Mindalia, el 'coaching' y otros timos sectarios de la Nueva Era

COACH-BORREGUIL

Otra vez Mindalia, sí, hijos míos. Los telechiflados más prolíficos de Youtube y la New-Age no saben ya a qué burra montarse y cambiaron (sólo en apariencia) de registro hace un par de meses; esta vez con el coaching, una variable más aburrida y pedante de la Nueva Era. ¿Pero qué demonios es ese palabro anglófilo que tan viral se ha vuelto en los últimos tiempos, aunque no sea nada novedoso? Pues, básicamente, son cursos impartidos para ejecutivos y demás gorrones del capitalismo depredador por parte de lo que llaman coach (entrenador o instructor, en traducción literal), una especie de guías espirituales o canalizadores del IBEX35 y el índice Down Cojones. ¿Y qué se le ha perdido a nuestros mantras transpersonalistas, contactados y demás lunáticos que pueblan el universo Mindalia con este batiburrillo mezcla de autoayuda, plática neoliberal, charla sobre cómo triunfar en los negocios, sermones de ESADE para emprendedores y freudianismo de “boudoir”? Pues otro engendro con aroma a secta para expandir el borreguismo activo y acrítico. Es decir, cómo ser unos darwinistas sociales (que nada tiene que ver con el darwinismo biológico, ojo) y no parecerlo.

Los esotéricos neohippies “mindaleros” se apuntan a todo lo que suena a “misterios sin resolver”, aunque los llamados “coach” que circulan por sus videos poco tienen de mistéricos y sí de sacacuartos ávidos por el vil metal y por inocular una ideología neocon bajo el inocuo disfraz del “coaching”. Porque cobrar cobran a base de bien, tengo entendido, con minutas tipo master MBA o casi. Bueno, igual exagero pero los más “modestos” deben andar por los 2000 euros/curso y de ahí para arriba, salvo que los destinatarios sean jubilados o parados, supongo. Un curso que ni está reglado académicamente ni sirve para nada más que llenarse de ego y propagar ideología individualista. No hay factor sorpresa: el coaching es Nueva Era con otro logotipo.

El eje central de la doctrina del coaching, al margen de lo antes señalado, es lo que llaman “pensamiento positivo” una corriente neoliberal que propugna, sobre todo, ganar dinero (qué raro) utilizando solo el “pensamiento” (sic), con aditamentos como la llamada “inteligencia emocional” (o manipulación emocional), una fritanga “new age” cuyo epígono más potable es Daniel Goleman, quién escribió un “basura-seller” sobre la cuestión. De ahí que esté orientado el coaching, básicamente, a ejecutivos agresivos. El propio chiringuito de Mindalia se define como “red de ayuda a través del pensamiento positivo”. No obstante, no todo es canalizar a emprendedores que han perdido la brújula, el norte, los clientes o el negocio de las ventas a plazos ya que también existen lo que llaman “coach educacionales” para aquellos otros que quieran reconducir su fatigosa andadura personal repleta de ansiedad, enigmas existenciales, estrés y fobias varias. En definitiva, para los que no saben que hacer con su puta vida. Yo soy el coach que necesitas, dice una leyenda pretenciosa en una de las “ponencias” que aparecen en el canal de la secta. No hace falta ser un lince para saber por donde van estos tunantes. Parece ser, por otra parte, que el “coaching” está ganando terreno en la universidad, lo cual demuestra cuan decrépitos andan los universibobos que la dirigen. Algo que no es de extrañar cuando otra “ponente” de este nuevo embusterismo por etapas refleja en la pizarra de turno: “Universidad de la felicidad”. Aunque esto no es lo peor sino el recital de abochornante teatralidad de la coachera que alcanza, por momentos, niveles sonrojantes.

En definitiva, esos gurús del “coaching”, habilidosos charlatanes, quieren pensar por tí, “reconducir” tu vida, manipular tus emociones, anular tu personalidad y lavarte el cerebro, el cerebelo y la glándula pineal. Pero sobre todo que no te apartes del sistema (capitalista), por supuesto. Lo peor es que se atreven con todo y no falta en el menú, otra vez, la física cuántica. Sí, como lo oyen, de nuevo…no puede ser…pero es. Vuelve la “cuántica”, esta vez en una estúpida disertación por parte de un tipo con cierto parecido híbrido entre Boris Izaguirre y Juan Manuel de Prada. El título de la perorata se llama (risas) La Física cuántica y el coaching, cómo cambiar tus relaciones. Sí, ya sé que es un espanto…pero hay que hablar de ello un poco. El tema del jumento trata de lo siguiente: mezcle usted el efecto Doppler con bollos preñaos y llegará a las mismas conclusiones que Schrödinger escalfando su gato con cebollas confitadas. En fin, después de aguantar su inaguantable (valga la contradición) “conferencia”, el tipo cierra la misma pidiendo limosna (5 euros, nada menos) a las presentes, amenazando con que no le dejen plantado en Skype si alguna incauta (mujeres en su mayoría) cae en el timo…Disfruten lo “coacherizado” por este inenarrable estafador cuántico. Me atrevo a postear el video, un poco por masoquismo..

 

Si lo del “coach cuántico” anterior es para nota, el resto de “coachers” que desfilan a lo largo de más de una decena de videos de Mindalia son para enmarcar, oscilando entre el esperpento valleinclanesco y la extravagancia más sonrojante. Así, otra del gremio nos habla sobre Cómo desarrollar la intuición. La tía se despacha con una joya universal del pensamiento postmoderno: “la ciencia no avanza por la capacidad de raciocinio de las personas sino por la intuición”. Ahí es nada. Para ello se vale de una cita de Albert Einstein quien dijo en su vida más de una tontería y acerca de la intuición el alemán afirmó que: “era la única cosa valiosa” (otra majadería fue aquella de que “Dios no juega a los dados”, aunque la intención de Alberto fuese “otra”). Interpretada la frase einsteniana en su literalidad es pasto propicio para nuestros amigos los seres de luz. Vamos a ver, la intuición, aplicada al campo de las ciencias (como en el de las artes) puede resultar una herramienta heurística previa que dé un sello de genialidad para desarrollar una teoría científica posterior (o una obra artística o lo que sea) a la que se dará forma racional. Y aún así no estoy tan convencido de que el pensamiento racional y analítico no sea el que motive ese “eureka” científico. Pero, en fin, hay que llamarlo intuición.

No obstante, tomada la intuición en sentido estricto e insertada en la cotidianeidad, no deja de ser una ilusión supersticiosa, magia, es una cuestión de fe, adivinación o esoterismo que equivale a una representación simbólica mental sin valor cognitivo tanto para la ciencia como para la propia praxis en la vida cotidiana. Como dice Rafael Andrés Aleman Berenguer en Ciencia y Anticiencia: lo que solemos llamar intuiciones o “corazonadas” tan solo consisten en una confusa mezcla de hábitos inconscientes y proyecciones de nuestros propios deseos, como saben bien los amantes decepcionados y quienes se arruinan en los casinos. Por ejemplo, la tan mentada siempre “intuición femenina”, es otra fábula que no resiste un mínimo análisis objetivo. Científicos ingleses dijeron hace un tiempo que: “La intuición femenina no es nada más que un mito inventado por la humanidad”, Pero vamos, si Punset dice que la intuición no es irracional…habrá que creer a uno de los que más trabajó por expoliar, desde la UE, a los países ex socialistas. Lo tiene todo este mendrugo con ínfulas de vidente paracientífico.

Pero no sólo del espectro coachiano vive Mindalia, como es sabido. El grueso de la propaganda proselitista “mindalera” lo conforman esos simpáticos seres de luz que dan vidilla al universo mindaliano. No es broma, aquí hay: Sanación con cristales, Canalización con los árboles, Lo que tu luz dice (la oradora electromagnética dice que 1+1 puede ser 2 o cero; yo he logrado que 1-1 sea igual a 17 y 69 al mismo tiempo, no me digáis cómo lo conseguí pero me salió de cine), Astrología, cómo encarar el profundo cambio social en pos del bien común, Desde la cuántica al ser divino (aquí otro gárrulo apuntado a lo “cuántico”), El eneagrama y el niño interior, Vendaje bioenergético, Irradiación de energía en la Puerta del Sol (éste es la leche; cuatro panolis hacen el ridículo en la zona más concurrida de Madrid, cogidos de la mano, mientras un guardia civil pasa de ellos) y, en fin, mil desvaríos más a cargo de personajes como el dúo Ananda Sananda (parejita joven de maestros canalizadores y contactados espirituales que son el cachondeo padre; uno con guitarra cantando a Ashtar Sheran y la otra en un estado de embriaguez mística permanente) o, de nuevo, la ínclita Barbara Lecabel impartiendo “sanación pránica”, algo terrorífico que no recomiendo a nadie. Dice la pava Lecabel que ella crea un entorno holográfico y a partir de ahí…empieza su particular concierto grosso de aterradores cuelgues mentales…que si los hermanos de luz aparecen en su habitación, que si…médicos “astrales”, que si el hermanito de luz intraterreno le llama por teléfono y le cuenta que tal le va la rodilla….o un apocalíptico ”tenemos que vaciar la toxicidad porque sino no puede salir la luz”. Con perdón, pero no tuve más remedio que pirarme a toda hostia…

Voy finalizando…No podía faltar en el guateque mindalero Emilio Carrillo, ex político del Psoe andaluz, quien pasó de la superterrenal concejalía de Urbanismo (donde se gestan todos los pelotazos inmobiliarios y la delincuencia organizada entre políticos y empresarios) en el Ayto de Sevilla, a reconvertirse, por arte de birlibirloque, en uno de los Sumos Sacerdotes más sacralizados de la Nueva Era. Carrillo es de los más pródigos y con más seguidores en sus videos de Youtube, dando conferencias como supuesto “experto” en multiversos, ciencia con conciencia, códigos ocultos, experiencias cercanas a la muerte, conexiones con nuestra divinidad y espiritualismo perdido….el clásico berenjenal intragable irracionalista de las antiguas sectas religiosas que ha caído en manos de las “nuevas”, las cuáles buscan sustituir el viejo dogma monoteísta oficial por una nueva fe igualmente profética, ambigua, neopanteísta y fantasmagórica. En definitiva, una nueva religión falsaria (como todas) para adormecer a las masas. Que es, al fin y al cabo, lo que pretenden los de Mindalia.

Un Comentario

  1. insiriusland

    Hola, este personaje del vídeo pertenece a una secta llamada el Libro del Conocimiento, que también intenta anular el libre pensamiento y la creatividad de quien empieza a leerla. Mucho cuidadito con esta Nueva Era, de verdad, no entreguemos el timón de nuestras vidas a los primeros que vengan vendiendonos motos de felicidad y alegría, porque eso simplemente es cuestión de actitud y de amor propio. Un Saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s