socialista Popular, más los comunistas de Carrillo. Curtis C. Cutter, oficial político de la embajada de Madrid (1970-1972 y oficial consular en Sevilla 1972-1975) afirmaba: Hemos tenido contacto con esas personas (socialistas) pero también con comunistas, con los miembros más jóvenes, especialmente en el Sur, cuando yo estaba en el Consulado de EEUU en Sevilla. Allí tuve muchos contactos con comunistas

Robert E. Service consejero político en la embajada de EEUU en Madrid, (1982-1987) afirmó: ”En un momento, pensé que sería útil conocer al Partido Comunista de España. Tom Enders, entonces embajador, me dijo que adelante, que no iba a poner ninguna objeción. Tuvimos almuerzos cada cierto tiempo con comunistas, gente joven, no de la cúpula. Las relaciones con el Partido Comunista no eran con gente vinculada a Moscú, sino con los llamados eurocomunistas, comunistas democráticos (sic)”. Probablemente, la cúpula del PCE delegó entonces en esos jóvenes para no levantar sospechas (es una suposición, obviamente).

Gary S. Ursey, oficial consular mayor de EEUU, en Bilbao (1985-1988) a la pregunta de ¿Cómo se relacionaron con el Partido Comunista? responde Tuvimos contactos ocasionales con su gente. En lo fundamental apoyaban a EEUU. En la Guerra Fría, en España, el comunismo actuó más lento que en el resto de países europeos a la hora de “entrar en razón” y deshacerse de la vieja retórica marxista. Mientras que Robert W. Zimmermann (Cónsul general en Barcelona, 1970-1974 y oficial político estadounidense en la embajada de EEUU en Madrid, 1960-1966) también fue terminante: El PCE mantuvo contactos con funcionarios estadounidenses durante la transición

En definitiva, el juez político de la transición española, EEUU, era quien decidía y manejaba los hilos de la clase política del Estado español, era quien “aconsejaba”, quien sugería, mandaba y ordenaba. Un ejemplo es la siguiente cita del influyente Wells Stabler, embajador de EEUU en España a mediados de los años setenta: Adolfo Suárez me preguntó mi opinión sobre el Partido Comunista. Le dije: “Oficialmente tengo que decirle que no estamos de acuerdo con la presencia política del Partido Comunista, que no nos gusta nada de ellos y creemos que no deben desempeñar ningún papel en el proceso político español”.  El mismo Stabler, dijo también que el alemán Willy Brandt fue muy útil en términos de la socialdemocracia para tratar de convencer a los socialistas españoles de no hacer “nada drástico” (que contraviniese, lógicamente, los intereses del imperio, por ejemplo, que los socialistas se radicalizasen o se coaligasen con los comunistas).

El abanico de contactos y reuniones de los funcionarios estadounidenses llegaron incluso hasta el nacionalismo del País Vasco, viejo aliado del espionaje estadounidense, con la cuestión separatista de por medio. Y lo hicieron tanto con el abertzalismo (¿oh sorpresa?) como con el PNV. Funcionarios como el ya señalado Gary S. Ursey, desempeñando el cargo de oficial consular mayor de EEUU en Bilbao, dijo Tuvimos contactos con ETA, pero indirectamente, con una formación llamada Herri Batasuna (Ursey, en la entrevista, no dice correctamente su nombre y habla de “Iterri” Batasuna), que es como el Sinn Fein (la rama política del IRA irlandés) de ETA. Pero más importantes fueron nuestros contactos con el PNV, una corriente conservadora del nacionalismo moderado. Hice un montón de informes para Thomas Enders (embajador). Mi trabajo consistía en permanecer en contacto con ese espectro del extremismo vasco. Enders dijo que era un buen trabajo y a Jack Binns, que era del DCM (Deputy Chief of Mission, o Jefe adjunto de la Misión diplomática), también le gustó por lo que siempre fui bien considerado en ese aspecto y recibí un montón de dinero para realizar dicho cometido. La gran cuestión sería saber qué cantidad de ese dinero fue destinada, en su caso, a sus interlocutores nacionalistas vascos y con qué fin.

Los tentáculos de EEUU en España, además de alcanzar a políticos, se han extendido a otros ámbitos de la sociedad civil española. Richard Ogden, Consejero político en la embajada de EEUU en Madrid, de 1992 a 1995, lo reseña claramente: Hemos tenido mucho trato con líderes políticos y también frecuentes contactos con la prensa y diversos encuentros con líderes del ámbito de la cultura y estudiantil, así como reuniones con prominentes líderes empresariales y financieros. Le faltaba añadir a la inevitable judicatura española, donde es conocido su subordinamiento a los intereses de EEUU, en particular, a través de ese tribunal de Orden Público llamado Audiencia Nacional en el que jueces, magistrados y fiscales han despachado a menudo con funcionarios estadounidenses de la embajada de EEUU en Madrid.

Igualmente, los agentes culturales de la CIA en la embajada de Madrid, ayudaron a implantar las televisiones privadas en España y programas de formación de periodistas (en los años 90). En el País Vasco, por ejemplo, según Daniel Withman, asistente de información del SINA (1989-1993) en la embajada de EEUU en Madrid, colaboraron con el Opus Dei y también se dirigieron a la Universidad Complutense, en su Facultad de Periodismo, donde entrenaban a los estudiantes.

La prensa, falsimedia, ha sido siempre una herramienta indispensable para la propaganda pro-americana, para lo cual es fundamental que esté nutrida de periodistas o reporteros que sean, de alguna manera, agentes encubiertos de EEUU (cosa que no es muy difícil de comprobar al ver tratamiento que hacen muchos de ellos en las noticias sobre política internacional, muy favorables todas ellas a EEUU y al Estado de Israel y en contra de Venezuela, Irán, Siria, Cuba o Rusia. Lean el libro del alemán Udo Ulfkotte ‘Gekaufte Journalisten‘ (‘Periodistas comprados) sobre cómo la CIA, el Mossad israelí y agencias de inteligencia han comprado a medio periodismo de Europa para hablar mal de Rusia o, simplemente, para entender cómo funciona la manipulación y las “fake-news” en los medios controlados.

 

EL FRENTE LABORAL DE LA CIA EN ESPAÑA

 

El frente laboral de la “transición” española, importante por haber sido una herramienta combativa contra el régimen franquista y luego como potencial ariete rupturista, no podía ser un flanco dejado a la improvisación por EEUU. Si la CIA operó en el terreno político para legitimar al hijo del dictador (Juan Carlos) y apostó políticamente por su hombre “fuerte”, Felipe González, para garantizar la influencia y el control de EEUU sobre España y, de paso, perpetuar alguna forma de continuismo del franquismo sin Franco, los sindicatos debían ser una pieza manejable más en el tablero de intereses de Washington para aniquilar la influencia del comunismo sindical antiamericano en la España postfranquista.

Una influencia “comunista” que, a nivel político, la del “carrillismo”, era una pantomima que ya había entregado sus ideales en beneficio de la “reconciliación” y había asumido que tenían que estar bajo la bota americana. Pero eso, para EEUU, era poca cosa. El hecho de llamarse “comunistas” (o eurocomunistas, una trampa semántica para seguir llamándose lo que ya no eran) fue motivo suficiente para iniciar una campaña de liquidación cruenta contra, en general, todas las organizaciones de izquierda, pero básicamente contra la que más fuerza tenía, el PCE, empezando por la capitulación del propio Carrillo. Al mismo tiempo, la CIA utilizó la infiltración y deslegitimación de la izquierda antifascista mediante agentes saboteadores o bien echaron mano, junto a la policía española y el CESID (CNI) del terrorismo mediante la Operación Gladio.

El terrorismo de grupos autodenominados de izquierda en la “transición” fue clave, tal y como sucedió en Italia, para avivar la estrategia de tensión y demonizar al comunismo. En Italia Gladio-CIA actuó con extrema violencia a través de sus organizaciones izquierdistas infiltradas o creadas “adhoc” (Brigadas Rojas) y fuerzas ultraderechistas al servicio del SISMI (la inteligencia militar italiana) y la CIA, mientras que en España ocurrió con sus equivalentes GRAPO (el ex oficial de la CIA Philip Agee dijo en 1978 que el GRAPO era una cubierta creada por la Agencia), FRAP y, por otro lado, paramilitares fascistas italianos de Gladio y españoles usando diversas siglas terroristas creadas desde las cloacas del Estado español: GAL, BVE, Triple A, estos últimos protegidos, pagados y dirigidos por el CESID (CNI) y la policía española.

Una de las campañas previas a la “transición” de demonización del comunismo más sangrientas que se produjeron en España fue el atentado de falsa bandera ocurrido en Madrid, en la calle Correo, en 1974, contra la cafetería Rolando, lugar que era frecuentado por policías de una comisaría cercana y que se cobró más de una decena de muertos (ajenos todos ellos a la fuerzas de seguridad ya que ese día, “casualmente”, no hubo ningún policía en el interior de la cafetería). El atentado fue atribuido a ETA y a un grupo de comunistas, pero muy probablemente fue orquestado por la policía y el SECED o inteligencia franquista (el antecesor del CESID y CNI) utilizando a infiltrados o chivos expiatorios entre los autores-cooperadores del atentado.

Se cree, con certeza, que circuló una nota de la DGS (Dirección General de Seguridad, dependiente del Mº de Interior) instando a los policías a no acudir el día del atentado a la cafetería Rolando, información que fue publicada por la revista Cambio16 y que nunca fue desmentida, en los siguientes términos: «Fuentes relacionadas con la DGS (Dirección General de Seguridad) confirmaron los rumores según los cuales días antes del atentado se habían dictado normas a los funcionarios policiales en el sentido de que se abstuvieran de pararse junto a las fachadas del edificio, y de que tratasen de no circular ante la puerta principal y no frecuentasen la cafetería Rolando.» Dicha información viene recogida en la hemeroteca de ELPAIS (año 1979). Recordemos, por otra parte, que Santiago Carrillo, secretario general del PCE, se negó a prestar asistencia jurídica a los comunistas que fueron detenidos y luego torturados por la policía.

Hablemos ya del sindicalismo español en la “transición” en boca del historiador Charles Powell, quien en su libro-coleccionario de anécdotas, medias verdades (leve crítica a Kissinger), omisiones deliberadas y la inexcusable propaganda imperialista (El Amigo Americano) señala que: En agosto de 1976 visitaron España dos respetados sindicalistas norteamericanos, Victor G. Reuther y Ben Stephansky. Tras reunirse con varios dirigentes de UGT y USO (sindicato “obrero” católico de derechas) en Madrid y Barcelona, entre ellos Nicolás Redondo, informaron al embajador norteamericano Stabler de la necesidad de apoyar económicamente a ambos sindicatos, dada su precaria situación frente a sindicatos como CCOO”, entonces comunista y mayoritario.

Según Powell, el “socialista” estrechamente vinculado con EEUU y el Estado sionista de Israel, Enrique Múgica, aprovechó una reunión con diplomáticos estadounidenses para solicitar a la embajada más ayuda para la UGT por parte de los sindicatos norteamericanos y muy especialmente de los United Auto Workers (UAW). Poco después, el vicepresidente del AFL-CIO, Albert Shanker, que era también presidente del American Federation of Teachers (AFT), aprovechó su presencia en Madrid con ocasión de una reunión internacional para entrevistarse con Redondo y varios dirigentes de la Federación de Trabajadores de la Ense-ñanza (FETE) y explorar posibles vías de ayuda a sus homólogos españoles. Si el PCE era la única izquierda con fuerza y relevancia política que podía haber dicho “algo” en la transición, en la vertiente sindical, el sindicato CCOO, tradicionalmente comunista (aunque luego se convirtió en una caricatura sindical idéntica a la UGT) era su homólogo combativo en aquellos años, aún más que el propio PCE. Esto, para EEUU, suponía una amenaza a erradicar o, al menos, había que reducir la influencia comunista sindical a lo testimonial.

En otro sentido, si el PSOE fue la “niña bonita” política de Washington para pilotar el proceso de “transacción” en España, el sindicato “socialista” del PSOE, la UGT, lo fue para la tapadera sindical estadounidense de la CIA, el AFL-CIO, tanto que, dice Powell, el responsable internacional del AFL-CIO, Mike Boggs, fue informado por el ugetista Manuel Simón de que su sindicato recibía anualmente 6 millones de pesetas de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y que habían calculado que precisarían unos 120 millones para sostener su organización en 1977, aunque dudaba que sus afiliados pudiesen aportar más de una tercera parte de esa cifra.

La AFL-CIO, también conocida como AFL-CIA es la mayor organización sindical de EEUU, una corporación de espectro mafioso cuyo ideario es netamente pro-capitalista y anticomunista en un país donde el sindicalismo de clase anti-oligárquico, anti-imperialista y anti-capitalista, es simplemente utópico. La AFL-CIO está bajo control de la Agencia Central de Inteligencia que la ha usado como plataforma y enlace para financiar a sindicatos “libres” en todo el mundo. Irving Brown, que fue miembro de la AFL-CIO, desempeñó un papel crucial en Europa occidental y en África, durante la Guerra Fría, apoyando la división entre sindicatos para contrarrestar la influencia comunista. Mientras era agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) fundó en 1962 el Instituto Estadounidense para el Desarrollo del Trabajo Libre junto con el ex miembro del Partido Comunista de América y agente de la CIA Jay Lovestone.

Huelga decir que tanto UGT como CCOO (quien se incorporó más tarde), más el católico-derechista USO y el vasco ELA-STV, son compañeros actuales de viaje del pseudosindicato gangsteril AFL-CIO cuya trayectoria en la guerra fría, al igual que del CIOSL (luego CSI), otra apuesta “sindical” de la CIA, fue la de incentivar económicamente en Occidente la creación de sindicatos al servicio del capitalismo estadounidense y minar la influencia de los sindicatos comunistas. CCOO, que era comunista en los años 70, luego fue pilotado por saboteadores profesionales como Antonio Gutiérrez (acabó en el PSOE) o el siniestro José María Fidalgo, este último terminando de asesor en la ultraderechista FAES de Aznar. No obstante, hay que recordar que CCOO, siendo comunista en la “transición” (con Camacho), suscribió los Pactos de la Moncloa y acuerdos anti-obreros como el ANE (Acuerdo Nacional de Empleo, de 1981) que fueron, en la práctica, los que pusieron fin al sindicalismo de clase (si es que había existido algo parecido) en España. Que no te den por el ANE decían entonces los “neutrales y combativos” de la CNT (ahora sería “políticamente incorrecto”).

Y es que, hablando de la CNT, en la transición, EEUU buscó aliados sindicales “inesperados”  en el anarquismo español para borrar cualquier vestigio comunista, tanto que, señala el historiador Powell, la embajada norteamericana incluso llegó a establecer relaciones con el sindicato anarquista CNT (Confederación Nacional del Trabajo). Para el embajador Stabler la CNT era ante todo rabiosamente anticomunista, como había demostrado al negarse a unirse a CCOO en la creación de la Coordinadora de Organizaciones Sindicales (COS) en septiembre de 1976, y además había dado la espalda al uso de la violencia. De ahí que el embajador solicitara formalmente que se retirase a la CNT de la lista de organizaciones subversivas del Departamento de Estado, como paso previo a la inclusión de algún representante suyo en el programa de visitantes extranjeros de la embajada.

Uno recuerda, en su adolescencia, que en los primeros años 80 la CNT se dedicaba a realizar pintadas en apoyo del sindicato anticomunista y clerical polaco Solidaridad, un franquiciado del Vaticano y la CIA para derribar el gobierno comunista de Jaruzelsky. La CNT, esos que quisieron hacer la guerra por su cuenta en el 36 torpedeando la unidad antifascista contra Franco, resulta que estaban en la cartera de la CIA para ser autogestionados….por EEUU. En la transición la CNT era un sindicato que tenía un poder de convocatoria en sus mítines muy superior o similar al de cualquier partido de los que hoy llaman “mayoritarios”. Ellos mismos se hicieron la demolición controlada tal como la hicieron en la guerra civil con el bando republicano. Como siempre, las bases eran la carne de contrabando para ser víctimas del engaño de la dirigencia. Y, en cualquier caso, el ideario anarquista “anti-estatalista” era un excelente contrapeso para dividir a la clase obrera.

Otro sindicato que gozó del favor de EEUU para la “transición” fue el nacionalista vasco ELA-STV. Un sindicato reaccionario que servía de apoyo a la burguesía vasca católico-aranista del PNV; el vasallo perfecto del imperio para contrarrestar a otros sindicatos izquierdistas en el País Vasco. Apunta Powell que ELA-STV celebró su tercer congreso en Eibar en octubre de 1976 (el segundo había tenido lugar en Vitoria en 1933). A dicho congreso asistieron en representación de la AFL-CIO, Mike Boggs y Glenn Watts, cuya presencia fue sorprendentemente bien recibida por los asistentes. De dicha documentación se desprende que los norteamericanos valoraron especialmente su acendrado anticomunismo

Para canalizar la ayuda a los sindicatos españoles no comunistas la mejor opción era hacerla, no directamente a través del Departamento de Estado norteamericano, sino que que fuesen las organizaciones sindicales norteamericanas, bajo su cobertura, las que ayudasen económicamente a sus homólogos españoles. De este modo la UAW contribuyó a la campaña electoral sindical de la UGT con 75.000 dólares y varias organizaciones afiliadas a la AFL-CIO donaron al menos 20.000 dólares a ELA-STV, el sindicato español que más activamente había solicitado estas ayudas. El Departamento de Estado también apoyaba la solicitud de recursos adicionales para financiar actividades como la visita de una veintena de dirigentes sindicales españoles a EE.UU. cada año, el envío a España de hasta doce expertos norteamericanos, la organización de seminarios y talleres en Madrid y Barcelona y la traducción al español de manuales norteamericanos sobre relaciones laborales, cuyo coste total rondaría los doscientos mil dólares anuales. A esto habría que sumar el coste de destinar en la embajada norteamericana a un agregado laboral adicional (de la CIA), que se ocuparía de coordinar estas iniciativas

Entonces es cuando entran en juego las fundaciones ‘privadas’, instituciones dependientes de partidos políticos, financiadas casi en su totalidad por los Gobiernos, como la mejor manera de “untar” a sindicatos, diversas asociaciones, ong’s y demás parásitos del capitalismo. La Fundación alemana Friedrich Ebert Stiftung, socialdemócrata, fiel a la Alianza Atlántica, a la CIA y anticomunista, fue una de las que destinó fondos a la UGT y, como dice Powell,  sin que ello suscitase la menor resistencia política, ni en el país donante ni tampoco en el receptor

Las donaciones norteamericanas a sindicatos españoles no se limitaron a los “sobornos” durante la “transición” sino que una vez que EEUU copió el modelo europeo de Fundaciones privadas, o think tanks, se puso manos a la obra. El intermediario fue esta vez la recién creada Fundación de la CIA, NED (National Endowment for Democracy), en los años 80, un activo injerencista de EEUU que fue impulsado por Ronald Reagan para financiar movimientos opositores golpistas y/o anticomunistas, sindicatos, periodistas o entidades que contribuyeran a difundir los intereses imperialistas de Washington en el mundo.

La UGT y el vasco ELA-STV fueron beneficiarios del NED, en 1986, según consta en esta información de ELPAIS, sacada del archivo de su hemeroteca: UGT recibirá dinero indirectamente del Gobierno de Estados Unidos a través de la National Endownment for Democracy (Fundación Nacional para la Democracia, NED) un organismo que opera con fondos públicos, creado por Ronald Reagan y el Congreso en 1983 para “defender los valores democráticos en todo el mundo”. La entrega del dinero (12.000 dólares) ya ha sido aprobada, y el cheque está firmado por el Free Trade Union Institute (FTUI), a través del cual la NED canalizaba sus ayudas a sindicatos extranjeros que se oponen al comunismo.

La citada ayuda -algo más de 1.800.000 pesetas- será entregada a la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE-UGT) y había sido solicitada el pasado año por el sindicato a la Confederación Internacional de Organizaciones de Sindicatos Libres (CIOSL), con sede en Amsterdam. El sindicato nacionalista vasco ELA-STV ha recibido también, por la vía de la NED, una ayuda de 40 millones de pesetas en 1985. […]

Encarnación Asensio, secretaria general de FETE-UGT, solicitó la ayuda para realizar cursillos de formación de 330 militantes en toda España, según comprobó EL PAÍS en la carta en que pedía formalmente apoyo. La Fundación Nacional para la Democracia, que fue creada por el Congreso en 1983 y está dirigida por Carl Gershman, un ex colaborador de Jeanne Kirkpatrick, ha mantenido en secreto la ayuda a UGT. […] “El programa”, afirmaba el documento al que ha tenido acceso EL PAÍS, “responderá a la necesidad de equipar a activistas de un sindicato de profesores democrático con las aptitudes para contrarrestar al sindicato comunista de enseñantes, que está bien financiado y compite por el apoyo de los profesores españoles”.

La NED justificó asimismo su ayuda a ELA-STV como necesaria para un sindicato “que se enfrenta al reto de rivales comunistas y extremistas en el País Vasco”. La NED se negó a comentar sus actividades relacionadas con España, que fueron confirmadas por Eugenia Kemble, directora, del FTUI. Preguntada por qué se conceden ayudas a sindicatos de países como España o Francia, donde la democracia no está en peligro, Kembile dijo que “se trata de un esfuerzo mundial por apoyar a sindicatos democráticos”. La directora del FTUI dijo que no son programas secretos, pero que se mantiene la confidencialidad sobre las cantidades concedidas y, en ocasiones, como en el caso de UGT, el nombre de los receptores, “para respetar la sensibilidad de las organizaciones que requieren las ayudas”.

La utilización de la poderosa central sindical norteamericana AFL-CIO, de la que depende la FTUI, para canalizar ayuda oficial para proyectos anticomunistas, sobre todo en Centroamérica, que coinciden con la política exterior norteamericana, es objeto de polémica en este país. A través de una serie de institutos poco conocidos -uno de ellos es el Free Trade Union Institute-, la AFL-CIO, que es liberal en política interior, se gasta 43 millones de dólares al año, en 83 países, en este tipo de programas para contrarrestar el comunismo.”

El sindicato ELA-STV se atrevió a hablar, cínicamente, por boca de su entonces responsable de prensa, José Elorrieta, en los siguientes términos cuando se confirmó que recibía ayuda de la ONG de la CIA por un montante de 40 millones de pesetas de la época: “se trata de una muestra de solidaridad sindical”. Un eufemismo para decir que  se trataba de una financiación encubierta otorgada por una fundación que actuaba (y lo sigue haciendo) bajo el paraguas de la mayor Agencia del crimen organizado que existe en el mundo (CIA), con el objetivo de contrarrestar cualquier avance del sindicalismo de clase. La información relativa al ELA-STV se trata separadamente en otra información de ELPAIS publicada un año antes (1985).

  1. Pingback: Cómo los partidos políticos y sindicatos españoles fueron y siguen siendo administrados por EEUU y la CIA. – Analisis 06
  2. Pingback: Dossier: cómo los partidos políticos y sindicatos españoles fueron y siguen siendo administrados por EEUU y la CIA (1) | | _____________
  3. Pingback: Como los partidos políticos son controlados por USA y la CIA (1ºra parte) – NUEVO ORDEN MUNDIAL CONTRASTADO
  4. Nando

    Me gustaría saber si el Sr. Ferris está de acuerdo en que Radio Klara de Valencia cargue contra los gobiernos díscolos con EE.UU utilizando la mentira, la difamación más canalla y la manipulación más burda de cuantos colaboradores hablan en la misma, llenando de excrementos (léase mierda) programas, secciones, coloquios.. Sólo tienen que echar un vistazo a su página web: http://www.radioklara.org . También a su twitter, su facebook.
    Mintieron descaradamente sobre el Maidan ucraniano, sobre Gadafi, Libia, poniéndolo a caer de un burro, Sobre El gobierno sirio (con la inestimable ayuda de los antimilitaristas): lo llaman genocida, dictador, asesino.. esa es la tónica de esa radio falsamente llamada “libre y libertaria” escuchada sobre todo por gente mayor con muy poca información creyendo que porque ahí se habla de las sillas del hambre, los ecologistas dicen lo suyo y unas cuantas cosillas más, son profundamente anticomunistas mintiendo más que hablan ¿a eso tan grotesco le llaman radios alternativas?. Y no digamos de Cuba lo que ha salido de su boca.. a Chávez lo insultaban igualmente.
    Prometo aportar más información, gracias por el gran trabajo que se hace por aquí que leemos con fruición y enviamos por el mundo.
    saludos
    Nando

    Me gusta

  5. Rafael granados

    ¡ Hola Berlin!:el supuesto analista Jesús pérez, vuelve a la carga contra “Berlin cofidencial” en su última entrada y nos moteja de “conspiranoicos”(ya sabemos que para esta gente “er capitalismo es bueno”) y “resentidos de la izquierda”.

    Dice exactamente:

    *****Pero esa visión apocalíptica de una Europa que es “un desastre sin igual” me resulta bastante conocida. Viene de la ultraderecha Y no es la primera vez que lo veo en boca de alguien pretendidamente de izquierdas. Aquí un nostálgico de la RDA:

    La MInistra sueca de Asuntos Exteriores pretende ser una prostituta fracasada: “La campaña electoral en Rusia ha estado amañada”. Más le valiera ocuparse de su país que es un desastre de conflictividad multicultural https://t.co/3PZgkLiJ1N

    — Berlín Confidencial (@berlinconfidenc) March 18, 2018*******

    https://guerrasposmodernas.com/2018/03/22/profundizando-en-la-convergencia-ideologica-de-la-nueva-guerra-fria/

    saludos.

    Me gusta

    • berlinconfidencial

      Gracias. Había contestado a Triana en su Twitter sobre otros temas y le agradezco que me de publicidad en su blog. Que trate de homologar “extrema izquierda” con “extrema derecha” tan capciosamente cuando él está ideólogicamente cercano a esos “think tanks” fachas que tan bien sintonizan con el Sector (ultra) Derecho (por hacer una analogía con los nazis de Ucrania) es cuanto menos curioso. Además, dejo claro en ese párrafo que me cita que la inmigración desconctrolada es una herramienta para el crecimiento de la ultraderecha que tan buen juego (sucio) hace a esos neocons y que la inmigración está organizada por EEUU, Soros y sus ONGs, de eso no hay duda y no puede ni podrá rebatirlo. La ultraderecha no es más que una etiqueta, un cromo o carnet para repartir y demonizar por los mismos que defienden a la ultraderecha “no oficial”, los detentadores de guerras por petróleo y a los halcones fascistas del Pentágono y la OTAN (una organización que tuvo como presidente del comité militar a un asesino de masas como Adolf Heusinger, planificador de la masacre de Oradur Sur Glane)

      Lo que no sabía era que La Haine, había publicado mi entrada sobre el feminismo en su página ya que es bastante crítica con este movimiento y ellos son muy permeables a la 3ª ola feminista o al movimiento feminista, en su conjunto.

      En fín, Trianita, otro geotontopolítico intentando vanamente refutar..con un discurso manido, repleto de falacias y demabobismo: comunistas y ultraderecha lo mismo. Vienen con esa monserga desde hace lustros, pero es para esquivar o mantener a salvo su propia ideología reaccionaria y neoconservadora que es muy próxima al pinochetismo-fascismo mussoliniano.

      pd. No conozco ni un sólo ultraderechista que haya hablado bien de Chávez, vamos es que es de chiste tener que leer esto. Y menos que haya integrado un batallón contra los nazis de Ucrania en Donbass. En este último caso habrá sido una falsa bandera para incriminar a los comunistas. Tan sencillito como eso Trianita

      Me gusta

    • Ayala

      Rafael Granados Rodríguez que alegría leerte aquí!! voy siguiendo tus intervenciones de página en página y recopilando bibliografía. Me gustaría que nos informaras si tienes una página propia para seguirte sin ir dando saltos con el sr google.
      Un abrazo grande a Berlín y a ti.

      Le gusta a 1 persona

  6. Rafael Granados

    ¡Estimado Berlin!: te informo que el analista militar Jesús Pérez en su web “guerras posmodernas” te ha dedicado un comentario en su última entrada “Rusia ignota” por el que tu hiciste en twitter sobre su rusófobia y antisovietismo- evidente, por otra parte aunque él lo intenta camuflar si capa de objetividad-

    Un saludo.

    Me gusta

  7. Pingback: LA C.I.A. CONTROLA A LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SINDICATOS ESPAÑOLES (1ª PARTE) - La verdad nos hará libres
  8. Miguel Angel Ferris

    Salud!,
    En primer lugar quiero dejar claro que no tengo ninguna predisposición previa ni influencia externa en contra de los “comunistas” (término que no sabría en estos momentos de la historia a quienes define). Yo mismo fuí defendido en un proceso para sufrir un Consejo de Guerra en Valencia en 1982 por el concejal e histórico abogado laboralista Garcia Esteve, me dediqué desde la CGT a fomentar la reconciliación entre comunistas y anarcosindicalistas con la celebración de un Encuentro de homenaje en el teatro Micalet en el 91 y finalmente fui expulsado en el 2005 por defender la militancia de los comunistas y su opción a desempeñar cargos orgánicos en la CGT.
    Una vez aclarada mi posición y mi respeto por las visiones más dispares de las izquierdas, tengo que lamentar en primer lugar el profundo desconocimiento que demuestran los analistas de las izquierdas comunistas y socialdemocratas sobre todo lo que respecta a la ideología y actuación de las organizaciones libertarias y anarcosindicalistas, y especialmente en el Estado español.
    Ese es uno de los vacios del interesante artículo que me precede. No entender los principios ideológicos profundos de una corriente revolucionaria tan importante para la historia de España como la anarcosindicalista, llevan como consecuencia a afirmar cosas tan desacertadas como las referidas a las pintadas de la CNT contra el régimen polaco satélite de Moscú y a favor del espíritu inicial de Solidarnosc. O la afirmación de que ” estaban en la cartera de la CIA para autogestionar a la CNT”, en una insinuación bastarda que nada inreligente dice del autor de la misma.
    Sí que hubo en la mal llamada Transición intentos de influir o destruir a la CNT y al Movimiento Libertario, aunque su peor enemigo ha estado siempre en los enfrentamientos internos, el sectarismo y otras patologías comunes de las corrientes emancipatorias.
    Por ejemplo, a través de la infiltración en el PSOE y la UGT en aquellos años, se forjó una operación sostenida en el tiempo de compra de dirigentes de la Cnt en distintos sectores y zonas de España. En Valencia se llevaron a Carlos Martínez (ex secretario general de la CNTen el Pais Valenciano) primero a la UGT, llevándose a parte del famoso sindicato del Transporte cenetista a sus filas, y luego al PSOE, acabando como alcalde de Santa Fé de Granada.
    Por otra parte a través de un sector de la FAI de Valencia, se dedicaron a atacar a la nueva CNT renovada surgida del Congreso rupturista de La Casa De Campo (Madrid), incluyendo ataques a locales, amenazas de bomba (en El Teatro Micalet donde se celebraba el Congreso de reunificación de la futura CGT), y otros graves sucesos. Aquellos elementos acabaron como altos dirigentes drl Psoe y uno de ellos preside desde entonces la mafiosa FSP-UGT (LUIS LOZANO), que ahora se dedica a encubrir a enchufados del PP para devolver los favores recibidos en 20 añis de dictadura PoPular.
    En fin, hay muchas cosas que todavía no se han escrito ni han salido a la luz. Desde la “Ruta del Despilfarro’ que organicé en Valencia del 2012 al 2014 para combatir a Rita Barberá y el fascismo PoPular, he intentado rescatar el buen nombre y la memoria colectiva de las izquierdas transformadoras frente a la derecha pero a la vez pienso sinceramebte que habrá que ejercer un riguroso ejercicio de autocrítica, cada cual con la corriente en la que ha militado, para asegurar un futuro y dignidad para las corrientes emancipatorias.
    Salud y lucidez!
    M.A.F.

    Me gusta

  9. Alicia

    Lo de CNT y Solidaridad, me ha recordado “Solidarity”, un tema del ’84 de un grupo de punk inglés llamado Angelic Upstarts. Precisamente mi copia de la casete salió de la sede de la CNT. Me gustaba la canción, pero siempre me extrañó que un grupo punk publicitara el sindicato Solidaridad, tan aclamado por Juan Pablo II.

    Muy bueno el dossier y muy interesante todo lo que publicas. Gracias por la currada.
    Aporto mi pieza al puzle de los intereses que financiaron la Transición y una lista de las empresas estatales que nos robaron. https://aliciaatravespantalla.blogspot.com.es/p/transicion.html
    Un saludo.

    Me gusta

  10. andreikononov

    Muy buen aporte. Simplemente añadir que la legalización del PCE, momento clave de la Transición, fue sin duda una operación de la CIA. No olvidemos que ya en 1975, Santiago Carrillo defendió la permanencia de las bases de EE.UU. en territorio español ( https://m.eldiario.es/politica/CIA-Santiago-Carrillo-EEUU_0_603339935.html). Recordemos también que un momento decisivo dentro de esa operación fue la matanza de Atocha, que según muchos expertos fue el “pistoletazo de salida” de la Transición (https://elpais.com/cultura/2016/01/28/actualidad/1453996340_803656.html). En su libro «la CIA en España», Alfredo Grimaldos encuentra la “huella” del CESID dirigido por Andrés Cassinello en los sucesos de Atocha, un atentado con las marcas típicas de la Red Gladio y que sin duda contribuyeron a generar un clima social muy favorable a la legalización del PCE (http://usuaris.tinet.cat/mpl/doc/La_CIA_en_Espana.pdf). Un mes después, se iniciaron las conversaciones entre Suárez y Carrillo, siempre auspiciadas por José Mario Armero, fundador de Europa Press, que según Gregorio Morán tenía ya por entonces contacto directo con Washington y la CIA (http://www.jotdown.es/2013/12/gregorio-moran-los-padres-de-la-transicion-eran-absolutamente-impresentables/). Lo sorprendente es que tan sólo 2 meses después de esos atentados, el propio Cassinello elaboró un informe recomendando vivamente la legalización del PCE, un hecho que casi le cuesta su expulsión del Ejército, tal y como nos recuerda José Ramón Saiz ( http://www.cantabria24horas.com/Opinion/2845/CRÓNICA-DE-UN-HECHO-DECISIVO-DE-LA-TRANSICIÓN-LA-LEGALIZACIÓN-DEL-PCE). Sin duda, Andrés Cassinello es una de las figuras más importantes -e infravaloradas- de una Transición española que tuvo muy poco de “democrática”… Y es que como reconoció Cassinello años más tarde, “Hay cosas que es mejor que no se sepan nunca.” ( https://elpais.com/diario/2008/05/18/espana/1211061611_850215.html)

    Le gusta a 1 persona

    • berlinconfidencial

      Atocha, efectivamente, fue una operación Gladio al cien por cien. Entre otras cosas porque fue ejecutada por terroristas italianos (y españoles). Los italianos fueron protegidos por la red Gladio y huyeron a Italia (Pier Luigi Concutelli, al que se le encontró una metralleta Marietta Ingram que había sido comprada a EEUU por la Comisaría de Información a nombre del conocido torturador fascista Roberto Conesa, calcada a la utilizada en Atocha y con la que Concutelli mató al juez italiano Occorsio).

      Si Cassinello aprobó la legalización del PCE es porque la CIA dio el visto bueno (aunque como dice Stabler, el embajador USA, no querían verles ni en pintura) pero Carrillo se entregó totalmente a EEUU y eso fue determinante. De hecho, la embajada norteamericana tuvo contactos con el PCE. Por otra parte, sabían que la operación Isidoro iba a dinamitar al PCE y lo iba a convertir en testimonial, sin influencia alguna en la sociedad española. Del GAL, Gladio y todo el aparataje terrorista de Estado, del control de toda la estrategia de tensión estaban al tanto el CESID y la CIA. Y si me apuras, también de ETA. De hecho ETA estaba controlada por la CIA en París, en la Escuela de idiomas Hyperion, fundada por la Agencia Central de Inteligencia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.