El Bruckner que llegó del Este

                                                        EVGENY SVETLANOV

Hace tiempo creí que la Octava sinfonía del compositor austríaco Anton Bruckner (1824-1896) registrada por el director de orquesta Karl Böhm, era una de las cimas absolutas de toda la discografía bruckneriana. Sigo estando de acuerdo con esa apreciación pero…menos. Después de escuchar esta, para mí, nueva y desconocida versión de ese genio de la dirección rusa que fue Evgeny Svetlanov (1928-2002), el mejor director -con diferencia- que ha dado la URSS, no sólo no desmerece para nada de aquélla sino que, en mi opinión, la supera y se coloca a la cabeza (junto a otro redescubrimiento reciente, la fantástica Octava de Otmar Suitner con la Staatskapelle de Berlin y la grabada por Herbert Kegel con la Sinfónica de la Radio de Leipzig en directo, año 1975) de todas cuantas versiones de la Octava hayan dirigido directores tan consagrados como, por ejemplo, Carlo Maria Giulini, Gunther Wand, Herbert von Karajan o Sergiu Celibidache, referentes inexcusables beatificados (en mayor o menor medida) por la crítica especializada como excelsos traductores de la ciclópea obra bruckneriana. Puede extrañar esta afirmación categórica a algunos puristas defensores de los santones antes mencionados. Pero las notas cantan, y de qué manera, en la versión del director ruso, aún sabiendo que Svetlanov se dedicó casi por entero en toda su vida a dirigir, con mucho acierto, compositores de su país y poco o casi nada del repertorio romántico centroeuropeo, lo cual podría parecer una rémora a la hora de meterse en la piel musical de esta Octava. Obviamente, no fue así.

sc02011

Y es que Evgeny Svetlanov logró una Octava sinfonía bruckneriana imponente, sensacional en todos los sentidos. Ajustada al espíritu y la letra de esta inmensa partitura del músico de Ansfelden. Grabada en 1981, con sorprendente buen sonido, Svetlanov emplea la misma edición que otra gran versión (Karl Böhm), es decir, la correspondiente al musicólogo Leopold Nowak (algo más “liviana” que la de otro estudioso de la obra sinfónica de Bruckner: Robert Haas, la cual incluye algunos compases adicionales), para ofrecernos una majestuosa Octava, en la que combina sabiamente el “pathos” bruckneriano con un acertado refinamiento orquestal. Desde el Allegro moderato inicial, denso, solemne, hasta la fenomenal resolución del intenso y poderoso Finale, Svetlanov acierta con una adecuada distribución de los planos sonoros y perfecta plasmación del espíritu catedralicio de esta sinfonía. Todo está en su sitio y Svetlanov hace gala de un sentido innato de las proporciones y una visión unitaria de las masas orquestales realmente admirable. Igualmente consigue un adecuado control de la espaciosidad a lo largo de toda la sinfonía.

La respuesta de la Sinfónica de la URSS, su orquesta soviética de siempre, es impecable, conuna calidad instrumental superior a la media de las orquestas rusas de la época (a la altura, o superior, inclusive, a la mítica Filarmónica de Leningrado). El sonido conseguido por los ingenieros soviéticos es envolvente, a ratos luminoso, nada que ver con ese a veces áspero y agresivo sonido (con esa agreste afinación de los metales rusos) que a veces estamos acostumbrados a escuchar en otras orquestas de la ex-Unión Soviética. Una versión histórica..

 Un fragmento del cuarto movimiento (Finale) de la Octava sinfonía de Anton Bruckner, por Evgeny  Svetlanov


  1. uraniaenberlin

    Hombre Benny se agradece…aunque los grandes especialistas en la materia siempre pondrán al pontífice Celibidache en el listón más alto. Celibidache fue (junto a Eugene Jochum, Furtwangler o Wand) el bruckneriano “total”. El caso es que a mí siempre me ha resultado su Bruckner excesivo, eterno y a veces soporífero. Si me leen, es obvio que me crucificarían. Pero es lo que hay. Celibidache podía despachar una Octava de Bruckner en 105 minutos tan ricamente. Mientras a Svetlanov le dura el Adagio cerca de los 24′, a Celi le duraba 35. En principio, no tiene por qué desvirtuar el discurso bruckneriano, pero…. ¿Contraste de matices?¿Grandeza sonora?¿refinamiento?¿lirismo?”pathos”? Esas puede que sean las virtudes del rumano, pero a mí sus interpretaciones me siguen pareciendo un dogma de fe.

    En cuanto a páginas web sobre la materia…yo he tirado de AvaxHome y bastante…La rusa que comentas voy a echarle un vistazo cuando pueda…

    Me gusta

  2. Benny Blanco

    En este tema creo que es casi obligatorio decir “me fío de Prometeo”… Y ya no hablo de que pueda gustar o no la música clásica… Me fío de que entre docenas de grabaciones sea esta y no otra la que aporta más matices… Hay incluso grabaciones que han sido bendecidas por el lugar donde han sido grabadas, ya que les aporta una personalidad única (catedrales, iglesias,etc…)

    Hay una página que yo suelo utilizar que tiene una gigantesca biblioteca de música clásica (en lossless), nada que ver con la mayoría de páginas de torrents(mininova,etc…) ni con las páginas con enlaces rapidshare o megaupload…Eso sí, está en ruso y hay que registrarse…

    http://rutracker.org/forum/viewtopic.php?t=3062450

    Me gusta

  3. uraniaenberlin

    Eso sí, recuerda Altaica, que si quieres (o alguien quiere) iniciarse en la música clásica, Bruckner no es el compositor más adecuado (por la dificultad que entraña la comprensión de un edificio sonoro de tanta complejidad). De hecho conozco algún melómano mucho más avezado que yo (vamos, que entiende de pentagramas bastante) al que le resulta un “ladrillo” el amigo Bruckner.

    Mejor iniciarse con el barroco o clasicismo.

    Me gusta

  4. ALTAICA

    ¡Joder!, mi ignorancia es demasiado aviesa. Dicho lo cual, primero agradecerte el loable esfuerzo, aunque me queda el consuelo de la última frase relativa a “una opción interesante”. Espero estar a la altura auditiva y, sobre todo, insistiré en la comparación de esos 7 minutos en relación a otras interpretaciones, si bien no serán obviamente globales para verificar lo dicho en la crónica, aunque espero que sí suficiente.

    Por otro lado, deseo que esos “algunos dólares” no alteren la maltrecha economía del señor Uraniaenberlin, por aquello de que ambos estamos, no solo, totalmente fiscalizados en nuestros ingresos, más aún por la reducción reciente de emolumentos. Agradecido quedo por tal gesto y generosidad, y seguro que resulta curioso e interesante.

    Me gusta

  5. uraniaenberlin

    Dos puntualizaciones:

    PRIMERA: Anton Bruckner es un compositor cuyas sinfonías suelen rondar la hora de duración (aproximadamente). En la que nos ocupa (la Octava de Svetlanov) es fácil que supere ese minutaje. Viene estructurada en los cuatro clásicos movimientos (omito las indicaciones en alemán del autor) de un total de cerca de 80 minutos:

    1. Allegro Moderato (18’12”)
    2. Scherzo (14’22”)
    3. Adagio (23′ 56″)
    4. Finale (22′ 28″)

    Lógicamente, no tiene sentido en un blog meter la totalidad de la sinfonía de referencia, ni siquiera la de un movimiento completo. Así que he decidido por incluir parcialmente los primeros 7 minutos y medio del Finale, para que os hagáis una idea de la misma

    SEGUNDA: El blog donde escribo está alojado en WordPress y no da opción a incluir música (o videos propios desde el PC) si no es comprando la Mejora. Globalmente entiendo que es el mejor servidor de blogs, con diferencia, de los que existen. Pero eso sí, hay que cotizar algunos dólares por, por ejemplo, comprar el mapeo y dominio (quitar la coletilla de WordPress junto al nombre del blog) o aumentar la capacidad del site para la inclusión de música o video, solamente para un año (renovable).

    Dicho lo cual, he pasado por caja para satisfacer al señor Altaica y también porque me ha parecido una opción interesante.

    Me gusta

  6. ALTAICA

    Pues quiero escucharla. Vamos a ver, yo de informática pez total, pero imagino que en este blog será posible incorporar música o algo así. Por tanto si copias el cd en el ordenador, lo mismo puedes añadirlo aquí. No sé, lo mismo estoy diciendo una gilipollez de tomo y lomo.

    Me gusta

  7. uraniaenberlin

    Siento decirte que el disco en cuestión es inencontrable en las tiendas normales. Por internet, vía RapidS o MegaUp, tampoco logré hacerme con él, por lo que tuve que comprarlo vía importación a través de una página web radicada en Inglaterra llamada Silveroak Music, en el apartado Scribendum.

    Me gusta

  8. ALTAICA

    Por cierto la interpretación que citas imagino será factible hacerse con ella, y en tal caso dinos algo al respecto. Supongo que pese a ser de 1981, la calidad sonora será como comentas notable, o la habrán depurado en la edición actual en un supuesto formato cd.

    Me gusta

  9. uraniaenberlin

    No necesariamente hay que ser un erudito Altaica, sino simplemente sentir, percibir y tener una predisposición natural hacia este tipo de música. Mi acercamiento a la llamada música “culta” no fue tampoco muy temprana…digamos que a los 22 años, más o menos. A partir de ahí el proceso de maduración ha ido creciendo poco a poco. Antes estaba en la órbita del pop-rock (sobre todo el que tocó mi juventud, los ochenta), que no desdeño en absoluto, pero ya no es mi prioridad estilística.

    Respecto de la obra en sí, la Octava de Bruckner he pasado por varias fases-audiciones: Karajan, Jochum, Haitink, Celibidache..etc. Siempre suele haber una especie de “memoria histórica” musical (por utilizar tan manoseada terminología) en la que queda reflejada la primera escucha como una referencia casi imbatible…pero en la música clásica no todo está dicho (salvo grabaciones muy específicas y definitivas); el campo está siempre abierto para que exista una nueva versión donde la imaginación, la riqueza de contrastes, la belleza interior..etc..tome carta de naturaleza en esta u otras obras musicales. Bien es cierto, que a veces las líneas divisorias (melódicas, armónicas…) entre varias versiones son a veces imperceptibles, pero siempre hay directores que optan por dotar en tal o cual pasaje musical de mayor dinamismo o menor ligereza, aportar un perfil más o menos dramático…mayor transparencia u opacidad….

    Gracias por el aporte y saludos

    Me gusta

  10. ALTAICA

    Desde mi más absoluto desconocimiento en el ámbito de la música “culta” o clásica, siempre ha sido un tema apasionante y estimulante la capacidad de transformar una obra orquestada en función de la interpretación de la misma. Obviamente el conocimiento en tal sentido se me antoja imprescindible para los matices que especificas en la crónica, pero no creo que sea necesaria una erudición notable para percibir como muchas obras rozan la magia frente a versiones que la desmerecen sobremanera. Por no hablar de la voz humana y el paso del tiempo, la inspiración del momento y la intencionalidad o dedicación.

    Ha tenido que ser, sin duda, un espléndodo descubrimiento esta versión que comentas, máxime teniendo en cuenta que la anterior la considerabas practivamente “intocable”. Supongo que sigues indagando en perfiles o matices cada vez más sutiles en la búsqueda de la interpretación de esa sinfonía y autor al que tanto admiras. Desde luego, frente al cine y la literatura (sin tener en cuenta nuestro propio cambio personal, que influiría en el visionado, lectura o escucha) la música está siempre viva, en evolución, pues pudiera llegar una versión más compleja y rica que las estudiadas hasta la fecha. Lo que sí se debería de tener obviamente en cuenta es que la audición se la óptima y, desde luego, en similares condiciones de reproducción, ya que su influencia es determinante. Saludos y como siempre rayano en el magisterio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s