El Gladio español: ETA y la estrategia de tensión (4)

 

 

MELITÓN MANZANAS: ¿Y SI NO LE MATÓ ETA?

 

La marabunta etarra, ya retornando a los años sesenta, llega a las Asambleas organizándose el típico pitote de escisiones, disensiones y cábalas que se extenderán hasta los años setenta. En este sentido, dice Swing: Desde la escisión provocada por la V asamblea en diciembre del 66 y marzo del 67 y, sobre todo, tras la celebración en el verano del 70 de la VI asamblea, la máxima ocupación de los etarras hasta 1973 eran las luchas internas entre los defensores de una ETA nacionalista de derechas – ETA V o ETA M- y los de una ETA obrerista y “españolista”, -ETA VI o ETA PM-. ETA PM gana la asamblea y ETA M no acepta el resultado”.

Mientras tanto, “Acusan del atentado contra Melitón Manzanas y José Pardines a conocidos miembros de ETA PM que luego han sido considerados poco menos que estadistas, contra los que se celebra el juicio de Burgos el 3 de diciembre de 1970. Como medida de presión, Juan José Echave, contrabandista de Irún, que entonces es jefe de ETA-M, secuestra al cónsul alemán en San Sebastián el 1 de diciembre de 1970 equiparando la suerte de éste a la de los 16 acusados”

El proceso de Burgos fue uno de los más mediáticos de aquellos años, con amplia cobertura (y oposición) tanto dentro como fuera del país. El día de Navidad Echave libera al Cónsul alemán y “la sentencia, que confirma 9 penas de muerte, sale el 28 de diciembre. Las penas de muerte serán conmutadas por la intercesión de Andrés Cassinello (“San Dios”). El acusado del asesinato de Melitón Manzanas es Francisco Javier Izko de la Iglesia”

“Del juicio de Burgos salen una serie de “carismáticas” figuras políticas. Mario Onaindia y Eduardo (Teo) Uriarte serían dirigentes de Euskadiko Ezkerra y posteriormente del PSE-EE (Uriarte hoy está en Ciudadanos). Jokin Gorostidi e Itziar Aizpurua serían primeras espadas de Herri Batasuna. Antton Karrera se integraría en Ezker Batua Berdeak y en la actualidad (en 2012) es Parlamentario Vasco de esta formación política. Acabado el juicio de Burgos se monta el Faisán”

El caso de Izko de la Iglesia es cuanto menos peculiar. De la Iglesia, que había negado haber matado a Melitón Manzanas en 1970, según unas declaraciones que realizó al diario ELPAÍS, en 1977, abandonó su militancia en ETA y tenía una empresa. Dice Swing que “Izko estaba alejado de todo esto hasta que alguien decidió mandarle un mensajito”. El “mensajito” ocurrió treinta años después, el 20 de mayo de 2008.

Swing relaciona dos eventos para él no casuales. El 18 de mayo de 2008 salen en ELPAÍS unas manifestaciones de Andrés Cassinello diciendo que “Algunas cosas es mejor que no se sepan nunca”…A buen entendedor…Pues bien, dos días después “ETA” atentaba con una bomba contra el Club Marítimo de Getxo con una Citroen Berlingo perteneciente a…¡Izko de la Iglesia!”. ¿La relación de ambos hechos? Yo no las veo, pero igual Swing tenía más información (se nota que conoce muy bien el entramado cloaquero), entre otras, que tenía que existir alguna declaración previa por parte de Izko de la Iglesia de que iba a contar su pasado en ETA y de ahí que le enviaran un recado para “avisarle” de que podían meterle un “marrón.

Melitón Manzanas, jefe de la Brigada Político Social de San Sebastián, era un conocido torturador en aquella época y no sólo se ensañaba con los que caían en sus manos por motivos políticos, sino también por delitos sociales. Swing hace una reseña: “Dirigentes etarras de la época como Iñaki SaraskETA, o republicanos como el socialista Ramón Rubial, tuvieron oportunidad de comprobar los métodos de Manzanas. Pero Manzanas no se limitaba a la represión de actividades políticas. El nieto de un antiguo contrabandista irunés rememora las batallas del abuelo sobre la «saña» con que también trataba a los arrestados por dicho delito común.”

La muerte de Melitón Manzanas como obra de ETA, incuestionable para las narrativas oficiales del régimen franquista, y que ha sido asumida por todo el espectro político de hoy (por supuesto, también por el abertzalismo), no lo es para Swing que señala algunas fuentes de importancia que, de alguna forma, lo desmienten. En primer lugar, cita a uno de los acusados en el juicio de Burgos, Teo Uriarte, quien en unas declaraciones de 1998 afirmaba que “En cierta manera, los primeros sorprendidos de que efectivamente Manzanas es asesinado somos quienes nos movíamos en la pequeña ETA de aquellos momentos. Incluso se llega a plantear la autoliquidación de ETA. Uriarte sospecha, sin embargo, que «a los sectores más reaccionarios del franquismo la existencia de ETA les vino muy bien para reforzar la naturaleza represiva y autoritaria del Estado”. Pero ¿sólo benefició ETA a los sectores reaccionarios del franquismo o también se extendió ese “beneficio” a las cloacas “democráticas” del Estado español tras la muerte del dictador hasta la “disolución” de ETA en 2011?

En segundo lugar, Swing afirma, a propósito de la ejecución de Manzanas que “Iñaki Anasagasti dice que ETA no lo hizo. Los de EGI de la época dan en el clavo del asunto, fuera quien fuera el asesino, y dejando de lado la salsa rosa:

“EGI, las juventudes jeltzales, dijeron que el autor de la muerte de Manzanas fue un “carabinero” que vengaba así las cuentas pendientes que con él tenía, porque el comisario, amparado en su cargo, mantenía relaciones con la mujer de aquél”.

“Sólo hay uno que reconoce el asesinato de Melitón, sin decir quien lo hizo, pero insiste en que fue cruzar un rubicón. ¿Quién? Julen Madariaga, fundador de ETA, quien ya era un “estadista dinástico” y había montado Ikar en el 63 para lavar dinero de la financiación que, por lo visto, llegaba a manos llenas de Venezuela. Madariaga aparte de por los antecedentes de su padre y de su abuelo, de ser sobrino del lehendakari, y por ser fundador de ETA había sido elevado a la categoría de héroe indubitado tras el asesinato de Batarrita, -director técnico del equipo ciclista KAS- en 1961. Durante el juicio los GC que le asesinaron pusieron como disculpa que pensaban que era Madariaga y, por supuesto, salieron absueltos”.

La enredadera ETA es tan compleja y la sucesión de hechos tan sorprendente que Swing establece la premisa de que “En cualquier caso, para analizar el atentado de Melitón Manzanas es preciso situarse en agosto del 68, con ETA escindida, la muerte de Chavi EchavarriETA y la estrategia de tensión que, como dice Teo Uriarte, su muerte produjo. En medio de este clima aparece un impensable serial en las páginas de Hierro”. ¿Qué era Hierro? Un periódico de la Falange Española tradicionalista, por tanto prensa del Movimiento franquista, que se editaba en Bilbao y del que Swing hace una jugosa referencia.

“Contradictoriamente con el férreo control político que padecía la prensa, en el seno de un marco de limitación informativa celosamente vigilado por el Ministerio de Fraga, donde apenas aparecían grupos de oposición pacíficos, ETA gozó desde la prensa del régimen de una desaforada publicitación con géneros que rozaban el sensacionalismo”. 

Según Swing el serial de reportajes de “Hierro” sobre ETA “que va firmado con el seudónimo de Juan Pérez del Corral, parece haberse redactado durante el mes de julio de aquel año (1968), tomando como inicio la muerte de un guardia civil de tráfico (José Pardines), el ocho del mismo mes, y la inmediata muerte del activista que la llevó a cabo (Txabi Etxebarrieta). Se elabora en plena efervescencia política en Euskadi, provocada a causa de los funerales por el activista muerto que se intentaron extender a gran parte de la geografía de Vizcaya y Guipuzcoa y que obtuvieron la prohibición de los gobiernos civiles.”

Dicho artículo del medio falangista “Sale a la luz a dos días de la información sobre la muerte del jefe de la Brigada Político Social de San Sebastián (Melitón Manzanas). Es decir, se publica en pleno momento de interés hacia la organización autora del atentado. A lo largo de su lectura se hace evidente que la serie había sido preparada con anterioridad a la muerte del policía Manzanas, por lo que ésta no era el desencadenante de la misma. Por el contrario, el amplio reportaje tiene la misión de presentar a ETA de una manera más amplia y contextualizada”.

“Aunque pueda resultar una mera coincidencia, dice Swing, la estrategia de ETA que se describe en el reportaje estudiado es la misma que plantea el que fuera director general del Servicio Central de Documentación de Presidencia con Carrero Blanco (el SECED, el servicio de inteligencia de la dictadura), teniente coronel San Martín”, participante, como es sabido, años después en el intento de golpe de Estado –opereta- del 23 de Febrero de 1981.

“El desarrollo de ETA lo describe San Martín de la misma manera que este serial de la prensa del Movimiento: “Trazaron un programa cuyos objetivos se irían logrando sucesivamente, por períodos bienales a lo largo de ocho años. En los dos primeros bienios ETA se dedicaría a la propaganda y a la captación de militantes. En los otros dos años siguientes, a la recaudación de fondos, acopio de armamento y despliegue de comandos territoriales y en los dos últimos años, a la guerrilla urbana y rural que no finalizaría sino hasta la conquista del poder”(sic).

“En realidad, dice Swing, el asesinato de Melitón ha quedado en una nebulosa con tintes legendarios. Cuenta la leyenda que su asesino le espetó a Manzanas «Melitón, mira quién te mata”. A mí también me gustaría saberlo. Y aunque parece claro que ETA no lo hizo, lo que también está claro es que quién dió las órdenes a algún miembro de ETA, este no logró llevarlo a cabo…La orden la recibe el contrabandista de Irún (el etarra Echave) que se reunió a negociar con Galindo en el 84, un bar donde tenían la deferencia de invitar a algunos guardias civiles: el bar Faisán”.

Muerto Melitón, había vía libre para montar el Faisán de Joseba Elosúa y su apéndice blanqueador, la cooperativa Sokoa fundada por Madariaga, donde ocurren sucesos muy reveladores, como veremos más adelante. Ambos se montaron en 1971. Durante los años 60 Madariaga fue “exiliado” a Chile y más adelante al sempiterno Argel, de donde regresa para alentar el atentado (contra Manzanas).”

 

 

Del “famoso” bar Faisán, el del “chivatazo a ETA”, que tanto revuelo causó hace unos años y del que entonces dijeron que fue “un soplo que se produjo el 4 de mayo de 2006 y que frustró una operación policial contra el aparato de extorsión de la banda en plenas negociaciones del Ejecutivo de Zapatero con la cúpula de la organización terrorista”, Swing da una versión diferente de la fábula-narrativa oficial propagada por sus medios, controlados.

Dice Swing: El bar Faisan, un bar tan de actualidad (2012), por el caso guardado en el cajón del juez Garzón, en el que se implica, entre otros personajes importantes a Julen Madariaga, Gorka Aguirre o Joseba Elosúa, parece un sorprendente descubrimiento de junio del 2006. Sin embargo, es un bar crucial en la frontera con Francia donde se han dado tantos y tantos episodios como las esperas de Amedo cuando tenía que hacer algo en la frontera en las “frías noches de invierno” o las negociaciones de Galindo y Echave en el 84”.

Y Swing cita textualmente a Galindo en su libro-fábula “Mi vida contra ETA”. “En enero de este año de 1984, una noche fría y húmeda, fui a inspeccionar los servicios que se prestaban en los puentes o pasos de frontera entre Francia en la localidad de Irún. Me acompañaban el capitán de esta unidad y, cercana la medianoche, entramos a tomar un café en un bar que hay a escasos metros del paso de Behobia. El bar en algunas de aquellas noches heladas y lluviosas tenía el gesto de invitar a los guardias a alguna bebida caliente. Se llamaba Faisan”.

“En realidad, dice Swing, la relación de etarras y contrabandistas con la policía de fronteras en el bar Faisan de Elosúa viene desde su creación en el año 1971”

El contexto siempre es importante. Por ello para Swing, desmonta algunos datos sobre el célebre “infiltrado” en ETA Lobo: “es importante situarse en la fecha, porque inmersos en un todo llamado ETA, relleno de miles de nombres y cientos de atentados, nos dan a menudo (casi siempre) información falsa. Un ejemplo de ello es la versión que ofrece Mikel Lejarza, El Lobo, según la cual se infiltró en ETA tras el asesinato de un taxista de su pueblo. A su vez nos dicen que la infiltración la realizó el SECED tras el atentado de Carrero. Esa es una mentira muy fácil de comprobar”.

“Después del asesinato de Meliton y hasta el magnicidio de Carrero, en diciembre del 1973, ETA solo mata en tres atentados. Resulta curioso comprobar que 2 tienen lugar en la zona de “actuación” del Lobo y en el otro son asesinados unos trabajadores relacionados con las aduanas de Irún, es decir, con el Faisán de por medio. Pero, como podemos comprobar, no hay ningún taxista asesinado (otra obsesión etarra en esos tiempos) en la zona de Basauri-Arrigorriaga-Miravalles, en el año 74, sino en el 69. Aquí hay un enlace en el que pinchando pestañas salen los atentados de cada año”.

Como se puede comprobar en la relación de asesinatos de ETA, un taxista, Fermín Monasterio Pérez, murió asesinado por un miembro de ETA que huía de la policía en Bilbao, pero fue en 1969. La única “vinculación” de atentados de ETA en aquella época con un taxi es en 1972, como relata Swing, pero no con ningún asesinato de taxista como señalaba falsamente el “Lobo”: “Durante 1970 no hay atentados con víctimas mortales y lo mismo ocurre en el año 1971, año en el que montan el Faisan y Sokoa. En 1972 hay un único atentado; tiene lugar nuevamente en la zona del Lobo con un taxi de por medio, que resulta absolutamente incomprensible en el único relato que he podido encontrar”.

Cita Swing: “El 29 de agosto de 1.972, sobre las 10,30 de la mañana el Policia Municipal Eloy Garcia Cambra detiene un taxi que se iba a incorporar a la N-634 desde GALdacano. Una pareja de la Guardia Civil de trafico que se encontraba en las inmediaciones se acerca a auxiliarlo. Como los cuatro ocupantes del vehiculo carecian de D.N.I. fueron trasladados al Cuartel de la Guardia Civil que esta dispone en la poblacion. Al llegar a la plaza del ayuntamiento uno de los etarras saca una pistola disparando a quemarropa al Policia Municipal causandole la muerte, quedando herido el Sargento de la Guardia Civil Herminio Nobreda. Los cuatro individuos se dieron a la fuga en un mini coupe cuyo propiETArio fue posteriormente detenido”.

“No sabemos, dice Swing, ni que pinta el municipal en ese punto, ni por qué los para, ni que hacían los etarras en el taxi. La “casualidad” hace que estén los guardias civiles en ese punto, quienes llevan al cuartel a los ocupantes del taxi sin más motivo aparente que el de no tener los DNIs y los llevan andando , pero no los registran, los etarras disparan y encima huyen en un mini coupe que aparece de la nada”. En realidad, el relato global de la película podría ser más o menos creíble, salvo por una nota discordante y llamativa: la aparición repentina de un misterioso vehículo Mini-Coupé que mágicamente aparece de la “nada” para recoger a los etarras y darse éstos a la “fuga”.

Durante los años 1974 y 1975, como afirma Swing, hay una verdadera guerra de guerrillas, basada en el principio de acción-reacción donde se tienden innumerables emboscadas a miembros de ETA: Joxe Luis Mondragon, Roke Méndez, Jon Urzelai, Josu Mugika Ayestarán, Andoni Campillo Alkorta o José Martínez Antia, entre otros, son acribillados por dotaciones de policías y guardias civiles, muriendo todos en el acto. Las versiones oficiales serán las previsibles (y más en una dictadura) afirmando, incluso, que en algún caso se trató de un “suicidio”, algo que resultó ser nada creíble.

Así pues, aunque en 1975 termina un ciclo y en 1976 comienza otro, dice Swing que “con la aparición de los Berezis, podemos llegar a pensar, incluso, que el atentado de la cafetería Rolando en la calle Correo (Madrid) y el aumento de atentados es la preparación para la sociedad (tan desmemoriada después) de la detención masiva de etarras en julio de 1975. Aunque a la carrera llega el final de un ciclo, la primera ETA, que cumplió con su finalidad para el futuro, hasta situarnos en el día de hoy.

Y es entonces cuando entendemos plenamente su finalidad. ¿Qué finalidad? La que nos cuentan en la película Lobo. Esté el gobierno que esté, será gobernado por los servicios secretos

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO QUEDA TOTALMENTE PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.