El 11-M (2). Explosivos a la carta para apuntalar las patrañas de unos y otros

FAKE

Voy a pasar de largo sobre algunas de las lamentables maquinaciones y adulteraciones que nos presentaron como pruebas de la vía islámica al atentado (la preparada y chapucera mochila de Vallecas con su bomba, su metralla y sus cables sueltos o los vehículos plantados Kangoo y Skoda Fabia) para entrar, someramente, en el fango de la goma 2 ECO ya que, al parecer, dicho componente se encontró en algunas mochilas “perdidas” (o, más exactamente, plantadas) encontradas en los trenes y que, misteriosamente, no estallaron.

El que fue Jefe Provincial de Madrid de los Tedax en 2004, realizó un testimonio cuanto menos revelador en el juicio del 11-m (video de más abajo). Según este policía, después de toparse con una de las mochilas “trampa” de Atocha, él y sus colegas Tedax pensaron que, viendo el estado en que habían quedado los trenes, podrían contener un explosivo de alta potencia (el militar C4, para entendernos) señalando además esos Tedax algunas cuestiones de orden técnico (la velocidad de detonación del C4 andaría por los “6000 m/s de potencial de detonación” mientras que la Goma 2 ECO estaría 3000/4000 m/s).

El Jefe del Tedax afirmó que: “estos explosivos plásticos, el C4, tienen una característica, y es que al detonar provocan un denso humo negro, pero en el caso de la mochila de Atocha el humo no fue negro sino más bien blanco, que es señal de estar fabricado con nitratos”, remarcando, de nuevo, a preguntas de una letrada, que el humo de la explosión del C3-C4 es totalmente negro”. Según el jefe del Tedax “en este caso nos llamó poderosamente la atención porque todos estábamos esperando ver un humo negro y sólo vimos humo gris tirando a claro”. Inclusive otro tedax de la policía que intervino en Atocha tenía también la opinión de que se trataba de “alto explosivo”.


Así pues, de acuerdo con lo declarado por el Jefe del Tedax, y viendo el famoso y único video que captó imágenes de la explosión de los trenes, desde una escalera mecánica en la estación de Atocha, sus afirmaciones desmontarían total y absolutamente (sin querer) la patraña de la goma 2 Eco, la dinamita, la nitroglicerina o el titadyne y confirmaría en todos sus extremos la única teoría a la que nadie, desde ambas tesis mentirosas (ETA-AlQaeda), ha querido agarrarse: el uso de explosivo militar C4 en los atentados..y, por ende, dejaría la puerta abierta a la participación activa de un servicio secreto extranjero en los atentados terroristas.

Lógicamente, el jefe policial de los Tedax tenía que explicar, para dar el visto bueno a la engañifa oficial, por qué las muestras recogidas en los focos de las explosiones de los trenes contenían, oficialmente, Goma2 Eco si las detonaciones y el daño causado en los mismos NO se correspondían con este tipo de explosivo, sino con el C4. La solución fue añadir una argucia poco creíble e insostenible: que las muestras de Goma 2 Eco estaban contaminadas, o reforzadas, con nitroglicerina; en este supuesto, la velocidad de detonación si alcanzaría más de 6000 m/s.¿Pero acaso esa explosión de Goma 2 Eco+nitroglicerina provocaría el denso humo negro que pudimos ver en el único video que hay sobre las explosiones? ¿Seguro que tendría los mismos efectos destructivos que el C4? ¿Por qué no se hizo una prueba sobre el terreno utilizando toda esa gama de explosivos para descartar o confirmar la utilización de uno u otro explosivo?El juez del Olmo fue quien lo propuso, pero le dijeron en la policía que eso era una “tontería” y tocaba destruir los trenes, como correspondía, para no dejar pistas sobre el crimen.

Total, la fábula de la supuesta aparición de nitroglicerina (añadida o no a la Goma 2 Eco) y el hallazgo, también, de un supuesto componente explosivo DNT validaría las tesis del titadyne (sustancia empleada habitualmente por ETA en sus atentados) lo que trasladaría las sospechas del complot islamista al de ETA. Una monumental patraña con la que unos y otros, conspiranoicos de Estado-tesis islamista, versus conspiranoicos de la tesis “etarra”, se han enfrascado durante años para engañar a la opinión pública.

La teoría más plausible en el atentado del 11-m, como la causante primera y última de las explosiones de los trenes de Atocha, es la utilización, muy profesional, de explosivo militar (C4). Porque, ya se tratase de Goma 2 ECO o de Titadyn, estos explosivos nunca hubieran roto por sí solos la estructura de la base de los vagones, ni hubieran abierto los mismos como si se hubiera utilizado un abrelatas (Nodo50). Pero claro, esto último era calderilla probatoria para la “fiscala” del Goma 2 Eco ¡y vale ya! (Olga Sánchez) o para el fiscal jefe Javier Zaragoza, quien dijo literalmente en el juicio del 11-m…”¡qué más da el tipo de explosivo que se utilizase!”, lo importante, según el ínclito Zaragoza, es que los sujetos que estaban en la jaula blindada de la AN eran los “culpables”. Asombroso sentido de la “justicia” más bananera, tercermundista y prevaricadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s