Angela Davis, un mito izquierdista de papel

 

 

Hace unos días pasó por Madrid Angela Davis, icono del neotroskismo y el progrefeminismo postmoderno, para hablar de racismos y feminismos. Davis militó en el CPUSA (el Partido comunista norteamericano), el cual abandonó precipitadamente después de que se consumaran los golpes de Estado en el Este socialista de Europa que posibilitaron la caída de aquellos sistemas políticos, cambiando Davis oportunamente de registro para hablar de sí misma como “socialista democrática”, una cuña que los “comunistas arrepentidos” empezaron a utilizar de contrabando como subterfugio semántico tras el cisco político de 1989 en los países del Pacto de Varsovia.

Davis, es sabido, es conocida por ser discípula de Herbert Marcuse, ese charlatán neoizquierdista de la Escuela pronorteamericana de Frankfurt, reverenciado en el altar del progresismo criptotroskista, que fue uno de los tontos útiles de la guerra fría cultural de la CIA para hacer propaganda antisoviética y llevar el timón de la creada Nueva izquierda por dónde quería la Agencia Central de Inteligencia. Y no sólo eso sino que Marcuse fue, al igual que Davis (pero esta en su parcela), uno de los beneficiarios de la Fundación Rockefeller, una de las cubiertas filantrópicas más importantes de la CIA, a través de un programa llamado Filosofía Política y Jurídica.

En concreto, Rockefeller financió la obra de Marcuse Razón y Revolución (1960). También el entonces trotskista y luego ultraconservador, Leo Strauss, fue otro beneficiario de una ayuda de la Fundación Rockefeller para su obra ¿Qué es filosofía política? (1959). La nómina de agraciados por la generosa “beca” de Rockefeller incluía a miembros de la Escuela de Frankfurt como Otto Kircheimer en un ensayo cien por cien anticomunista llamado “La Administración de Justicia y el Concepto de legalidad en Alemania Oriental”, publicado en la Yale Law Journal, así como a la reaccionaria Hannah Arendt y su obra La Condición Humana, Karl Popper y, “sorpresa”, Henry Kissinger. Como el tema daría para otra entrada, lo dejamos aquí.

Angela Davis enarbola la bandera del lesbianismo, el veganismo y, por encima de todo, la del feminismo, ese caballo de Troya postmoderno que ha hecho más que nadie por neutralizar a la izquierda comunista en Occidente y aupar el discurso reaccionario tanto de políticos como Jair Bolsonaro, Mauricio Macri o el español Santiago Abascal, teleñecos todos de Wall-Street, Washington y Tel-Aviv, como de personajes del intelectualismo de la neo-ultraderecha americana o canadiense (respectivamente, Ben Shapiro y Jordan Peterson), o bien ultraliberales de “nuevo” cuño como el argentino Agustín Laje, uno de esos niñatos que nació anteayer (1989) y ya es un ferviente apologista del golpe militar fascista de Videla, de 1976.

Pero es que se lo han puesto “a huevo” a todos estos showman de extrema derecha, que han encontrado una mina en un feminismo extremista y dogmático (el argentino y norteamericano se llevan la palma, seguido del español) que ha surgido en los campus universitarios de EEUU y en las agendas de Fundaciones billonarias neoliberales estrechamente vinculadas a la CIA; feminismo a su vez promocionado copiosamente por medios de comunicación e instituciones gubernamentales de los países capitalistas europeos y de los propios EEUU. Ambos contendientes se retroalimentan mutuamente de un discurso que ha servido para un objetivo: dividir y arrinconar las luchas sociales.

Precisamente, fundaciones como Rockefeller, Ford Foundation, etc, no han dudado en financiar el llamado activismo social como ha sido el caso, a gran escala, del llamado Foro Social Mundial (WSF) para desactivar cualquier foco revolucionario, al estilo de lo que hacen con sus ONGs en el Tercer Mundo, y también lo han hecho con organizaciones feministas como Women’s Link (Soros y Ford), el Lobby Europeo de Mujeres (Rockefeller) y otras entidades locales cuyo feminismo es subvencionado, adicional o exclusivamente, por el Estado.

Un feminismo que ha plagado los grandes medios de comunicación con secciones específicas sobre la materia (en medios clásicos neoprogres como ELPAIS, Diario16, Público, Eldiario y que se extienden incluso a los neoconservadores) o bien medios de relativa nueva creación (Buzzfeed, Playground, Huffington, La Marea, El Salto Diario, etc) donde se articulan mensajes y proclamas que llegan hasta el absurdo y lo caricaturesco contra los hombres y se deifica hasta la santidad a las mujeres, en razón de un sesgo concreto y utilizando una mercancía muy definida. Todo ello en una suerte de sonrojante maniqueísmo populachero feminista donde caben espantapájaros lingüísticos de nueva creación, se imponen códigos de conducta catequista, se construyen identidades a medida (a cada cual más extravagante, superflua y anticientífica) o bien se imparten seminarios de “deconstrucción” masculina equivalentes a aquellos Certificados de Buena conducta franquista.

Este ritual de adoctrinamiento ha sido asumido mimética y gustosamente por todo el arco feminista (se llame liberal o anticapitalista) y, lo que es peor, por todo el espectro izquierdista, alimentando de este modo una confrontación artificial donde el neoliberalismo más derechista queda a salvo y ganando partidarios para la causa por acción directa o indirecta del lobby violeta. Por no hablar de que ese Estado neoliberal, avispado él, “paradójicamente” ha ido  en busca del voto clientelar cediendo a todas las peticiones y premisas demagógicas de los colectivos de la nueva sinrazón de género. Si le quitan el patriarcado del menú, la industria de género muere de inanición.

Cuando leí hace tiempo que papanatas totalitarias del discurso de género como Irantzu Varela (y sus papagayas gremiales que le dan palmaditas en Twitter) tenían a esta pope (Davis) por un referente casi místico ya me hizo dudar de la activista negra idolatrada por la izquierdada. Así que indagando un poco por el personaje encuentras que Angela Davis no es más que una señora a la que han inflado su épica. Bien es cierto que nos vendieron su activismo icónico antirracista de las “panteras negras”  y esa triquiñuela de que apoyó (porque le convenía) a los países comunistas de Europa del Este mientras estuvieron en pie (Davis visitó la RDA y se fotografió con Erich Honecker, presidente del Consejo de Estado de la República Democrática Alemana, como deferencia por haber mostrado este país solidaridad con Davis cuando fue encarcelada en 1971). Y también, en la  URSS, en 1972, a Angela Davis le dieron la medalla Lenin.

Pero cabe recordar que Davis se fue del CPUSA debido a que una fracción de este partido decidió apoyar a los miembros del PCUS, de la todavía Unión Soviética, que intentaron deponer al hombre de Washington en el Kremlin, el golpista Gorbachov, en agosto de 1991, para evitar la descomposición inminente de la URSS y proceder a su restauración. Es decir, Davis y sus previsibles seguidores aprobaron el putsch contrarrevolucionario de Yeltsin, Gorbachov y EEUU (también en 1993) para acabar con la resistencia de los últimos soviets. De igual modo Davis celebró la caída del Muro Antifascista de Berlín cuando casi veinte años atrás levantaba el puño con Honecker en Berlín Este. Lo que se dice una comunista coherente y comprometida como pocas, pero huyendo de la quema que llegaba Fukuyama.

Ahora vayamos a lo sustantivo, retrocediendo a la Davis más “genuina”. En diciembre de 1974, Charlene Mitchell, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Estados Unidos, confirmó que el libro que lanzó a Angela Davis como una celebridad de todas las causas internacionales fue financiado por importantes fundaciones controladas por la CIA. El libro de Davis, If They Come in the Morning publicado por la editorial Third Press, recibió 125.000 dólares utilizados para su publicacion y la financiación de la publicidad anticipada, que procedían de la Fundación Ford, la Fundación Field, la Fundación New World controlada por la Fundación Rockefeller y una de las más importantes entidades financieras de EEUU, el Chase Manhattan Bank, todos (incluida la editorial Third Press) en la órbita de la CIA. La Fundación New World, en aquel momento, estaba encabezada por James Vorenburg, fundador de la Administración de Asistencia a las Fuerzas de Seguridad (el brazo doméstico de la CIA) y miembro de otro frente de la CIA, la Fundación de la Policía.

New Solidarity, un medio vinculado a Lyndon Larouche (1922), un activista político estadounidense ocho veces candidato a las elecciones de EEUU, documentó en su momento cómo la CIA utilizó al Partido Comunista de los EEUU (CPUSA) para el reclutamiento de militantes que dieran notoriedad a la carrera de Angela Davis e inundar esa organización con agentes de la CIA para intentar tomar el control total de sus políticas. En la Wikipedia, ese estercolero que vierte desinformación y propaganda cuando afecta al establishment, Larouche es calificado de “fascista”, “ultra” y de haber tenido “conexiones con el KKK (Ku, Klux, Klan) (sin comentarios), además de todo un repertorio de conspiraciones y difamaciones de lo más estrambótico.

Para “corroborar” el “carácter fascista” de Larouche (pillen la ironía), vayamos a las palabras que el propio Larouche dedicó a la Unión Soviética y que recogió en 2015 el site ruso Sputnik News: “Lyndon LaRouche dijo que el papel de la Unión Soviética en la defensa de la civilización durante la Segunda Guerra Mundial sigue siendo un elemento crucial, un referente en la lucha de toda la humanidad. Las celebraciones en Moscú del día de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial deberían considerarse imprescindibles”

Pero vayamos a la Davis. En un esclarecedor artículo publicado el 17 de agosto de 1974 en la revista fundada por Larouche, EIR (Executive Intelligence Review) titulado Angela Davis: The Offer the CPUSA Could Not Refuse (Angela Davis, la oferta que el Partido Comunista de EEUU no podía rechazar) se especifican algunas de las líneas maestras de ese pucherazo por entregas que significó, de los años 60 en adelante, el eje político Angela Davis-CPUSA en los EEUU.

A continuación, expongo unos pocos extractos de lo que se decía en el boletín de inteligencia del “fascista” Larouche. Según el artículo del EIR A lo largo de los años setenta, una cepa híbrida de nacionalistas negros y agentes de la CIA se unieron dentro del Partido Comunista de EEUU en torno a la figura de Angela Davis quién demostró saber conducir al partido a cualquier tarea que la CIA le asignara. En marzo de 1973, esto supuso la liquidación final del Partido Comunista como una organización de clase obrera.

En ese momento, el Partido Comunista se negó a unirse a los Comités de Trabajo en la organización de un frente unido de desempleados, empleados y beneficiarios de asistencia social en la Organización Nacional de los Derechos de los Desempleados y del Bienestar Social (NUWRO). En su lugar, el Partido Comunista se unió al conocido agente de la CIA Ed Schwartz y al aparato de lucha contra la pobreza OEO-HEW con el objeto de destruir el NUWRO”.

Desde ese momento el Partido Comunista vendió su alma al diablo eliminando cualquier posibilidad adicional de ascenso de la clase obrera, que ha sido barrida de este país desde enero de 1974. La CIA, de este modo, pudo infiltrarse poco a poco en el Partido, enviando una red de nacionalistas negros y jóvenes blancos. Estos agentes sirvieron internamente como contrafuerza de trabajadores pro-CIA.

Lo que está claro es que las circunstancias alrededor de las cuáles Angela Davis se convirtió en una celebridad internacional fue orquestada por la CIA y los nexos internacionales estaban en la Escuela de Frankfurt, en Alemania Federal y  en el Instituto Tavistock en Inglaterra, ambos con nexos con la CIA. Angela Davis fue un producto clásico de un ambiente de contracultura y de ingeniería social de la postguerra, donde movimientos situacionistas y surrealistas engendraron esa contracultura.

Intelectuales de la CIA como Marcuse detectaron rápidamente el potencial real de Davis quien tras su periplo europeo, regresó a la guarida de Marcuse, liderando una revuelta de estudiantes. Resulta paradójico que fueran los compinches de Marcuse, la democracia social académica de la CIA, quienes fueron claves para expulsar a Davis de la Universidad de California, UCLA. Los cazadores de brujas del Comité Universitario de Alternativas Racionales (UCRA), de este modo, mantuvieron a raya a comunistas y radicales molestos, asegurando una cosmovisión académica fascista.

Luego, Angela Davis se unió al Club Che-Lumumba, con las aparentes bendiciones de Marcuse, y Davis se enfangó en el aventurerismo de los “Panteras Negras” para abrazar una identidad revolucionaria de autodestrucción casi frenética. Que la tendencia de Angela Davis dentro del Partido Comunista de EEUU resultó ser fatal es algo que no admite discusión.”

  

ANGELA DAVIS Y SU ADMIRACIÓN POR JIM JONES, EL LÍDER DE LA SECTA DEL TEMPLO DEL PUEBLO Y DEL GENOCIDIO DE GUYANA

 

Del posterior “activismo” desarrollado por Angela Davis, entramos ya en el terreno de lo pintoresco, por ser suave, en particular, en lo que sigue, ya que Davis profesó una insospechada admiración por un personaje de lo más sórdido que ha dado el país del Tío Sam en la década de 1970. ¿Se acuerdan de Jim Jones, aquel “reverendo” chiflado que estaba al frente de la secta El Templo del Pueblo y que organizó una masacre-suicidio en Jonestown, Guyana?

El telepredicador Jones, amigo de Angela Davis, provocó un crimen colectivo sobre 912 miembros de su secta, entre ellos 300 niños, quienes fueron asesinados en un ritual de envenenamiento masivo con cianuro. Davis dedicó las siguientes palabras elogiosas (radiadas, pero transcritas aquí a texto) al “amigo” Jones tan sólo un año antes (10 de septiembre de 1977) de la matanza guyanera, que ocurrió en noviembre de 1978:

“Me gustaría decirle a mi amigo Jim Jones y a todas mis hermanas y hermanos del Templo del Pueblo que se encuentran en Guyana que sepan que hay personas aquí, no solo en el área de la Bahía de San Francisco sino también en todo EEUU, que lo apoyan, que están con vosotros. Personalmente puedo hablar en nombre de la Alianza Nacional contra el Racismo y la Opresión Política, tanto desde Birmingham (ciudad de nacimiento de Davis) hasta otras ciudades del el país.

Estamos profundamente comprometidos contigo por lo que has hecho para promover la lucha por la justicia, contra la opresión y en la lucha contra el racismo. Sé que estás en una situación muy difícil en este momento y hay una conspiración en marcha. Una conspiración muy profunda diseñada para destruir las contribuciones que has hecho a nuestra lucha. Y es por eso que debo decirles que creemos que también estamos bajo ataque. Cuando te atacan es debido a tu posición progresista y sentimos que también es un ataque directo contra nosotros.

Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar tu seguridad y tu capacidad para seguir luchando. En respuesta a las fuertes ovaciones de cientos de personas que están con Jim Jones en Guyana, Angela dice: Quiero decir nuevamente que estamos contigo y apreciamos todo lo que has hecho. Y sabemos una cosa: vas a ganar.” Un año después Jim Jones jugó al “caballo ganador” de Davis y envenenó a casi mil personas en Guyana.

Más tarde, Angela Davis, abandonado ya su aventurerismo de “pantera negra total”, que dirían los retroprogres de Escolar, y huyendo del comunismo después del fín de la URSS, se embarcó en proyectos como Critical Resistance, una red de activismo anticarcelario de EEUU, fundada en 1997, que promueve el desmantelamiento del sistema de prisiones en EEUU. Critical Resistance ha recibido fondos, al menos hasta 2015, de la Open Society Foundations de George Soros.

Davis ha participado también en la creación de documentales como “Free Angela and all political prisoners”, de la directora Shola Lynch, un retrato de la parte de su vida donde la Davis mostró mayor “combatividad izquierdista”, que ha sido patrocinado igualmente por otra fundación buque-insignia de la CIA: la Ford Foundation y también por Canal Plus. También Davis se ha dejado ver en la Women’s March de Washington junto a la ex agente feminista de la CIA, Gloria Steinem, íntima suya, y la sionista defensora de la política genocida de Israel, o lo que es lo mismo, de Netanyahu, Scarlett Johansson.

De las preferencias políticas de Angela Davis poco se puede decir: en los últimos tiempos ha apoyado la candidatura de Hillary Clinton, la carnicera feminista de Libia, a la Casa Blanca, en lo que constituye todo un recital de coherencia ideológica en su senectud, recubierta, eso sí, bajo el bálsamo reparador del racismo, el feminismo y el cuentismo.

Mientras tanto, vamos a tener Bolsonaros para rato.

 

 

Licencia Creative Commons

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

 

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.