Forajidos, o la enigmática ambigüedad del "film noir"

Tengo que reconocer que no me hace mucha gracia el cine contado en forma de flashback. Historias con idas y venidas, saltos narrativos (aunque sean coherentes) y secuencias solapadas son recursos fílmicos que no suelen ser de mi agrado. Si encima  la narración no tiene un ritmo ágil y los fotogramas se suceden de forma farragosa…intermitente…sin ton ni son…ya ni te cuento. Pero, afortunadamente, este no es el caso que nos ocupa, aunque la película esté realizada con esa técnica retrospectiva. La diferencia estriba en que este Forajidos de 1946 es cine negro de altos vuelos y no queda más remedio que descubrirse ante su compleja, intensa y bien elaborada trama, así como por la conseguida resolución de la misma. La culpa de todo ello la tiene un magnífico guión y una brillante realización de un grande del film noir: Robert Siodmak (autor de otras tantas gemas del género: Pesadilla, la comentada más abajo La Dama Desconocida, La Escalera de Caracol, etc.), además de unos actores que bordan la excelencia. Un cine de otro tiempo e inimitable.

Forajidos refleja escrupulosamente todos los elementos del mejor cine negro de la época: un universo de personajes ambiguos, oscuros, de baja reputación y sicarios de la peor especie. Aquí, el atormentado personaje del “sueco” (Burt Lancaster), un boxeador fracasado, será un juguete de papel en manos de la “femme fatale” de turno (Ava Gardner) y la engañosa seducción del dinero fácil en el sórdido mundo del hampa. El acompañamiento de una efectiva banda sonora y la acertada estética expresionista de la película (fotografía, una vez más, de tintes melancólicos; juego habilidoso de luces y sombras; el siempre pesimismo fatalista que se adivina en cada una de las secuencias…) conforman un retrato sociológico de primer orden sobre una forma de hacer cine que sería imitado hasta la saciedad, con mayor o menor fortuna, en los años siguientes.

Los actores son de primerísimo nivel. Ava Gardner, que está para quitar el hipo, fue una mujer de una belleza deslumbrante, arrebatadora, pero también una actriz como la copa de un pino (por si alguien lo había olvidado) y cumple su cometido con la exactitud de un reloj suizo.Burt Lancaster compone un personaje de una sobriedad apabullante, en su primer papel de actor principal, que no lo es tanto, puesto que el protagonismo recae, básicamente, en el siempre soberbio Edmond O’Brien, quien irá destejiendo ese arcoiris (parafraseando un libro de Richard Dawkins) de complicidades, encubrimientos y traiciones, junto al teniente de policía de turno (resuelto por un eficaz Sam Levene). Como contrapunto negativo, relativamente ajeno a la película, tenemos un doblaje achacoso, aunque con los mejores actores de la especialidad. No obstante, podemos optar por la autenticidad de la versión original, siempre más recomendable en estos casos. No hace falta decirlo: de obligada visión

  1. uraniaenberlin

    Esta crítica era una futurible “linkariana” Altaica…pero…ahí se quedó, hibernada, con justicia, visto el devenir del sofá pikolín. Y, también, con justicia, Forajidos es un clásico de los que no se hacen, mal que pese a los defensores del cochambroso cine actual, proveniente sobre todo de Holllywood…¿Será mejor el de Bollywood? Ja.

    Me gusta

  2. ALTAICA

    Forajidos es una de mis películas mimadas, una pieza maestra de extrañas y desoladoras resonancias. Tiene esa atmósfera milagrosa que la hace no ya solo una incuestionable obra maestra, más aún una inagotable fuente de contrastes, cuyos pasillos son oscuros e infinitos, y cuya visión del ser humano no deja lugar a la redención. En el fondo no es más que un riguroso viaje hacia la muerte, la cual nos acompaña en todo el recorrido sin posibilidad alguna. Yo desde luego la pondría entre mis 5 películas favoritas del cine negro.

    Tu radiografía exacta, exquisita y enamorada, y como bien comentas el uso de ciertos recursos que en otras obras son indicativos de una notable limitación a la hora de narrar la historia, aquí están al servicio exclusivo de la misma, del guión y de ese recorrido por la condición humana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s