Malaysia Airlines MH370: ¿vuelo secuestrado electrónicamente? La sombra del Pentágono, la CIA y el Mossad (y 2)

malaysia_plane_mh370_CIA-accusation

El avión de Malaysia Airlines fue visto,como ya se ha dicho en la anterior entrada, al sur de las Islas Maldivas sobre las 18:15 h, volando muy bajo. La posibilidad de que el aparato “desaparecido” pudo haber sido secuestrado “electrónicamente” por un avión AWACS o similar, para después aterrizar en la isla de Diego García, cobra cada vez más sentido y es la posibilidad más realista a día de hoy. Cabe señalar que todos los grandes aviones comerciales estadounidenses están equipados con una clave en los sistemas de control de vuelo manual y remoto. Sólo la CIA y el Pentágono tienen el acceso a esa clave para hacerse cargo de las aeronaves por control remoto, ya sea desde sus AWACS o desde su base principal militar en el Pentágono. En particular, el Boeing 777 de las líneas aéreas de Malasia sería un “fly by wire”, es decir, una aeronave con controles que permitirían a la CIA poner a prueba de forma remota el avión “en caso de emergencia” (por ejemplo, un secuestro).

El hasta ahora ignoto y perdido atolón del Índico Diego García (descubierto en el siglo XVI por el explorador español Diego Garcia de Moguer), el señalado como el aterrizaje no voluntario del vuelo MH370, está en manos del ejército de EEUU, Reino Unido y también, probablemente, es un campo de operaciones de la inteligencia israelí. Dispone de una gran pista de aterrizaje para bombarderos y aviones espía de control remoto electrónico AWACS (también habría “sitio” para aviones comerciales), hangares subterráneos, además de estaciones para monitorear satélites espaciales y radiotelescopios GEODSS que escrutan cualquier actividad en el espacio. Pero sin duda una de las funciones más importantes y oscuras de la isla Diego García ha sido la de servir como plataforma-lanzadera para las agresiones de Irak y Afganistán, además de utilizarse como prisión de alto secreto para la CIA, donde los prisioneros sospechosos de “terrorismo” son interrogados y torturados.

Dos hechos de consideración merecen ser tenidos en cuenta en el oscuro “affaire” del vuelo MH370: PRIMERO, se lanza un bulo mediático sobre dos supuestos terroristas iraníes (cuyas fotos fueron claramente manipuladas) que viajaban a bordo del vuelo MH370, sin duda con todas las trazas de ser una pista falsa plantada por el Mossad israelí para ser utilizada como una oportuna cortina de humo. Al parecer los pasaportes europeos en poder de los dos iraníes habían sido robados en Tailandia y sus billetes fueron comprados por teléfono, lo que hace pensar en una trampa preparada por los espías israelíes. Al final se demostró que ambos iraníes lo que buscaban era fortuna en la Europa de los mercaderes. Ya no creo que puedan encontrar su “Eldorado” europeo. Al hilo de todo esto, no estaría de más recordar que incriminar a chivos expiatorios musulmanes ha sido una característica habitual en los ataques terroristas sionistas de falsa bandera (¿qué tal el 11-s, el 11-m o el 7-j?).

El SEGUNDO hecho merece más atención por cuanto podría dar carta definitiva de credibilidad al secuestro del vuelo MH370 por un avión militar norteamericano AWACS y su aterrizaje posterior en Diego García. Se trata de un supuesto mensaje enviado por un pasajero norteamericano del vuelo MH370, de nombre Philip Wood (un ingeniero de IBM), desde el mismo atolón Diego García, donde habría sido confinado en algún lugar secreto. Wood relató a través de su móvil lo siguiente: “Estoy detenido por personal militar desconocido después de que el vuelo en el que viajaba fuera secuestrado. Trabajo para IBM y logré esconder mi teléfono celular durante el secuestro. Me han separado del resto de los pasajeros y estoy en una celda oscura. Mi nombre es Philip Wood. Creo que estoy drogado. No puedo pensar con claridad”. La veracidad del mensaje y una foto en negro que acompañaba al mismo han sido puestas en la picota, como una especie de “hoax” (engaño), en algunos blogs que se han dedicado a “debunkear” técnicamente la supuesta información transmitida por Wood. Parece más bien una sospechosa y programada campaña de deliberada desinformación tratando de desmontar lo que podría ser una prueba de cargo de primer orden. A este respecto, han afirmado esos “debunkers” que las coordenadas facilitadas por Wood, a través de su móvil, pueden ser fácilmente manipuladas. Independientemente de si la circunstancia “Wood” es real o no, sigue sin haber una explicación coherente a la “desaparición” del vuelo MH370.

 

a0d95032c835a1691ae611c035a2f04ee846df72

LA ISLA MILITAR DE DIEGO GARCÍA

Mahathir Mohamad fue primer ministro de Malasia en el período que va de 1981 a 2003 y tampoco tiene dudas a la hora de señalar a la CIA como la autora del secuestro electrónico de la aeronave, argumentando su teoría en once breves puntos mediante los cuales deja entrever algunas de las claves que, según él, habrían posibilitado este nuevo acto de piratería y terrorismo internacional de la agencia de espionaje americana. La tesis central de Mohamad gira en torno al fabricante del aparato, Boeing. Mohamad sostiene que Boeing posee tecnología capaz para que “alguien” pueda “hacerse cargo del avión de forma automática, bien de forma remota o bien directamente”. Ese “alguien” no sería otro que la CIA, la única que tendría acceso a los códigos secretos de los aparatos Boeing. Según Mohamad Boeing y organismos de inteligencia como la CIA tienen la capacidad de hacerse con el “control ininterrumpido” de determinados aviones comerciales, uno de los cuales habría sido el MH370. Es más, el ex dirigente malasio afirma que EEUU otorgó a Boeing en 2006 una patente para un sistema que, una vez activado, eliminaba todo el control de los pilotos sobre la aeronave, de modo que dicho sistema podría guiar automáticamente un avión comercial a un lugar de aterrizaje pre-determinado.

Vayamos ahora a los grandes interrogantes. Si el Boeing, vuelo MH370, aterrizó en Diego García, ¿qué razones impulsaron a los militares y espías de EEUU a hacerse con el control del avión y cuál fue la suerte del pasaje? Yoichi Shimatsu (periodista freelance, analista de amplia experiencia, con sede en Hong-Kong) va en la línea de Barrett, pero ahonda todavía más en su análisis. Shimatsu afirma que entre los más de 200 pasajeros con destino a Beijing, el grupo objetivo de los secuestradores “electrónicos” se reduciría a los 20 empleados que trabajaban para la empresa de alta tecnología Freescale Semiconductors, con sede en Austin, Texas. Entre estos programadores y diseñadores de sistemas de microcomputación avanzados 12 eran malasios y 8 procedían de China. Shimatsu se pregunta con ácida (y cruel) ironía: ¿Qué innovación tecnológica provocaría que agencias de inteligencia militar del Pentágono pudieran interceptar electrónicamente un avión civil en pleno vuelo, mientras estaban pensando en la eliminación del resto de pasajeros, considerados no “importantes”, para utilizarlos como cebo para los tiburones?

 

freescale-kinetis-kl03

EL FREESCALE KINETIS CABE EN UN ALVEOLO DE UNA PELOTA DE GOLF

La innovación tecnológica a que se refiere Shimatsu no es otra que el Freescale Kinetis KL02 el microchip más pequeño del mundo (1,9 mm x 2 mm). Este ingenio tan diminuto tendría múltiples aplicaciones, por ejemplo, en la medicina para la administración de fármacos según un protocolo de prescripción-liberación pre-establecido, para implantes biónicos en el sistema nervioso de las extremidades humanas o incluso para operaciones de microcirugía. Pero sin duda la vertiente militar o de espionaje sería la más apetecible y la que motivaría, lógicamente, hacerse en exclusividad con este avanzado y ultrasofisticado “cacharrito” (serviría en el campo militar para la creación de drones de un tamaño más pequeño que una mosca -dirigidos a distancia o actuando de forma autónoma- o usándolos como micro satélites que actuarían de forma independiente para el rastreo de arsenales militares enemigos). El código KL02 del Kinetis significaría la versión 2 (desarrollada, al parecer, en Kuala Lumpur, Malasia), mientras que la posible fabricación de la versión 3 se ejecutaría en Beijing (China), según Shimatsu, algo que no podía ser tolerado por las agencias militares del Pentágono que habrían puesto en práctica todos los resortes posibles para impedirlo…¿incluida una desaparición de un avión comercial en pleno vuelo en el que viajaban esos programadores malasios y chinos?.

Resulta cuanto menos sorprendente que, como ya señaló antes Kevin Barrett, la desaparición de cuatro socios (chinos), propietarios de una patente de Freescale Semiconductors, quienes viajaban en el MH370 de Malaysia Airlines, haya convertido al famoso multimillonario Jacob Rothschild en el único propietario de la importante patente. Patente que estaba originariamente en manos tanto de los cuatro inventores chinos que iban en el avión “siniestrado” como de la empresa Freescale Semiconductors (cuyo propietario es el mencionado Rothschild) y que, curiosamente, fue aprobada por la Oficina de Patentes de EEUU cuatro días después de “desaparecer” el avión de Malaysian Airlines. Pero ¿qué tendría que decir China a todo esto cuando se ha sumado al coro de peticiones internacionales para la búsqueda de restos del avión, dando aparentemente por buena la versión oficial? ¿Por qué no ha levantado la mínima sospecha o denuncia, aunque fuese levemente sobre la muerte de sus compatriotas? La respuesta podría ser sencilla y no. Desatar una alarma acerca de que un avión puede ser secuestrado “a la carta” supondría, tanto para China (como para el resto de países), un enorme perjuicio económico en el tráfico diario de viajeros entre China y otros países del mundo, y viceversa. Esta podría ser una causa, pero se podrían barajar otras menos tangibles, como el pasar de largo de una guerra caliente de declaraciones incriminatorias, aunque la reciente acusación de espionaje realizada por EEUU sobre cinco funcionarios chinos podría ser un buen motivo para que el gigante asiático contraatacara en este sentido.

 

58552

Ahora bien, ¿que hay de la suerte del resto del pasaje del vuelo MH370? Shimatsu especula (o tal vez no) con una idea macabra pero….es que no hay más cera que la que arde…Señala Shimatsu: los defensores del Estado judío tuvieron que tomar medidas. Es mejor matar a 200 enemigos malayos y chinos, que son unos don nadie, antes que tocar un pelo de la cabeza de alguien que forme parte del pueblo elegido. Y, por lo tanto, la orden del secuestro del Boeing 777, vuelo MH370, tuvo que venir desde la Red Shield, la Casa de Rothschild, a través de sus subordinados neoconservadores del Pentágono. El Vuelo 370 había que detenerlo a cualquier precio para poner a salvo la reputación imperial tecnológica de Estados Unidos.

De todos modos, si hay algo meridianamente transparente, teorías al margen, es que después de casi tres meses de la “desaparición” de ese avión se sigue sin saber nada del mismo. Como dice, con lógica casi ociosa, el ex premier malayo Mahathir Mohamed en su blog “todo lo que sube, debe necesariamente bajar”. Por lo que hay que pensar que, deliberadamente, nos están ocultando algo.

 

Un Comentario

  1. Pingback: Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s