El 11-M (14). Las tapaderas tecnológicas del Mossad para las falsas banderas (y II)

VERINT

Renfe, como tantas corporaciones empresariales y financieras-bancarias españolas, colabora con el Estado sionista-terrorista de Israel en asuntos de seguridad. Por ejemplo, en cursos organizados en Israel por el Security and Intelligence Advising, probablemente otra tapadera de espionaje y seguridad del Mossad, donde han asistido también representantes de otras empresas españolas como el BBVA y Telefónica. Verint (recordemos, fachada del Mossad) también tiene acuerdos suscritos con España para proyectos de seguridad integral como el Emergency Support System (ESS) el cual nos dice que “proporciona información en tiempo real sobre cómo actuar a los gestores de crisis durante situaciones anormales, en coordinación con fuerzas sobre el terreno (policía, salvamento, bomberos)”. Esta colaboración con empresas tecnológicas de Israel podría ser una pista sobre el sistema de seguridad que, presumiblemente, podría haber instalado Renfe a través de Verint el 11-m.

A título de ejemplo, y como curiosidad, dentro del marco de estrecha colaboración en materia militar y de seguridad entre España e Israel decir que espías del Mossad han instruido en territorio español a agentes de la guardia civil y del CNI en asuntos de “detección de terrorismo islámico”. Lo que habría que preguntarse es sobre qué tipo de “terrorismo islámico”  han consistido esas actuaciones, si el orquestado por la CIA en países como Irak, Siria o Libia, el de los montajes policiales de Occidente, con la ejecución de sus “falsas banderas” en torno a “AlQaeda”, el financiado por ellos mismos (Mossad) o, tal vez, el que sale en unas viñetas con Mahoma. En fin, todo la información anterior sobre la cooperación en materia de seguridad viene referida en el interesante informe titulado España-Israel. Relaciones en materia militar, armamentista y de seguridad. Balance y tendencias, de Alejandro Pozo Marin.

Verint, por otra parte, también es conocida por colocar “backdoors” (o puertas traseras, en la jerga informática) en su software (lisa y llanamente espionaje) y también por crear virus. Tanto es así, que el virus Stuxnet fue diseñado por esta empresa para ser usado por el Mossad contra el proyecto de energía nuclear pacífico de Irán. Un acto de sabotaje terrorista (otro más de Israel) que violaba claramente el derecho internacional, según expertos jurídicos independientes.

Hay quien va más lejos y señala a esta empresa israelí (u otra similar de Israel) como las creadora de las falsas llamadas que se realizaron el 11-s por “pasajeros” de los aviones “secuestrados”  a sus “familiares” y que luego fueron utilizadas por los conspiradores para hacer más creíble el secuestro de los falsos terroristas. A este respecto solo hay que leer qué tipo de tecnología ofrece Verint en su página de Internet: Verint Security Intelligence Solutions help government and commercial organizations around the globe protect people and property and neutralize terror and crime. Our solutions generate Actionable Intelligence™ through the analysis of voice, video, and unstructured text. (Verint Security Intelligence Solutions ayuda a los gobiernos y empresas de todo el mundo con el objetivo de proteger a personas o bienes y, de este modo, neutralizar el terrorismo y la delincuencia. Nuestras soluciones generan a través de Actionable Intelligence ™ análisis de voz, vídeo y texto no estructurado)

Como apunte final señalar que esta empresa del Mossad, Verint, también se hizo cargo de la seguridad del Metro de Valencia un año antes de ocurrir el accidente que ocasionó la muerte de 43 personas, hecho ocurrido en 2006. El dato de Verint está totalmente confirmado y es accesible. Con esto no quiero afirmar nada, solamente cabría preguntarse si esa seguridad de Verint alcanzaba tanto al control de viajeros como a los sistemas de seguridad propia de los trenes del Metro.

Que cada cual saque sus conclusiones…o investigue. Pero una línea de “false flag”, sin autoría oficial, sobre Valencia no sería, ni mucho menos, descabellada, manteniendo siempre una prudencial distancia. El escandaloso silencio oficial –político y judicial- sobre esta otra masacre da pie a pensar, eso sí, en infinidad de cosas. Recordemos que en el año del accidente Juan Cotino, ex director general de la Policía con el gobierno del PP, un afiliado a la secta Opus Dei, a la sazón Consejero de Agricultura de la Comunidad Valenciana en la fecha del accidente, se dedicó a obstruir la investigación y fue acusado de ocultar pruebas del accidente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s