Darwin, la vigencia del antidogma

Mi estreno en el mundo del blog va a ser con el gran naturalista británico Charles Darwin (1809-1882), del que expondré unas breves líneas sobre su pensamiento. Leí hace un año, en una página ya fenecida, Linkara,  de la que era usuario habitual, algunas críticas interesantes y enriquecedoras sobre la obra del científico inglés (justo cuando se cumplía el bicentenario de su nacimiento), pero también otras cuanto menos confusas y deformantes sobre el significado de la teoría de la selección natural (“la teoría de Darwin como explicación totalitaria”, sentenciaba con severidad una admirada colega de foro).

El modelo evolutivo de las especies del naturalista inglés, guste o no, es, a día de hoy, el más comúnmente aceptado por la comunidad científica desde que se puso en marcha el reloj darwinista hace doscientos años. No hace falta señalar la nómina de reputados científicos (Richard Dawkins, Stephen Jay Gould y otros) que han acreditado, mediante un abrumador volumen de datos y ensayos empíricos de toda clase, el carácter inexpugnable de su teoría.

La revolución en la selección natural de las especies ha tomado carta de naturaleza y no admite vuelta atrás, a pesar de los inconsistentes y  extravagantes debates de escuela abiertos por algunos para poner sobre el tapete las llamadas “discontinuidades” darwinianas (resueltas satisfactoriamente a día de hoy por la ciencia moderna), un tanto al estilo de un Denton (un devaluador de la obra del biólogo inglés). Azar y necesidad, por utilizar terminología de otro biólogo esencial (F. Monod) son las dos claves indispensables para definir el conjunto de “regularidades causales”, heterogéneas, que conforman la teoría evolutiva de las especies en términos de contingencia absoluta y que un usuario de Linkara señaló, con lógica cristalina, en dicha página. Creo que inducir derivaciones filosóficas de tipo kantiano hacia el campo de la biología darwinista es, no ya tergiversador, sino extremadamente resbaladizo.

Desaparece pues con la evolución de las especies un pseudoconcepto academicista de salón como es la “teleología” (que hunde sus raíces en el misticismo y la “providencia divina”). Ello, bajo cualquier análisis crítico racional que se precie salvo, lógicamente, para los amantes de las teorías sobrenaturalistas y fantasiosas del “diseño inteligente”. Resulta interesante puntualizar, y el que no quiera verlo que siga haciendo los correspondientes ejercicios de miopía, que el sustrato fundamental de la teoría darwinista no es, bajo ningún concepto, el del predominio de una especie sobre otra en términos de “supremacía”, que conllevaría unas connotaciones que pudieran percibirse como poco “éticas”. Más al contrario, como acertadamente ha señalado Puente Ojea, dicho concepto de “selección natural” es “axiológicamente neutro” y que sólo los adversarios jurados del evolucionismo harán de él un sesgo de forma interesada y torticera.

Con la teoría de la selección natural emergen las formas de vida racionales y muere el “Dios Creador”. Ni más ni menos que el resultado, frío y objetivo, de los postulados darwinistas. Por otro lado, no convendría tampoco entrar en el pantanoso juego de la confusión conceptual a la hora de atribuir a la ciencia darwiniana el aquí adulterado concepto de progreso puesto que, siguiendo a otro biólogo, M. Ruse,  el progreso simplemente “no existe” en el gran espacio acotado del darwinismo relativista, ya que la consecución de un fin (la supervivencia) es la única medida cuantificable en el nada predecible universo del naturalista inglés.

Así pues,  larga vida a la teoría evolutiva del venerable barbudo y en doscientos años nos volvemos a ver de nuevo, Darwin mediante.

    • uraniaenberlin

      Lo de barbudo es cierto….eugenista, es una deformación de su obra por cierto revisionismo anticientífico que ha querido hacer fortuna con Darwin como una suerte de precursor del nazismo…El darwinismo social es un invento manipulador tomado de Darwin, pero ni siquiera remotamente tiene nada que ver con los fundamentos científicos del biólogo inglés que, por cierto, fue crítico con un eugenista como Francis Galton

      CITA

      El nombre de Charles Darwin junto con su teoría ha sido utilizado abusivamente para defender una jerarquización de los seres humanos en el dominio de la inteligencia acoplada a la raza, para justificar la discriminación sexual, para propagar el eugenismo y el genocidio, la guerra y el imperialismo, no sólo por el nacionalsocialismo alemán y el fascismo italiano, sino también por Estados muy democráticos como, por ejemplo, los Estados Unidos, Suecia y Suiza [18]. Sus palabras han sido deformadas o tergiversadas para hacerlas corresponder a las ideologías que tienden a la esterilización o a la eliminación física del que es considerado como “inferior” o “degenerado”. Las distorsiones de su teoría han contribuido ampliamente al rechazo de ésta, pero jamás han afectado a la teoría en sí.

      http://www.leftcommunism.org/spip.php?article107&lang=fr

      Me gusta

      • Ib

        Aunque el término eugenesia fue utilizado por Galton un año después de que muriera Darwin (y el darwinismo social poco antes), la mentalidad eugenista de estos desequilibrados llevaba años gestándose. Y me temo que aunque se haya desvinculado la imagen de Darwin de la eugenesia su implicación fue más lejos que haber escrito el libro que sería su soporte ideológico. Vivía rodeado de gente con esta mentalidad.
        Apoyado por gente influyente como la del X-Club ( http://es.wikipedia.org/wiki/X_Club ), entre los que se encontraba Herbert Spencer(fundador del darwinismo social *), fue que su obra tuvo la difusión necesaria. De hecho malas lenguas dicen que el concepto de “selección natural” fue plagiado de científicos que no tuvieron el mismo apoyo. Tampoco dijo nada sobre las causas de la variabilidad en las especies y acabo diciendo algo parecido a lo que propugnaba Lamarck.
        Darwin fue enterrado con todos los honores en la catedral de Westminster a pocos metros de Isaac Newton, mientras Lamarck fue enterrado en una fosa común.
        El hijo de Darwin Leonard Darwin, fue presidente de la presidente de la Sociedad Eugenésica Británica, durante diecisiete años.
        A igual que el nieto de Darwin Charles Galton Darwin, que fue su presidente durante treinta años.

        En el origen del hombre Darwin cita 8 veces si no he contado mal a su primo eugenista Galton,
        y ninguna precisamente para criticarle. Aunque Darwin veía impracticable desde el punto de vista moral la eliminación de individuos menos favorecidos, pensaba que era perjudicial para las naciones civilizadas no hacerlo:

        “Creo deber añadir aquí algunas observaciones relativas
        a la acción de la selección natural sobre las naciones civiliza-
        das. Este asunto ha sido muy bien discutido por M. R. Greg, y
        anteriormente por Wallace y Galton. La mayor parte de mis
        observaciones están tomadas de estos autores. Entre los sal-
        vajes, los individuos de cuerpo ó espíritu débil son eliminados
        prontamente, y los que sobreviven se distinguen ordinaria-
        mente por su vigorosa salud. Los hombres civilizados nos es-
        forzamos para detener la marcha de la eliminación; cons-
        truimos asilos para los idiotas y los enfermos, legislamos la
        mendicidad, y desplegan nuestros médicos toda su sagacidad
        para conservar el mayor tiempo posible la vida de cada indivi-
        duo. Abundan las razones para creer que la vacuna ha preser-
        vado á millares de personas que, á causa de la debilidad de su
        constitución, hubieran sucumbido á los ataques variolosos.
        Aprovechando tales medios los miembros débiles de las socie-
        dades civilizadas propagan su especie. Todos los que se han
        ocupado en la reproducción de los animales domésticos, pue-
        den calcular cuán perjudicial debe ser el último hecho á la raza
        humana. Sorprende el ver de qué modo la falta de cuidados, ó
        tan sólo los cuidados mal dirigidos, pueden arrastrar á una
        rápida degeneración á una raza doméstica; y, exceptuando en
        los casos relativos al hombre mismo, nadie es bastante igno-
        rante para permitir que se reproduzcan sus animales más de-
        fectuosos.” (Parte 1,Cap. V del “Origen del hombre”)

        *”El darwinismo social está basado en interpretaciones sobre los escritos de Darwin, que fueron planteados teóricamente por Herbert Spencer en un inicio, y posteriormente usadas para fines políticos, recibiendo numerosos adherentes. El darwinismo social gozó de una gran aceptación en círculos académicos y fue una gran influencia en países imperialistas a finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Darwinismo_social)

        Me gusta

  1. ALTAICA

    Ya era hora que una mente lúcida y erudita tuviera “cubil” en los mares del ciberespacio. Y nada mejor que comenzar con nuestro común amigo Charles, probablemente un personaje angular en la historia del hombre.

    Partimos de la base que todo pueda ser cotejado por los hechos, pues las hipótesis deben de ser aceptadas, alteradas o rechazadas si no son compatibles, ya que es esto lo que las convierte en científicas y no meras elucubraciones. Solo los dogmas permanecen inamovibles o inmutables, salvo que el interés económico entre en escena, entonces iglesias y crédulos girarán como peonzas. No lo dudes amigo.

    No, la evolución no ha sido nunca dirigida por fuerzas, internas o externas, sabedoras de un propósito preestablecido, menos aún designios divinos hacia la consecución del ser humano. Esto es, no somos consecuencia necesaria del proceso evolutivo, sino que hemos estado sometidos a los avatares del destino. Las pruebas infinitas.

    Espero compartir contigo este blog que a buen seguro me depara alegrías y placeres. Un fuerte abrazo y mi agradecimiento por esta “creación” sí perfectamente dirigida.

    Me gusta

  2. uraniaenberlin

    A las buenas Altaica y sé bienvenido a este espacio de reflexión personal. La verdad es que barruntaba hace tiempo la creación de un blog o similar, que no terminó de cuajar por diversas causas. Ya veremos cuanto dura este sarao virtual…supongo que hasta que me canse o tenga otras obligaciones puntuales.

    Por supuesto, la cita que hago en el tercer párrafo respecto de “un usuario de Linkara señaló con lógica cristalina”, era relativa a tí. Y la primera (“la teoría de Darwin como explicación totalitaria”, era de nuestra querida Emperatriz).

    Esta crítica darwiniana, como el resto que ya están posteadas y otras que dejaré más adelante, iban a ir al morral de Linkara, pero como aquel site es ya un simulacro de intercambio cultural (salvo las contadas excepciones), he decidido hacer un ejercicio de moderado “narcisismo” (entiende la ironía) virtual.

    Sin más, hasta la siguiente
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s