Cardíacos, en un lugar de León

Los Cardíacos

Los Cardíacos

En el horizonte del pop-rock ochentero todo giraba en torno a la santificada movida promovida ¿consciente o inconscientemente? por el viejo profesor Tierno Galván y Madrizz como centro neurálgico de la modernez musical (y horterez, también hay que decirlo, de algunos de aquellos exponentes de la “avant garde” musiquera española). Parecía que nada más habitaba en la España que iba del 23-F (un Rey golpe a golpe) a la OTAN (de entrada no, pucherazo sí), salvo una periferia elocuente y gamberra encarnada por los gallegos de Siniestro Total, el “rockanrol” garajero del Loquillo y sus Trogloditas, con Rebeldes y Decibelios, en Barcelona, los asturianos Tino Casal e Ilegales con su vocalista macarra Jorge Martínez, el rock radical vasco (con las devastadoras drogas haciendo estragos entre casi todos los grupos del norte, en particular Eskorbuto) y algún grupo chic semihortera como los valencianos Ole-Ole, los fugaces Videoaunque también estaban Glamour y Comité Cisne (la continuación de los anteriores) mucho más vivificantes. Andalucía también existía con Danza Invisible (Al Amanecer) y 091, pero menos que el centralismo antidemocrático de la capital del reino y sus buenos, malos, espléndidos, rematadamente malos artistas y demás oficiantes de una nueva ola “a la española” que intentaba ir a rebufo del espejo británico. Ritmos que emergieron al calor de la demolición controlada del melodismo ramplón y pacato que parasitaba en el pre y post-franquismo o la legítima y siempre noble canción protesta. Lo que no era poco. Sería imperdonable dejarse en el tintero aquel programa radiofónico Ensalada con que nos deleitaba Carlos Del Riego  junto a Javier Morán (recientemente fallecido), dos entendidas y sugestivas voces pioneras absolutas en el País leonés en eso de introducirnos en las músicas inglesas (new wave-post/punk, góticos o simples rockeros), americanas o nuevaoleras españolas (entrevistas incluidas a Alaska y otros). Sucedió a finales de los setenta y principios de los ochenta. Otro imperdible, José Manuel Mures, igualmente válido, andaba por la SER, aunque con la radiofórmula trampera y previsible de los cuarenta siempre iguales. Pero no nos vamos ahora a poner quisquillosos. La voz de Mures es casi una institución.  

¿Pero…y en León que se hacía? Resulta que por allí apareció un grupo denominado Los Cardíacos con canciones que fueron auténticos cañonazos sonoros, aunque no se enterasen en tres cuartos de la España musical del felipismo y tampoco, me temo, en las Islas Canarias. Los Cardíacos empezaron su andadura allá por el 79 empezándose a dejar ver/oír por un garito de moda, el llamado Toisón, centro referencia de bebercios, ruidos anglosajones y otras escuchas musicales del momento. Estaba ubicado en el Barrio Húmedo, a tiro de piedra del bar Agustin (en homenaje al anarquista Agustín Rueda, asesinado por los carceleros fascistas del “nuevo” régimen “democrático”,  en las mazmorras de una “transacción” que estaba siendo de todo menos democrática), muy cerca de las fritangas morcilleras de La Bicha o de los bocatas forrajeros del bar El Infierno.  

Uno de los primeros carteles promocionales de Los Cardíacos

Uno de los primeros carteles promocionales de Los Cardíacos

La vigencia de Los Cardis treinta años después consiste en sus canciones siguen manteniendo el tipo, un ejercicio estimulante de música fresca, auténtica, alejada de modismos y clichés, de tantos experimentos “modernistas” de los ochenta, algunas veces morralleros, otras veces baratijas musicales semiolvidables. Música, pues, nada artificiosa…con sello propio y personalidad férrea e independiente, impecables voces e instrumentistas como las de Kike, guitarrista, Macario batería y voz, Toño, teclas y saxo (con el que tantas veces me crucé en mis idas y venidas al barrio El Ejido) y Carlos Suárez , voz, guitarra por citar a los más estables, una vez consolidada la banda..Su libro-cd-recopilatorio de hace unos años, Lo que hay que Tener contiene hitos como la primeriza Salid de noche…..ritmos ska…elocuentes que te invitan a brincar endemoniadamente. La dedicatoria al Toison, en sus Noches de Toisón…noches de poderío sonoro hasta llegar a la desesperanzora Pepi Pop. Esmeraldas como Obsesión, Pánico en el Hospital, Extraños en tu Sombra…puñeteramente enérgicas, convertidas ya en mitos fonográficos. No faltan la inolvidable ¡Que viva Hollywood! amarga crítica de la persecución maccarthysta a los intelectuales y artistas del sueño hollywodiense, a pesar de esa caleidoscópica diafanidad instrumental que invita a soñar …la nostálgica, intensa y existencial Encadenado, o esa fantástica La Costa Oeste, guiño cómplice al rock-hippy de los sesenta con sus suaves y evocadores acordes de guitarra y saxo. Junto a Lo tienes claro, Los blues de Tomás, Callao, etc…forman parte de la historia del pop-rock leonés y de este país, aunque no hayan tenido la pompa y el boato de otros. Y es que nada volverá a ser igual, ni en León, ni en el Estado. Nostalgia canalla. ¿Tienes claro lo que hay que tener?

  1. plared

    Claramente solo reconoce la calidad exquisita de ciertos comentarios. Los mios por supuesto……Cuidaros y yo sinceramente solo escucho instrumentales, clásicos modernos y boleros…Joer me encantas los boleros y ese drama pasional en el que todos sufren como condenados…..

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Demasiado clásico (en la NO clásica) para mi gusto…¿Boleros? Ni el de Ravel…que me parece uno de los mayores coñazos de la música que llaman “culta”. Casi me iría a Machín…por los pelos, pero creo que está chungo

      Me gusta

  2. altaicaaltaica

    Creo que alguna vez hemos comentado ya sobre la música española de la época. Yo sigo pensando que en nuestro país se ha hecho música en general malísima, tanto años anteriores en los que era pésima y meros y patéticos remedos de la música inglesa, como la que nos ocupa en esta crónica, de hecho de la mayoría no podríamos sacar más que un puñado de buenas canciones y poco más.

    El resto música de tres al cuarto que no le llegaban ni a la altura de la zapatilla a la que se hacía en RU. Son más los elementos rompedores respecto de la música del pasado y de una manera de vivir el presente y, cómo no, el cúmulo de recuerdos que conforman nuestra juventud que hacen grande o sensible aquello que no pasó de ser insuficiente. La mayoría de los grupos eran malos ayer, idéntico a lo que sucede con la música de hoy en nuestro país. Como es lógico hay gustos como colores. Nos estamos haciendo viejos, eso sí que no admite opiniones.

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Ya sé que no eres demasiado “fan” de los ochenta Altaica..pero bueno yo creo que habría que diferenciar y diferenciar sobre la música pop en este país. En los sesenta, por ejemplo, casi todo lo que se hacía eran copias o versiones de UK o USA, con relativo buen gusto y versioneando bien y conjuntadamente (Los Angeles) con algún que otro meritorio grupo o solista (Miguel Ríos, Lone Star, Los Pasos, algunas cosas de Pekenikes o los mismos Módulos). En los setenta se pasó al melodismo ramplón de la música ligera (aún reconociendo a voces magistrales como Nino Bravo, Aguaviva o Mocedades), el buen oficio de Juan Carlos Calderón o grupos como Coz, Asfalto, Burning…Para mí poca cosa hubo en los setenta. En los ochenta se trataba de quitarse todo el lastre anterior (romper con la gazmoñería franquista) y buscar, sobre todo, diversión o música más elaborada, según quien tocara o instrumentara mejor. ¿Mirar hacia fuera de nuevo? Pues claro. Pero en España no se hizo tan mala música en los ochenta. Es más, quizás los ochenta (a nivel español) hayan sido los más productivos de toda la historia musical de este país. Hubo más imaginación que en los veinte años anteriores y no digamos en los posteriores. No voy ahora a citar grupos, solistas, etc (también los hubo malos). Hoy la música pop-rock, o lo que sea, es igual de mala aquí y fuera. Lady Gaga, Rihanna, Justin Bieber…¿pero qué jodida mierda es esa por dios? Y grupos tirando a clásicos como Coldplay…donde estén The Psychedelic Furs o Chameleons..que se quiten estos aburridos mantas.

      Saludos (y sí, los años pasan…los tiempos cambian…y parece que fue ayer cuando éramos tan jóvenes)

      Me gusta

      • altaicaaltaica

        Bastante conforme con el análisis que esgrimes, sin duda, pero a mi me sigue pareciendo que tan solo se salvan algunos grupos y un puñado de canciones. No obstante, lo que dices es cierto y si algo se hico sobre música fue en esa época en donde los corsés quedaron más liberados.

        También creo que en los ochenta en RU se hizo música espléndida como la que citas, pero también pienso que Colplay está a la altura y sigo pensando que es un grupo magistral, salvando sus últimos productos excesivamente afeminados. Ya no estoy demasiado al día de lo que se hace y desde luego los números uno en ventas son deplorables, pero sí hay cosas espléndidas como The National, Kingo of convenience, Hurt, Lizz Wright, Marlango, Melody Gardot, Nick Cave, Norah Jones, The Whitest Boy Alive, Adele, Elle Lefant, Lana del Rey, Sidsel Endresen & Bugge Welssertof, Snow Patrol, The Kooks, John Legend, Tindersticks, Lambchop, Richard Hawley, The Fine Arts Showcase…, y ¡ojo! de muchos de ellos solo destaco una canción, pero eso sí de las que me gusta de verdad.

        Cambiando de tema, me gustaría que hicieras una entrada sobre música minimalista para ver cual es tu opinión al respecto. Un abrazo grande, grande.

        Me gusta

        • uraniaenberlin

          La verdad es que empiezo a estar un poco aburrido de WordPress y su sistema para filtrar comentarios. Es cierto que hay muchos que son largos y van directos al spam, aunque suelen ser casi siempre publicidad-basura. No entiendo por qué no discrimina los coments ya aprobados previamente… Está entrando a diario y a tropel spam y mucho me temo haber dejado a alguien por ahí…pero es que si dejo de entrar dos o tres días la montonera es de cuidado y en una semana…ya ni te cuento…Sólo debe “reconocer” a gente como plared y los que tienen blog en wordpress…no mucho más. En fin..

          De los que citas….siento estar en la torre de marfil de los ochenta…Ni he tenido el más leve acercamiento (también porque la clásica sigue siendo mi referente absoluto). Respecto del minimalismo musical…me viene a la memoria Michael Nyman, Glass y gente así…No soy para nada especialista en este tipo de mundos sonoros, quizás porque no me han aportado demasiado a mis sentidos..

          Saludos y un abrazo

          Me gusta

  3. uraniaenberlin

    UNA NOTA ACLARATORIA: A pesar de que pudiera parecer que sobrevuela una idealización sobre León en esta entrada, lo cierto es que no es así. Con León he tenido más encontronazos y malos sabores de boca que buenas sensaciones o emociones. Generalizar sigue siendo una mala elección semántica, pero la realidad es que el carácter leonés (en buena medida, no en su generalidad, repito) es difícil, poco amigable, hosco, partidario de poner en práctica aquello de si te he visto no me acuerdo, aunque tu predisposición sea a todo lo contrario. Es algo que he podido cotejar yendo a otras ciudades donde, siendo el perfil de la gente igualmente reservado, éstos son mucho más comunicativos y menos malencarados o prepotentes (en general) que un sector de la sociedad leonesa. Vamos, una derivación de eso que llaman “cazurrismo”, nacionalismo provinciano y similares acepciones. De León lo único que me motiva es pasear en solitario por sus calles y plazas..avenidas o parques..

    Me gusta

  4. plared

    La leche que tiempos. Entonces era un niñato, digamos que por avatares del destino y de una novieta metida en esto de la movida. Pues conocí ese ambiente de primera mano. En realidad eran cuatro gatos por lo menos en Madrid que se reunían en el nueva visión y sitios así. Pero bueno, ahora viendo programas de recuerdos parece que todo el mundo estaba allí…..

    En realidad, por ejemplo mis amigos me decían que menudos tipos mas raros conocía. Y eso de la movida el Ordovas y compañía les sonaba a chino……Pero bueno a lo que iba, A mi en realidad los únicos que me gustaban eran pàraiso y la primera mode. Algo, ilegales también y para de contar.

    Pero con tal de mover la cintura que esa novieta pues me trague los berridos de todos los grupillos modernilllos de la época y conocí a bastantes en persona….Y sinceramente, eran una panda de imbéciles y todos digan lo que digan ahora de muy buenas familias. La mayoría estudiaban en el liceo en el cumbre o sitios parecidos,,,,,,Cuidate

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Ni tanto que tiempos…esos achaques de nostalgia a veces te dejan. A mí a chino no me sonó la “movida” porque, lógicamente, estuve en el ajo (como oyente)..aunque no tanto como otros. En León vi no demasiados conciertos en vivo (Danza Invisible, Loquillo, Aviador Dro, Pistones, Alphaville -españoles-…) pero no me perdía Diario Pop (o al menos escuchaba bastantes programas del Ordovás, junto a Diego A. Manrique y José María Rey). Radio 3 era el buque insignia de todo (Caravana de Hormigas, Rosa de Sanatorio, Tiempo de universidad, etc…).

      De los que citas, Paraíso fueron los anteriores a Kaka de Luxe y Alaska…Y de ahí salió El Zurdo (La Mode)..Bueno estaban bien. Pero o te gustaban o les odiabas. Se trataba de divertirse, aunque también de escuchar música (buena) que te llegara o motivara de alguna manera. Golpes Bajos, Décima Víctima, los Dro, Los Nikis, Nacha Pop, Parálisis Permanente, me parecieron de lo mejor. Yo no hacía ascos y menos por estética y chorradas así…que entonces se llevaban mucho las tribus en función del ropaje (yo vestía de lo más normal). Para bien o para mal todo el epicentro musical de la “movida” estaba en Madrid…pero, repito, el sur, el norte y, en general, la periferia, tenían incluso (bastantes veces) más que decir…

      ¿Imbéciles? Se trataba de hacer el imbécil o provocar en muchas ocasiones…Las Vulpess lo hicieron..Los Dro (Nucleares si, por supuesto), Glutamato YeYe (con su Iñaki a lo “Hitler”) o Ilegales (con su canción Heil Hitler) a su manera…¿Panda de pijos y de buenas familias? Es muy probable. Pero quizás no hubo tantos como en los sesenta, cuando grupos como Los Brincos o Pekenikes procedían de familias bien o militares…y parecían que rompían con todo cuando lo que hicieron fue imitar (bien) a los extranjeros…En cambio, en los ochenta, sí hubo ruptura musical de verdad…e incluso artística (a nivel de fanzines, etc).

      Un saludo y cuídate

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s