La inmigración a Europa debe detenerse

 

 

En el debate sobre el discurso inmigratoriopodemos encontrar (a riesgo de simplificar) dos bandos polarizados: en el 1º) estarían, teóricamente, los más beligerantes contra la inmigración, dentro de posiciones neocons-ultraconservadoras (aunque no necesariamente, puesto que también habría críticos, pocos, de izquierdas o neutrales ideológicamente) que ven a los inmigrantes, en general, como personas que distorsionan la convivencia, acaparan recursos sociales, a veces realizan actos violentos y actividades ilícitas (mantería), se dedican al vagabundeo-trapicheo en las calles o, simplemente, la inmigración no debería ser un motivo para que se “africanice” o se “multiculturalice” Europa.

En el 2º) grupo, favorable o muy tolerante hacia la inmigración, estarían los de sesgo ideológico contrario: progre-izquierdistas y, en general, liberales (de “izquierda” o derecha), aunque aquí habría que matizar que los neoliberales-conservadores han sido los que más han promovido políticas inmigratorias favorables en los países con mayor capacidad de decisión (política y económica) de Europa, donde llevan gobernando varios años, esto es, en el Reino Unido, Francia y Alemania. De esto, los amnésicos izquierdistas y extremistas de derecha afines al neoliberalismo, esos que últimamente claman contra los suyos para que regulen la inmigración, no se suelen hacer eco de ello.

A diferencia de los primeros, más activos en foros, redes sociales y medios minoritarios de tinte antiglobalista o bien de ideología “alt-right”, los partidarios pro-inmigración disponen de amplias redes de ONGs, el apoyo de Fundaciones privadas norteamericanas y europeas, gobiernos e instituciones nacionales y supranacionales para crear un clima favorable hacia la industria inmigratoria que, según ellos, es un fenómeno positivo en la medida que, dicen, hay una demanda laboral que, supuestamente, no cubren los nativos de los países europeos (como es el realizar trabajos de bajo costo salarial: cuidados a mayores, temporeros, etc), los inmigrantes incrementarían el PIB, vía impuestos y Seguridad Social, elevarían la pobre tasa de natalidad de los nacionales de los Estados miembros y, además, nos rescatarían de la que podría ser quiebra futura de las pensiones. Como último recurso ideológico, ven en el mestizaje interétnico una forma de enriquecimiento cultural.

Generalizar negativamente sobre la inmigración es hacer una soberana injusticia sobre todos los inmigrantes. Sobre todo cuando el foco del problema inmigratorio está situado más arriba, en las propias élites capitalistas que son las que lo han incentivado en parte en origen, pero también a través de organizaciones “humanitarias” como SOS Mediterráneo y la española Proactiva Open Arms, que llevan a cabo sus operaciones en el conocido barco Aquarius y que se dedican al tráfico masivo de inmigrantes en áreas como el Mediterráneo, cerca de las costas libias, mediante un “modus operandi” de dudosa legitimidad, actuando quien sabe si en connivencia con unas mafias de las que nadie sabe quien las dirige, cuál es su estructura operativa, si tienen redes, etc, ni tampoco se conocen actuaciones oficiales punitivas contra ellas. Por lo que cabe deducir que muy probablemente esas mafias estén toleradas y articuladas “desde arriba”, por autoridades políticas locales del norte de África o incluso manejados sus hilos desde Occidente. ¿Cómo actúan impunemente esas “mafias” sino  teniendo conocimiento de que existen barcos-taxi rescatistas a los que es posible incluso que les den aviso de que disponen de “mercancía”?

Pero ¿qué hay de verdad en todas las bondades que nos venden acerca de la inmigración? Según sus partidarios, uno de los argumentos más repetidos es que (cito del diario ELPAIS) “los migrantes suelen aportar más en impuestos y en contribuciones a la seguridad social que los beneficios que reciben”.  Esto no son afirmaciones de la progresía izquierdista (que se hace eco, por supuesto, de ellas) sino de organismos o instituciones neoliberal-capitalistas. ¿Te has preguntado alguna vez por qué las élites millonarias son las más interesadas en hacer acopio de inmigrantes en Europa si no es para beneficiarse de un sistema cada día más esclavista y, de paso, tercermundizar a los que menos tienen?

También ELPAÍS se hacía eco no hace mucho de un informe del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica) de Francia hablando de que “los refugiados devuelven más de lo que reciben”, donde un grupo de expertos analizaron el impacto de la llegada masiva de inmigrantes, en el período comprendido entre 1985 y 2015, utilizando una serie de variables económicas. Todo muy académico y formalista si no fuera porque el CNRS francés (Instituto de Ciencias Humanas y Sociales) es una pieza de propaganda subvencionada por la Open Society de George Soros. Por ejemplo, en 2009, la Fundación Soros financió un estudio realizado por investigadores del CNRS sobre el supuesto control por pefil étnico de inmigrantes en Francia.

Según el FMI (Fondo Monetario Internacional) entidad conocida por su capacidad para extorsionar y por imponer políticas de austeridad y estrangulamiento económico en países donde existen capas vulnerables de la población, la receta para España es que tiene que haber “más inmigrantes y más ahorro privado” hasta llegar a “5,5 millones de extranjeros hasta 2050”,mientras que entidades financieras como el buque insignia de la corrupción catalanista, La Caixa, alardean de que “Los extranjeros han permitido contención salarial, incorporación de la mujer al mercado laboral y cinco años sin déficit en las pensiones”.

Espera…¿qué estás diciendo?; en La Caixa no tienen empacho alguno en señalar que la inmigración ha precarizado aún más el mercado de trabajo bajo ese eufemismo capitalista llamado “contención salarial”. Hace falta ser muy sinvergüenza para alabar las políticas inmigratorias porque han supuesto un recorte en los derechos laborales de los trabajadores nacionales, algo que, por cierto, han reconocido los propios sindicatos mayoritarios subvencionados (CCOO-UGT), pero asumiendo que “esto es lo que hay…y a joderse” ya que la multiculturalidad es lo que mola. De lo otro, el acceso de la mujer al mercado de trabajo gracias a la llegada masiva de inmigrantes, supongo se referirá a que han llegado nuevas prostitutas para aumentar el negocio de la trata. Son unos genios estos ingenieros sociales repartiendo pobreza entre los pobres, que es lo que mejor saben hacer los gestores del capital y el IBEX35 (más sus cómplices progres).

Me pregunto ahora: ¿qué puestos de trabajo van a ocupar esos millones de inmigrantes (no cualificados en su inmensa mayoría) que necesitamos como no sea aplicando cuotas laborales para desplazar a los nacionales y ocuparlos ellos en su lugar? O bien fomentando la mantería mediante la venta de productos de dudosa procedencia en las calles, engordando, a su vez, a una industria mafiosa que probablemente tiene su origen en los hangares de los polígonos industriales donde se reciben productos falsificados procedentes de China. Por no hablar de otras actividades que desarrollen esos inmigrantes en concepto de economía sumergida.

Por otra parte, las direcciones generales de asuntos sociales de las Comunidades Autónomas, que distribuyen ayudas y subvenciones en materia social, acabarán vaciando o mermando sus fondos de manera sustancial, puesto que no va a haber dinero para todos, y la tendencia necesariamente va a ser el ir recortando ayudas. Las matemáticas son tozudas: a mayor número de inmigrantes, mayor desembolso de prestaciones y menos a repartir para todos (los pobres), algo que ya se está observando en los últimos años y que no afectará a muchos de esos neoliberales (incluidos los mediáticos) que ladran contra la inmigración o protestan contra los manteros, mientras ellos se lucran desde sus urbanizaciones de lujo y no pisan una calle a diario para esquivar las mantas, salvo para desplazarse en sus coches de gran cilindrada al Ministerio o a la Corporación privada de turno.

Sin embargo, frente al panorama idílico pintado por las élites partidarias de “puertas abiertas” a la inmigración como un maná económico para el PIB nacional (en realidad, habría que decir para sus bolsillos), hace tres lustros una información del diario económico de PRISA 5 DÍAS decía que “Sólo uno de cada cuatro inmigrantes cotiza a la Seguridad Social. En España ya viven más de tres millones de extranjeros, según las cifras oficiales. De éstos, un millón cotizan a la Seguridad Social, pero 253.719 proceden de los 25 países de la UE y no se consideran inmigrantes. Descontando este colectivo resulta que sólo uno de cada cuatro inmigrantes cotiza al sistema”. Ahora, catorce años después, resulta que, por arte de birlibirloque, y con una situación laboral mucho peor y con una caja de la Seguridad Social tambaleante, los inmigrantes aportan más en impuestos y a la Seguridad Social y encima necesitamos 2 millones adicionales. ¿Qué beneficios aportarán vía impuestos los nuevos inmigrantes si no van a cotizar, en su mayoría, IVA ni IRPF?

INMIGRACIÓN EN ORIGEN: NO ES POBREZA TODO LO QUE RELUCE

 

HAFSA KARA MUSTAPHA

 

Hafsa Kara-Mustapha es una periodista, analista política y comentarista asidua en la cadena RT y la iraní PressTV que pone un enfoque especial en Oriente Medio y África. En un artículo, que da título a esta entrada y publicado en el medio American Herald Tribune, Hafsa se pregunta ¿qué está pasando al otro lado del Mediterráneo? ¿De donde provienen todos estos aspirantes a inmigrantes? Para el continente africano, este es un flagelo que debe llegar a su fin. No por la forma en que esto afecta a la sociedad occidental, sino por lo perjudicial que es para las naciones africanas”. 

Lo que dice Hafsa es una verdad a medias, puesto que una inmigración descontrolada e ilimitada, con fronteras abiertas, incentivada por organizaciones como las de George Soros a través sus buques traficantes, si supone un factor de desestabilización para Europa. Pero para sus ciudadanos comunes y corrientes, que se vuelven cada vez más hostiles hacia un problema generado desde varias aristas pero que es inmune para las oligarquías políticas y económicas que han promovido esas estrategias.

“En los últimos veinte años, señala Hafsa, el deseo de los africanos de dejar todo atrás ha aumentado. A medida que las situaciones económicas empeoran en muchos países, la solución parece ser que es viajar al norte en un intento por buscar una vida mejor. Si bien ese sentimiento es comprensible y existe en muchas geografías, la realidad es que esta “huída” está siendo preocupante para muchos países africanos que ya no pueden reconstruirse después guerras o recesiones económicas”.  Es una obviedad decir que si en esos países del África subsahariana no disponen de mano de obra nativa, cualificada o no, para reconstruirlos, ya que se producen fugas masivas de africanos hacia Europa, dichos países se van a estancar económicamente, ad infinitum, y no digamos políticamente

La periodista Hafsa pone el dedo en la llaga al afirmar que “Si bien las guerras de Occidente y la explotación de los recursos africanos han sumido al continente en un caos, la respuesta y la exploración de las soluciones deben ser locales. Se ha generalizado demasiado el hecho de que como no hay perspectivas en su país de origen solo la vida en un país occidental puede proporcionar un futuro viable”.

Hafsa señala un argumento que es inobjetable a propósito del fenómeno inmigratorio: “Debe decirse y repetirse que las guerras occidentales y las corporaciones corruptas respaldadas por los gobiernos son responsables de la creación de la inmigración, ya sean refugiados de guerra o inmigrantes económicos”. Algo, esto último (inmigrantes económicos), que no gusta excesivamente que se hable de ello a las ONGs que trafican en sus barcos negreros con seres humanos y a sus compinches pijo-progres, ya que es más buenrrollista y humanitarista traer el status de “refugiado” o de que los subsaharianos-magrebíes vengan “con lo puesto”. Pero es una realidad (la  inmigración económica) que se ha podido constatar.

Analizar el fenómeno migratorio desde un punto de vista crítico supone alejarte del discurso infantilizador del progrerío y la apisonadora de sus portavoces mediáticos que han asumido que los términos “racismo” y “xenofobia” deben ser utilizados para todo aquel que cuestione el statu-quo inmigratorio. Hafsa dice que estamos ante una realidad inmigratoria incontrovertible, pero “también es hora de que África trabaje por una solución”. Ese efecto acomodaticio  de los subsaharianos de irse al engañoso cuerno de oro europeo, dice Hafsa, “se ha apoderado de dos generaciones de africanos y está causando un estancamiento en el desarrollo. Los jóvenes de toda la región ya no ven un futuro a nivel local e invierten grandes sumas de dinero en irse a un lugar donde hacer que su hogar sea un éxito”.

De este modo, se genera el suculento negocio de la inmigración económica para otros (las llamadas “mafias”), donde, como señala Hafsa “los traficantes de personas eligen candidatos y cobran hasta 20.000 dólares para ir hacia un país europeo a través del Mar Mediterráneo; una suma de dinero que bien podría usarse por los “inmigrantes” económicos para establecer negocios exitosos a nivel local”. Si pagas un dineral a las mafias es lógico que vengas en situación de inmigrante económico; lo demás es contar una narrativa para tontos, de los que cada vez quedan menos. Al negocio de las mafias se une la represión policial que llega hasta “Los estados del norte de África, como Argelia y Marruecos, quienes han establecido políticas que castigan a los inmigrantes, que son atrapados por la policía costera, con largas penas de prisión”.

A pesar de que las ONG van con la lección aprendida para enviar el mensaje a la opinión pública de que estamos, en su casi totalidad, ante inmigrantes que vienen en condiciones de indigencia, para crear una sensación aumentada de solidaridad  entre la población de Europa, la realidad dista de ser ese mundo altruista donde se propaga un discurso de “refugiados sin fronteras” huyendo de la miseria más atroz (por supuesto, que hay quien huye de ella, eso es innegable, pero entonces ya no pueden permitirse pagar las exorbitantes cifras que manejan las mafias…¿cómo eluden a éstas?).

De este modo, los relatos adquieren otras tonalidades. Hafsa lo explica bien claro: “Muchos inmigrantes no provienen de hogares empobrecidos, sino de familias adineradas, que optan por cruzar el Mediterráneo como una aventura veraniega”. “Uno de esos candidatos, Walid, argelino, dice Hafsa, dirigió una exitosa tienda de pintura y decoración con su hermano. Mientras sus padres estaban de vacaciones, vendió su Renault Megane y parte de su negocio a su hermano y se embarcó en un viaje a España. Atrapado por la Guardia costera, Walid pasó un tiempo detenido tanto en España como en Argelia antes de regresar para volver a dirigir su tienda, en lo que describió como una vida caótica”

Él no estaba decepcionado por su fracaso en inmigrar, sino por las grandes cantidades de dinero que perdió.  Insistió en que intentó el viaje a Europa como una experiencia. <¿Qué iba a perder?>, se preguntó; <en el mejor de los casos, cruzaría la frontera, vería si me gustaba y lo daría por bueno; en el peor de los casos me atraparían y regresaría.  La apuesta no dio resultado en mi caso, pero era un riesgo que valía la pena>, agregó.

Walid tuvo suerte.  El mar estuvo en calma durante todo el cruce y <nos divertimos con todos los niños riendo y cantando en la primera etapa del viaje.  Sin embargo, debes debes de ser muy discreto al acercarte a España. Al final fue una especie de campamento de verano de aventura>”.

Uno de sus vecinos, cuenta Hafsa, llegó a Francia para regresar cinco años después. No encontró trabajo, ni oportunidades, solo amenazas constantes de ser detenido y enviado de vuelta a casa.  A fin de cuentas su vida en Argelia no era tan mala del todo y extrañaba a su familia, por lo que era absurdo seguir, con todo el racismo que había en Francia,  cuando en su país la vida no era peor.

Otro caso que relata Hafsa se refiere a un ciudanano de Guinea Conakry: “N’dabe, de Guinea Conakry, cruzó el desierto durante más de tres meses antes de llegar a Argelia. Su objetivo, según dijo, era Francia o Bélgica. Cuando se le preguntó si la vida en Guinea era tan difícil que justificaba pasos tan drásticos como arriesgar su vida en el traicionero desierto del Sáhara, explicó que mientras dirigía una panadería rentable en Conakry allí todos sentían que Europa era el lugar para estar: el sueño europeo que ofrece hogares, trabajos y mejores condiciones de vida.”

“Es como un desafío entre los jóvenes africanos de hoy en día”, afirmó N’dabe.  Es lo que se hace ahora. Intentar cruzar el Mediterráneo y luego llegar al otro lado. Se siente como una competición deportiva más que cualquier otra cosa. ¿Valen la pena los riesgos? “No estoy seguro, pero tengo que intentarlo”.

Queda claro que la farsa humanitaria “rescatista” sólo es un instrumento de camuflaje con el que las ONGS se dedican a engañar con medias verdades (los que, efectivamente, huyen de guerras y del terrorismo patrocinado por Occidente) pero también construyen historias condimentadas hábilmente con sensiblería para inducir y cautivar al gran público en una sóla dirección. Como precisa Hafsa: Para Walid o N’dabe, parece que cruzar el Mediterráneo nunca estuvo motivado por condiciones que amenazan la vida.  Ambos hombres perdieron recursos valiosos que podrían haber mejorado sus condiciones localmente en lugar de llenar los bolsillos de traficantes inescrupulosos”.

Pero la cuestión raíz (de los que salen en estampida por culpa de las guerras de Occidente en Oriente Medio o Africa) es que si las democracias del capital y los mercados se embarcan en agresiones militares (como las de Libia o Siria), dice Hafsa que, deben estar preparadas para soportar la carga financiera de sus consecuencias; ese debería ser el mantra de todos los periodistas que ahora van de defensores de los derechos básicos de las víctimas de guerras innecesarias”. ¿Has leído alguna vez a personajes del periodismo “humano” español como los Nachawati, Bauluz, Espinosa, Pampliega o Mónica Prieto cargar las tintas sobre Occidente por su responsabilidad en el financiamiento y entrenamiento de los terroristas de ISIS o de la responsabilidad directa de EEUU-Europa en esas guerras? Ni se les lee ni se les espera, puesto que están adiestrados para guardar una falsa equidistancia política que en la práctica es complicidad para tergiversar la realidad.

Finaliza Hafsa su artículo diciendo que: “Independientemente de cómo Occidente vea esta crisis de inmigración, la realidad es que es una crisis para los africanos y los árabes en primer lugar. Los observadores occidentales deben dejar de infantilizar a los habitantes de estas regiones.  Es hora de que África y los líderes del mundo árabe aborden el tema de la inmigración y ya no permitan que Occidente y sus medios actúen como portavoces de sus niños desilusionados”.

 

EL AFRICOM: EEUU AL ASALTO GEOESTRATÉGICO DE AFRICA

 

EL  COMANDANTE  SUPREMO  DE  AFRICOM  THOMAS D. WALDHAUSER  CON  SUS  COMILITONES  EN  LA PEQUEÑA  REPÚBLICA AFRICANA  DE  DJIBOUTI  PARA  QUE  SE  SEPA  QUIEN  MANDA  Y  CONTROLA  ESE PAÍS.  LOS RECURSOS  CLAVE  DE  DJIBOUTI  SON  PETRÓLEO  Y  ORO.

 

Si George Soros y Fundaciones norteamericanas como Rockefeller o Ford, USAID (Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional) o NED (Fundación Nacional para la Democracia)  son las gerentes de las estrategias subversivas para Europa organizando revoluciones de color o cambio de régimen (como el golpe nazi en Ucrania) más sus otras facetas conocidas como grandes patronos financieros (los tres primeros) a favor de la inmigración masiva y del financiamiento de una selva de organizaciones progres (ya sean feministas, contra el racismo, la homofobia o la islamofobia), en África el brazo armado globalista de esas corporaciones es el imperialismo militar norteamericano, la otra pieza para controlar el tablero del dominó mundial. Son dos frentes que trabajan para un objetivo estratégico común: el control global geopolítico por parte de Washington y sus oligarquías capitalistas. Pero esta narrativa no la oirás a esos derechistas políticos y mediáticos que ahora claman hipócritamente contra la “inmigración masiva”, ya que son los más fieles defensores y abanderados del amo americano.

El AFRICOM (Comando de EEUU para África), del que ya se habló en otra entrada en este blog, es una fuerza militar de EEUU que se hizo operativa en 2008 (por tanto, se cumplen diez años) para sentar las bases (nunca mejor dicho) de una nueva aventura imperialista de Washington. El AFRICOM se ha ido implantando paulatinamente en toda África, excepto Egipto. Además, EEUU y la OTAN aportan innumerables asesores militares, agentes de la CIA y de otros servicios de inteligencia europeos para el desarrollo de operaciones clandestinas en África. Detrás de las grandes palabras de “paz” y “seguridad” para los pueblos de Africa, que dio salida al proyecto de AFRICOM, se escondía una vieja retórica imperialista muy conocida: el establecimiento del comando estaba justificado porque los estados débiles africanos pueden representar un gran peligro para los intereses nacionales de los EEUU”

Como parte de la estructura operativa del AFRICOM no podía faltar una ONG de “apoyo económico internacional”: una fachada de la CIA, la USAID, para dar un barniz astuto y altruista a las acciones estadounidenses en el continente, cuando la realidad es que la única importancia que tiene África para EEUU es estratégica y geopolítica. África posee, como es sabido, ingentes reservas minerales y petrolíferas en países como Mali, Nigeria, Chad, Niger, Sudán del sur, etc, un botín lo suficientemente goloso para justificar el neocolonialismo militar estadounidense y europeo.

De este modo, EEUU se ha posicionado, política, militar y económicamente, en África como siempre lo ha hecho en el resto del mundo, por sus santos bemoles y, adicionalmente, según analistas, por el ascenso meteórico de China en el concierto económico mundial. Para algunos Estados africanos las relaciones comerciales y de ayuda con China son más atractivas que el hecho de estar ligados al comercio capitalista occidental ya que la ayuda china, en general, es no condicional y el resultado de la solidaridad histórica sur-sur.

Por supuesto, el “terrorismo” (manufacturado) no podía dejar de ser otra excusa del imperialismo occidental para llevar a cabo la infiltración de EEUU y Europa en los Estados africanos, a pesar de que hay fundadas sospechas de que, al igual que sucede con ISIS-AlQaeda en Oriente Medio, la agenda encubierta de EEUU también ha manejado los hilos de su más que probable franquicia terrorista Boko Haram, más la galvanización de guerras tribales, creando dinámicas desestabilizadoras con las que justificar su presencia permanente en territorio africano.

La doctrina de la “guerra contra el terror” es el disfraz clave para el establecimiento de AFRICOM. Esto supone suculentas contrapartidas económicas para los Estados vasallos de EEUU (equipamiento militar, fundamentalmente). Por ejemplo, AFRICOM ha negociado con los gobiernos de Senegal y Uganda para establecer bases de despliegue avanzado en esos países, donde se almacenan armas, municiones y otros equipos militares, listas para que EEUU las use si lo considera oportuno.  Estas diversas bases, denominadas “nenúfares”, fueron concebidas por EEUU antes incluso de la puesta en funcionamiento de AFRICOM.

La importancia de las bases militares para el control de riquezas naturales de África lo denuncia Hamza Mustafa Njozi de la Universidad de Dar Es Salaam, Tanzania. Hamza dijo, refiriéndose a los recursos de oro y petróleo de Tanzania que están siendo explorados por las corporaciones multinacionales: “Los estadounidenses necesitarán una base militar en Tanzania porque la presencia militar es necesaria para garantizar el control total de este recurso vital y el saqueo continuo de nuestras minas de oro”

La debacle social y política de África le importa un bledo a Estados Unidos y la UE, siempre que les garantice una posición dominante para controlar recursos vitales y marionetas políticas. De hecho, han guardado silencio sobre infinidad de acciones antidemocráticas (aunque hablar de “democracia” en África es un mal chiste) de regímenes como los de Guinea Ecuatorial y han guardado discreto silencio sobre las elecciones fraudulentas en Angola y Nigeria, principalmente como resultado del papel de estos países en la seguridad de los intereses petroleros de los Estados Unidos.

De este modo, hay una espiral que imposibilita que haya cambios estructurales sociales efectivos en África con lo que se acelera el ascenso de dictadores y se militarizan las políticas internas de los estados africanos. Por otra parte, la población, con una tasa de analfabetismo cercana al 70% en algunos países, es incapaz de maniobrar y rebelarse contra todo ello, abandonando, muchos de ellos, sus hogares en busca de un sueño europeo que es, en la práctica, irreal.

La presencia de una fuerza militar extranjera invasora, como es la de EEUU, es idónea para sofocar cualquier revuelta anti-imperialista y las ONGs allí presentes (incontables órdenes religiosas o simplemente sin adscripción confesional alguna) hacen el eficiente trabajo de desmovilizar ideológicamente a los nativos mediante la inoculación del veneno mental de los mitos religiosos o, simplemente, perpetuando la caridad social como estrategia de las corporaciones que les respaldan económicamente.

Desafortunadamente, la sugerencia de Hafsa Kara Mustapha para que los países árabes y subsaharianos asuman de una vez por todas el liderazgo en la crisis inmigratoria caerá en saco roto ya que, por otra parte, Hafsa parece ignorar también que la prioridad de casi todos esos países es la de seguir siendo rehenes del neocolonialismo militar y económico norteamericano. EEUU podría jugar un papel decisivo a la hora de frenar la estampida inmigratoria africana hacía Europa, pero es conocido que Washington forma parte del problema y hace tiempo que el Tío Sam fue denunciado como promotor e instigador de la inmigración masiva hacia Europa.

Mientras tanto, la progresía y los neoliberales de Europa contribuyen a perpetuar el actual estado de cosas, unos viviendo del tráfico inmigratorio de unas ONGs que utilizan el cada vez menos “amable” comodín de la solidaridad sin fronteras y los otros preocupándose por desvalijar África haciendo insoluble el problema inmigratorio, también mediante otra fachada “solidaria”: la de repartir cuotas de refugiados e inmigrantes por toda Europa.

 

 

 

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

  1. Gustavino

    La fuerza de trabajo migrante tiene una funcion de “dumping”, abaratar el coste de produccion como ejercito industrial de reserva y enfrentarlos con los asalariados nativos. Donde mejor se relata es en el articulo.

    Me gusta

  2. Javier

    Genial. Una síntesis completa de un tema en el que ya entraste hace tiempo con acierto y perspectiva.
    Por mi parte, matizar que, respecto a los argumentos de Hafsa Kara Mustapha respecto a la conveniencia de que Africa trabaje por una solución, yo recuerdo hace más de 30 años, cuando no se habían producido en España llegadas masivas y pactadas de inmigrantes, y los pocos africanos que venían los solías ver por los bares como bazares ambulantes (yo trabajé como jornalero entre 1980 y 1989 y no recuerdo haber visto en los tajos a nadie que no fuera de la misma provincia, como mucho vi brigadas de extremeños en un tajo donde estábamos más de cien jornaleros), pues un amigo comentó ya entonces que si toda esta gente de los países pobres o subdesarrollados se unieran para pedir a sus gobernantes o dirigentes un desarrollo de sociedades justas…etc. (no me acuerdo exactamente cómo lo dijo), pues la cosa sería diferente, etc. Viene a ser el mismo discurso.
    Pero hoy sabemos lo difícil que es esa labor, y lo sabemos como parte implicada y culpable en la provocación de los hechos. A todos los niveles. Tú lo has dicho y lo has desvelado todo en la última parte del artículo, pero es tanto más cierto como que las franquicias terroristas van haciendo desplazar a los nativos de sus lugares, el territorio abandonado puede ser ya aprovechado por las empresas americanas y europeas, mientras las oeneges los reciben para adiestrarlos en la vida que les espera en Europa (el paraíso. les inculcan) y tenerlos controlados para, en el momento en que sea conveniente, moverlos a conveniencia. También se sabe que las atrocidades cometidas por las franquicias terroristas son apantalladas por acontecimientos, generalmente atentados de falsa bandera, y que provocan que el rebaño se quede atónito ante el televisor mientras que les van dando poco a poco “detalles” de los atentados, así durante dos días que dura el estado de shock. Es de agradecer que mientras tanto haya gente como tú que piensa e investiga en profundidad.
    Que vivas muchos años. Como dijo una vez una mujer: “Este hombre no se tendría que morir nunca”.
    Un saludo.
    Javier.

    Me gusta

    • berlinconfidencial

      Hola Javier
      Lo siento, no había visto tu comentario que una razón que desconozco apareció en el spam en vez de en la cola de moderación. Entre que apenas entro últimamente al blog y no reviso la carpeta spam…pasan estas cosas. No es para tanto lo mío. Es pura y simplemente cuestión de didactismo, disponer de tiempo y buscar información al margen de los canales habituales, como es lógico. El día que me canse o tenga otras prioridades, lo dejaré. Pero gracias por tu post. Un saludo

      Me gusta

  3. Pingback: Red Internacional Análisis Sociales y GeopolíticosInfantilización de África: es hora de que África y los líderes del mundo árabe aborden el tema de la inmigración
  4. Francisco Cordero

    Aunque hay de todo en general, esta pobre gente va a servir de cabeza de turco. Parece ser que el gran mantra capitalista consiste en enfrentar a personas de la misma clase social y aparentar que los verdaderos enemigos de los trabajadores españoles son los inmigrantes que vienen de estas tierras. He oído que les pretenden dar cursos de formación para que se puedan adaptar después en Europa. El capitalismo se da mil mañas para ver a estas gentes como rivales o enemigos. Una estrategia muy bien pensada. Es una forma de abaratar salarios o perder derechos. Les roban los recursos en sus países y les hacen ver que pueden prosperar en Europa. Creo que es la vieja estrategia del divide y vencerás. Es mi modesta opinión. Ponen a títeres de colonialismo en sus países y crean el caos aquí para una reducción de derechos de los trabajadores en occidente. Un saludo!

    Me gusta

  5. Ginés Paredes Paredes

    Se me ha olvidado comentar que, sintiéndolo por el autor, no me gusta el título. Debe detenerse todo lo que sea injusto; creo que es una generalización que no ayuda a mejorar las cosas. A mi tampoco me gusta toda la situación que hay por el descontrol y falta de pautas que sirvan realmente. Pareciera que nuestros gobiernos están improvisando cada día. Y, sobretodo, pensando en el corto plazo. Ya sé que ésta es tu casa y no voy yo a venir y decirte el titulo que tienes que poner, sólo quería decir que no estoy de acuerdo. Intentemos sumar entre todos. Y nuevamente gracias por todos los artículos escritos, aunque no esté de acuerdo parcialmente con algunos. El del 11/S es, para mi, sobresaliente, para enmarcarlo. Es un tema que he seguido hasta donde he podido desde hace bastantes años. Y, para variar, otro tema tabú en la sociedad y en mi entorno de gente de confianza. Me gustó por la impecabilidad.

    Me gusta

  6. Ginés Paredes Paredes

    Agradezco tus escritos, he leído varios. El tema de la inmigración es muy complejo y sin embargo la gente tiene tendencia a hablar con tópicos. Por suerte tú eres de los que analiza hasta las últimas consecuencias. No estoy muy de acuerdo en los perfiles que das de la gente que apoya la inmigración, pero creo que eres una persona más informada que yo y respeto tu punto de vista. Los tejemanejes de EEUU y Europa en Africa y oriente merced a la OTAN, aunque tambien estén las ONGs en el punto de mira, son execrables en muchos aspectos y desde hace demasiado tiempo. Pareciera como si Africa fuese la nueva latinoamérica para EEUU, pero Europa tampoco es inocente. Mientras todo este rompecabezas se vuelve cada vez más complicado, se están dando situaciones particulares muy tristes. No olvidemos lo primero: está muriendo mucha gente.
    Muere gente, eso ya debería servir para tener algo de compasión. Puede que ésto no encaje con la geopolítica de altura, pero habría que partir de ahí. No estoy de acuerdo en las dudas acerca de que el Aquarius pueda estar en connivencia con mafias, pero aunque fuese así, motivo de más para que Europa sirva de algo más que bonitas palabras y declaraciones para salir del paso. Que investiguen, que se ganen el sueldo, que tantas fuerzas armadas y cuerpos de seguridad se dediquen a hacer algo más que detener a la pobre gente que llega aquí jugándose la vida, incluidos muchos niños sin padres.
    Que una solución para parar la inmigración (temporalmente y sin ser una solución real) fuese darle un gran botín al régimen de Erdogán para que se quede “el paquete”, es bastante penoso.
    Todo lo demás son declaraciones de políticos ávidos de votos, mensajes virales en contra de la inmigración, y manteros que vienen a acabar con nuestro sistema democrático.
    Puede que yo sea “buenista” como ahora se dice, tratándonos como disfuncionales por desear el bien ajeno, pero soy consciente de la complejidad del asunto. No se trata sólo de inmigrantes, se trata de Africa, de países arrasados por la OTAN, de Europa, de capitalismo sin control, de estados unidos abusando de todo lo que puede abusar.
    Habría que empezar a decirle a los estado juntitos (Ibañez): saca tus sucias manos de otros países que no sean el tuyo.

    Me gusta

  7. José

    Muy interesante aunque no comparto muchas cosas.
    Inmigrante es el que ha venido y se quiere quedar, por lo cual no me parece adecuada la palabra para los que pretenden entrar.
    Intento no añadirme a las campañas suministradas, prefiero hablar del tema fuera de campaña.

    Me gusta

    • José

      Atribuir cualidades personales a instituciones no deja de ser una figura literaria, una personificación.
      Francia, EEUU quieren, están interesados… Opino que alquien quiere o está interesado, pero que no son los paises o en su caso las instituciones los que quieren o están interesados. Cabe la posibilidad de que las instituciones o los paises sean el instrumento del que quiere.

      Me gusta

      • olga

        Hola: He decubierto tu blog hace poco tiempo, todavía no me he puesto al día de todo lo que has publicado; pero lo estaré. Aprovecho la ocasión para felicitarte y darte las gracias por las mágnificas aportaciones que haces, cada día me gustas más. Un saludo afectuoso.

        Me gusta

        • berlinconfidencial

          Hola Olga
          Gracias por tus palabras. Es una motivación añadida para seguir escribiendo, aunque he bajado el pistón en los últimos tiempos y ya no escribo tanto y también entro menos. Algunas entradas están desestructuradas porque borré el anterior blog que tenía las mismas entradas y al reintroducirlas en el nuevo y cambiar de Tema (diseño) el tamaño de la fuente pasó a ser otro y las imágenes desaparecieron. Lo digo por si visitas entradas más antiguas

          Saludos cordiales

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.