El mito de la Stasi: un fraude histórico orquestado por dos agencias del crimen occidental: la CIA y el BND (7)

NAZIGERMANY

LA GESTAPO SILENCIOSA: LAS PURGAS FASCISTAS DE LA “NUEVA” ALEMANIA CONTRA PERSONAS Y BIENES DE LA RDA 

La inquina, ensañamiento, parcialidad e ilegalidad de los procesos políticos abiertos por la justicia alemana reunazificada contra la RDA quedó al descubierto cuando fueron juzgados, condenados y encarcelados ilegalmente los jefes de la vigilancia fronteriza de la RDA (Muro de Berlín) que cumplían un mandato de un Estado soberano que defendía legítimamente sus fronteras como lo hace cualquier otro país, Erich Honecker (extraditado previamente de Rusia por el alcohólico agente de la CIA y demente Yeltsin) quien, por cierto, dos años antes había sido recibido con honores de jefe de Estado por el presidente de la RFA Helmut Kohl o el último presidente de la RDA Egon Krenz.

Pero no sólo los elementos más representativos del Estado de la RDA (sus dirigentes) han sufrido la persecución política y cárcel por parte de la nueva Alemania. Hasta el día de hoy muchos ciudadanos que trabajaban para la RDA en cargos públicos como guardas fronterizos, miembros de la judicatura, miembros del comité central del SED (Partido Socialista Unificado Alemán) servicios de seguridad, etc. tienen abiertos sumarios pendientes de ser ejecutados y la cifra de perseguidos políticos rondaría, según las estimaciones más a la baja, del orden de las cien mil personas. La cruz gamada se había “democratizado”.

La purga alcanzó a maestros de escuela, a medios como el Neues Deutschland, se allanaron librerías e incautaron libros como el del ex  espía alemán federal Hans Joachim Tiedge que trabajaron para la RDA, la economía de la ex RDA fue literalmente arrasada, propiedades de ciudadanos del Este, expropiadas en su día a los nazis, fueron reclamadas y usurpadas por antiguos nazis del Oeste e incluso personas que ni siquiera pertenecían al SED (el Partido Socialista Unificado de la RDA) fueron despedidos de sus puestos de trabajo, sólo por haber trabajado en órganos del gobierno de la RDA (Gerhard Mertschenk). Médicos, juristas o científicos fueron puestos en la calle por el revanchismo derechista de la RFA.

2,w=256,c=0.bild

Erich Honecker, saludando a la salida de la cárcel de Moabit, en Berlín

Incluso la desvergüenza criminal de la ex Alemania Federal alcanzó a jueces de la RDA (como el caso del magistrado Heymann, sentenciado a cinco años) que habían condenado a espías de la RFA integrantes de las redes nazis del criminal de guerra Reinhard Gehlen (el ex jefe de los espías de Hitler y fundador del servicio secreto alemán federal) o heroicos agentes de la Stasi como Alfred Spuhler, quien alertó al presidente chileno Salvador Allende de un inminente golpe de Estado militar que se iba a producir en su país y que, lamentablemente, no fue escuchado. Spuhler fue condenado a diez años. 

Es decir, se han estado vulnerando todos los derechos individuales y colectivos hasta límites inimaginables en un Estado supuestamente “democrático”. Los abusos y violaciones de derechos humanos de la nueva Alemania han superado con creces todas las previsiones negativas que se preveían después de la anexión. Contaron, por supuesto, con la complicidad, el apagón informativo, de Falsimedia conglomerado que siempre ha estado trabajando (ideológica y monetariamente) para las grandes dictaduras del capital financiero y la política de expansionismo militar de EEUU.

La vorágine represiva ha alcanzado incluso a la supresión del nombre de calles dedicadas a héroes contra el nazismo y lo que es peor, miles de funcionarios del Oeste (policías y jueces), incluyendo el espionaje del BND, se han encargado de sembrar cizaña en la antigua RDA infiltrando redes de grupos neonazis, con la quema de centros de refugiados (inmigrantes) que han ocasionado incluso decenas de muertos. El BND, una vez más, ha estado implicado en estos crímenes de Estado utilizando redes terroristas de extrema derecha. El auge de estos grupos en la antigua RDA no es un fenómeno de cambio ideológico de la población alemana oriental como burdamente nos han vendido medios de la OTAN como ELPAIS, sino una programada y eficaz penetración de neonazis en el territorio oriental de Alemania para, una vez más, endosar mierda a los ciudadanos del Este y desactivar de este modo a la izquierda alemana. 

Qué coincidiencia, herr general, yo también me volví demócrata en 1945

                   SE BUSCAN GENERALES PARA EL “NUEVO” EJÉRCITO ALEMÁN DE LA RFA:
“Qué coincidiencia, herr general, yo también me volví demócrata en 1945” (traducido de la viñeta original)

Con esta pax romana, silenciada por los medios de la CIA, se certificó una de las mayores operaciones de castigo y brutalidad contra una nación soberana por parte del nuevo IV Reich alemán. Una verdadera razzia anticomunista, que ni McCarthy en sus mejores tiempos hubiera podido soñar. En contraposición, como ya es sabido y conviene reiterarlo mil veces, miles de criminales de guerra nazis entraron por la puerta principal de la RFA al terminar la guerra, los cuales no fueron llevados ante ningún tribunal. Es más, fueron premiados por el Estado alemán federal en puestos de grandes empresas, alcaldías, en la Administración del Estado (Ministerio de Defensa o el servicio secreto BND) o pagándoles puntualmente sus pensiones.

La diferencia es bastante cristalina: los ahora perseguidos de la RDA servían a su país y le defendían del militarismo de la OTAN y del neonazismo del Oeste, mientras que los miembros del Partido nazi, de la Gestapo, de las SS, de la Wehrmacht acogidos en la RFA llevaban sobre sus espaldas incontables crímenes contra la Humanidad. Esto se ha intentado ocultar por todos los medios durante los últimos veinticinco años a fuerza de bombardear mentiras masivas contra la RDA, el Ministerio de la Seguridad del Estado (la Stasi) y sus dirigentes políticos.

Ese Estado revanchista que jamás ajustó cuentas con el nazismo se permitía el lujo de sentar en el banquillo a un Estado reconocido en la ONU, para dar rienda suelta a toda su artillería anticomunista. Pero a pesar de todo, de las más de treinta mil demandas (la mayoría de ellas seguramente amañadas) presentadas contra la Stasi en los tribunales federales alemanes, por ciudadanos de la RDA, apenas prosperaron una veintena. No se podían permitir hacer un espantoso ridículo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s