La policía política de CiU vuelve a las andadas

SAMSUNG DIGITAL CAMERAQue te reduzcan con la fuerza bruta en Cataluña puede significar que acabes pereciendo bajo los puños, las botas y rodillas de la Gestapo catalana, eso que llaman Mossos, el cuerpo de pistoleros represivos  que la corrupta separatista CiU tiene a su cargo para salvaguardar el orden en los Paises Catalanes. Hace tiempo que resulta preocupante la deriva de muertes a manos de los guardia de corps catalanes, pero nadie mueve un músculo en la infecta Generalitat (ni en el Estado español) que no sea aplaudir a sus matones de la Cuadra o de la pocilga.

No puede ser que alguien presuntamente conflictivo (o no) pueda terminar muerto en comisaría o en plena calle por la desenfrenada violencia ejercida por la policía de Mas. El triste récord de muertes bajo custodia policial, en la calle o la saña represiva-torturadora con que se emplean estos  gorilas de placa y pistola a sueldo del futuro Estado-gangster catalán empieza a resultar temible, por rutinaria, por el encubrimiento que hacen los medios primando, en primer, y casi exclusivo lugar, la versión policial y minimizando hasta el límite de lo practicable la brutalidad policial o bien echando un cerrojo informativo ensordecedor.

Con el crimen masivo de Ceuta todavía reciente, parece que las policías fascistas del Estado español se han metido de lleno en una vorágine represiva actuando miméticamente al estilo “americano”, es decir, utilizando todos los resortes de las más cruda violencia criminal. Lo hemos podido ver recientemente en Madrid con el numerito policial donde se han convertido, mediáticamente, de agresores en víctimas prácticamente en solitario, ante unos violentos encapuchados..que estaban perfectamente organizados. Y, vaya por dios, se montó la que se montó sabiendo que venían los observadores de la OSCE a vigilar el comportamiento policial español. Casualidad: policías acorralados y decenas de antidisturbios supuestamente “heridos”  y otros tantos cayendo como chinches al asfalto. Sólo que hay un problema: los truhanes que vierten basura en los falsimedios no nos contaron la otra versión, la siempre escamoteada brutalidad policíaca: la de manifestantes que pierden testículos, las ya habituales agresiones verbales y físicas en las comisarías, los precedentes del 25-S y tantos otros, etc, etc.

 

policias_infiltrados1

Es la hora del trabajo. Encapuchados, al ladito del furgón policial de los Mossos, con estética antisistema prestos para montar un pollo

Aquí se equivocaron en la estética. Este tiene de antisistema lo que yo de obispo. Claramente un infiltrado

Aquí se equivocaron en la estética. Este tiene de antisistema lo que yo de obispo. Claramente un infiltrado policial

No me peguéis que soy de los vuestros y ya he realizado el "trabajito" de calentar el ambiente

“No me peguéis que soy de los vuestros y ya he realizado el “trabajito” de calentar el ambiente”

Me importa un rábano si la última víctima a manos de diez Mossos (verdaderamente inaudito), el actor Alfonso Bayard,  incordiaba a unas señoritas, montaba bronca en un local, estaba bajo los efectos de las drogas o mordió (a ver donde está la foto de la agresión) la mano a un Mosso según testigos nada fiables (parece ser que esta última es la consigna que suele utilizar la policía para defenderse de su “refinada” brutalidad; a los ciudadanos les da por morder como si fueran perros). Y, en todo caso, si te agreden salvajemente tienes el derecho legítimo a defenderte, con uñas y también con dientes…y tal vez con algo más. O, en fin, si el otro muerto de Salou, ocurrido en el mismo lapso de tiempo, había ejercido la manoseada, sensacionalista y amarillista “violencia de género”, motivos suficientes, al parecer, para golpear a una persona hasta matarla. Lo que queda claro, menos para la gentuza que ampara a estos sádicos, es que hay dos muertos más en la cuenta de estos Mossos violentos y fascistoides cuyos antecedentes de maltrato y barbarie policial es ya “legendaria”.

Atribuir las muertes, como argumentan los compañeros-esbirros de los Mossos, a un “cóctel de dolencias cardiacas, estupefacientes y episodios violentos por parte de los detenidos” suena tan repugnante como a apología del terrorismo de Estado, sólo que este no está tipificado como el otro…claro. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s