Estudio sobre las vacunas COVID19 muestra fuerte asociación con muerte cardiovascular

En su boletín de agosto-diciembre de 2021, la revista japonesa Med-Check que, según reza en su web, ofrece información rigurosamente independiente, científica y fiable para la toma de decisiones informadas sobre el tratamiento y la atención sanitaria (a su vez publicada por el Instituto Japonés de Farmacovigilancia (NOPJIP)), determina de forma consistente un nexo entre muerte cardiovascular y vacunas contra la Covid19. Med Check afirma estar financiado solamente por sus suscriptores. Sin publicidad, sin accionistas y sin patrocinadores. Esto último, la no financiación por grupos de poder, ya sean lobbies empresariales farmacéuticos o de cualquier otro tipo, es clave para su independencia y fiabilidad. He traducido algunos de los aspectos más relevantes del informe (sin pararme en la mayoría de los detalles técnicos). Ciencia basada en la evidencia.

Med-Check, en el apartado Reacciones adversas a la vacuna Covid-19, establece una fuerte asociación de estas vacunas con ictus hemorrágico y trombosis venosa. En el resumen inicial podemos leer (cito textual):

• Se analizaron 196 casos de muerte notificados tras la inoculación de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech (COMIRNATY) antes del 9 de junio en Japón. El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón (MSTB) prácticamente negó la causalidad de todos los casos sin realizar un análisis epidemiológico adecuado.

• Se calculó la Mortality Odds Ratio (MOR, o probabilidad de ocurrir un evento mortal) como indicador de desproporción en la causa de muerte. Se compararon las probabilidades de causa de muerte tras la inoculación y la muerte en las estadísticas vitales japonesas en 2019 como población de control no vacunada. La MOR se obtuvo utilizando las cifras de muerte por sistema no cardiovascular como causas de referencia para dos grupos de edad: trabajadores médicos vacunados (de 20 a años74 de edad) y ancianos ( ≧ 65años) por separado.

• De las 31 muertes entre los trabajadores médicos vacunados (de ambos sexos), 26 (84%) murieron por enfermedades cardiovasculares, como ictus, infarto de miocardio, trombosis venosa y embolia pulmonar (TV/EP) e insuficiencia cardíaca, mientras que el 22% murieron en la población general. La MOR es de 19,4 (p<0,0001). La MOR de ictus hemorrágico (40,7) y de TV/EP (114,0) fue extremadamente alta.

• De los casos de muerte de ancianos vacunados notificados, el 69% murió por causas cardiovasculares, mientras que el 26% murió en la población general. La MOR es 5.9 (p<0,0001). La MOR de ictus hemorrágico (12,8) y de TV/EP (24,9) también fue muy elevada.

• Estos datos sugieren que la vacunación con COVID-19 está estrechamente relacionada con el riesgo de muerte por causas cardiovasculares, especialmente el ictus hemorrágico y la TV/EP. El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social de Japón (MSTB) anunció que que habían recibido 1312 informes de muerte después de la vacunación por COVID-19 al 15 de octubre de 2021.

Con respecto a 2 informes de casos de muerte por accidente cerebrovascular hemorrágico, incluida la hemorragia subaracnoidea, después de la vacunación con COVID-19 de trabajadores médicos en Japón, Med Check advirtió (traducido en lenguaje coloquial español) que “no hay dos sin tres» en el MedCheck No. 193 (31 de marzo de 2021). Después de la advertencia, el número de informes de casos de muertes por vacunación ha ido aumentando. Desde el 12 de abril de 2021, se inició la vacunación a los ancianos (≧ 65), y al 4 de junio se reportaron un total de 196 casos de muerte, según los datos publicados por el MSTB el 9 de junio.

El número de casos de muerte de trabajadores médicos fue de 31 (17 mujeres, 14 hombres) el 4 de junio. Un total de 11 de ellos (10 mujeres y 1 hombre) sufrieron un accidente cerebrovascular hemorrágico, incluidas 8 hemorragias subaracnoideas y 3 hemorragias intracerebrales. Además, se observa que se reportaron muchas muertes por causas cardiovasculares como ictus isquémico, infarto de miocardio, trombosis mesentérica, parada cardiopulmonar súbita, insuficiencia cardíaca e incluso trombosis venosa con embolia pulmonar.

El MSTB virtualmente negó la causalidad de todos los casos solo por la información de los informes de casos. En el MSTB no han realizado un análisis epidemiológico adecuado y solo dicen que la tasa de mortalidad de los vacunados por accidente cerebrovascular hemorrágico es menor que la de la población general y que, por lo tanto, la vacunación no está relacionada con el aumento del riesgo de mortalidad por accidente cerebrovascular hemorrágico.

Sin embargo, nunca toman en cuenta que los vacunados son mucho más saludables y tienen una tasa de mortalidad más baja que la población general. Este es el «sesgo de usuario sano» o «efecto de vacunación sana», un ejemplo típico de sesgo de confusión, que MedCheck ha enfatizado repetidamente. Se usó un método epidemiológico «razón de probabilidades de mortalidad (MOR)» para detectar la desproporcionalidad de la causa de muerte.

Este método se basa en el siguiente principio: si una exposición induce una enfermedad específica que conduce a la muerte, las probabilidades de mortalidad de interés (causa de muerte de interés / otras causas) en el grupo de exposición son significativamente más altas que en el grupo no expuesto. En el caso de la vacuna COVID-19, si las probabilidades de una causa particular de muerte en personas vacunadas son significativamente más altas que en la población general, puede haber un vínculo causal entre la causa de muerte y la vacuna COVID-19.

En general, cuando hay 3 o más eventos, y el índice de notificación proporcional (PRR) es superior a 2.0 con significación estadística, se sugieren señales de notificación desproporcionada. En el caso de que se apliquen la razón de probabilidades de notificación (ROR), MOR o razón de mortalidad proporcional (PMR), las señales de notificación desproporcionada pueden ser las mismas. No hemos experimentado una vacuna de este tipo que esté dirigida a casi todas las edades adultas durante el mismo período. Tampoco es posible comparar reacciones adversas con otros fármacos distintos de las vacunas.Por lo tanto, utilizamos los datos de mortalidad de las estadísticas vitales en 2019 como control de la mortalidad no expuesta.

Para no transcribir todos los datos técnicos de este estudio (al que remito en el link del final), el cual contiene 4 artículos separados sobre reacciones adversas a las vacunas Covid19, diremos a modo de resumen que (siempre citando textualmente cada uno de ellos):

• No hay evidencia de los resultados de los ensayos clínicos de que la vacuna haya aumentado o reducido la mortalidad general. Si aumenta, lo anterior se subestima y no debería afectar el juicio de que las personas vacunadas son más saludables que la población en general. Tampoco hay posibilidad de que la muerte por COVID-19 en trabajadores médicos vacunados haya disminuido dentro de los 30 días posteriores a la segunda dosis. Por lo tanto, en cualquier caso, la principal razón del muy bajo riesgo de muerte después de la vacunación en los trabajadores médicos es simplemente porque están sanos. Es decir, los trabajadores médicos vacunados son entre 10 y 15 veces más saludables que la población en general.

• El Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón anunció que entre los 919 reportes de casos de muerte post-vacunación, al 30 de julio de 2021, se negó causalidad con vacunación en 3 casos, y para los 916 casos restantes, no se pudo evaluar la causalidad por falta de información. u otras razones. Sin embargo, el propio MSTB declaró en una sesión de preguntas y respuestas sobre la clasificación de eventos adversos que los casos de «causalidad desconocida» deben clasificarse como «No se puede negar la causalidad». La proporción de muertes por enfermedades vasculares, incluido el accidente cerebrovascular hemorrágico, después de la vacunación con COVID-19, es desproporcionadamente mayor en comparación con la población general.

[Explicación del funcionamiento de la vacuna ARNm]: La vacuna de ARNm está encapsulada en nanopartículas lipídicas. Después de la inyección, a través de los vasos linfáticos, ingresa al torrente sanguíneo y es captado por las células inmunitarias (macrófagos) donde se produce la proteína de espiga y se libera en el torrente sanguíneo. Las nanopartículas de lípidos que contienen ARNm pueden introducirse en algunas células endoteliales, quizás mediante endocitosis en la que se pueden producir proteínas de espiga y liberarlas en el torrente sanguíneo. Las proteínas de espiga liberadas y circulantes en el torrente sanguíneo se absorben en las células endoteliales vasculares desde el sitio donde el receptor ACE2 es abundante en la superficie interna de los vasos sanguíneos. De manera similar a la infección, las células endoteliales que están «como si estuvieran infectadas» por nanopartículas de proteínas y/o lípidos que contienen ARNm son reconocidas como cuerpos extraños por el sistema inmunológico del huésped, y son atacadas y eliminadas.

• Los niños y las personas de 20 años tienen menos receptores ACE2 y son mucho más seguros que las personas mayores. Las células endoteliales que contienen sustancias extrañas están sujetas a «ser eliminadas» por el sistema inmunológico. Alrededor del endotelio dañado, la sangre se coagula y se forman trombos seguidos de infarto de miocardio y/o accidente cerebrovascular isquémico. Si el daño de una superficie interna de un vaso sanguíneo es grave en una arteria grande, puede ocurrir un aneurisma disecante o la ruptura de un aneurisma pequeño. Si un pequeño aneurisma se rompe en el espacio subaracnoideo se produce sangrado subaracnoideo. Si una arteria muy pequeña se rompe dentro del cerebro, se produce una hemorragia intracerebral.

• Con respecto a las vacunas de Pfizer, la miocarditis ha sido un problema en los Estados Unidos. El accidente cerebrovascular hemorrágico, la trombosis arterial, así como el aneurisma disecante y la trombosis venosa y/o la embolia pulmonar pueden estar todos relacionados causalmente con la vacunación de COVID-19. Por tanto, el hecho de que el número de días hasta las muertes después de la inoculación es similar al período de incubación de COVID-19 en los trabajadores médicos o personas menores de 65 años es biológicamente plausible y esto también apoya la causalidad.

El riesgo de mortalidad de la vacunación es 7 veces mayor que el propio Covid-19 en jóvenes mayores de 20 años. Se produjeron casos como los siguientes:

  • Hombre de 25 años: Se informó que se suicidó debido a actitudes psicópatas. Sin embargo, en realidad murió accidentalmente debido a un comportamiento anormal debido a un delirio febril después de la vacunación.
  • Mujer de 26 años: Fue encontrada muerta en su casa 4 días después de la vacunación. La tomografía computarizada post-mortem reveló hemorragia subaracnoidea y hemorragia cerebelosa.
  • Hombre de 26 años: Fue encontrado muerto 5 días después de que su familia lo vacunara. La tomografía computarizada postmortem no mostró lesiones y se le diagnosticó parada cardiopulmonar.

El daño de la vacunación en los niños puede ser enorme. No hubo muertes debido a la infección por COVID-19 menores de 20 años hasta el 1 de septiembre de 2021. Si los niños de este grupo de edad son vacunados, la inoculación puede causar la muerte. El riesgo de mortalidad por vacunación puede ser menor en los niños que en las personas >= 20 años. Aun así, la razón de riesgo de mortalidad en Japón no se puede calcular porque el número de muertes por COVID-19 es «0» hasta el 1 de septiembre de 2021

• Se interrumpió el ensayo clínico de la vacuna de AstraZeneca para niños de 6 a 17 años. Se debió a 79 casos de trombosis con trombocitopenia, de los cuales 19 fallecieron (se notificaron en adultos) como anunció la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido (MHRA) el 7 de abril de 2021. De acuerdo con un informe sobre un brote en Massachusetts, se diagnosticó COVID-19 a más personas vacunadas que a personas no vacunadas, la mayoría de las cuales estaban infectadas con la cepa delta: razón de probabilidades io = 1.26, p = 0.025

El riesgo de mortalidad por la cepa delta COVID-19 no es alto. Es mucho más baja que la tasa de mortalidad de casos (casi 6%) en mayo de 2020 en los Estados Unidos. Aunque la cepa delta es muy infecciosa, no parece ser muy tóxica al menos en los EE. UU., donde 1 de cada 9 personas ya han tenido confirmada la tasa de letalidad general de COVID-19, que es del 1,68% el 19 de agosto, y la mayoría de las personas se han infectado al menos una vez con el SARS-CoV-2.

Incluso si los niños, adolescentes y personas de 20 años están infectados, es naturalmente leve o asintomático porque tienen menos receptor ACE2 del SARS-CoV-2 que los adultos, especialmente las personas mayores. Es ridículo considerar la vacunación de los escolares. 3 adolescentes murieron en Japón tras ser vacunados. Se sospecha un vínculo causal.

El accidente cerebrovascular hemorrágico y la causa arterial es desproporcionadamente alta en los adolescentes Entre los adolescentes, 2 de las 3 muertes fueron muertes súbitas debido a hemorragia cerebral y trombosis de la arteria abdominal. La probabilidad de producirse un evento letal (MOR) por accidente cerebrovascular hemorrágico se hizo comparando causas no cardiovasculares ya que la referencia es 58,3 (IC95%: 3,5-957, p <0,0001) y por causa arterial MOR = 252,5 (IC del 95%: 14,1-4523, p <0,0001).

• La tasa de mortalidad es mayor en los vacunados que en la población general La proporción de muertes notificadas entre los vacunados es de 0,68 por millón (3/4,4 millones de vacunados). Los 3 adolescentes anteriores murieron en un lapso aprox. de 8 días. Además, algunos de ellos morirán durante el año siguiente a la inoculación.

• La tasa de mortalidad de las muertes después de la vacunación es aproximadamente 3 veces mayor que la de COVID-19 (P = 0,148). La asociación no es estadísticamente significativa, pero significa que del 80 al 90% puede considerarse correcta, y si la muerte ocurre posteriormente, la asociación puede volverse significativa.

• Por lo tanto, parece mejor pensar que el riesgo de muerte por vacunas es aproximadamente 3 veces mayor para los niños y adolescentes que la muerte por COVID-19. Los reguladores continuarán respaldando la vacunación en niños, pero estos datos sugieren que el riesgo de vacunar a niños y adolescentes supera los beneficios.

FUENTE:

Haz clic para acceder a Med%20Check%20Tip-20-2021-08&12.pdf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.