OPERACIÓN GLADIO: EEUU organizó la mayor red terrorista de la historia a través de la CIA, los nazis, la mafia, el narcotráfico y el Vaticano (y 7) (1ª parte)

 

 

CAPÍTULO 21. MUERTE Y RESURRECCIÓN

 

En la investigación que llevé a cabo para determinar qué personas pudieron haber estado involucradas en la Red Gladio logré identificar a varias de ellas. Algunas habían muerto, pero otras aún vivían. Descubrí a los que fueron responsables de la matanza de Peteano* en 1972: tres terroristas, una gendarmería, un coronel, un oficial de policía, la inteligencia italiana así como jefes de policía y miembros del poder judicial. Todos ellos fueron declarados culpables y castigados. Sin embargo, el tribunal encargado de juzgar el caso Gladio no llevó a la propia organización a juicio, aunque dijo que sí había participado en los hechos. Pudimos identificar a 622 “gladiadores”. Pero el número real era mucho mayor. El resto pasó a la clandestinidad.

(Felice Casson, juez italiano, miembro de la
Comisión de Investigación sobre Gladio)

 

*En el atentado de Peteano, de 1972, murieron acribillados tres policías italianos y dos resultaron heridos (carabinieri)

 

He decidido poner punto final, después de algún tiempo sin postear (por diversas circunstancias) lo que fue la Operación Gladio tomando como referente el magnífico libro de Paul L. Williams reseñado al comienzo de esta entrega (parte 1), sin duda el que mejor ha retratado y delineado lo que fue y significó aquella multinacional del crimen organizado de Occidente llamada Gladio, una amplia red de terror que fue creada en las cloacas políticas y de inteligencia de los países de la OTAN y que hoy sigue vigente con su versión B (la islámica). Me ha interesado especialmente postear este capítulo del libro de Williams porque dibuja con exactitud lo que fue el gran antecedente histórico de lo que hoy es el terrorismo islamista manejado por Occidente.

Este capítulo narra lo que fue, teóricamente, el “final” de Gladio con la disolución del bloque soviético y el fin de la “guerra fría”. Pero eso sabemos que no fue así ya que como señala Williams El fin de la Guerra Fría trajo cambios importantes en otras naciones, pero nada o poco cambió en Washington. De hecho, Gladio fue reformulado y reorganizado para orientarse hacia un nuevo “enemigo” común: el islamismo, sobre el que justificar los nuevos planes de conquista global de EEUU y sus aliados de la OTAN. Occidente desactivó el terrorismo que tenía bajo control y que fue utilizado como estrategia de tensión en los años 70 y 80 y creó un nuevo frente de matices y objetivos completamente diferentes al anterior. El plan islamista fue diseñado unos pocos años antes de que la URSS y los países del Pacto de Varsovia colapsaran, la mayoría de ellos, en brazos de Washington y la OTAN.

Dice Williams que la principal preocupación de la CIA en los años ochenta ya no fue la actividad política de la izquierda en Italia y en Europa occidental, sino más bien la situación de Afganistán donde la URSS, recordemos, había ido en ayuda de su aliado afgano para hacer frente al talibanismo mercenario. La gran yihad, escribe Williams, creció en alcance y fuerza, amenazando con desfondar a la URSS. Los habitantes de las cinco repúblicas de la Unión Soviética (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán), que compartían un patrimonio común islámico, apoyaron a los muyahidines en su lucha contra los comunistas. A este apoyo se unió una enorme cantidad de reclutas musulmanes de la jihad procedentes del mundo árabe. Para conducir el “imperio del mal” (la URSS) al colapso total, la CIA se encargó de propagar la guerra santa de sus mujaidines con municiones y dinero, hasta el punto que la guerra en Afganistán se convirtió en la operación encubierta más cara de la historia de la Agencia.

El montante económico para la subversión muyahidin que la CIA destinó a su “guerra santa” en Afganistán varió, según Williams, de los 250 millones de dólares de 1984 a los casi 1.000 millones de dólares de 1988. En la ayuda se incluyó armamento altamente sofisticado, incluyendo misiles Stinger. Williams incurre, no obstante, en un pequeño error de análisis importante al describir que “erróneamente la CIA vio a esa yihad como luchadores por la libertad”. En realidad, en la sede de la CIA (Langley) sabían que sus guerrillas yihadistas no eran defensores de ninguna “libertad” ya que su ideario medievalista chocaba claramente con los principios rectores de las “democracias occidentales”.

La ayuda al talibanismo fue una operación de cálculo bien diseñada, entre otros por Zbigniew Brzezinsky, asesor en el exterior del presidente Carter, para liquidar a la URSS y luego adueñarse del territorio afgano y las plantaciones de opio (necesarias para sufragar el naciente Gladio B) dentro del marco geopolítico que tenía diseñado Washington. Los yihadistas afganos eran peones de ocasión, manejables y desechables cuando fuera procedente, como así sucedió años más tarde tras el 11-s y la posterior invasión de Afganistán por EEUU y la OTAN. De modo y manera a como hoy está sucediendo en Siria con sus terroristas del ISIS.

En los años 80 nadie hubiera pensado que el islamismo era algo tan mediático, arraigado y publicitado como lo es hoy. Pero en aquella década fue donde se empezó a gestar en Occidente el concepto de “guerra santa islámica” o “yihadismo”, que hoy está en boca de todos. Una radicalización islámica que ha sido diseñada para hacer creer a la opinión pública que tenemos ante nosotros a un enemigo surgido “espontáneamente” de la nada, que dispone de miles de millones de dólares, vehículos todoterreno, logística de primer orden, sofisticado armamento de última generación, redes de información y que organiza “eficazmente” atentados en Europa burlando a los aparatos policiales y de inteligencia con gran facilidad.

Porque, hablando de Europa, los mujaidines a los que imputan los crímenes de los últimos años en varias ciudades europeas han resultado ser más bien unos toscos imitadores de sus colegas de Siria o Irak ya que han ido cambiando, “extrañamente”, su “modus operandi” con el paso del tiempo: de utilizar letales y eficaces armas o explosivos en Madrid, Londres, París, etc, han pasado a ejecutar “técnicas” más rudimentarias como es el embestir con vehículos o atacar con cuchillos (utilizando la estrategia del Mossad para demonizar a los palestinos). Y, es casualidad, que nunca la policía capture vivos a los terroristas autores de esos atentados para determinar a qué organización pertenecen, sus conexiones con otros miembros de la “yihad”, qué vínculos poseen con países extranjeros y la jerarquía del grupo. Usted, si es un poco perspicaz, se habrá dado cuenta que en realidad este párrafo es completamente irónico…puesto que donde pone “terroristas” debería decir “chivos expiatorios” utilizados como carnada.

Siempre nos cuentan, a posteriori, un relato cutre y simplista, como si hubiera salido de un guión previo. A saber, dicen que esos “yihadistas” o bien se radicalizaron de forma “exprés” o lo hicieron por Internet (sic) o bien recibieron adoctrinamiento en la mezquita de turno a través de un Imán del que sabían (las policías) que se trataba de un radical y, sin embargo, le dejaron hacer…Cuando no, esos mata-infieles viajaron tan panchos ellos hasta Siria-Irak llegando hasta la misma guarida del ISIS y sin explicarnos cómo demonios pudieron dar con ella…y cómo coño se las arreglaron para eludir a las fuerzas vivas de Putin, Asad, Hezbollah y los ejércitos de Obama-Trump, que hay que tenerlos. Todo para…encontrarse con sus instructores de la CIA. Esta gran comedia te la cuentan una vez certificada la defunción de los terroristas, claro.

Bastantes progres y neocons, ignorantes y adoctrinados como ellos solos (tal vez a sabiendas), se atreven a hablar de Arabia Saudita como el promotor (único, o en compañía de otras monarquías golfas) de todo el tinglado terrorista al que estamos asistiendo hoy día. País, la teocracia rebanacuellos wahabita, que, sin duda, es parte interesada en el fomento del terror pero, hay que advertir, lo hace siempre bajo la tutela norteamericana. Entonces, que expliquen esos iluminados lo siguiente: si ese terrorismo que golpea continuamente Europa, EEUU y el Oriente Medio tiene su origen en la tiranía saudí ¿cómo es que la OTAN y Washington no han empezado ya a bombardear el país del carnicero Salman y depuesto al tirano como hicieron con Irak y Hussein? Sobra la respuesta, porque ya la pregunta en sí es ociosa.

El terror islamista de estos días no es nada más que la continuación del Gladio de la guerra fría, es otra gran farsa terrorista orquestada por los globalistas donde la narrativa ha resultado ser completamente diferente a la propagada por sus medios controlados: el “islamismo radical” no ha surgido del aire o a manos de un grupo de incontrolados…o bajo el manto de unos jeques feudales (amigos nuestros, por cierto) sino que ha sido manufacturado en origen por los mismos signatarios occidentales que engendraron Gladio y que ahora dicen luchar contra “el terror”. Son ellos los que han creado, articulado y financiado a sus diversos envases terroristas: léase, AlQaeda, ISIL, ISIS, Al-Nusra, Boko Haram, Al-Shabaab, etc.

 

LA CIA CREA, FINANCIA Y ENTRENA A ALQAEDA EN ESTADOS UNIDOS

 

La mal llamada “guerra” de Afganistán, con la Unión Soviética enfangada en ella ante una rebelión “mujaidin” que se había levantado en contra del gobierno socialista del país, fue el punto de partida del yihadismo sponsorizado por Occidente que se ha extendido hasta el día de hoy. La CIA vio un botín a la vista e hizo se implicara a fondo en el nuevo mapa geoestratégico, sacando provecho del que iba a ser el nuevo “amigo-enemigo” del Imperio: el Islam. Pero en la Agencia pronto se dieron cuenta de una cosa: tenían un serio problema operativo ya que no había suficientes reclutas islámicos con los que galvanizar el conflicto afgano.

Así que, relata Williams En un esfuerzo por suministrar reclutas para la yihad, la CIA centró una vez más su atención en la comunidad negra de Estados Unidos. Este proceso era comprensible. La Agencia se dio cuenta de que millones de afroamericanos, que se sentían marginados por el sistema, se habían convertido al Islam, que pronto lo vieron como “la religión del hombre negro.” Este movimiento había sido impulsado por líderes negros como Timothy Drew (“Noble Drew Ali”), Elijah Poole (“Elijah Muhammad”) y Malcolm Little (“Malcolm X”), que habían dado lugar a cientos de mezquitas en ciudades del interior de Estados Unidos.

Con el crecimiento de la comunidad musulmana en EEUU, la CIA lo tuvo fácil para pillar incautos a los que sobornar, engañar y manipular para sus objetivos. Y así fue, como señala nuestro investigador de Gladio, como A comienzos de 1980 la CIA comenzó a captar cientos de misioneros musulmanes militantes, todos miembros de la radical Tabligh, para que desde las mezquitas estadounidenses se llamase a los jóvenes negros a tomar las armas en la guerra santa para liberar a sus hermanos musulmanes. Algo parecido, por hacer una analogía, con lo que ha ocurrido en Europa con decenas de musulmanes-imanes que han sido sido controlados y captados por los servicios de inteligencia para usarlos de chivos expiatorios en los atentados de falsa bandera.

De este modo la CIA fue fabricando yihadistas en territorio estadounidense a conveniencia. Williams señala que El Jeque Mubarak Gilani, uno de los primeros de estos misioneros, convenció a decenas de miembros de la Mezquita Yasin en Brooklyn (Nueva York) para dirigirse a los campos de entrenamiento guerrillero en Pakistán con una oferta de miles de dólares en efectivo y la promesa de setenta huríes (mujeres bellísimas, según la tradición musulmana) una vez que alcanzasen el séptimo cielo, si es que morían en el campo de batalla. El dinero provino de las arcas de la CIA. Me temo que ni vieron el dinero y las mujeres…ni las avistaron en el décimo séptimo cielo.

Para la CIA era más costoso llevar a sus “mujaidines” americanos hasta Pakistán y enseñarles allí tácticas “guerrilleras” a usar contra los soviéticos por lo que la Agencia decidió que EEUU era el mejor lugar para establecer varios campos de entrenamiento. Williams describe los lugares exactos donde las “tropas” terroristas mujaidines llevaron a cabo su cometido: el Sheikh (jeque) Gilani con la ayuda de la CIA, estableció campos de entrenamiento paramilitares en las zonas rurales de todo el país, incluyendo Hancock, Nueva York; Red House, Virginia; Commerce, Georgia; York, Carolina del Sur; Dover, Tennessee; Buena Vista, Colorado; Macon, Georgia; Squaw Valley, California; Marion, Alabama y Talihina, en Oklahoma.

Llevar clandestinamente la operación afro-islamista de la CIA tenía sus límites y riesgos ya que iba a mostrar fisuras cuando los musulmanes de EEUU entrasen en “acción” durante los combates en el país afgano. Y así ocurrió. Para 1985, cita Williams, la prensa internacional comenzó a informar de que un número indeterminado de africanos americanos, musulmanes todos ellos y relacionados con los campamentos instalados por Gilani, se había unido a las filas de los muyahidines en Afganistán y que varios habían muerto en acción. Al ser interrogados, varios de los yihadistas importados desde América testificaron que eran agentes de la CIA

Las marionetas islamistas eran un juguete roto en manos de la CIA. Y, quién iba a decirlo, EEUU se constituyó en el hogar fundacional de AlQaeda. De tal modo que, según afirma Williams, Para proporcionar más apoyo a los muyahidines, la CIA utilizó a Abdullah Azzam, ideólogo de Osama Bin Laden, para establecer una célula de Al Qaeda dentro de la mezquita Masjid al-Farooq situada en Atlantic Avenue, en Brooklyn, Nueva York. La célula, conocida como el Centro Al-Kifah Refugiados, actuó como un frente para la transferencia de fondos, armas y reclutas a Afganistán. A lo largo de la década de 1980, esta organización recibió más de 2 millones de dólares al año. Para el año 1992, la mezquita Al-Farooq se había convertido en un refugio para los veteranos musulmanes de la gran Jihad en Afganistán, a los que la CIA concedió pasaportes especiales para entrar en los Estados Unidos.

 

LOS NUEVOS AMIGOS DE LA CIA

 

Ante los gastos crecientes que estaba ocasionando la guerra encubierta en Afganistán junto con la necesidad de apoyo permanente a los escuadrones de la muerte en América Latina y la Red Gladio de Europa Occidental la CIA tuvo que forjar nuevas alianzas. De tal modo que la Agencia encargó a su agente destinado en Latinoamérica, Dewey Clarridge, establecer vínculos con el narcotraficante hondureño Juan Matta Ballesteros, quien operaba en la aerolínea SETCO la cual tenía un acuerdo con la CIA para transportar narcóticos a pandillas que estaban al norte de la frontera. La CIA también gestionaba un almacén de armas en Honduras que estaba a cargo de dos agentes de la CIA: el conocido Oliver North y Richard Secord. Los acuerdos comerciales de la CIA también se extendieron a otros capos de la droga, entre ellos Miguel Ángel Félix Gallardo, el “padrino del negocio de la droga de México”, cuyo rancho se convirtió en un campo de entrenamiento para ejércitos guerrilleros de extrema derecha y Miguel Nazar Haro, líder del Cártel de Guadalajara, el más poderoso narcotraficante de México

Al igual que sucedió con la Operación Helliwell en los años cuarenta-cincuenta (siglo XX), cuando con la naciente Red Gladio EEUU decidió organizar alianzas con la mafia norteamericana y traficar con droga para llevarla a los ghettos de Harlem y así subvencionar el crimen organizado desde el Estado, cincuenta años después se utilizó el mismo modus operandi. Williams es concluyente a este respecto: En 1990, más del 75 por ciento de toda la cocaína que entró a Estados Unidos llegó a través de México. México también se convirtió en una fuente principal de heroína, marihuana y metanfetaminas. El negocio estaba generando 50 mil millones de dólares al año. De este modo, la CIA había encontrado una fuente de financiación para aumentar su tráfico de heroína en coalición con los traficantes turcos y la mafia siciliana. La nueva alianza significó que la Agencia podría lanzar operaciones aún más ambiciosas que la del propio Gladio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s