¿Sobrevivirá Venezuela al legado de Hugo Chávez?

Hugo Chávez Frías (1954-2013)

Hugo Chávez Frías (1954-2013)

No por esperada, la muerte del carismático mandatario venezolano ha causado un impacto mediático y político abrumador, con las correspondientes cascada de loas y diatribas en foros, medios y discusiones a pie de calle. Vamos, como suele suceder cuando está en juego una figura que unos suelen llamar “populista” y otros “líder” incontrovertible.  Llegado el momento del balance, después del óbito de un símbolo nacional y lationoamericano como era Chávez, toca valorar los hallazgos de la revolución bolivariana que dejó como legado. La verdad es que mi admiración por Chávez siempre fue moderada, sin caer en el entusiasmo exagerado de, por ejemplo, aquel Frente Sandinista nicaragüense de hace treinta años. Y no tanto por la procedencia militar del personaje como por su heterodoxia ideológica (una mezcla algo indigesta de fervor  religioso con toque de revolución social). En cualquier caso, Hugo Chávez nunca dejó indiferente a casi nadie (su histórica “pugna” con el Bribón español), sus intervenciones en televisión o sus alocuciones en la radio venezolana. El legado de Chávez,  lejos de la retórica revolucionaria, es sin lugar a dudas más decisivo y monumental de lo que pueda parecer a primera vista. Sus trece años al frente del timón venezolano se han plasmado, mal que les pese a algunos, en la consecución de logros incontestables (a pesar de  las campañas de desprestigio procedentes de las agencias del imperio, ese rodillo de falsificación permanente). Se podrían citar: reducción considerable de la pobreza, con datos estadísticamente demostrables en torno al 47%;  el refrendo de su propia persona en infinidad de elecciones, muchísimo más transparentes que la cochambrosa democracia americana de los lobbys de presión; los incuestionables beneficios sociales que han llegado a sus ciudadanos (otorgamiento de viviendas a las clases más desfavorecidas, en contraposición a la corrupta democracia española que desahucia y mata a diario); el incremento de la tasa de alfabetización poblacional; su contribución a un nuevo espacio latinoamericano unitario (ALBA, UNASUR..) alejado del dirigismo mercantilista mafioso de EEUU; su ferviente vocación anti-imperialista o la consecución de una cultura musical para su país que ha dado lugar a genios como el joven director de orquesta Gustavo Dudamel. La violencia que padece ese país, incrustada hasta límites endémicos, es una de las asignaturas pendientes del “bolivarianismo”.  

Venezuela ha estado acosada desde dentro y desde fuera desde que Chávez accedió al poder. Y ese, es un mérito añadido. Medios televisivos mayoritariamente en poder de la derecha venezolana y partidos políticos afines a ésta han golpeado hasta la extenuación a Chávez y su revolución, maniobrando siempre a las órdenes del espionaje norteamericano. EEUU ha sido el motor del golpismo y de la desestabilización permanente en Venezuela, bailando a su son medios españoles como ELPAIS, El Mundo, ABC, y cadenas televisivas como La Sexta, TVE, Intereconomía..etc…los cuales han repetido, incesantemente, un guión demonizador sobre el país latinoamericano ridiculizando hasta la naúsea a Chávez hasta el mismo día de su muerte. Una verdadera orgía de desinformación caricaturesca a cargo de una infecta prensa “libre”. Es cierto que a Chávez se le podían achacar algunas cosas no recomendables: un cierto deje populista sobreactuado y una absurda y disparatada profesión de fe religiosa que hacía pública  en sus discursos (sus invocaciones a Jesucristo o al demonio, el santiguarse..), algo que resultaba incompatible con un programa revolucionario  de izquierdas. Pero Latinoamérica tiene a veces sus cosas pintorescas que aquí nos quedan muy lejanas a pesar de lo cual, en el caso de Chávez, eran salvables por el conjunto de su práctica política, interior y exterior.

Como dice Juan Carlos Monedero, en una reseña sobre Chávez, éste  “era un hombre común fuera de lo común. Zambo, feo, con una cualidad especial para desafinar horriblemente, más grueso que delgado”, pero “mágico, profundamente mágico”. El barroquismo caribeño y el carisma desatado del Presidente eran una fórmula no apta para el consumo encorbatado de las cancillerías occidentales.”. Pero lejos del personalismo de un líder, de la devoción (nunca mejor dicho) mística por un guía espiritual-revolucionario, un país debe avanzar recordando lo añejo, pero no viviendo de las rentas a cuenta de ese líder casi mistificado, sino seguir transformando socialmente una sociedad con paso firme y sobre el terreno. A muchos, en Occidente, les encantan las revoluciones de bolsillo, creadas sobre una mesa de escritorio, en twitter, en foros (la gran “robolución” moderna) o a través de movimientos hippie-progres perroflautas de amor y coexistencia pacífica con la policía y los expoliadores (el aguado 15-m). El movimiento (revolucionario) se demuestra andando, activándolo con palabras y hechos, como ha sucedido en Venezuela, con sus muchos aciertos y algunos errores.  

El calculadamente manipulador titular del influyente y sionista New York Times (Chávez Dies, Leaving a Bitterly Divided Venezuela) es el fiel reflejo de lo que muchos desearían para Venezuela en el futuro y en sus próximas elecciones presidenciales para elegir sucesor: que vuelva el petróleo a manos americanas y el país bolivariano se convierta en otro burdel más de EEUU, saqueado y expoliado (una vez más) hasta la saciedad. Chávez marcó, cualquiera que sea el análisis que se haga, un hito rompiendo amarras con el nuevo orden imperial. Otros deben de seguir perfeccionándolo.

Finalmente, se está barajando la posibilidad de que la muerte de Chávez haya sido ocasionada mediante un “cáncer inducido”, por parte de la CIA u otra agencia similar de EEUU. No hay nada que pueda ser refutado a estas alturas y es muy improbable que lo sea en el futuro, a pesar de las declaraciones de Nicolás Maduro, el sucesor de Chávez (salvo que tengan información que desconozco y aunque grupos de derechos civiles en los USA han seguido esta línea pidiendo desclasificación de información sobre este asunto). Ahora mismo, sólo se pueden hacer conjeturas y acusaciones muy débiles ya que verificar la procedencia de un tumor de origen radiactivo e “inducido” (exteriormente) es prácticamente imposible, salvo envenenamiento por vía oral (casos Litvinenko y, presumiblemente, el de Yasser Arafat) o que se descubra al autor confeso. El hecho de que dirigentes latinoamericanos hayan padecido esa enfermedad sería un indicio a tener en cuenta, pero sin pruebas concluyentes no hay nada más claro que el hecho de que Chávez era un enemigo jurado de EEUU. ¿Motivo suficiente para matarlo? Sí…..

  1. plared

    Figuras como la de Chavez o Fidel, mantienen su forma de estado mientras están en vida. Son profundamente paternalistas y aunque mucha gente no este de acuerdo con ellos. Su carisma les sobrepasa. Razón de su éxito en especial de Fidel y mas teniendo a la mayoría de la gente en su contra, dentro de su propio país. Ya que aun así,siguen apoyándole o por lo menos no haciendo nada contra el.

    En cuba viví 9 años, mi hija mayor es cubana, por cierto, ya que nació allí. Y lo que vi en esa isla fue eso. La mayoría de la gente no de acuerdo con el, pero nadie en realidad oponiéndose. Es lo que tienen las figuras que sobrepasan el ámbito digamos que puramente humano, entrando de alguna manera en eso llamado leyenda. Y Fidel, queramos o no, entra de lleno en ese ámbito. Como simple dato, una vez le vi, en fin, la verdad es que imponía, tenia ese aura que poca gente tiene. Inexplicable quizás, pero era una figura que emanaba respeto…

    Chavez es otra cosa, pero aun así, una figura que se sobrepasa a si mismo e imposible de que siga vivo su legado sin el…….. De cualquier forma, el tiempo da y quita razones. Pero dudo que tanto uno como otro, al faltar,, sus ideas y forma de gobierno sobrevivan a ellos. Cuidate

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Yo creo que Fidel Castro es incomparablemente más decisivo que Chávez en el curso de la historia latinoamericana, sin ningún género de duda. Mucho más culto, más locuaz y, por qué no, más revolucionario que el ex militar Chávez. Que Cuba haya aguantado el tirón a pesar de caerse el bloque soviético al completo..es mérito exclusivo de Fidel Castro…con embargo de USA y con mil intentos de matarle, tanto por la disidencia de Miami, como por la propia CIA. Los procesos revolucionarios a veces son complejos y nada confortables…A este punto me viene la cita que hice a propósito de Los Profesionales..Jack Palance (Raza) invocando la Revolución casi agónicamente como una historia de amor…..frente a la descreencia y frialdad pesimista de Lancaster (Dolworth). En fin, interesante reflexión la tuya y enhorabuena por haber tenido la suerte de ver en persona a Fidel, aunque no sea precisamente tu icono. No sé si la historia le absolverá o no (tengo la certeza de que sí)….como escribió hace…ni se sabe…pero ¿a quien salvar inmaculado en este jodido planeta Tierra?

      Cuídate

      Me gusta

  2. plared

    Sinceramente a mi Chaves no me gusta. Me parece un dictador bananero por mucha legitimidad que le den unas elecciones hechas a su medida. Pero lo que me parece que es el fondo de la cuestión, es la pregunta de como un tipo así llega al poder en un país como Venezuela……

    Algo que dice muy poco de la clase política y económica de allí. Ya que si alguien de este calado, un salvapatrias cuartelario llega al poder, es sencillamente por que los otros llevan siglos de expolio e ineptitud. Algo parecido a lo de Berlusconi en Italia. Si tipos como estos pueden gobernar países, es simplemente por que lo que hay enfrente es de pena……..

    Castas, que provienen de siglos de mamandurria que se perpetúan de padres a hijos. Eso es lo que ha gobernado durante siglos piases como venezuela. Y a eso es lo que se oponía chavez. No me gusta, pero simplemente por esa oposición, algo de mi favor si tiene y no lo considero peor a los que vendrán ahora. Que sera otra vez esa casta perpetua……..Cuidate, joder me he embalado….

    Me gusta

    • uraniaenberlin

      Hombre al margen de alguna extravagancia del personaje, no voy a comulgar contigo de ninguna manera..Pero bueno, a veces pasan estas cosas..Chávez fue peculiar, ya lo he dicho en la entrada, con algunas cosas que me disgustaban y otras que no. Pero lo esencia es, para mí, su gran poder de convocatoria y su voluntad de cambiar las cosas en un país saqueado durante décadas. Por eso sus logros están ahí y, entiendo, que son irrebatibles e incontestables. Supo aunar muchas cosas, unir a mucha gente, a varios países de Latinoamérica y plantó cara al imperio, algo que no es moco de pavo, sabiendo que USA quiere colocar siempre sus peones en las mejores posiciones, en aquel continente.

      Chavez era carismático para la inmensa mayoría de su pueblo, no era especialmente hábil en el discurso (un militar raramente lo es) y quizás tampoco en algunas formas. Pero tenía un magnetismo fuera de cualquier discusión, de los que dejan huella y marcan diferencias. Piensa que, al contrario que los gobernantes proamericanos de esa región, Chávez miraba hacia el pueblo con palabras y con hechos. Creo que ningún dirigente latinoamericano ha tenido la importancia de Chávez en los últimos cuarenta años. Quizás Fidel Castro y no muchos más. En importancia revolucionaria, me refiero. La legitimidad democrática está fuera de toda duda y si hay que buscar sombras de corrupción electoral hay que ir a México, Colombia y otros países fieles aliados de EEUU. País este último que, por cierto, ha intentado por todos los medios desestabilizar Venezuela en los trece años de mandato de Chávez así como en otras naciones rebeldes.

      Esa es la importancia de Chávez, un mito ganado a pulso. El problema lo tiene ahora su delfín, Maduro, que tendrá que resolver un escollo de campeonato para garantizar el bolivarianismo.

      Cuídate

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s