Leyendas falaces, demonización e hipocresía contra el deporte de la RDA (y 3): Marita Koch, el incuestionable mito del atletismo de la RDA

mariita-koch-lista-XxXx80

Marita Koch (1957) es la atleta más grande de todos los tiempos. El hecho de haber representado a un país como la República Democrática de Alemania ya era motivo suficiente para que cayese sobre ella el peso de las sospechas e intrigas sobre el dopaje, sobre todo una vez que se consumó la anexión de la RDA a la RFA. Sin embargo, Marita ha resistido todos estos envites en los últimos años, desde su retirada en 1986, que le han lanzado todos los inquisidores mediáticos, políticos y deportivos de la nueva Alemania y de otros países. Todo ello con mucha gallardía y dignidad. No resulta nada extraño encontrar tendenciosidad del siguiente tenor: Si se escribe en Google “Marita Koch” lo primero que añade el buscador es la palabra “dopaje”, señal de hasta qué punto está en entredicho la trayectoria deportiva de la alemana del Este (Las cifras increíbles de Marita Koch).

Mentira absolutamente podrida. No es señal de nada. ¡Cómo se puede simplificar de manera tan grosera utilizando como fuente…un buscador!. La única señal perceptible es el chismorreo, las discusiones de taberna, el burdo amarillismo desinformativo y la falta de criterio de los lobotomizados de siempre que se han tragado la sensacionalista versión occidental del “todo era dopaje” en el deporte de la RDA y teclean compulsivamente en Google buscando satisfacer perentoriamente su deseo y creencia personal de que las atletas de la RDA han estado dopadas, se trate conscientemente de un bulo o no. En realidad, si se teclea en Google cualquier deportista de la RDA, a continuación aparece la palabra mágica: dóping. Parece más una estratagema hecha a posta y orquestada premeditadamente que una inocente búsqueda en Internet. Aunque, también hay que decirlo, esa palabra “maldita” también aparece al lado de Carl Lewis y otros mitos del atletismo del Oeste. Pero la RDA ha sido, por cuestiones de propaganda anticomunista, el “enemigo” a batir en todos los frentes, incluido el deportivo.

¡Es que deportistas de la RDA denunciaron…es que algunos fueron indemnizados….es que entrenadores de la RDA fueron condenados…!. Una denuncia o un puñado de ellas, ciertas, manipuladas o no, en ningún caso significa una generalidad y menos si no existen, ni han existido, pruebas sobre el terreno (actuaciones irregulares detectadas mediante controles antidopaje) para incriminar a estas atletas. Las “vendettas” políticas de la ex Alemania del Oeste son la primera prueba acusatoria contra Marita Koch y otras grandes deportistas de la RDA. Y así, una sucesión de patanes, resentidos, manipuladores y propagadores de mentiras (los españoles los peores y más acomplejados) han hecho fortuna dialéctica, desde los púlpitos políticos o deportivos, a cuenta de una Marita Koch que no ha querido hablar (con buen critero) en los últimos años del dopaje, del que ha negado en redondo estar vinculada, porque simplemente le manipulan sus palabras. Todos conocemos muy bien como se las gasta la Falsimierda, la CIA y sus órganos de tergiversación masiva.

images852

Marita Koch está absolutamente limpia y ella tendría que ser la primera interesada en desmentir lo contrario.  Si no lo hizo antes, ni lo ha hecho nunca, su recorrido deportivo es absolutamente inmaculado y no hay ninguna prueba en su contra, a pesar del acoso y presiones para que se “autoculpabilizase”. Cuando arrasó con el récord del mundo de 400 m pasó el correspondiente control antidoping. No hubo ninguna respuesta positiva en su organismo. No hay más que hablar, discutir o dudar. 

En la impresionante carrera de Canberra (Australia) donde batió el récord del mundo de 400 m, con un estratosférico crono de 47”60, todavía vigente y casi imperecedero, Marita Koch aplicó su máxima de “si no quieres sufrir, no puedes ganar”. Marita Koch era una superserie, la mejor atleta de la historia y ni las campañitas de “dóping” de Google, ni la podredumbre interesada que rodeó al fin de la RDA, incluida la deportiva, van a poder manchar su historial. En la acertada reseña que hizo hace tres años Juan C. Hernández en el Diario Vasco (Marita Koch paró los relojes) define de forma certera la épica deportiva de Marita:

No tiene que demostrar nada a nadie. Marita Koch es un mito desde hace tiempo, ya lo ha ganado todo en el Atletismo: cuatro títulos europeos, tres mundiales y uno olímpico (contando solamente oros al aire libre), más trece récords mundiales que añaden brillo a ese palmarés. Dos días antes había dominado los 200 metros y el 4×400 de esta Copa del Mundo, pero quedaba UNA carrera, LA CARRERA. Y es que Marita Koch llegó a Canberra con dos intenciones declaradas: recuperar el récord mundial de los 400 metros, que le había pertenecido de 1978 a 1983, y retirarse. Tenía veintiocho años, y deseos de casarse, tener hijos y acabar sus estudios de pediatría.[…]

Ya en el relato que Hernández hace de la mítica carrera de Marita Koch en Canberra, señala con indubitada admiración:

Marita Koch corrió a la vieja usanza, a reventar hasta el trescientos y a morir hasta la meta. El parcial ‘manual’ del primer 100 asusta: 10”9, ya va delante de la atleta de la calle 4, tic-tac, tic-tac; el segundo impresiona: 22”4 (10”9 + 11”5), ¡¡ya ha tomado la compensación a todas!!, tic-tac, tic-tac; el tercero sobrecoge: 34”1 (10”9 + 11”5 + 11”7), tic-tac, tic-tac; y una recta final de órdago en 13”5. Click. Se paró el reloj. 47”60, 47”60, 47”60, 47”60… Cuarenta y siete segundos y sesenta centésimas, una marca que ahí se quedó por los siglos de los siglos.

Marita Koch compitió hasta el año 1986 (Europeos de Stuttgart). Podía haber seguido en la misma especialidad (400 m.) o, por qué no, como hacen otros atletas, que van perdiendo punta de velocidad con el paso del tiempo, pasar a carreras de más fondo (800 m), pero prefirió retirarse por todo lo alto. Casi treinta años después de la gesta, todavía resuenan los ecos de aquel prodigio. A pesar de agoreros, fabuladores, intoxicadores profesionales y envidiosos.

  1. Atketa

    ¿Tu te crees lo que has escrito aqui de verdad? Ninguna otra atleta ha podido ni siquiera acercarse a las marcas de Koch tras 30 años con las mejores humanas y materiales de estos años. Eso es lo que demuestra que iba dopadad hasta las cejas. Ella y todos los que baten records inalcanzables hace 20 años: Barnes en peso, Griffit en velocidad, todos los lanzamientos femeninos….
    Cualquiera que ha estudiado algo del tema lo sabe…

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Me lo creo…¿y tú quién eres para decir lo contrario? Cualquiera que ha estudiado el tema….quién ha estudiado…dónde y cómo. Barnes fue sancionado por dopaje…y Griffith ya sabemos como acabó. Marita Koch no dio nunca positivo en un control antidóping, negó reiteradamente que tomase sustancias dopantes…El récord del mundo de 4×100 femenino, batido hace unos años, y que estaba en posesión de la RDA, habría que achacarle iguales sospechas…al igual que a Hicham El Guerrouj, Carl Lewis, Sebastian Coe, Steve Cram, etc…etc..

      Me gusta

  2. orlado

    Si hay un record dudoso y asqueroso es el de –flo flo-de eeuu al 31/12/87 en 100 10,96 en 200 21,99 ?????? En 1988 ??? 10,4o y ??? 21,34??? Y luego se borro se archivo para no pasar vergüenza en 1989

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s