La Operación Gladio en Alemania Federal: estrategia de tensión y terrorismo de Estado manufacturado por la CIA y el BND (3)

 

 

TERRORISMO DURANTE LOS AÑOS 70-80 EN LA RFA: LA FRACCIÓN DEL EJÉRCITO ROJO, PIEZA ANGULAR DEL GLADIO ALEMÁN

 

Helmut Schmidt, canciller de Alemania Federal en el período 1974-1982 perteneciente al Partido socialdemócrata, SPD, confirmó en 2007, en una entrevista concedida al periódico Zeit, la existencia del terrorismo de Estado en la República Federal de Alemania (en adelante, RFA). Schmidt no fue explícito en sus acusaciones pero sí evidenció lo que ya se sospechaba en los círculos minoritarios del periodismo investigador de la red Gladio. A la pregunta de Zeit: ¿Hubo una forma “especial” de terrorismo en Alemania al margen de organizaciones como Baader Meinhof y otras?, Schmidt respondíó (paréntesis míos): “Tengo la sospecha de que todo terrorismo, independientemente de si lo comete la RAF alemana, las Brigadas Rojas italianas, los franceses (Acción Directa), los irlandeses (IRA), los españoles (ETA) o los árabes (OLP), que sabemos que tienen poco aprecio por los seres humanos, diría que es superado por ciertas formas de terrorismo de Estado”. Zeit: ¿Habla en serio? ¿A quién se refiere? Schmidt, dijo: “Dejémoslo así.  Lo que realmente digo…es lo que acabo de decir”.  

Las declaraciones de Schmidt ponen de relieve que en los respectivos países de la Europa occidental los servicios secretos estuvieron  liderando un ejército anticomunista dentro de cada Estado, siempre en estrecha colaboración con la CIA y el servicio secreto exterior británico, el MI6, que fueron los principales planificadores.  Los parlamentos no estaban al tanto de este proceso, sólo los miembros principales de los ejecutivos (primer ministro, presidente, ministro del interior y ministro de defensa) lo sabían. Recordemos que Gladio no sólo fueron grupos terroristas activos sino también estructuras políticas, tal vez incluso a un nivel más bajo que las señaladas.

La RAF (o Fracción del Ejército Rojo) fue la organización armada que en Alemania Federal sirvió como arista para la estrategia de tensión de Gladio. El objetivo era crear un clima de rechazo social hacia la izquierda o simplemente hacer que el giro político se decantase hacia opciones más a la derecha, que sería la más proclive a introducir medidas de seguridad  adicionales. A pesar de que en la RFA el partido comunista estaba prohibido (existía el DKP como “alternativa” de bajo perfil comunista y además controlado por el Estado) y las opciones políticas eran todas anticomunistas y conservadoras (Los Verdes-CDU-CSU-FDP) o socialdemócratas pero muy favorables a EEUU (SPD), el terrorismo de Estado se implementó con fuerza en la RFA para cortar “por lo sano” cualquier auge “izquierdista”.

Es sabido que los movimientos populares anti-militaristas, anti-OTAN y anti-imperialistas habían cobrado fuerza a finales de los años 60 y mediados de los años 70 en Europa Occidental, en especial en la RFA, Francia e Italia. Por tanto, una forma de revertir una potencial tranformación ideológica que calara en la sociedad consistió en “convencer” al dócil y sumiso rebaño medio europeo para que se decantara por un Estado derechista de seguridad a golpe de estrategia de tensión de Gladio. En palabras de Klaus Fischer, ex agente de contrainteligencia del MfS-Stasi de la RDA “la tarea de Gladio fue impedir un giro a la izquierda en Europa Occidental”.

Al igual que sucedió con Italia, y en otros países europeos, los gestores del crimen de Estado en Alemania Federal utilizaron dos frentes de propaganda y acción terrorista de signo político opuesto: uno izquierdista, la conocida RAF, su eje central de actuación, y en el otro frente habilitó a grupos terroristas de extrema derecha como actores secundarios, para servir de “contrapeso” ideológico: en particular, el nazi WSGH (Wehrsportgruppe Hoffmann) y el NSU (Nationalsozialistischer Untergrund). Un tanto a imagen y semejanza de lo que estaba sucediendo, por ejemplo, en Italia con las Brigadas Rojas-GAP (Grupos Armados Proletarios), extrema izquierda, y, por otro lado, Avanguardia Nazionale-Ordine Nuovo-Núcleos Armados Revolucionarios (extrema derecha).

Algunos argumentan que la RAF existió a más tardar hasta 1980 y su actividad terrorista de mediados de esa década en realidad fue obra de la inteligencia alemana occidental, como así lo señala el periodista alemán Gerhard Wisniewski, quien si tiene clara una cosa: sin la cobertura del Estado alemán la RAF no habría existido”. Una traslación de esta declaración se podría hacer perfectamente al resto de países donde operó Gladio. No obstante, habría que decir que antes de 1980, desde la misma fundación de la RAF, los servicios de inteligencia de la RFA (el BND) ya manejaban sus hilos y monitoreaban sus movimientos.

 

GERHARD WISNIEWSKI, INVESTIGADOR Y PERIODISTA ALEMÁN

 

Los orígenes de la RAF y sus relaciones con el espionaje alemán del BND se remontan a 1968, durante las protestas anti-imperialistas que se produjeron en Alemania, en particular, contra el magnate Axel Springer (propietario de tabloides amarillos como el Bild Zeitung), cuando el agente del servicio de inteligencia alemán Peter Urbach proporcionó a los miembros de la Fracción del Ejército Rojo, cócteles molotov, armas de fuego y también suministró una bomba, a una “supuesta organización izquierdista” que nunca fue detenida, con la que se pretendió atentar contra el centro comunitario judío de Kristallnacht, en Berlín, 1969. El agente Urbach también estableció contacto cercano con el líder de la RAF, Andreas Baader. Tampoco deben olvidarse ataques, años después, como el del GSG 9 (una unidad de operaciones especiales contraterrorista de la Policía Federal Alemana) contra la prisión de Celle, en 1978, que se vendió durante ocho años como terror de izquierda y resultó ser una falsa bandera.

Y es que en palabras de Peter Jürgen Boock, ex miembro de la RAF, la Fracción del Ejército Rojo a menudo era conducida a través de la arena por los servicios de inteligencia como quien tira del anillo que llevan los bueyes en la nariz”. Incluso el jefe de LKA (Oficina de la Policía Criminal del Estado), Waldemar Burghard, dijo una vez: “Mientras Ulrike Meinhof (la otra líder de la RAF) esté libre, podemos estar en condiciones de ordenar el equipamiento militar que sea necesario”. No hace falta decir para quién iba destinado ese “equipamiento militar”.

El llamado “otoño alemán” es el momento álgido donde la atmósfera política en la República Federal de Alemania se ennegreció llevando al límite la estrategia de tensión de Gladio. Septiembre y octubre de 1977 fueron dos meses que estuvieron marcados por atentados de la RAF: el secuestro y asesinato del presidente de la patronal alemana, Hanns Martin Schleyer (antiguo oficial de las SS durante el III Reich), el secuestro del avión de Lufthansa Landshut y los “suicidios” (en realidad, asesinatos) de los principales miembros encarcelados de la primera generación de la RAF constituyeron el acto final de la llamada Ofensiva 77 de la RAF. La historiografía oficial sobre el terrorismo en Alemania Federal suele establecer tres “generaciones de la RAF”. La primera comenzaría a finales de los años 60, la segunda y más activa en el “otoño alemán” de mediados de los años 70 y la tercera recrudecería su actividad a mediados de los años ochenta.

La narrativa oficial acerca del terrorismo en la RFA es la misma que en Italia y en el resto de Europa. Grupos terroristas (con la denominación oficial de extrema izquierda) de varios países europeos nos dicen que actuaron perfectamente organizados y con una profesionalidad militar y operativa ultraeficiente. Terroristas que poseían verdaderos arsenales de armas y explosivos. Cómo podían obtenerlos, trasladarlos y depositarlos clandestinamente era toda una “proeza”, sobre todo porque “no se enteraban de nada” tanto el espionaje occidental como los servicios de información policiales de sus respectivos países, algo que constituía de por sí una proeza todavía mayor. Esos depósitos de guerra sólo podían tener un origen: o bien contrabandeando, como quedó demostrado, desde países árabes o bien traficando desde una organización militar como la OTAN, usando intermediarios-traficantes de armas escogidos previamente por las agencias de inteligencia.

Las tontos útiles integrados en organizaciones como la RAF eran, en realidad, vulgares aprendices de terroristas, algunos, eso sí, con formación universitaria notable (como Ulrike Meinhof), pero aficionados en el manejo profesional de armas y explosivos para la ejecución de atentados, aunque varios de ellos nos dicen que fueron llevados a campos de entrenamiento situados en el Líbano, controlados de cerca tanto por la CIA como por el Mossad israelí. Campos donde también iban, sin contratiempo alguno, miembros de otras organizaciones como el IRA, ETA, la OLP o las Brigadas Rojas desde París.

Incluso hay indicios de que miembros del grupo terrorista nazi Wehrsportgruppe Hoffmann estuvieron en campos de entrenamiento en el Líbano. Documentos del BND de 1980 y 1981 muestran que Karl-Heinz Hoffmann (líder de la organización terrorista) estuvo en Beirut en agosto de 1980, acompañado por otros cuatro hombres no identificados, y previamente en un campamento de la organización palestina Fatah.  Según una nota fechada el 29 de septiembre de 1980, él y de 13 a 15 hombres, también sin identificar, estuvieron en un campamento situado en la pequeña localidad de El Aqura con él.

Uno de los casos más sórdidos del “otoño alemán”, aunque todos lo fueron en el terrorismo de Alemania Federal, fue el asesinato del fiscal general de Karlsruhe Siegfried Buback a manos, presuntamente, de la RAF en 1977. La pregunta que se hacen algunos en Alemania es: ¿murió Siegfried Buback porque se acercó demasiado al verdadero terror que estaba aconteciendo en la RFA y a sus patrocinadores de Estado (léase, CIA y BND)? El hijo de Siegfried Buback, Michael, estuvo años intentando desenmascarar los aspectos más oscuros de la muerte de su padre.

 

A LA IZQUIERDA EL FISCAL GENERAL DE LA RFA, SIEGFRIED BUBACK, ASESINADO EN 1977. A LA DERECHA LA TERRORISTA DE LA RAF-AGENTE DE LA BfV, VERENA BECKER

 

El asesinato del fiscal Buback fue oficialmente atribuido, entre otros, a un personaje turbio, la integrante de la RAF y del “Movimiento 2 de Junio” (una franquicia del anterior), Verena Becker, no como autora material sino como colaboradora en la ejecución del mismo.  Pero Michael Buback, el hijo del fiscal asesinado, dice que según consta en los archivos del MfS (Stasi), el Ministerio para la Seguridad del Estado de la RDA (quien con gran efectividad monitoreó la red terrorista Gladio en aquellos años), Verena Becker había trabajado para los servicios secretos occidentales (CIA-BND) desde 1972. Pero la inspección de archivos ha sido parcialmente denegada a Michael Buback ya que el registro que hace referencia a la cooperación de Verena Becker con la inteligencia occidental fue completamente bloqueado a principios del año 2008, ya que, dijeron, podría poner en riesgo la seguridad del Estado (sic).

Curiosamente, cuando Verena Becker fue detenida por cooperadora en el atentado contra Buback recurrió a la BfV u Oficina federal para la protección de la Constitución (la Gestapo “light” de la RFA, una agencia de inteligencia que decide, entre otras, la prohibición de según qué actividades políticas, como el Partido Comunista de Alemania, KPD). Si un detenido deseaba hacer declaraciones y recibir beneficios, la fiscalía era el contacto lógico, no un organismo como el de la Protección de la Constitución que actúa como agencia de inteligencia.  El hecho de que Verena Becker no eligiera el camino de la oficina del fiscal, señala, indubitadamente, que ella había estado previamente en contacto con esa Oficina o incluso había trabajado para ella.

El MfS (Stasi) de la RDA tenía conocimiento sobre los contactos de la Oficina Federal para la protección de la Constitución con los terroristas detenidos de la RAF, en Berlín Occidental exactamente. Todo ello aparecía documentado en sus archivos. De ahí que una de las prioridades de la CIA y el BND cuando se produjo la “caída” del Muro y la posterior anexión de la RDA a la RFA, en 1990, fuese robar el máximo número de archivos de contenido sensible de la sede de la Stasi donde constaban, detalladamente, todas las operaciones terroristas de la red Gladio y la implicación de las agencias de inteligencia occidentales en las mismas. Entre ellos hay certezas de que existen, al menos, 17 archivos relacionados con Verena Becker.

Después de una revisión de los archivos del MfS (Stasi) de fecha 2.2.1978, se publicó que la terrorista Verena Becker había sido anotada como fuente “confiable” de los “órganos de seguridad de Alemania Occidental”, como mínimo, desde 1972. Esta información fue confirmada por comunicaciones del HVA (el Hauptverwaltung Aufklärung o servicio de espionaje exterior de la RDA) de 1973 y 1976. En definitiva, Verena Becker desempeñó desde el principio un papel importante en la promoción de la militancia en preorganizaciones terroristas como el “Movimiento 2 de junio” (la organización paralela o precursora de la RAF), pero como una agente infiltrada.

Según los archivos del MfS, la hermana de Verena Becker, Annelie también era una activa terrorista desde 1973, cuando tenía 19 años.  A finales de 1975, el MfS creía que Annelie jugaba claramente un importante papel en la llamada “pandilla de Haag-Mayer” (otra sucursal de la RAF).  El informe de la Stasi sospecha de su participación, en 1984, en un fallido atentado de falsa bandera, como fue el intento de hacer explotar un camión cargado de explosivos, que fueron oportunamente descubiertos y desactivados, contra la escuela de entrenamiento de la OTAN en Oberammergau, RFA, en diciembre de 1985 y en el asesinato del industrial Ernst Zimmermann en febrero de ese mismo año.

Estas no son pequeñas o meras sospechas acerca de Annelie Becker ya que los documentos del MfS-Stasi de la RDA generalmente tenían siempre una explicación muy detallada. Lo que le sucedió después del arresto de Annelie, no se sabe.  Su nombre en los archivos está emborronado por los empleados del BStU (Comisionado Federal para los Archivos de la Stasi, el órgano encargado de gestionar o manipular el material robado de la sede de la Seguridad del Estado de la RDA).  Probablemente ella viva con su hermana Verena hoy, pero ya está olvidada. Como si unas manos invisibles hubieran borrado su rastro en los archivos del MfS.

Cuando el fiscal Siegfried Buback fue asesinado el 7 de abril de 1977 en Karlsruhe, supuestamente por la RAF, Michael Buback, su hijo, tenía 32 años.  El 17 de abril de 2007, a los treinta años del crimen, Michael publicó un artículo en el periódico Süddeutsche Zeitung en el cual escribió que el ex miembro de la RAF, Peter-Jürgen Boock, le había contado, de forma creíble, que los acusados de ser los autores materiales de los disparos que acabaron con la vida de su padre, los terroristas de la RAF Christian Klar, Knut Folkerts y Günter Sonnenberg, nunca cometieron ese atentado. Michael Buback, en 2007, sugirió que la inteligencia alemana podría estar involucrada en el asesinato de su padre. Las mismas sospechas dejó caer Ina Beckurts, la viuda de un CEO de la conocida multinacional Siemens, Karl Heinz Beckurts, asesinado en 1986 supuestamente por la RAF. Pero ambos, Michael Buback e Ina Beckhurst, no quisieron dar más detalles.

 

DE IZDA A DCHA Y DE ARRIBA A ABAJO LOS MIEMBROS DE LA RAF: ANDREAS BAADER, GUDRUN ENSSLIN, JAN CARL RASPE Y ULRIKE MEINHOFF

 

¿Por qué el archivo del asesinato Buback se mantiene en secreto?  Tal vez porque en la muerte de Siegfried Buback hay una complicidad de la Oficina para la protección de la Constitución, que no es menos “accidental” que en otro suceso importante en la historia de los archivos del terrorismo alemán: la noche de la muerte de tres miembros de la Fracción del Ejército Rojo en la prisión de “alta seguridad” de Stammheim, donde ya no es posible averiguar nada en los archivos sobre esta cuestión.

No hace falta ser muy astuto para saber que la muerte en prisión de los miembros “dirigentes” de la RAF Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Jan-Carl Raspe, en octubre de 1977, en realidad se trató de un asesinato selectivo ordenado desde las más altas autoridades políticas de Alemania Federal (con conocimiento y autorización del SPD gobernante, del canciller socialdemócrata Helmut Schmidt), al igual que el “suicidio” por ahorcamiento de la otra mítica lider de la banda, Ulrike Meinhoff, en su celda, en mayo de 1976.

Una clave en el asunto RAF, distinta a la de Gladio pero no lejos de esta, es la que ofrecía el abogado de los miembros de Baader-Meinhof, Klaus Croissant, cuando en 1980 la entonces joven periodista del ELPAÍS Soledad Gallego Díaz (hoy directora del periódico) le hizo una entrevista y le preguntó, entre otras cosas: ¿Qué sentido puede tener un grupo como el formado por Andreas Baader y Ulrike Meinhof en la RFA? A lo que respondió Croissant: Para explicar su existencia habría que comprender el papel que desempeña en la RFA la socialdemocracia, una garante de la existencia de la sociedad capitalista. La socialdemocracia de la RFA tiene un papel importante en el mundo y a través de ella se integra y coordina la represión en toda Europa. Es un Estado fuerte, capaz de hundir la revolución portuguesa o cualquier otra que pueda surgir en Europa. Pero la Revolución de los claveles en Portugal no se parecía, ni de lejos, a pesar de ser una “revolución blanda y pacífica” que fue saboteada y frustrada sin problemas por la CIA, a esos “movimientos revolucionarios” de Europa creados y controlados por el espionaje occidental.

Evidentemente, nadie (ni Croissant), salvo las élites de los partidos políticos de Europa, conocía entonces la existencia de la red Gladio que movía hilos como los de la RAF en la configuración de ese terrorismo de Estado, aunque el abogado Croissant dijo claramente en esa entrevista que los tres miembros de la RAF fueron asesinados por el Estado (pero esa era la otra parte de ese terrorismo, la más evidenciable). Por cierto, la entonces comunista y feminista Cristina Alberdi, luego en las filas del PSOE y hoy tertuliana escorada a la ultraderecha, salió en 1979 en defensa del polémico Klaus Croissant para impedir que fuera extraditado de Francia a Alemania, ya que el abogado alemán estaba acusado de ser integrante de la RAF.

En definitiva, volviendo al caso Buback, hay quien afirma, con más que sólidas sospechas, que el asesinato del fiscal Siegfried Buback, en el “otoño alemán” de 1977, fue ordenado y ejecutado por el servicio federal de inteligencia de la RFA, el BND, porque Buback planteó una acusación contra alguien con mucho poder o metió la nariz en algo demasiado profundo, como eran las relaciones entre el terrorismo de falsa bandera de la RAF y los servicios secretos alemanes y de EEUU.

Si se observa la historia de la RAF bajo un prisma no condicionado por las versiones de la oficialidad imperante y sus medios de propaganda, o no te dejas llevar por un idealismo trasnochado y miope, supuestamente revolucionario  y radicalmente ideologizado, llegarás a la conclusión de que agentes infiltrados del BND y la CIA desempeñaron un papel clave en este grupo (como sucedió en otros países de la Europa de la OTAN con otras organizaciones). En las crudas palabras del abogado y político alemán del SPD, Otto Schily: “El terror de la RAF fue organizado por la CIA”.

Cualquiera que esté familiarizado con la estrategia de tensión en Europa en aquellos años entenderá enseguida que los círculos políticos más importantes de la OTAN tenían un gran interés en la escalada de la violencia y así culpar a opositores políticos de ideología izquierdista desacreditándolos de forma que se justificase un endurecimiento constante de las leyes de vigilancia, represión y seguridad en Europa occidental.

De hecho, las mismas leyes antiterroristas europeas sirvieron para dejar sin explicación los graves crímenes cometidos por la Red Gladio, engañando al público con procedimientos aparentemente “democráticos” y permitiendo que los verdaderos asesinos escapasen con impunidad, lo cual tenía su lógica ya que esos criminales estaban (y están) insertos en las estructuras del mismo Estado profundo. Mientras, para guardar la compostura y vender humo a la opinión pública, enjaluaban a unos cuantos chivos expiatorios (incluyendo terroristas de ambos bandos ideológicos, pero preferentemente de izquierdas, o elementos muy puntuales que se dedicaban al tráfico de armas, drogas y dinero).

Estas, y no otras, fueron (y son) las condiciones ideales en las que el terror de falsa bandera podía (y puede) prosperar.

 

 

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

 

 

FUENTES:

http://www.juergen-elsaesser.de/de/artikel/template_artikel.php?nr=822
http://blog.zdf.de/3sat.Kulturtube/02vor-ort/stammheim-verena-becker-prozess/
http://nhzzs.blogspot.com/2011/06/bnd-und-cia-haben-in-der-tat-die-raf.html
http://www.gerhard-wisnewski.de/modules.php?name=Downloads&d_op=getit&lid=20
http://www.heise.de/tp/r4/artikel/31/31612/1.html
https://jasminrevolution.wordpress.com/2017/11/22/gladio-staybehind-2017-wo-bleibt-der-bericht/
http://nhzzs.blogspot.com/2007/08/raf-terror-vom-staat-gemacht.html
http://friedensblick.de/10883/gladio-nsu-terror/
http://blog.zdf.de/3sat.Kulturtube/02vor-ort/stammheim-verena-becker-prozess/
http://www.3sat.de/page/?source=/kulturzeit/themen/149795/index.htm
https://medienschafe.wordpress.com/tag/cic/
https://www.hintergrund.de/politik/inland/waren-geheimdienste-in-das-oktoberfest-attentat-involviert/
Daniele Ganser: “Los Ejércitos secretos de la OTAN”

Un Comentario

  1. Rafael granados

    ¡Estiamado Berlin !: en otras ocasiones ya hemos hablado de la patología rusófoba, cómo consubstancial a Occidente.

    Uno de los métodos de esta publicística es imputar el complejo terrorista a Rusia (ó a su antecesora la URSS).

    Aquí tienes otro caso, el del pseudo historiador británico Roger Moorhouse,propolaco y ferozmente antiruso.

    En uno de sus últimos twitts hace la siguiente referencia:

    *Currently reading “Red Notice” by @Billbrowder – his exposé of the murderous corruption at the heart of Putin’s #Russia. Brilliant and terrifying. I’m used to Kremlin crimes as history, but the idea that these criminals still serve Putin’s regime today is especially horrifying:

    Se hace refrencia al libro de Billbrowder :”Red notice.”… por supuesto es fácil deducir quién es este individuo
    , nieto del lider del Partido comunista norteamericano y enemigo número 1 de Putin,es decir un lacayo al servicio de la CIA.

    https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-44284617

    Saludos cordiales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.