¿Qué sucedió realmente en Katyn? (2)

 

006_Sovetskoe_rassledovanie

 

LAS PRUEBAS DE LA FARSA NAZI-POLACA

Durante el período de los tratados fronterizos y de no agresión soviético-alemanes, desde el 23 de agosto de 1939 hasta el 22 de junio de 1941, las agencias de seguridad del estado de la URSS descubrieron 66 estaciones de inteligencia alemanas en territorio soviético y 1.569 agentes alemanes, de los cuales 1.338 estaban las regiones de Ucrania y Bielorrusia, así como en los países bálticos. Además, más de 5.000 agentes alemanes fueron neutralizados directamente en la frontera y alrededor de 50 destacamentos de la OUN (organización de paramilitares nazi-ucranianos) entrenados por la inteligencia militar alemana fueron desarticulados.

En ninguno de los casos anteriores se confiscó documento alguno por las autoridades soviéticas y ni una sola vez de ninguno de los arrestados se recibió información de que los agentes alemanes, al menos una vez, informaran a Berlín sobre “represalia” alguna de los chekistas soviéticos contra oficiales polacos. Pero según la falsificación histórica conocida, la ejecución de miles de prisioneros de guerra polacos por miembros de la policía secreta soviética, o Comisariado soviético para Asuntos internos, NKVD, supuestamente se cometió en la primavera de 1940.

Es más, durante la campaña de liberación en Ucrania occidental y Bielorrusia occidental, los soviéticos se incautaron de documentos de la “Platsuvka” (departamento de inteligencia polaco), que se dedicaba al espionaje en las regiones fronterizas de la Unión Soviética. Resultó que la “Platsuvka” tenía agentes no solo en Ucrania (Kiev) y en Bielorrusia (especialmente en las regiones fronterizas), sino incluso en la parte posterior profunda de la URSS, en Siberia (Novosibirsk) y en Asia Central (en Tashkent).

Antes del ataque alemán a la URSS (1941), ninguno de los agentes polacos de la “Platsuvka” que operaban cerca de la frontera de la URSS había informado sobre hechos de la supuesta masacre de oficiales polacos capturados por los órganos de seguridad del Estado soviético. Si hubiera habido la menor señal de esto, la rusofobia se habría apoderado de todo el mundo a través de todos los canales diplomáticos.

Igualmente, antes del ataque de la Alemania nazi a la Unión Soviética, los militares polacos, que se convirtieron en prisioneros de guerra estaban bajo la protección de la Convención de Ginebra del 27 de julio de 1929 sobre la mejora de la condición de los heridos y enfermos en los ejércitos activos. La Unión Soviética se unió oficialmente a esta convención un año después, el 12 de julio de 1930. El registro legal completo de esta adhesión fue llevado a cabo por el Comisario Popular de Asuntos Exteriores de la URSS Maksim Litvinov, el 25 de agosto de 1930. La Unión Soviética observó estrictamente las disposiciones de esta convención.

Durante las negociaciones de julio de 1941 con el embajador soviético en Londres, Ivan Mikhailovich Maisky, sobre la conclusión entre la URSS y Polonia de un pacto de asistencia militar mutua contra la Alemania nazi, tampoco se planteó ninguna pregunta al respecto. Por el contrario, los polacos exigieron insistentemente la liberación completa de todos sus ciudadanos que estaban en cautiverio soviético. Exigiendo su liberación, los polacos sabían conscientemente que los soviéticos no habían disparado a ninguno de sus prisioneros.

Ante la obstinación de la parte polaca, y con la sanción de Stalin, la anterior formulación se reflejó en un protocolo especial al pacto firmado el 30 de julio de 1941. En él se decía que el gobierno de la URSS “otorgaría la amnistía a todos los ciudadanos polacos que actualmente están encarcelados en territorio soviético como prisioneros de guerra, o por otros motivos” (Política exterior de la Unión Soviética durante la Guerra Patriótica”, Moscú, 1944, vol. I, p. 121).

Así pues, a partir de ese momento, la inteligencia militar polaca no tenía ninguna información sobre el “asunto Katyn” y solo por la simple razón de que los oficiales de seguridad soviéticos no organizaron tal barbarie. En otro caso, una red de agentes polacos en estos territorios habría registrado el tiroteo de varios miles de oficiales polacos, especialmente desde que la inteligencia polaca los estaba monitoreando en secreto.

Hasta el 15 de junio de 1941, 225.791 prisioneros y 16.371 prisioneros de guerra polacos, incluidos oficiales, fueron utilizados en la construcción de aeródromos en los distritos fronterizos occidentales soviéticos, algo que aparece datado en los Archivos estatales de la Federación Rusa (9414. Op. 1. D. 1165. L. 60). El Abwehr (la inteligencia nazi) sabía con certeza que todos los oficiales polacos estaban vivos y los soviéticos los estaban utilizando para construir instalaciones defensivas en los distritos fronterizos occidentales. En la confusión de los primeros momentos de la guerra, los prisioneros de guerra polacos cayeron en las garras de los nazis y luego en la misma tragedia en Katyn.

Durante los años de la ocupación de Smolensk (la zona de las supuestas ejecuciones soviéticas) por los invasores nazis, éstos llevaron a cabo dos “barridos” de la zona. En agosto-diciembre de 1941, las temidas unidades de las fuerzas especiales nazis, las Einsatzgruppen, lograron desalojar de Smolensk y sus alrededores a los enemigos del Tercer Reich: es decir, a los bolcheviques, a los judíos y a los oficiales polacos que, circunstancialmente, estaban en la retaguardia de las tropas alemanas. Antes de abandonar Smolensk, los alemanes asesinaron a los testigos que sobrevivieron casualmente a la tragedia de Katyn.

En marzo de 1942, los residentes de la aldea de Kozy Gory, en la región de Smolensk, informaron a las autoridades de ocupación alemanas sobre un lugar donde había una fosa común con tropas polacas. Los polacos que trabajaban en el pelotón de la construcción desenterraron varias tumbas e informaron de ello al comando alemán, que inicialmente reaccionó con total indiferencia.

Sin embargo, el 13 de abril de 1943, la radio alemana decidió dar publicidad al hecho e informó sobre el lugar de enterramiento donde habían encontrado unos 10 mil oficiales polacos. El cálculo de los nazis había sido realizado de manera bastante burda: tomaron en cuenta el número total de oficiales del ejército polaco antes de la guerra, de donde dedujeron los soldados que estaban “vivos” del ejército del general polaco Wladyslaw Anders. Todos los demás oficiales polacos, según los alemanes, fueron fusilados por el NKVD en Katyn.

Joseph Goebbels, el “propagandista-Jefe” del Tercer Reich, logró un efecto aún mayor de lo que había previsto originalmente. La ejecución de Katyn fue emitida mediante la clásica propaganda alemana de “atrocidades bolcheviques”. Es obvio que los nazis, acusando al lado soviético del asesinato de prisioneros de guerra polacos, intentaron desacreditar a la Unión Soviética a los ojos de los países occidentales.

A mediados de abril de 1943, la Alemania nazi había lanzado una de las mayores campañas para desinformar a la comunidad internacional. El objetivo de Goebbels era global: los nazis tenían la intención de que los aliados de la coalición anti Hitler se enfrentaran entre sí. El método de implementación fueron las acusaciones contra la URSS de la supuesta masacre de oficiales polacos en Katyn.

El 17 de abril, Goebbels dijo: “Con el asunto Katyn, logramos hacer una gran división en el frente enemigo. El gobierno polaco emigrado en Londres está aprovechando esta oportunidad para atacar a los soviéticos”. Unos días después del mensaje de Goebbels en Radio Berlín, el Reichsminister pidió “saturar todos los debates políticos internacionales con el asunto Katyn” y atacó a los “sinvergüenzas judíos de Londres y Moscú”:

Hablando sobre la investigación de Katyn, Goebbels enfatizó lo siguiente: “Los oficiales alemanes que asuman el liderazgo deben ser personas exclusivamente preparadas políticamente y con experiencia para que puedan actuar con destreza y confianza. Los periodistas también deberán ser así. Nuestra gente debería estar allí con antelación, para que en el momento de la llegada de la Cruz Roja todo esté preparado, para que en caso de un posible giro indeseable de los acontecimientos podamos intervenir en consecuencia”.

El 5 de octubre de 1943, la URSS contraatacó con la creación de una comisión especial a cargo del NKVD, bajo el liderazgo del Comisario del Pueblo para la Seguridad del Estado, Vsevolod Merkulov, y el Vicecomisario del Interior del Pueblo, Sergei Kruglov. A diferencia de la comisión alemana, la comisión soviética abordó el caso con más detalle, incluida la organización de interrogatorios de testigos. Se entrevistó a 95 personas. Como resultado, se descubrieron varios detalles interesantes que se exponen a continuación.

  • Antes de que comenzara la II Guerra Mundial, tres campos de prisioneros de guerra polacos estaban estacionados al oeste de Smolensk. Los oficiales y generales del ejército polaco, gendarmes, policías y oficiales capturados en Polonia fueron ubicados en ellos. La mayoría de los prisioneros de guerra fueron utilizados para realizar obras viales de diversa dificultad.
  • Cuando comenzó la guerra, las autoridades soviéticas no tuvieron tiempo de evacuar a los prisioneros de guerra polacos de los campos. Entonces, los oficiales polacos quedaron en cautiverio alemán, y los alemanes continuaron utilizando el trabajo de los prisioneros de guerra polacos en trabajos de construcción y carreteras.
  • En 1940, había cesado la correspondencia con los prisioneros de guerra polacos que se encontraban en el territorio de la Unión Soviética y muy probablemente en agosto-septiembre de 1941, el comando alemán decidió disparar a todos los prisioneros de guerra polacos detenidos en los campos de Smolensk, bajo el mando del teniente coronel Arnes (o Arens) el teniente senior Reckst y el teniente Hott. La sede de este batallón se encontraba en la aldea de Kozy Gory.
  • En la primavera de 1943, los nazis utilizaron a prisioneros de guerra soviéticos para excavar tumbas donde habían sido asesinados los oficiales polacos. Tras las excavaciones, recogieron de las tumbas todos los documentos que databan de la primavera de 1940. Así que la fecha de la presunta ejecución de prisioneros de guerra polacos por los soviéticos fue “ajustada” a lo que deseaban los nazis. Los alemanes posteriormente asesinaron a los prisioneros de guerra soviéticos que estaban realizando las excavaciones para exhumar los cuerpos de los polacos y obligaron a los residentes locales a testificar a favor de los alemanes.

El 12 de enero de 1944, se estableció en la URSS una comisión especial para establecer e investigar las circunstancias de las ejecuciones masivas en el bosque de Katyn bajo el liderazgo del forense principal del Ejército Rojo, uno de los fundadores de la neurocirugía en la URSS, héroe del trabajo socialista, el académico Nikolai Burdenko. La comisión incluyó a destacados especialistas médicos y patólogos.

Se realizó una autopsia de tumbas en las que se encontraron una gran cantidad de cadáveres con uniformes militares polacos. El número total de cuerpos según el cálculo de expertos forenses fue de aproximadamente 11.000. Se realizó, asímismo, una encuesta a numerosos testigos de la población local. Burdenko escribió a Molotov: “Cuando estaba en Orel, como miembro de una comisión gubernamental, desenterré cerca de 1.000 cadáveres y descubrí que 200 ciudadanos soviéticos disparados tenían las mismas heridas que los oficiales polacos”.

A finales de 1945, los principales expertos polacos en medicina forense, los profesores Jan Olbricht y Singilevich, demostraron que fueron los alemanes quienes dispararon a los prisioneros polacos cerca de Katyn, aunque no en la primavera de 1941 sino en el otoño. Sus conclusiones sobre las causas de la muerte de los polacos se confirman con los testimonios de soldados alemanes que dispararon a los oficiales polacos.

En 1946, se presentó un informe de la comisión al Tribunal de Nuremberg. El tribunal no culpó de los crímenes a la URSS. La acusación de la culpabilidad nazi en el asesinato de oficiales polacos indicaba claramente: “En septiembre de 1941, los nazis llevaron a cabo asesinatos en masa de prisioneros polacos en el bosque de Katyn, cerca de Smolensk”. Por lo tanto, era responsabilidad de Hitler Alemania la comisión de este crimen

La sorprendente uniformidad de las heridas y la ubicación del disparo en una parte muy limitada del hueso occipital permite concluir que el disparo fue realizado por una mano experta. Burdenko también compiló una colección de 25 cráneos ejecutados por alemanes de ciudadanos rusos para establecer la indudable identidad de las heridas con las que se encontraron en los cadáveres en el bosque de Katyn.

Todos los polacos ejecutados, como los rusos en Orel y como 700 pacientes de un hospital psiquiátrico de Voronezh, fueron asesinados con una pistola policial estándar alemana, que estaba en servicio en la Gestapo. Las mismas cuerdas con las que se ataban las manos y el cuello a los polacos resultaron ser alemanas ya que el tipo de hilo utilizado no se produjo en absoluto en la URSS en aquellos años. Y el nodo utilizado en la unión de las cuerdas también era muy característico de la Gestapo.

Pero sin duda, el testimonio más incontrovertible, científico, detallado y verídico que detruye la versión propagandística que idearon los nazis y que asumió Polonia, junto a Occidente, es la del profesor de Medicina forense checo František Hájek, quien expuso el 9 de julio de 1945, ante la Sociedad de medicina de Praga, todas las mentiras e incongruencias flagrantes de los nazis, utilizadas con posterioridad por la propaganda anticomunista de Occidente.

Hajek, tras el “descubrimiento” por los nazis en la primera quincena de abril de 1943 de fosas comunes de oficiales polacos ejecutados en un bosque cerca de Katyn, en la región de Smolensk de la URSS, fue notificado por el Ministerio del Interior de la Checoslovaquia ocupada por el III Reich, de que debía partir hacia Berlín junto a otros miembros de diferentes países (entre ellos un español), también expertos en medicina forense, para formar una Comisión con el objeto de participar en el examen de las tumbas encontradas.

Hájek, advierte en la introducción a su exposición científica de 1945 sobre la masacre de Katyn que, en su calidad de miembro de la Comisión nombrada por los nazis “no tuve la oportunidad de expresar mi propio punto de vista y me vi obligado a firmar todo lo que me ofrecieron”.

Hájek tuvo que firmar el llamado Protocolo de Katyn, hecho a medida de los nazis, donde se asumía la autoría soviética de la matanza de miles de oficiales polacos. Hájek es concluyente a este respecto: “A todos nos quedó claro que si no hubiéramos firmado el protocolo elaborado por los profesores Butz, de Wroclaw, y Orsos, de Budapest, entonces nuestro avión nunca habría regresado”. Hájek fue interrogado por ello por las autoridades soviéticas al finalizar la guerra, pero fue exonerado de cualquier responsabilidad ya que entendieron las circunstancias en que se había producido.

En la introducción a su testimonio Hájek deja claro que no hay ningún interés por su parte de ser parcial en su informe: “Quizás alguien objetará esta idea con el hecho de que puedo estar influenciado por un sentimiento de gratitud hacia los rusos que liberaron a nuestro pueblo y, por lo tanto, no puedo hablar de otra manera. Sin embargo, mi objetivo es que un historiador al que le gustaría tratar los sucesos de Katyn tenga argumentos documentados que daré”

Para Hájek, después de presenciar in situ (Katyn) las tumbas de los soldados polacos asesinados, examinar algunos cuerpos y recabar extensamente toda la información disponible, incluida tanto la de los testigos que propusieron los alemanes como los aportados por la comisión soviética, no tiene ninguna duda al respecto: “el testimonio recibido por los alemanes está lleno de contradicciones, mientras que el testimonio recibido por la comisión rusa es más definitivo, aunque en este caso ninguno de los testigos vio las ejecuciones con sus propios ojos.”

Por ejemplo, según el informe oficial alemán, la prueba decisiva con respecto al descubrimiento de las tumbas es el testimonio de un campesino ruso de 72 años, Parfen Kiselev, del cercano pueblo de Kozy Gory quien hizo un relato describiendo cómo oficiales del NKVD “sin duda habían disparado a los soldados polacos”, aunque no había sido testigo directo de la matanza (como el resto de testigos propuestos por la parte alemana y soviética).

Kiselev, según Hájek, “testificó que en el otoño de 1942 los alemanes lo convocaron dos veces para presentarse a la Gestapo en Gnezdovo, le dijeron que en 1940 elementos del NKVD habían disparado contra oficiales polacos y le exigieron que testificara a favor de esta versión. Cuando le ofrecieron un protocolo con las palabras: “O lo firmas o te destruimos”, se asustó y lo firmó”. Este era el grado de fiabilidad de los testigos propuestos por los nazis, en el que se han basado las fuentes occidentales.

Dado que es muy extenso el testimonio de Hájek, me limitaré a señalar solamente algunos datos relevantes que cita el profesor checo en su informe de 1945. Por ejemplo, el relativo a la munición utilizada para ejecutar a los oficiales polacos. Dice Hájek que “muy importante e interesante es el hecho de que los oficiales polacos fueron ejecutados con cartuchos de fabricación alemana”

“Dichos cartuchos se fabricaron en 1921-1931. en la fábrica de armas Gustav Genschow et somp., en Durlach, cerca de Karlsruhe (Alemania). La firma informó que efectivamente había fabricado estos cartuchos, pero debido al Tratado de Versalles [Alemania] no tuvo oportunidad de adquirir un arsenal, y supuestamente exportó dichos cartuchos, entre otros estados, a Polonia, los países bálticos y la URSS. Por lo tanto, los cartuchos de fabricación alemana podrían haber ingresado a Rusia no solo como un trofeo después de la ocupación de Polonia en 1939, sino también a través de entregas directas”

“Aunque tal explicación es posible, dice Hájek, llama la atención, sin embargo, que según esta versión los rusos usaran cartuchos de hace casi 20 años. Para los alemanes, sería decididamente mejor [nótese el sarcasmo] si los oficiales polacos fueran disparados con armas de fabricación rusa”

Otro hecho que especifica Hájek, y que desmonta la fábula nazi, es el relativo a la aparición de agujeros en la ropa de algunos de los cadáveres polacos. Señala con precisión Hájek que “los alemanes afirmaron que estos agujeros se hicieron con bayonetas rusas de cuatro bordes, que se utilizaron para llevar a las víctimas al lugar de ejecución. Aunque las bayonetas rusas son tetraédricas, tienen una punta en forma de cincel, y a juzgar por el hecho de que ninguna de las heridas penetra profundamente en el cuerpo, sino apenas debajo de la piel, es difícil afirmar que los agujeros fueron hechos por este arma. ¿Y por qué, entonces, unos agujeros eran redondeados, otros aparecían cortados y otros con cuatro puntas, si se hacían con la misma herramienta? Esta evidencia es muy poco confiable y se evapora”

El documento más significativo que consideraron los alemanes es el diario del mayor polaco Solsky, del que Hájek dice que “es bastante sospechoso su contenido y está en conflicto con el testimonio de testigos y otras circunstancias analizadas. Es sospechoso que el diario pudiera mantenerse, por así decirlo, hasta el último momento antes de la ejecución. Por otro lado, la comisión rusa, durante la exhumación adicional de cadáveres, encontró un total de otros 9 documentos sobre varios de ellos que contenían fechas del 12 de septiembre de 1940 al 20 de junio de 1941, es decir. fechas del período en que, según los alemanes, los oficiales ya habían sido ejecutados”

Finalmente, para no extenderme más sobre las revelaciones de Hájek, que ningún historiador occidental se ha molestado en citar o refutar, el checo certifica con ciencia forense sobre la fecha exacta en que fueron disparados y enterrados los oficiales polacos.

“Es importante que en los cadáveres, en las ropas o en las tumbas, no se hayan encontrado insectos o sus formas de transición, como por ejemplo, larvas, pupas e incluso alguno de sus restos. La falta de formas de transición de insectos ocurre cuando el cadáver se entierra durante la ausencia de insectos, es decir, en el período que va desde finales de otoño hasta principios de primavera, y cuando ha pasado relativamente poco tiempo desde el entierro hasta la exhumación”

“Se sabe que incluso si el cadáver está lo suficientemente enterrado, el hedor del cuerpo en descomposición, que es diferente en diferentes etapas de descomposición de acuerdo con el desarrollo del proceso, atrae insectos de diferentes especies, cuyas larvas perforan el suelo y penetran en el cadáver“

“Los alemanes afirman que los oficiales polacos fueron asesinados en la primavera de 1940. Es decir, en el momento de la exhumación (1943) habían transcurrido tres períodos de verano, a saber, el verano de 1940, 1941 y 1942. Los insectos habrían entonces penetrado en los cadáveres con mayor probabilidad durante estos tres períodos que durante, digamos, solo el verano de 1942, y por lo tanto, al menos, quizás se podrían haber encontrad sus restos. Esta circunstancia también sugiere que los cadáveres fueron enterrados aproximadamente en el otoño de 1941”

“Como se desprende de las conclusiones anteriores, ninguna de las pruebas en las que se basan los alemanes es tan confiable como para resistir las críticas, y no prueba que los cadáveres permanecieron en el bosque de Katyn durante 3 años, sino que, por el contrario, todas las circunstancias indican que yacían allí de 1 a 1,5 años”

“Para concluir, recalco que publiqué este trabajo por mi propia iniciativa, que nadie me llamó para hacer esto, y no recibí órdenes para hacerlo de nadie, es decir, ni de instituciones checas ni rusas”

En el relato de Hájek hay que hacer constar una inexactitud: Smolensk fue liberada por las tropas soviéticas el 25 de septiembre de 1943, la decisión de crear la comisión Burdenko fue tomada por el Politburó del Comité Central del Partido Comunista de los Bolcheviques de toda la Unión el 12 de enero de 1944, no en 1943 como afirma el autor.

Por su parte, Elena Prudnikova e Ivan Chigirin en su libro Katyn, Una mentira que se ha convertido en historia, investigaron aspectos muy reveladores que también han pasado inadvertidos intencionadamente para los historiadores occidentales. Por ejemplo, estos autores señalan que todos los cadáveres encontrados en las tumbas en Katyn estaban vestidos con el uniforme del ejército polaco y llevaban insignias. Pero hasta 1941, a los prisioneros de guerra que estaban en manos de los soviéticos no se les permitía usar insignias.

Es decir, los oficiales polacos no podían estar con insignia alguna en el momento de su muerte, si es que realmente fueron fusilados en 1940 (que tal como afirma Hájek no fue así). Como la Unión Soviética no había firmado la Convención de Ginebra, no se permitía en los campos soviéticos de prisioneros de guerra la preservación de las insignias correspondientes al rango militar de los detenidos.

Aparentemente, los nazis no pensaron en este detalle crítico y ellos mismos ayudaron a exponer sus mentiras por lo que es altamente probable que los oficiales polacos fueron fusilados después de 1941 (o en otoño de 1941 como afirma Hájek), cuando Smolensk fue ocupada por los nazis. Estos hechos, por sí solos, ya destruyen toda la propaganda occidental que ha ayudado a lavar la cara y a eludir la responsabilidad del nazismo en Katyn.

Más pruebas a favor de la “teoría de la conspiración soviética”. El investigador armenio Ernest Aslanyan llama la atención sobre un detalle al que hizo referencia el forense checo Hájek: los prisioneros de guerra polacos fueron asesinados con armas de fuego fabricadas en Alemania. El NKVD de la URSS no usó nunca tales armas. Incluso si los oficiales soviéticos hubieran dispuesto de copias de las armas alemanas, de ninguna manera estaban en la cantidad utilizada en Katyn.

Es curioso que esta circunstancia decisiva, la utilización de armas de origen alemán, haya sido ignorada por los partidarios de la versión de que los oficiales polacos fueron asesinados por el NKVD. Cuando este dato fue expuesto en los medios de comunicación “se dieron algunas respuestas ininteligibles”, señala Aslanyan.

Otra versión parece más plausible: las ejecuciones de oficiales polacos en los campos de la región de Smolensk se llevaron a cabo, pero no a la escala de la que hablaba la propaganda de Hitler. Había muchos campos en la Unión Soviética donde se mantenían prisioneros de guerra polacos, pero en ningún lugar se llevaron a cabo ejecuciones en masa.

El historiador polaco Romuald Svyatek, el escritor checo Vaclav Kral y el historiador e investigador francés Alain Decaux en sus respectivos libros The Katyn Forest, Crime Against Europe y Los enigmas de la Historia, escriben que el tiroteo de soldados polacos capturados en Katyn fue ejecutado por los alemanes, mientras que el destacado escritor inglés Alexander Werth en la mundialmente famosa monografía Rusia en guerra, 1941-1945 (Londres: Barrie y Rockliff, 1964) deja claro a los lectores que las masacres de Katyn se llevaron a cabo con un técnica puramente alemana de matar oficiales que ya habían utilizado en otros lugares de ejecuciones masivas contra civiles.

El presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, tampoco creía en la versión de Katyn sobre la muerte de miles de oficiales polacos. Dijo que este había sido un trabajo de los nazis. El gobierno británico y la corte internacional en Nuremberg no lo apoyaron, a pesar de los intentos del nuevo presidente estadounidense Harry Truman de culpar a la Unión Soviética, un ardid para dar impulso a la guerra fría contra el Kremlin.

Una investigación sobre el “caso Katyn” de acuerdo con todas las reglas, con estricta observancia de todos los procedimientos necesarios, no se ha llevado a cabo. Los materiales de la comisión de Nikolai Burdenko no fueron estudiados ni reimpresos. Los diarios de Goebbels ignorados. No se creó una nueva comisión internacional para investigar el caso Katyn. No se realizaron investigaciones parlamentarias en Rusia. La Duma del Estado no estaba autorizada a adoptar una resolución relevante sin evidencia documental. Todos los materiales y pruebas materiales que critican la versión de Goebbels del tiroteo de oficiales polacos por el NKVD de la URSS son ignorados. Los nazis destruyeron los archivos alemanes sobre el “caso Katyn” antes de la rendición, junto con pruebas materiales y “testigos”. Solo se reconoce una versión: la alemana-polaca. ¿Coincidencia?

 

© copyright berlinconfidencial

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO QUEDA TOTALMENTE PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

FUENTES:

Elena Prudnikova e Ivan Chigirin “Katyn, una mentira que se ha convertido en historia” (solo en ruso), Año: 2019, Editorial: Olma Media Group (rusa); págs. 560

The Mystery of the Katyn Massacre, Grover Furr (libro), Kettering, OH: Erythros Press & Media, LLC, 2018

https://pynop.com/katyn.htm

Mentiras y Verdad (en ruso), de Viktor V. Fostiychuk y Mikhail N. Gavyuk, http://history.snauka.ru/2014/09/1153

https://www.initiative-communiste.fr/articles/culture-debats/documentaire-darte-sur-katyn-quand-les-bornes-et-les-frontieres-sont-franchies/

http://stalinism.narod.ru/docs/katyn/rasstrel.htm

Evidencia de Katyn. profesor František Hájek. 9 de julio de 1945

http://istmat.info/node/26224

https://katyn.ru/index.php?go=Pages&in=view&id=948

http://www.voskres.ru/army/publicist/shved.htm

http://katynfiles.com/

https://tverweek.com/obshchestvo/katyn-i-mednoe-voprosov-bolshe-chem-otvetov.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .