La OTAN ejecuta una nueva encerrona terrorista contra Rusia

ASESINO copia

A Rusia, que está combatiendo con dedicación, profesionalidad y eficacia al terrorismo “sponsorizado” por Occidente, le quieren echar de Siria por la vía criminal. Los conspiradores terroristas reunidos en el cónclave de la OTAN han decidido acelerar la apretada agenda rusa que tienen entre manos con un incremento de las provocaciones militares en contra de un Kremlin que es ya objetivo directo de Occidente. Washington, Tel-Aviv y Bruselas quieren, por todos los medios sucios posibles, que el oso ruso retorne con las orejas gachas a su madriguera moscovita. Las acciones terroristas de falsa bandera de días anteriores ya eran un aviso a navegantes donde, de forma indirecta (Turquía, Líbano, París) y directa (derribo por parte de la CIA y el Mossad del avión ruso Metrojet, en Egipto), se advertía a Rusia que debía ceder el protagonismo a la OTAN y abandonar toda lucha contra el terrorismo mercenario del anglosionismo. El Oriente Medio es cosa imperial y Rusia debe ser un simple espectador.

La pretensión del imperialismo euro-sionista-americano, ante la decidida respuesta rusa de romper la dinámica genocida de Occidente, es doblegar con violencia a Rusia y desplazarle definitivamente del tablero sirio, fortalecer el terrorismo en la región y luego cercar con púas y terroristas al Kremlin para dar el salto, más adelante, hacia China (donde Occidente ya tiene otra fachada terrorista a mano, los uygures, aparte de la secta de los lamas financiada por la CIA), Corea del Norte (impenetrable, con motivo) e Irán, para así consolidar su hegemonía en prácticamente todo el planeta. De tal modo, que la OTAN ha decidido apuntar hacia el blanco ruso incrementado su campaña de terror en modo Gladio B, en particular, con la última orgía sangrienta de París orquestada por los servicios secretos franceses. La última fechoría anti-rusa de la OTAN ha consistido en derribar un bombardero táctico ruso, el SU-24, por un misíl aire-aire procedente de un caza F-16, supuestamente, del ejército turco. Digo supuestamente porque no va a ser posible confirmar, al menos de momento, si se trataba de un caza turco o si el avión estaba pilotado por un norteamericano, ya que EEUU tiene una base militar permanente en Turquía, concretamente en Incirlik, en la región de Adana, al sur del país, a tiro de piedra de Siria. Por lo que es muy probable que el avión agresor “turco” (o “americano”) tuvo que partir de allí, introducirse ilegalmente (aquí sí) en Siria y abatir al SU-24.

La secuencia de hechos de esta nueva infamia de Occidente es clara, diáfana y no admite discusión alguna. Un avión ruso de combate que estaba en tareas de reconocimiento de las bases terroristas yihadistas de la CIA, cerca de la frontera con Turquía (país conocido por ser uno de los principales soportes del terrorismo de ISIS), fue atacado por un caza de la banda terrorista OTAN proveniente de Turquía con origen, seguramente, en la base estadounidense de Incirlik. La excusa o motivación dada por las autoridades turcas, falsificada, trampeada y completamente amañada, para perpetrar ese ataque, es que el bombardero ruso estaba “dentro del espacio aéreo de Turquía”. No hace falta decir que Turquía no ha presentado una sóla prueba al respecto que no sea el habitual montaje en estos casos, mientras que los medios controlados han servido de transmisores de las mentiras turcas y han dicho y repetido todo lo que la OTAN quería que dijesen. 

mapa

Partamos de un hecho que no resiste un punto de lógica, pero sólo por dar tonalidades creíbles a la farsa turca: si Rusia está combatiendo al terrorismo en Siria y el resto de países de la OTAN (incluida Turquía) también (sic), ¿por qué la OTAN consideró un enemigo letal al avión SU-24 que (vamos a suponer) se adentró (por un “error” del piloto) en el espacio aéreo turco y fue atacado con un misíl, por tanto con el objeto de hacer el mayor daño posible? ¿Por qué el caza de la OTAN no procedió a realizar una advertencia previa (cosa que jamás hizo porque no hubo, lógicamente, tal invasión) al piloto ruso? Esta sería la versión, más o menos, “justificativa” del asunto. Ahora bien, la realidad es muy distinta puesto que lo grave y verdaderamente indiscutible es que el SU-24 estaba fuera del espacio aéreo turco, dentro de Siria, a una escasa milla de la frontera con Turquía. Es absolutamente falso y difícil de creer que los militares rusos se introdujeran en Turquía sin saber el mapa de navegación y sin conocer dónde estaban en ese momento situados. Vamos a suponer, nuevamente, que el avión ruso se introdujo unos segundos en Turquía. ¿Ello justificaría un ataque de guerra como si Rusia fuese un enemigo mortal?. Los radares rusos han confirmado que el avión no violó, de ninguna de las maneras, el espacio aéreo turco. El trayecto del SU-24 estaba perfectamente calibrado por las autoridades militares rusas. Así pues, el bombardero ruso fue atacado en territorio sirio, lo que constituye un crimen de guerra y un acto terrorista. Todo ello en aras de acosar e intimidar a Rusia para que el presidente ruso Putin abandone cualquier pretensión de destruir el tinglado terrorista que tiene montado en Siria el conglomerado anglosionista.

El resultado de la acción criminal turco-estadounidense ha sido el asesinato, mientras descendía en paracaídas, de uno de los dos heroicos militares rusos del SU-24, a manos de una de las tantas facciones terroristas que operan en Siria bajo el mandato de la CIA (¡qué casualidad… estaban allí los asesinos en el momento exacto!…¿les pasó las coordenadas de la posición del SU-24 la OTAN, incluso la hora del derribo?), mientras que el otro piloto pudo ser puesto a salvo por un equipo de rescate ruso-sirio que, en rápida y audaz misión, pudo librarle de las garras asesinas de sus captores a los que, afortunadamente, dieron muerte. Tal vez habría que pensar que el régimen criminal turco (y, por extensión, la OTAN) entregó el “botín” ruso en bandeja de plata a los terroristas sabiendo que los pilotos del SU-24 iban, probablemente, a salir vivos gracias al sistema de eyección del aparato y luego serían capturados y asesinados. Induce muy a la sospecha que ese avión ruso pudo haber sido objeto de un seguimiento previo por parte de los radares de la OTAN situados en Turquía, en los vuelos de reconocimiento que hacía rutinariamente, por lo que marcado el objetivo, tan sólo era cuestión de activar un ataque terrorista en el momento preciso, una vez más, al calor de los recientes “acontecimientos” de París y Egipto.

No sorprende que la siguiente puesta en escena, que estaba prevista después de la opereta terrorista turca, haya sido movilizar a los peones mediáticos y los correspondientes Consejos de Seguridad para afianzar la representación teatral turca y erigirse, Erdogan y sus secuaces, como falsas “víctimas”, cuando lo que han sido, en realidad, es unos brutales asesinos actuando coordinadamente con los terroristas que tienen desplegados en Siria. Incluso algunos se atreven, en tono diplomático, embaucador y falsamente buenrollista a intentar establecer “mejores canales de comunicación entre la OTAN y Rusia que solventen las diferencias de idioma y de formación para asegurar que no se derriben más aviones y no se causen nuevas muertes”, según Thomas Frear, un supuesto “experto” que pertenece a un tal European Leadership Network, que nadie debe saber para que coño sirve ese engendro que no sea otra cosa que un Departamento de relaciones públicas de la banda criminal atlántica. Palabrería hueca para tratar de acallar cualquier voz que pueda denunciar la puesta en práctica de un evidente crimen.

El régimen turco es un caso paradigmático (o no tanto, para qué vamos a engañarnos) en la Europa de la OTAN. Se trata de un régimen dictatorial, con fachada “democrática”, autor de innumerables violaciones de derechos humanos contra la población kurda (en proporción mayor que los que cometía Sadam Hussein en Irak) etnia que ha sido objeto de incontables torturas, secuestros y matanzas (en particular, el PKK, o Partido de los trabajadores del Kurdistán) por parte de la policía, los servicios secretos y el ejército turco. Un país, Turquía, que ostenta el triste récord de ser el que mayores amenazas, persecuciones y asesinatos comete contra periodistas críticos con el régimen. De hecho, Turquía posee el récord mundial (reconocido) de mayor número de periodistas en la cárcel, algo que parece no preocupar a sus colegas de Occidente ya que no son de su “cuerda” y en Turquía hay “democraCIA”…a la turca. Una de las periodistas más carismáticas y amenazadas de muerte, aunque “indirectamente” (lo es por los terroristas que apoya Turquía) es la joven de origen turco pero residente en Siria, Sevra Baklaci, quien ya denunció hace tiempo las relaciones entre los terroristas apadrinados por Occidente y el régimen de Erdogan, señalando que en la frontera turca había (y hay) un “coladero” por el que iba y venía la yihad, las armas y el petróleo del terrorismo “sponsorizado” por Occidente (al igual que sucede con Israel, donde los terroristas “islámicos” heridos en Siria han sido atendidos en hospitales hebreos).

sevra-baklaci

SEVRA BAKLACI, PERIODISTA DE ORIGEN TURCO AMENAZADA POR EL TERRORISMO QUE PATROCINA EL RÉGIMEN DE ERDOGAN

Turquía también ha servido de plataforma logística para los asesinatos cometidos por Israel, en particular, la carnicería que desató el régimen judío contra la flotilla solidaria pro-palestina (que iba rumbo a Gaza desde Turquía) ocurrida en el buque Mavi Mármara, donde hubo una decena de activistas que fueron baleados y asesinados por el ejército terrorista judío (no se crean aquellas lamentaciones posteriores de Turquía, con ocasión de ese crimen masivo de lesa humanidad, puesto que era puro teatro de un régimen aliado de Israel en todos sus puntos). Turquía, cómo no, también es experta en cometer innumerables actos criminales de falsa bandera que han acontecido en su territorio desde los viejos tiempos de Gladio y que han sido llevados a cabo por los servicios secretos de la dictadura turca (en coordinación con la CIA). El último de ellos, el 10 de octubre de este año, ocasionó 85 muertos cuando una serie de bombas fueron colocadas por agentes terroristas de Erdogan, en una clásica operación Gladio B, al paso de una manifestación opositora celebrada en la capital Ankara. Huelga decir que las elecciones turcas, desde que Turquía es miembro de la OTAN, son un amaño tras otro que le dan un barniz de “democracia” europea, pero que esconden a un régimen represor, fascista y dictatorial. El fraude electoral no ha sido objeto de escrutinio alguno por esos tan cacareados “observadores” internacionales que suelen miran con lupa microscópica a Venezuela o Bielorrusia, pero que en Turquía, al parecer, todo es pulcritud supervisada por la CIA.

Los acólitos de la OTAN, tanto los afiliados a la banda o países que aspiran a pertenecer al crimen atlantista, han condenado la falsa “violación” rusa del espacio aéreo turco y, en algunos casos, han aplaudido el crimen, como era el (previsible) caso del régimen del dictador chocolatero ucraniano, que ha salido presto como una rata homicida para felicitar a Erdogan. Dos criminales ya con experiencia en terrorismo aéreo patrocinado por EEUU y la Unión Europea. El monigote español, Margallo, no ha sido una excepción. Ya dejó clara su posición, hace unos meses, dando la cara por el carnicero Poroshenko, en el asunto del derribo del MH17, culpando a Rusia de (sic) instigar el atentado. Ahora, el fantoche español, no iba a hacer otra cosa que bailar la conga con sus aliados para demonizar y culpabilizar de forma trapacera, nuevamente, a Rusia….que es culpable, ahora y siempre (ya lo dijo, recuerden, el filonazi Serrano Súñer). No es una novedad, sobre todo al más alto nivel, que todo aquel que se salga del tiesto otánico y cuestione la parodia terrorista euroamericana desaparece de inmediato de la circulación política o bien es asesinado de un “ataque cardíaco”, como le ocurrió al ex ministro inglés de Exteriores, Robin Cook, poco después de afirmar que AlQaeda era una marca fabricada en la sede de la CIA.

Vladimir Putin ha dicho, al hilo del derribo de su avión SU-24, algo que es incierto,  aunque pueda parecer, a primera vista, una aparente verdad: “la pérdida de hoy (ayer) está relacionada con una puñalada en la espalda, llevada a cabo contra nosotros por los cómplices de los terroristas”. En realidad, la puñalada por la espalda la dan los que se consideran, normalmente, “amigos”, algo que está muy lejos de ser así en el caso de las relaciones Rusia-OTAN y no hay tales cómplices del terrorismo, sino organizadores y autores intelectuales o materiales de los actos terroristas.

¿Será Putin capaz de dar una lección que no olvide el terrorismo internacional del eje anglosionista? Para ello debería contar con “refuerzos” militares por parte de una China que no parece vaya a mover ficha hasta que no le toquen un pelo ¿O por el contrario Rusia replegará posiciones ante la agresividad criminal mostrada por Occidente? ¿Estará la guerra servida si el Kremlin no abandona territorio sirio y responde militarmente a las continuas provocaciones criminales de EEUU y la OTAN?

ACTUALIZACIÓN

El comando ruso-sirio-iraní con el piloto ruso rescatado (indumentaria beige)

CUrjeeLWsAAWiOI

Las piltrafas terroristas de Occidente después del ataque combinado del Ejército ruso y el Ejército Árabe Sirio

CUsKtsBW4AAtp9M

ACTUALIZACIÓN

El General iraní Soleimani coordinó el rescate del piloto ruso superviviente

h

Fuentes rusas revelaron el jueves que el piloto del caza Su-24 derribado por Turquía fue rescatado en una operación dirigida por el ya legendario General iraní, Soleimani.
La tripulación del avión eyectó y un piloto resultó asesinado. El copiloto, capitán Konstantin Murahtin sobrevivió. Pero la historia de cómo lo logró rodeado de grupos terroristas era desconocida hasta hoy.
Emad Abshenas, reportero de la agencia de noticias rusa Sputnik, escribió un artículo en ese sitio web en lengua persa citando toda la historia relatada por un oficial sirio de alto nivel.
“Entré en contacto con uno de los oficiales sirios que es viejo amigo mío y se encuentra estacionado en Latakia y le pedí que me contara la historia, y aquí está lo que dijo,” mencionó Abshenas.
Tras el derribo del avión, los helicópteros rusos despegaron inmediatamente para salvar al piloto, pero se enfrentaron con el poder de fuego del Ejército Libre de Siria, (apoyado por Occidente) y el de la Brigada de turcomanos quienes atacaron a los helicópteros con misiles y armas avanzadas que han recibido recientemente. Durante las operaciones, un helicóptero fue alcanzado y tuvo que ser abandonado.
Información creíbles difundieron que un grupo de soldados de las unidades especiales turcas había sido enviado al lugar para apresar al piloto superviviente. Mientras que los rusos estaban planeando otras opciones para liberar al piloto, el general Soleimani se puso en contacto con ellos y les propuso que una unidad especial formado por fuerzas de Hezbolá y comandos sirios, entrenados en Irán y que están totalmente familiarizados con la situación geográfica de la región, se encargaran de las operaciones en tierra y Rusia les proporcionara cobertura aérea e inteligencia por satélite.
Soleimani les prometió devolver el piloto ruso sano y salvo; una promesa que se mantuvo hasta el final, de acuerdo con el oficial sirio.
Después de rastrear el lugar donde cayó el piloto  que usaba su GPS, se reveló que éste se mantenía en un lugar ubicado 6 kilómetros detrás de la primera línea de combate entre el ejército sirio y los terroristas.
Seis combatientes de la unidad de operación especial de Hezbolá y 18 comandos sirios se acercaron a la primera línea para llevar a cabo las operaciones mientras que la fuerza aérea rusa y siria crearon una cortina de fuego en la zona destruyendo la sede de los terroristas de tal manera que la mayoría de ellos huyeron del lugar y el camino quedó libre para el avance de la unidad especial.
El oficial sirio añadió que todos los movimientos de las unidades especiales se controló y se cubrió con precisión por los satélites rusos de manera que los más leves movimientos sospechosos realizados a 100 metros de la zona de operaciones estaban controlados. En todo momento se tuvo informado a un muy alto cargo del Kremlin (que él piensa era el presidente Putin) quien estaba supervisando las operaciones desde Moscú, via satélite.
El oficial sirio cree que los rusos lanzaron una fuerte guerra electrónica para cegar los satélites “no afines” y sus equipos de comunicaciones en varios kilómetros a la redonda, de tal manera que cuando el enemigo se dio cuenta de que algo estaba en marcha, la operación ya había terminado. La guerra electrónica se puso en marcha porque los rusos estaban preocupados porque sabían que los satélites occidentales suministrarían datos a los terroristas.
Por último, la unidad especial salvó el piloto después de infiltrarse 6 kilometros detrás de las líneas enemigas, matando a varios grupos que encontraron operando por la zona y destruyendo sus equipos de alta tecnología.
Los 24 miembros de las unidades especiales, junto con el piloto, regresaron a su base sin  ni siquiera una lesión, después de cumplir la misión peligrosa
De acuerdo con el funcionario sirio, una de las razones del éxito del recate fue la discrepancia que existió entre Turquía y los terroristas sobre el destino del piloto ruso. Los turcos lo querían con vida para realizar un despliegue mediático que sería apoyado por Occidente para chantajear a Moscú. Por su parte, los terroristas querían apresarlo para quemarlo vivo, con el fin de asustar a otros pilotos rusos. Esta brecha e intercambio de “opiniones”, facilitaron unas horas vitales al equipo de rescate para su infiltración, así como la planificación previa de la operación.
El funcionario sirio dijo que el general Soleimani insistió en supervisar los detalles del operativo y se quedó en la sala de operaciones hasta que se aseguró del éxito.
Al respecto el sitio web Veterans Today ha sacado las siguientes conclusiones:
1. Soleimani está saludable, sigue al mando de las operaciones secretas de forma activa y en primera línea contra los terroristas, desmintiendo con su acción los rumores sobre su muerte. 
2. No hay extremistas y “moderados” en la oposición siria; todos ellos son terroristas que aparecen en público con diferentes vestimentas y bajo diferentes apariencias. 
3. El Grupo 4 + 1 no puede confiar en otros países en ningún campo y debe depender de sí mismo para eliminar a los terroristas en la región sobre la base de sus propios planes. 
4. La coordinación operativa entre Irán y Rusia en Siria está totalmente integrada y puede romper los frentes enemigos. 
5. La mayoría de los terroristas se habían retirado de la región después de que ésta fuera objeto de ataques aéreos rusos. Los grupos armados a los que se enfrentó el comando de rescate utilizaban tácticas militares clásicas y no de guerra de guerrillas; por tanto, o bien eran militares turcos o fuerzas armadas de otros países. El grupo no tuvo más remedio que eliminarlos. Dada la importancia de actuar con rapidez no se podían hacer prisioneros.
6. Los terroristas abatidos poseían equipo militar muy moderno y avanzado que ni siquiera se suministra a muchos países miembros de la OTAN. 
7. Según fuentes bien informadas en las conversaciones por radio entre militares “clásicos” y terroristas se  hablaba árabe, turco, ruso y francés que son respectivamente los idiomas más utilizados por los mercenarios salafistas, lo que revela la conexión entre la OTAN-Occidente y los terroristas, en consecuencia Rusia está obligada a continuar la lucha con aliados fieles como Irán, Siria y Hezbolá, nunca con las potencias occidentales

  1. Pingback: La OTAN ejecuta una nueva encerrona terrorista contra Rusia | Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN
  2. Pingback: Provocación terrorista contra Rusia / Tráfico petrolero entre Turquía y el “EI” | Tribulaciones Metapolíticas
    • uraniaenberlin

      Si, igual sobraba algo…pero ahora me da pereza rehacerlo. De todas formas siempre es necesario añadir información que, aunque no tenga relación directa con el objeto de la entrada…viene bien para hacerse una idea global de quién o quiénes estamos hablando.

      Gracias

      Saludos

      Me gusta

  3. Pingback: La OTAN ejecuta una nueva encerrona terrorista contra Rusia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s