Eva Perón, sesenta años de una devota nacionalsocialista

Eva Perón con el “reverendísimo” Franco (1947)

La figura de Eva Perón sigue siendo, a día de hoy y pasados sesenta años (el 26 de julio se cumple la efemérides de su fallecimiento a los 33 años a causa de un cáncer), una de las más controvertidas de la historia argentina, tanto como lo fue su marido el dictador fascista Juan Domingo Perón, fundador del Partido Justicialista y presidente de Argentina en los años cuarenta (donde ascendió al poder desde la rama argentina del Partido nazi alemán; se sabe que fue financiado directamente por este último) y, brevemente, en los setenta. Nunca he entrado muy a fondo con las personalidades o dirigentes políticos del mundo latinoamericano, salvo en muy contadas ocasiones y sólo por razones de importancia capital (la revolución cubana, el movimiento sandinista, las asonadas militares reaccionarias llevadas a cabo por militares de la CIA como Videla o Pinochet, entre otras).

Eva Perón siempre me había parecido, desde la lejanía, un personaje de tintes pintorescos y en el que sobrevolaba una aureola de, llamémosle así, “santidad” encargada de defender a los pobres y otras causas sociales que no me cuadraban demasiado, sobre todo porque siempre había leido que la ideología “justicialista” de su marido, Juan Domingo Perón, había bebido de las fuentes del fascismo. Intuía que esta señora era más un mito de barro que otra cosa. Así que fui leyendo y documentándome más al respecto de lo que significó su persona y también la de su marido en el contexto de la política argentina. No sólo era exagerado ese contorno casi místico de la “divina” Eva Perón, como estandarte de los oprimidos en su país sino que, tras esta engañosa fachada, se hallaba una fuerte devota nacionalsocialista que estaba en sintonía con la ideología de su marido. Desde luego, si uno lee la Wikimierda no va a encontrar una sóla referencia crítica al personaje y sí abundante asepsia, empacho de indubitados logros sociales y crónica de sociedad.

Una de las polémicas de los últimos años en torno a Eva Perón fue la de acusarla de haber aceptado tesoros robados por los nazis a los judíos durante el Holocausto, una forma de salvoconducto para que aquéllos utilizasen su país, Argentina, como un lugar seguro donde refugiarse de la persecución de la justicia. Obviamente, surgían de inmediato muchas preguntas y se planteaban muchas cuestiones a este respecto. ¿Por qué tuvieron, efectivamente, tanta facilidad infinidad de criminales de guerra nazis para recalar en suelo argentino acabada la contienda bélica?. Parece razonable pensar que la acusación contra Evita estaba cargada de considerables pruebas en su contra. El escritor británico Philip Kerr dejaba bastante clara la cuestión nazi-argentina:  “Podemos decir que cada país tuvo su puñado de nazis pero ninguno en la escala del número que había en Argentina”. He aquí la clave. Los Perón fueron, inexcusablemente, los artífices absolutos de la llegada masiva de miles de nazis a suelo argentino. Una discusión, la relación peronista con el nazismo, que sigue siendo tabú en el país sudamericano, pero que no admite prueba alguna en contrario. De ello ha dado buena fe, con luz y taquígrafos, un escritor argentino, Uki Goñi (“La auténtica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Perón”), uno de los que más ha profundizado en investigar concienzudamente los nexos de unión del nazismo alemán y el “peronismo” a través de su líder supremo, Juan Domingo Perón, organizador, junto a la “espiritual” Evita, de la salida controlada de verdugos nazis de Europa hacia Argentina. La desmemoria histórica de un país que se niega a reconocer sus errores, pero sobre todo sus horrores y se sublima ante unos personajes (en particular, Evita Perón) idolatrados hasta extremos idiotescos.

Para entender la fascinación del peronismo y Evita por la ideología nazi-fascista hay que retrotraerse a los años en que Juan Domingo Perón fue agregado militar en Italia (1939-1943), país a cuyo mando estaba el grotesco Duce Benito Mussolini, el fundador del fascismo. Perón sintió fascinación de inmediato tanto por la Italia Mussolini  como por la Alemania de Adolf Hitler, de los que tomaría buena nota para, posteriormente, otorgar forma y contenido a su propio movimiento político. Y fue, sobre todo, esa cautivación que sentían las masas trabajadoras por Hitler y Mussolini lo que llevó a Juan Domingo Perón a adoptar la filosofía de ambas ideologías para su partido. A partir de la caída de ambos regímenes en la II Guerra Mundial, desde Argentina y con Perón al frente del país, se creó, según Goñi, una red clandestina que operó en Europa para traer al país a miles de nazis. Dicha organización  fue “creada en la Casa Rosada con la presencia de Perón y un grupo de nazis alemanes, franceses y belgas”. Todo un jefe de Estado estaba poniendo en marcha los mecanismos institucionales de la impunidad para asegurar el futuro de unos genocidas nazis que no iban, de este modo, a responder de sus delitos ante la justicia.

Goñi, con documentación en mano demuestra que “Perón financió esta empresa, ya que envió a Fuldner (ex capitán de las SS) a tener reuniones para organizar todo esto al más alto nivel en Suiza”. La “neutral” Suiza se convirtió en un excelente e improvisado aliado para la causa nazi de Juan Domingo Perón y Evita. Con pleno conocimiento de causa el gobierno suizo proporcionó ayuda a  los fugitivos nazis de acuerdo con el programado plan peronista. Y, esto ya es sabido desde hace tiempo, desde el Vaticano se apoyó fuertemente a los huidos nazis con documentación falsificada (pasaportes) para sortear cualquier obstáculo que facilitase su captura. Incluso un informe de alto secreto del Departamento de Estado norteamericano de mayo de 1947 -un mes antes de la gira europea de Evita- señalaba a la Santa Sede como “la organización más grande involucrada en el movimiento ilegal de emigrantes (nazis)”. De bien nacido es ser agradecido y años más tarde esos nazis felicitarían al Vaticano por su impagable esfuerzo y dedicación. 

Respecto de la visita a Europa de Eva Perón, fue de todo menos testimonial y protocolaria. En Roma tuvo un encuentro con el Papa de Hitler (Pio XII), del que el cazador de nazis John Loftus dijo que hubo algo más que un beso en el anillo del Pontífice: “discutieron del cuidado y alimentación a los prófugos nazis en Argentina”, afirmó Loftus. Antes de su llegada a Italia, Eva Perón se había reunido en España con el Generalísimo de todos los ejércitos (y de todos los españoles): el enano paticorto Francisquito Franco. Una visita que en su época fue sonada y tuvo una gran repercusión popular. Pero lo que realmente fue “sonado” es el encuentro que mantuvo Evita con el coronel nazi Otto Skorzeny y su séquito, que se encontraban huidos de la justicia y estaban cómodamente acogidos en la España franquista. Skorzeny, que sería a la postre director de la Fundación que llevaría el nombre de “la” Perón, dirigía desde Madrid todos los hilos que posibilitaban la ocultación de criminales de guerra nazis, bajo el confortable paraguas de la dictadura militar de Franco y servicios de espionaje como la CIA, el BND alemán y el MI5 británico. De la estancia de la primera dama argentina en Suiza, el historiador argentino Jorge Camarasa afirma que el 4 de agosto de 1947 “Evita y su comitiva se dirigieron a Ginebra, donde participó en reuniones con figuras claves del aparato de fugas nazi”.

Además de sus encuentros con el presidente suizo Philipp Etter y de conversar sobre relaciones comerciales entre ambos países, Eva Perón tuvo tiempo para hablar de la “reubicación de los nazis alemanes en suelo argentino”. Se sabe que el embajador argentino en Suiza, Benito Llambi, “había emprendido una especie de misión secreta para crear un servicio de emigración que coordinase la huida de los nazis, particularmente aquellos con aptitudes científicas.” Pero todavía hay más sobre las redes nazi-argentinas que tejieron Juan Domingo Perón y Evita: los archivos de inteligencia del Departamento de Policía de Berna mostraron que la oficina de emigración secreta nazi se encontraba en la calle Marktgasse 49 en el centro de la capital suiza. La operación fue dirigida por tres argentinos – Carlos Fuldner, Herbert Helfferich y el Dr. Georg Weiss. Un informe de la policía los describió como “110 por cien nazis”. Según un memorando del Ejército de EEUU de la época: “El gobierno suizo no sólo estuvo deseoso de deshacerse de los ciudadanos alemanes, legal o ilegalmente, dentro de sus fronteras, sino de obtener un beneficio considerable con su huida”. 

Entre los guardianes de Hitler más conocidos que fueron los primeros en ser vistos en Argentina se encontraban Erich Priebke (oficial de las SS, asesino de masas en Italia, todavía vivo hoy a sus 99 años), Reinhard Koops, Carl Vaernet (un “médico” que había llevado a cabo experimentos quirúrgicos sobre homosexuales en el campo de concentración de Buchenwald), Adolf Eichmann (el arquitecto del exterminio sobre los judíos), Ludwig Freude, Walter Rauff (el camionero de la muerte), Paul Schaeffer (fundador en Chile de la Colonia Dignidad, centro de torturas y pederastia), Josef Mengele (el médico-carnicero de los campos de concentración) o Reinhard Spitzy (eventual monje trapense en el monasterio español de San Pedro de Cardeña, antes de huir a Sudamérica). Uno de ellos, Eichmann, fue capturado por el Mossad, años más tarde, y enviado a Israel para ser justamente ejecutado. La historia del nazismo europeo en Argentina continuaría hasta los regímenes genocidas de Videla o Galtieri e incluso se extendió mucho más allá: en las campañas electorales del justicialismo peronista, en la supuestamente democrática Argentina, Menem tuvo como compañero de campaña a Jacques de Mahieu, un colaboracionista francés que había sido condenado a muerte en Francia. Juan Domingo Perón fue, en definitiva, con su mujer, el eje medular de todas las operaciones clandestinas que concluyeron con la llegada a Argentina de millares de criminales nazis. 

Evita cumplió, en su viaje a Europa, un doble cometido: enriquecerse con el dinero sucio procedente de fugitivos nazis (dinero que depositó en cuentas suizas) y consolidar un aparato represivo estatal en Argentina durante más de cuarenta años, asesorado por lo mejor y más granado del III Reich, cuya influencia y métodos (torturas, asesinatos masivos y escuadrones de la muerte) se extendieron hasta la última dictadura militar argentina en los años ochenta. Los nazis sudamericanos (argentinos –con el diabólico José López Rega a la cabeza-, chilenos, paraguayos, salvadoreños o los mismos europeos allí residentes), fueron, por así decirlo, las tropas de asalto contra toda la izquierda latinoamericana en los años sesenta, setenta y ochenta.

La santificada Eva Perón no pudo sustraerse al encanto del nacionalsocialismo germano con el que se había empapado su marido en sus años europeos de agregado militar y, según algunos historiadores, sacó buen partido de las amistades nada peligrosas con los nazis que la remuneraron con fondos y objetos de incalculable valor robados a los judíos y demás prisioneros caídos en las manos de las SS, la Gestapo o la Wehrmacht. A cambio, como ya hemos dicho, de pasaportes y visas argentinas que garantizasen la plena impunidad de los asesinos. Se dice que incluso la Cancillería del III Reich, poco antes de su hundimiento, quiso dejar testimonio de su gratitud a Eva Perón enviándole, por medio de un funcionario en la embajada alemana en Argentina, Ludwig Freude, un collar de brillantes. Esta, quizás, fue la verdadera esencia de Evita, la Eva Braun peronista, la abnegada humanitarista defensora de las obras sociales y de caridad hacia los pobres argentinos a los que repartía “el dinero del Reichsbank”, el dinero obtenido del Holocausto.

  1. Lourdes Veliz

    No se puede organizar tan bien una fuga hacia otro pais si no es con el consentimiento de los gobiernos,Evita fue una mujer muy pobre que llego al poder como pudo y trato de mantenerse a toda costa a eso los politicos nos tienen acostumbrados. El fascismo al igual que el socialismo es una doctrina enganosa y populista que traiciona sus supuestos principios, recordemos que la falta de libertades por lo que supuestamente luchan es sustituida por la intransigencia revolucionaria o sea por una feroz forma de dictadura. Pero Evita lucho a favor de los pobres, por los que nunca habian tenido derecho a nada,se merece un analisis mas justo,recordemos que lamentablemente la politica muchas veces es un duelo entre malos y peores. Gracias. Lourdes

    Me gusta

    • zneider

      Lourdes Veliz amor no confundas el nacional-socialismo, con el socialismo de izquierda; el socialismo de izquierda, si tienes razon: es populista y engaño, no asi el nacional-socialismo pues esta ideologia no es de izquierda, tampoco de derecha. Esta ideologia (nacional-socialismo) tiene sus propias doctrinas muy contrarias y muy diferentes a las doctrinas de izquierda y derecha que conocemos en la actualidad. no te dejes engañar te invito a leer mas sobre el nacional-socialismo para que puedas entender lo que defendia, lo que proponia, sus extraordinarios logros que superaron incluso “al capitalismo”. antes de juzgarlo debes saber que ahi muchas cosas de la 2GM que no se dijo y hasta se mintio, debes entender contra que luchaba y porque. concluyo con esto, aunque les duela a las elites “el NACIONAL-SOCIALISMO, fue el unico y verdadero socialismo que existio alguna vez en la tierra”

      Me gusta

  2. Ana

    No puedo creer que Evita fuese fascista o tan siquiera simpatizante de este régimen… Es una de las mujeres que más admiro en este mundo y solo pensar que pudiera ser nazi me repugna. Evita NO era fascista. Un fascista jamás lucharía por los derechos de las mujeres ni de los obreros de la forma que ella lo hizo.

    Me gusta

    • diego

      nuvo holocausto tengo pruebas para demostrar que no hubo holocausto que va pero l era de la gestapo el real también tengo prueba tengo prueba de hecho
      fui agente de inteligencia del ejército y documentación en campo de marzo bajo tierra sobre todos estos hechos .

      y se puede demostrar que solamente foro 167.000 los muertos a causa del hombre los norteamericanos y británicos que no dejaba llegan los camiones con alimentos al campo

      Me gusta

  3. plared

    Es curioso, pero por lo general las gente esta deseosa de admirar a alguien. De crear mitos y seguirlos como religión moderna. Esta Eva, simplemente fue otro eslabón mas, de supuesta ayuda a los pobres , con la visa oro y el vivir bien uno mismo como bandera.

    El pueblo la adoraba, eso es cierto. Pero también que no hay nada como saber hablar en publico y crearse cierto halo de beatitud alerredor de uno. Como bula para cualquier desmán es eso.

    En cierta manera y salvando las distancias, me recuerda a la versión mas chabacana de Lady Di. Una persona que se elevo a los altares por no hacer nada. Que predicaba contra las armas y luego se encama con un traficante de ellas. Que dice ser del pueblo, mientras duerme en palacios y se deja ver en las mas atas fiestas de la sociedad mas decadente.

    En fin, otro despropósito mas, en un mundo donde la cordura parece ya un bien olvidado. Saludos

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Bueno la analogía que haces no está nada mal…Son un tipo de personajes que vendía imagen pública de buenrollismo, causas nobles y una bien trabajada inocencia política. Pero cuando alguien con un poco de análisis histórico empieza a escarbar en el lado oscuro…se encuentra que hay más pantomima y mierda que glamour. Pero el mundo parece ser que necesita de mitos y cuanto más falsos mejor…

      Saludos

      Me gusta

  4. Pisciotta

    Si, lo que me temía, a primera vista también me ha dado esa impresión de abigarramiento y autobombo, hace una semana que conozco la página y no le había prestado atención hasta hoy, entre otras cosas por noticias como ésta: http://www.gurusblog.com/archives/la-quiebra-2/23/07/2012/.

    Se acerca el fin de algo, no sé si es el euro, la unión europea, los españoles de renta inferior a 400 euros o qué, pero pasa algo gordo y se ven teorías y soluciones de todo tipo y pelaje incluida la de LaRouche (el señorcito tiene 88 añitos y dos candidaturas a la presidencia de EEUU por los demócratas).

    Muchas voces, más o menos autorizadas, proponen ya una voladura controlada del euro como el mal menor, entre ellos LaRouche, quien además va más allá y propone alternativas de futuro un poco a lo Jacque Fresco y su Venus Project (pero menos) por ahí, dentro del marasmo informativo debe haber un pdf que se titula “Un milagro económico para Europa del sur y el Mediterráneo”. Si lo encuentras y lo lees lo podemos comentar, me gustaría saber tu opinión.

    Me han convocado vía Skype a una reunión el viernes con Gretchen Small y otra gente española, pero me voy a escaquear, me voy al concierto de Hugh Laurie 😀

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Y seguro que el House no va a ir con el bastón….¿Estás segura de que canta o toca algo que no sea….?

      Que conste que me hizo gracia en los primeros episodios, pero después solo me entraban ganas de asesinarle

      Bueno, hay mucho gurú suelto por ahí..Krugman..este que citas de Larouche… recomendando agua oxigenada, alcanfor…y yo qué sé..Yo leo a alguien más objetivamente realista como Vicenç Navarro que, aunque viene de la socialdemocracia mentirosa al menos propone cosas medianamente coherentes…Ya veremos

      SUERTE con ese concert

      Me gusta

      • Pisciotta

        Espero que no se lleve la cacha jeje a mí me gusta, aunque sí, fueron siete años de “todo el mundo miente” un pelín cansinos..

        Bien, yo también sigo a Navarro, Torres y Garzón, aunque no son los únicos y me gustaría escuchar alguna opción un poco más radical de salida del euro, me parece una opción tan válida como la que más y no leo más que a miedosos y apocalípticos cuando se habla de ello o_O

        By the way, ¿sabes quién va a defender a Assange en todas sus causas? sí señor, Garzón, menudas dos patas para un banco, el uno diciéndo según he leido en el libro “Wikileaks y Assange” http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/tecnologia-comunicacion/Wikileaks-el_libro_0_436756532.html que “la fuente que se joda, que para eso es una fuente” (que tome ahora de su medicina mamón) por Bradley Manning, el pobre la cagó bien y se juega la vida y el otro, el juez, que hace las instrucciones más chapuceras del mundo mundial. Vivir para ver.

        Saluti tutti 🙂

        Me gusta

        • uraniaenberlin

          Garzón…ah Garzón…Dijo otro juez (este de verdad, el fallecido Navarro Estevan) que Baltasar Garzón era un tipo que se “inventaba sumarios”. Y no sólo eso, cuando fue magistrado en ese tribunal político llamado Audiencia Nacional tuvo siempre una oportuna ceguera para no ver infinidad de causas de tortura denunciadas por la ONU, prevaricando una y otra vez de forma sistemática. El cierre (injusto) de medios como Egin, Egin Irratia etc…no fueron más que escaparates para dar rienda suelta a su insuperable afán de protagonismo y juez-superstar. También le dio por encausar a falsas células yihadistas o encarcelando hace unos pocos años a un periodista de Alqaeda por supuestos vínculos con Bin Laden (que como todos sabemos había muerto en 2001). Burdos montajes policiales y del Ministerio del Interior, como posteriormente quedó demostrado. Pero él a lo suyo a dictar resoluciones demenciales que poco o nada tenían que ver con el derecho y sí con decisiones personales de egolatría. Luego, se las daba de campeón contra los ddhh en Sudamérica, sus amagos de procesar a Pinochet…su “querido Emilio (Botín)”…Un jeta al que todavía le darán (es lo que está buscando) el Nobel de la Paz

          Y ahora le da por defender a Assange un señor que cada vez me parece más una engañifa y sospechoso de ser una marioneta-pantalla de la CIA. Mierda-leaks cada vez saca más chismes y crónica rosa que supuestas denuncias. Y encima en la dirección que le encanta a la OTAN (unos ridículos correos electrónicos gubernamentales sirios, para poner un peldaño más en la agresión militar a ese país).

          Saludets

          Me gusta

            • Pisciotta

              Como dice Urania el primer Garzón es Alberto Garzón, quien ha escrito el libro “Hay alternativas” junto a Juan Torres y Viçent Navarro y el otro el que va a defender a Julian Assange es Baltasar Garzón 🙂

              Un saludo.

              Me gusta

  5. Pisciotta

    Muy bien dicho, digo escrito.

    Te dejo un enlace que hace poco me han descubierto mis amigos conspiranoicos y que además creo que me han metido de cabeza en su rama española, sólo el tiempo dirá si ha de servir para algo. http://espanol.larouchepac.com/. No digo que no discrepe en alguna cosa, pero en su mayor parte estoy de acuerdo, lo que es mucho decir en estos tiempos.

    Un abrazo.
    Soniotta (sólo para los amigos) 😉

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Gracias Soniotta (con tu permiso) y un rápido análisis a la página que me has pasado amablemente. En principio hiperabundancia de datos y Larouche…Larouche por todas partes. Desconocía la faceta operística de este señor….No en serio, parece que la “alternativitis desideologizada” como digo yo..está muy en boga últimamente. Bien, la página me recuerda un poco a Kaosenlared (por el volumen de información) y la verdad es que dice cosas no muy novedosas y también prescindibles (en mi opinión) . Sólo unas líneas críticas de la biografía del señor que postula otro nuevo universo político para el planeta Tierra. Leo:

      “(Larouche) rechaza las nociones empiristas, cartesianas y positivistas tanto de la “ciencia objetiva” como de la separación entre la ciencia y el arte. Considera que la ciencia y el arte son intrínsecamente subjetivos, y no objetivos, o sea, la generación subjetiva de principios científicos objetivamente comprobables, de nuevas ideas engendradas como soluciones de metáforas.”

      Mal empezamos y peor podemos terminar. ¿Qué es eso de que la ciencia es intrínsicamente subjetiva como el arte? Es un argumento falaz y absurdo, sin soporte racional y epistemológico alguno. El conocimiento científico es objetivo por su propia naturaleza, inserto siempre en el contexto de la experiencia y la observación (y esto no es discutible salvo para los de la New Age y los curas) mientras que el arte es una creación subjetiva independiente, es una manifestación expresada en imágenes, sentimientos o emociones construidos sobre vivencias. Creo que el de Larouche es, básicamente, un lenguaje especulativo, vacío y pseudoracional.

      He leído un poco de la señora Larouche (supongo la esposa del menda). Y estoy de acuerdo en algunas de sus apreciaciones (la perversidad del euro como causante de los desmanes-desequilibrios económicos de Europa, etc..) pero no sé…a mí estos nuevos popes alternativos versión Rafapal usamericana no sé….en principio no es que me hagan flun flin..sino pataplof. Y además, que manía, con poner un enlace para ingresar pasta. Joder, que estamos en crisis y no hay dinero… y las parasectas-pedigüeñas es que son la leche…Nada..nada, ni Paypal ni propina…

      Pero bueno, ya la leeré (si puedo) con más detenimiento.

      SALUTI (maja)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s