Edward Snowden: ¿un ‘bluff’ producto de una operación de 'guerra' psicológica de la CIA?

psyopcoversmall1 copia copia

La otra cara menos amable del fastuoso agit prop mediático en torno al oscuro affaire Edward Snowden es la que cuestiona todo el andamiaje que han construido tanto medios que trabajan habitualmente con la mentira (Falsimedia) como los que van de alternativos y son amigos de las causas perdidas (a primera vista, diría yo). Pasada, pues, la euforia inicial por el héroe de hojalata Edward Snowden y la puesta en escena mediática mundial de su cacareada filtración, llegan los análisis más reposados y fríos acerca de este crack de diseño sospechosamente fabricado en la planta de procesado de Langley (la sede de la CIA, para entendernos). Los motivos para dudar y poner en entredicho no ya las versiones oficiales sino también el desmesurado optimismo de alguna progresía, que ha llevado a Snowden al límite de la idolatría (Chomsky, Oliver Stone y demás izquierdistas de salón de Yankilandia), es que habría que recurrir rápidamente y con urgencia a esa sentencia aparentemente imprecisa de que “nada es lo que parece”.

Reconozco que a mí no me causó, de partida, especial entusiasmo esa “filtración”, máxime cuando los destinatarios eran los voceros más repugnantes del propagandismo de guerra imperial y ya se sabían de antemano algunas cosas de la publicitada operación “Snowden”. Pero, de algún modo, creía vagamente en el personaje. La mesura, ante todo. Pero en los mismos EEUU, y sin recurrir a los habituales desfalsificadores ya habían surgido algunas voces críticas a los que este asunto les “apestaba” muy de lejos, señalando que este ejercicio o supuesta mascarada realizada por Snowden estaba trazada de antemano por los aparatos clandestinos del gobierno estadounidense. Una “psy-op” o “hangout psy-op” en toda regla, la jerga que utiliza la disidencia (Webster Tarpley, How to identify CIA limited hangout op?) en el país del Tío Sam para calificar los bulos de los sicarios del genocida-terrorista Obama.

Las “psy-op” (u operaciones de guerra psicológicas), son reales, existen como tal y consituyen un instrumento de manual utilizado por los militares y las agencias de espionaje cuyo objetivo es transmitir desinformación mediante una serie de operaciones planificadas previamente con el fin modificar el comportamiento de gobiernos, individuos o grupos, usando para ello mecanismos psicológicos que influyan en las emociones y desvirtuen el razonamiento objetivo. Lógicamente, el componente básico para conseguir el éxito de una psy-op ha de ser la realidad política del momento y que el mensaje transmitido guarde coherencia propia para diferenciarlo de lo que es la “propaganda”, digamos, más retórica y chabacana. Entonces, la vulnerabilidad del destinatario y la operación encubierta estarían, de alguna forma, aseguradas.

A veces los árboles no dejan ver el bosque y es necesaria una visión de más largo alcance. La maquinaria de Falsimedia con su hábil juego de partidarios-detractores de Snowden ha taponado otras cosas que pueden resultar más evidentes y que invitarían a la reflexión, aunque menos perceptibles para algunos. Ya avancé algunas cosas en la anterior entrada de por qué Snowden no había aportado nada sustancial que ya se supiera sobre el control global a los ciudadanos. Veamos algunos otros puntos que podrían (hablo en condicional, no afirmo) servir para desmontar el supuesto pufo Snowden:

1. Snowden no ha aportado nada relevante a la vigilancia global que ya se supiera con anterioridad (ver operación ECHELON de los años noventa, donde ya se puso sobre la mesa el espionaje masivo global de la NSA, con la colaboración de las grandes megacorporaciones de EEUU, en particular Microsoft). Sorprende, por otra parte, que este “affaire” haya salido cuando faltan menos de dos meses para inaugurarse el Centro de Datos de Utah de la NSA, la mayor instalación de macroespionaje cibernético mundial de la historia. ¿EEUU está espiando a China y a sus propios ciudadanos? El notición del siglo, vamos. Y los chinos, tontos ellos, seguro que no se habían enterado.

2. La negativa de Snowden a filtrar datos señalando que “fui cuidadoso de no proporcionar blancos militares enemigos que son objetivo de EEUU” es una actitud sospechosa de connivencia con los crímenes de las tropas USA, escudándose en que se trata de información sensible. Menudo espía más comprometido con la verdad. ¡Ni tan cuidadoso que ha sido este tunante!. Si ya lo tienes todo perdido y estás contra las cuerdas deberías haber cantado, incluso en este tema tan aparentemente “delicado”. Si sabes que en EEUU no tendrás un juicio justo y piensas en el exilio..¿por qué no denunciar esos “blancos militares”?. La conclusión es que podría tratarse de un farol de Snowden para despistar y así hacer más creíble su montaje circense de buen ciudadano norteamericano.

3. Los datos que supuestamente aporta Snowden sobre el espionaje masivo a universidades, empresas, etc…son una completa tomadura de pelo puesto que se sabe, desde hace muchos años, que organismos como la NSA, el FBI, la propia CIA, etc….trabajan codo con codo con la mayor parte de las universidades norteamericanas y algunas funcionan como tapadera (la de Maryland, cercana a la sede de la NSA). Por otra parte, la NSA relaciona en su página web una serie de centros de “excelencia académica” (universidades, básicamente) que, no hace falta decirlo, son buenos compañeros de viaje en el espionaje de la NSA. ¿Es tonto Snowden o se lo hace? ¿Nunca ha entrado en la web de la NSA donde hay una relación exhaustiva de universidades que colaboran con su (¿ex?) Agencia? ¿No sabe?¿No contesta? Respecto de las empresas vigiladas, estoy convencido de que la NSA espía a Google, Yahoo, Verizon, Facebook…conocidas por su inquebrantable independencia en favor de la privacidad de los usuarios y contra la injerencia de las agencias de espionaje…Me encanta mi idealismo…

4. Que Snowden manejase información de alto nivel es, en la práctica, imposible por absurda. Primero por ser un joven sin experiencia suficiente para confiarle grandes secretos y segundo, sin la supervisión de sus superiores la probabilidad de sacar documentos de alto secreto sería, en la práctica, cero. Estaría monitoreado hasta el milímetro. Pero es que últimamente parece que se pueden sacar bajo el brazo documentos explosivos de las agencias estadounidenses de espionaje como si nada. La organización administrativa y militar de esas agencias es, de un tiempo para acá, vaya por dios, un auténtico coladero (Wikileaks) y un completo desastre, como pudimos comprobar el 11-s (nótese la ironía). A Snowden le podrían haber pasado, muy probablemente, el recado y ya está. Aquí lo que se plantearía es saber si a Snowden le abrieron la puerta trampeándole malamente (como muchos sospechan del soldado Manning) o si el ex espía tenía pleno conocimiento del trabajito. Puestos en esta tesitura yo me decantaría por la segunda opción. Pero el genial Snowden, en su perspicacia y habilidad para sustraer documentos de la NSA,…me hace reflexionar sobre lo siguiente: ¿por qué no hizo lo mismo para, por fin, desenmascarar dos sucesos capitales de la historia de EEUU, como son el asesinato-golpe de Estado contra Kennedy y el autoatentado del 11-s?

5. Un momento…¿pero dónde ha ido Snowden a confiar su “información” ultrasecreta? A dos medios controlados que son afines a las políticas de guerra de EEUU y Reino Unido. Esto ya es demasiado. ¿Hacerse con secretos de Estado e ir a los tabloides que están estrechamente vinculados con las élites capitalista e imperialista? Nada menos que el Washington Post y The Guardian (y, por extensión, Der Spiegel, etc..) ¿Pero esto qué es? Un irónico bloguero estadounidense decía que el Washington Post es conocido como el “Libro Mayor” (el que entienda de contabilidad sabe de lo que hablo) de Langley (la sede de la CIA). Es decir, información selectivamente filtrada a dos palanganeros del sistema y con el asesoramiento (es de suponer) del Departamento de Estado norteamericano y el MI5. Igualito que la Wikileaks de Assange, uno de los “asesores” de Snowden, que también eligió Ecuador para el numerito de Londres.

6. ¿Por qué elegir un hotel de lujo en Hong-Kong (China, el enemigo de USA a las puertas) como destino para relatar sus filtraciones? ¿Ya estaba planeado el trayecto..China-Rusia y quien sabe si posteriormente el globo sonda de Ecuador, Venezuela..? Estos países no parecen muy amigos del imperio ¿verdad? Si Snowden no ha traicionado a su país como dice el New York Times ni tampoco ha vendido sus secretos a una potencia extranjera y sólo se trata de un buen ciudadano americano que defiende a los suyos de los abusos del Tío Sam…¿Por qué Snowden eligió deliberadamente países con los que EEUU mantiene una pugna político-económica y está interesado en desacreditarles a cualquier precio? ¿Por qué Snowden no fue a Laponia o a Zambia y desde allí soltar lastre en el Zambia News?¿Tal vez porque aquí la extradición era cuestión de horas y les arruinaba rápidamente el tinglado? Pero qué listos son en la CIA y qué mal pensado es uno.

Como dice un comentario anónimo “Snowden is a US psy-op like Assange. If he goes back to US then he is”. Es decir, si Snowden retorna a USA tendría una alta probabilidad de ser una psy-op. No necesariamente, diría yo. El caso es que Julian Farsange ya ha dicho que Snowden seguirá sacando más “secretos” a la luz, según he leído hoy. Como sea la engañifa que han suministrado los de TimoLeaks y lo aportado hasta el momento por el propio Snowden, el psy-op estará servido definitivamente en bandeja.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s