El mito de la Stasi, un fraude histórico orquestado por dos agencias del crimen occidental: la CIA y el BND (1)

NAZIEROPA

LA CIA Y EL BND: CONTRATANDO CRIMINALES DE GUERRA NAZIS A TIEMPO COMPLETO

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Bundesnachrichtendienst (BND), servicios secretos de espionaje de EEUU y Alemania, respectivamente, antes de erigirse en baluartes de los “derechos humanos y libertades” (sic) de Occidente, demonizando a la República Democrática de Alemania a través de sus comilitones mediáticos y pseudointelectuales del Oeste, tuvieron un destacado papel finalizada la II Guerra Mundial, no sólo como agencias de reclutamiento de miles de nazis prófugos de la justicia (o el simulacro que entonces existiera), sino también como eventuales terroristas en ejercicio. La captura-robo en 1990 de miles de archivos secretos de la Stasi (el servicio secreto del Ministerio de Seguridad del Estado de la RDA) por parte de la CIA y el BND ha sido uno de los puntales del iceberg de desinformación masiva, abiertamente tendencioso, donde se sacaron a luz pública los “crímenes” que, supuestamente, cometió el servicio de espionaje alemán oriental contra sus ciudadanos. Pero hagamos, antes, un poco de historia.

El más notorio criminal de guerra contratado por la CIA y el BND, acabada la segunda contienda bélica mundial, fue Reinhard Gehlen, el jefe de los espías de Hitler quien, conocedor de primera mano del enemigo soviético, facilitó abundante información sobre el Este socialista a EEUU y la “nueva” Alemania Occidental. El curriculum sanguinario de Gehlen era sobradamente conocido por la CIA y el BND: torturas, malos tratos y asesinatos ordenados por Gehlen costaron la vida a 4 millones de prisioneros de guerra soviéticos. Este aspecto del pasado criminal de Gehlen se ocultó por todos los medios por parte de esas dos agencias, figurando asépticamente como un personaje “indeseado” (de cara a la opinión pública) pero, sin duda, necesario para sus fines ideológicos (añado yo, extraordinariamente similares a los de Gehlen).

 

reinhard_gehlen_1945

REINHARD GEHLEN, DE FIEL SERVIDOR DE HITLER A FIEL SERVIDOR DE EEUU Y ALEMANIA

Gehlen, siendo ya formalmente espía de la CIA tuvo vía libre para fundar su propio servicio secreto paralelo (el Gehlen ORG), para de este modo gozar de autonomía a la hora de reclutar a criminales procedentes tanto de las SS como de la Gestapo. De la CIA, Gehlen fue “cedido” al servicio secreto alemán occidental (el BND) donde fue, lógicamente, su cabeza más visible ya que era uno de sus fundadores. Ambas organizaciones (la CIA y el BND) actuaron estrechamente en la guerra fría del siglo XX para ejecutar, dentro y fuera del territorio europeo, operaciones golpistas, anticomunistas y terroristas con objeto de implantar, en su caso, dictaduras que les fueran afines, estratégicamente, a sus respectivos países. Como, por ejemplo, sucedió en Irán donde se diseñó un plan para derrocar al líder democrático de ese país, Mossadegh, en 1953, otro rebelde que iba a dejar de favorecer a los ricos y a las multinaciones para poner a disposición del pueblo los recursos petrolíferos, lo que le costó la presidencia en beneficio de un agente de la CIA, el sanguinario dictador Reza Pahlevi (el Sha). Gehlen junto al fascista Allen Dulles (recién nombrado jefe de la agencia de espionaje americana) fueron los promotores de ese golpe de Estado.

La actividad frenética de Gehlen continuó y se materializó en operaciones encubiertas dirigidas hacia el Este de Europa. Tanta influencia tuvo el nazi Gehlen en Alemania Occidental que formó parte, con toda lógica, del propio Estado alemán. En EEUU, mientras, Gehlen había dejado a su recadero, Otto Von Albrecht Bolschwing, capitán de las SS de Himmler, como enlace de la CIA. Hitler debía estar regocijándose en su tumba. Se sabe, pues, que EEUU tenía a su protegido Gehlen como una importantísima cabeza operativa de la CIA, tanto que “durante diez años, la Agencia Central de Inteligencia gastó al menos 200 millones de dólares y pagó a 4.000 agentes clandestinos, para que las redes de Gehlen siguieran funcionando a tiempo completo y en favor de los Estados Unidos. Y no sólo eso, sino que los sicarios de Hitler en USA “trabajaron durante medio siglo, en el más grande de los secretos, en Fort Bragg (más conocida como la Escuela de Asesinatos de la CIA), en la NASA (la organización científica corrupta que ha trabajado codo con codo con el espionaje criminal de EEUU), en el complejo militar-industrial, en el lobby del armamento y en la CIA” Con estas “joyas” y estas premisas, sinceramente, yo no hubiera levantado un Muro en Berlín Este, sino tres y medio…

 

Franz Stock, en el centro, pasando "revista" a prisioneros nazis

Franz Stock, en el centro, pasando “revista” a prisioneros nazis, junto al futuro papa, Juan XXIII (izquierda)

En toda esta tramoya criminal del “democrático” Occidente no faltó tampoco a la cita la iglesia católica. Sacerdotes como el alemán Franz Stock, prestaron también desinteresadamente su ayuda para reclutar nazis en las redes de espionaje diseñadas por EEUU y Alemania Federal, concretamente en el internado seminarista de Coudray-Morancez (Francia). Aunque la Wikipedia, o historiografía oficial del personaje, dice exactamente lo contrario (eso sí, habla de “atención a prisioneros alemanes”…un curioso eufemismo). Conviene hacer esta puntualización, puesto que el Vaticano fue uno de los promotores y creadores del aparato de fugas de prófugos nazis a Sudamérica. Y, también, porque en el ritual simbólico de la iglesia católica figura Stock como candidato a beatificar (si es que no lo ha hecho ya…porque uno no está al tanto de esos desternillantes saraos religiosos).

Pero no sólo Gehlen fue agente de la CIA y el BND, sino que otros nazis especialistas en matanzas como el conocido “carnicero de Lyon”, Klaus Barbie, jefe de la Gestapo en esa localidad francesa, fueron otras “ilustres” estrellas invitadas de ambos servicios secretos. Barbie, además de criminal de guerra, fue uno de los arquitectos de la guerra sucia contra la izquierda en varios países latinoamericanos hasta bien entrados los años 80, interviniendo activamente en favor de las dictaduras genocidas de Videla (Argentina), Stroessner (Paraguay), Hugo Banzer (Bolivia) o Pinochet (Chile). Barbie recibió, por si hace falta recordarlo, apoyo logístico de EEUU para fugarse a Bolivia.

Peter Hammerschmidt, investigador alemán que tuvo acceso a archivos desclasificados en el Archivo Nacional de Washington, tuvo bien claro que el nazi Barbie “organizó entregas de armas a regímenes de ultraderechas y dictaduras en Suramérica, con cargo a la empresa armamentista alemana Merex, la cual mantenía contactos estrechos con el BND (el servicio secreto de Alemania Occidental)” Este investigador afirma concluyentemente que: “no es muy sorprendente que el BND reclutara a Barbie a principios de 1966 para apoyar la lucha anticomunista”. Eso sí, al BND le duró un suspiro (siete meses) el carnicero Barbie, tal vez porque vieron que se le “iba de las manos” con facilidad y solamente querían en sus filas nazis, digamos, algo más discretos…

FUENTES: Contrainjerencia.org; Voltaire.org

 

Un Comentario

  1. Luisa Mamani

    UN ARTICULO MUY INTERESANTE, EL QUE DEBERIA LLEGAR A MUCHAS PERSONAS PARA QUE CONOSCAN LA VERDADERA HISTORIA Y PUEDAN ENTENDER LA AGRESION QUE ESTA SUFRIENDO SIRIA. AUNQUE EL CONTEXTO HISTORICO ES DIFERENTE, YA QUE MUCHO PUEBLOS ESTAN DESPERTANDO Y ESTAN TRATANDO DE ESTAR UNIDOS EN CONTRA DEL IMPERIALISMO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s